Días de guardar

Estándar

Como un suspiro que se destroza con el viento

La carne trémula de nuestros años

Se desgarra pidiendo libertad

Encadenando mis manos a mi cuerpo

Mi corazón a mi pecho

Y mis pies enraizados al suelo

Me rebelo a mis sentimientos

Y mi alma se perturba con tu adiós

Se quiebra nuestra voz

Tus palabras no dicen lo que tu alma calla

Tu silencio habla lo que callan tus palabras

Percibo ese débil susurro desahuciado

En lo que se ha convertido nuestro diálogo

Una escena brutal de dos amantes sospechosos

Que se retiran por caminos solitarios

La mirada atraviesa el alma

Como el sendero que el relámpago ilumina

Haciendo que tiemble tu corazón de niña

Y mi mano se anime a tu mejilla acariciar

Acercando mi cuerpo ¡quiero gritar!

Pedirte que te quedes por lo menos un día más

No puedo articular muchas palabras

En los últimos años me has estropeado

Con el danzar de tus caderas

El movimiento de tus piernas

Y el exuberante sabor de tu cuerpo almendrado

Intenso aroma en la habitación deja tu cabello

Como el camino que marca en el desierto un camello

O la mujer que se impregna en el corazón del hombre como sello

Esta llama se apaga y ya brinda el último destello

Me alejo con convicción

Desterrado pero con la mirada al sol

Tranquilo, emocionado, recordando lo que fue nuestra canción

Las hojas del otoño danzan por mi rostro

Mis zapatos a cada paso se ensucian con el polvo

Brinco uno, dos, tres charcos

Ya te dije adiós.

@plumavertical
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s