Archivos Mensuales: julio 2013

En medio de la desolación

Estándar

Era el año de 1993 y en Washington, EEUU, se firmaba un acuerdo de paz entre Palestina e Israel, como una forma de declaración sobre  acuerdos provisionales para obtener la autonomía de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), misma que reconocía a Israel y su derecho a existir.

Estos acuerdos fueron signados por hombres que en su mayoría ya no ocupan los mismos cargos dentro de la política actual, han fallecido o en algunos casos fueron asesinados: Mahmoud Abbas, entonces representante de la OLP y desde 2005 presidente de la Autoridad Nacional Palestina; el Ministro de Relaciones Exteriores de Israel, Shimon Peres,  actual presidente de Israel; el ex Secretario de Estado de la Unión Americana, Warren Christopher, fallecido en 2011; el canciller ruso Andréi Kozyrev; además de Yasser Arafat, de la OLP, fallecido en 2004; Yitzhak Rabin, Primer Ministro de Israel, asesinado en 1995; y el entonces presidente de los Estados Unidos, Bill Clinton.

En un caso curioso, ese mismo año, el director de cine Steven Spielberg, llevó a las salas cinematográficas la historia de los mil doscientos judíos polacos que fueron salvados de morir en el Holocausto por un solo hombre –Oskar Schindler–. Considerada una de sus mejores películas, con la cual ganó seis premios Oscar, incluidos los de mejor guión, película, director y banda sonora: La lista de Schindler, la épica versión cinematográfica basada en un hecho real que se encuentra consignado y documentado en el libro del escritor australiano Thomas Keneally (Sydney, 1935), El arca de Schindler.

Cinco años duró la aparente paz entre los pueblos árabe-israelíes firmada en Washington (1995-1998). Y pese a todo, el boom del Holocausto continúa dando cintas cinematográficas, libros “espectaculares”, entrevistas y una interminable lista de discursos, acuerdos y disculpas; que sólo se quedan en buenas intenciones.

Hace apenas unos días, se informó de las negociaciones entre palestinos e israelíes para alcanzar un acuerdo de paz en los próximos nueve meses, dando pie a que las conversaciones se den para mediados de agosto, todo auspiciado por el actual secretario de Estado de los Estados Unidos, John Kerry, que en su viaje a Medio Oriente asumió su papel de mediador para alcanzar la paz entre la israelí Tzipi Livni y el palestino Saeb Erekat, quienes se comprometieron para alcanzar tan “anhelado sueño”.

Sin embargo, aunque para todos es un tema urgente, considero que las fricciones en Medio Oriente proseguirán en el futuro cercano, pues nada ha cambiado desde 1993 o previo a esa fecha. El antisemitismo está más vivo que nunca, sólo que se encuentra políticamente “maquillado”, a pesar de que los dirigentes no lo acepten abiertamente, hay un odio que va creciendo paulatinamente y al final, por más “Oskares Schindler” que aparezcan, nada será suficiente para acallar el odio exacerbado que entre esos dos pueblos hermanos existe.

Ciertamente, todo se desenmascaró durante el siglo XX, cuando por lo menos en una ocasión observamos un temible rostro, permitiendo palpar la realidad durante El Holocausto. El soldado se convirtió en asesino profesional; la política, en crimen; el capital, en una gran fábrica equipada con hornos crematorios y destinada a eliminar seres humanos; la ley, en reglas de juego de un juego sucio; la libertad universal, en cárcel de los pueblos; el antisemitismo, en Auschwitz; el sentimiento nacional, en genocidio. En todas partes se trasluce la verdadera intención; los pocos ideales que había quedaron manchados por la sangre de la cruda realidad.

Y quizás la situación sea tal como la formuló Franz Kafka: sólo nos queda acabar con lo negativo; lo positivo ya lo eliminamos por nuestra propia falta de sensibilidad ante la destrucción del hombre hacia el hombre.

Israel y Palestina nuevamente se sentarán para dialogar y alcanzar la paz en un conflicto que ya alcanza proporciones mileniales, sin embargo y pese a los esfuerzos de los Estados Unidos, el camino es abrupto, sinuoso y desolador, en el que no he visto… no veo… ni veré las condiciones para que tan ambicionada paz se alcance.

Por desgracia, la paz y seguridad que en un futuro se pronuncien en aquella región, serán el inicio de dolores para los habitantes de Israel, Palestina y la Unión Americana, porque los intereses de los árabes, no son los mismos que los de los judíos, por lo que los norteamericanos están parados en un polvorín en el que el fuego ya ha sido encendido.

Jorge Iván Garduño
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en:
 
http://efektonoticias.com/opinion/en-medio-de-la-desolacion
 
Anuncios

Terrorismo, Nueva York y el WTC: una historia detrás del 11-S

Estándar

En punto de las 8 de la mañana tiempo del este de los Estados Unidos del 11 de septiembre de 2001, dio inicio uno de los capítulos que transformarían la historia y el rumbo de las políticas internacionales de seguridad aérea en todo el mundo, a esa hora despegó del Aeropuerto Internacional Logan de Boston el vuelo 11 de American Airlines, en el que viajaban 5 terroristas que secuestraron el Boeing 767 que transportaba a 92 pasajeros y que 46 minutos después se incrustaría en la Torre Norte del Word Trade Center (WTC) de Nueva York.

Luisgé-Martín-La-misma-ciudad

Ese día el mundo se enteraría que existía un hombre llamado Osama Bin Laden y que en otro tiempo fue aliado de los EEUU, quien lideraba la organización terrorista Al-Qaeda, y que países que tal vez nunca habían escuchado nombrar antes en su vida eran refugio para él, sus allegados y simpatizantes… los ojos del que es considerado el ejército más poderoso de la Tierra estaban puestos en Medio Oriente y los países árabes.

Entre las 8 y las 11 horas de aquella mañana del 11 de septiembre se vivieron momentos tensos y de gran conmoción, a las 9:03 un segundo avión pero ahora de United Airlines embiste la Torre Sur del Word Trade Center, y si para esos instantes aún no quedaba claro qué sucedía en la Torres Gemelas, la transmisión en vivo por televisión de ese impacto dejó claro que eso no era un accidente.

34 minutos después se informa que un tercer avión se estrella contra el Pentágono… no había duda ya, los Estados Unidos eran objeto de un ataque terrorista y toda la nación estaba envuelta en casos y pánico, tanta información propició que se publicaran supuestos ataques en edificios de gobierno y más secuestros de aeronaves comerciales.

Finalmente un cuarto avión se estrelló en Pensilvania sin alcanzar su objetivo: el Congreso de los EEUU.

Las imágenes de terror procedentes del WTC de Nueva York fueron una constante, hombres y mujeres que prefirieron arrojarse por las ventanas a cientos de metros sobre el suelo y así adelantar su muerte, antes que morir quemados entre los fierros hirvientes y el concreto colapsado de los hasta entonces símbolos de poderío económico norteamericano.

Insertada en estos trágicos acontecimientos, Luisgé Martín (Madrid, 1962) novela la historia de un hombre que considera los sucesos del 11-S –numerónimo con el que comúnmente se le denomina en España y Latinoamérica a los sucesos del 11 de septiembre de 2011, y 9/11 en el mundo anglosajón–, como una vuelta de tuerca para reiniciar su vida, comenzar otra actividad atreviéndose a realizar lo que nunca se ha animado a efectuar.

Y es precisamente a raíz de una plática que sostiene con un viejo amigo al que no veía desde hace años y en plena crisis de los 40, en que una noche antes, el 10 de septiembre de 2011, en la que desea que su monótona vida cambie por completo y tome un giro inesperado para poder tener la escusa perfecta para abandonar su empleo de oficina en el Word Trade Center de Nueva York.

La misma ciudad (Editorial Anagrama), habla de esto y más, de una ciudad que sufrió un duro golpe, cambiando su fisonomía y la de sus habitantes, quienes debieron adaptarse al nuevo panorama que la vida les ofrecía, y entender que tarde que temprano habría que levantar la mirada en busca del sol, aunque fuera entenebrecido por una nube de polvo, humo y cenizas.

Luisgé Martín crea una emoción sin igual con una prosa emocionante y vívida a través de su obra La misma ciudad, proporcionando al lector de interesantes perspectivas de un suceso del que la mayoría de la humanidad supo y se mantuvo al tanto.

Una novela que nos habla de los habitantes de una ciudad, que tras dispersarse la marejada de polvo negro producto de la sinrazón, ¿será posible encontrar la misma ciudad? La respuesta no la brinda de manera literaria Luisgé Martín.

Jorge Iván Garduño
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en:

http://efektonoticias.com/cultura/terrorismo-nueva-york-y-el-wtc-una-historia-detras-del-11-s

 

El misticismo de la penumbra ondulante de “En el lejero”

Estándar

¿Qué hace un hombre de setenta años varado en medio de un pueblo fantasmal como si se tratara de un personaje sacado de la literatura de Juan Rulfo?, esto bien se va a preguntar el lector de la novela En el lejero (Tusquets Editores), del escritor colombiano Evelio Rosero (Bogota, 1958), quien obtuvo en 2007 el II Premio Tusquets de Novela.

en el lejero

La obra inicia de forma nostálgica, como un fragmento de aquel recuerdo arraigado en la memoria que es traído a cuento en medio de la desolación y la desesperanza insertándose en un cuadro bucólico en el que la historia de Jeremías Andrade, protagonista de esta obra, nos permite deshilar la complejidad de toda una vida que se acerca al último tramo de la existencia humana.

Un pueblo sin nombre, es el marco idílico que Rosero plasma para el desarrollo de En el lejero, donde con una pluma calibrada y muy descriptiva nos va narrando con el curso de la historia que plantea quiénes son los extraños habitantes que pueblan y deambulan por el lugar que nos presenta esta novela corta.

Una enigmática vendedora de pollos crudos, quien además es dueña del hotel del pueblo; la ayudante, una extraña enana de “cascos ligeros” que bien podría confundirse con una niña que se esconde entre las habitaciones; el turbio carretero que se encarga de levantar cadáveres de ratones; el obeso y corpulento señor con rostro como quemado por un sol inexistente y que presume ser albino; o las incontables monjas que sirven sopa de remolacha; la anciana vendedora que ofrece velas, cigarrillos y fósforos en su local muy a pesar de ser invidente; y finalmente está el grupo de niños que empuja con los pies una cabeza de perro.

Una novela en el que el ambiente resultante se conjuga con la prosa de Evelio Rosero, permitiendo que el lector camine por las calles de este lugar asolado por la penumbra y la bruma, en el que a cada paso el silencio y la soledad son compañeros recurrentes, y muy a pesar de ello, la sensación de que alguien vigila en todo instante al lector, además del protagonista, dejándose sentir en toda la trama.

En el lejero, una obra que bien merece ser leída y adentrarse en ese mundo enigmático de Rosero, con la que podremos sopesar otro ejemplo de literatura colombiana que deja de lado la violencia y el horro de una sociedad convulsa, apostando más bien por un cargado simbolismo en el que la interpretación es inevitable dejar de lado.

Cabe mencionar que dentro de la obra de Evelio Rosero destacan Los almuerzos, La carroza de Bolívar, Los ejércitos, con esta última obra consiguiendo el ya mencionado Premio Tusquets de Novela, y hay que mencionar que todos publicados bajo el sello de la casa editora que da nombre al galardón.

En el lejero, un libro cargado de misticismo y buena literatura, que bien se puede considerar el precursor de la galardonada obra de Evelio Rosero Los ejércitos.

Jorge Iván Garduño
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en:
 
http://efektonoticias.com/cultura/el-misticismo-de-la-penumbra-ondulante-de-en-el-lejero
 

“Heaven”, última entrega de la saga de la joven escritora Alexandra Adornetto

Estándar

De manera inusual, Alexandra Adornetto se inició en las letras a muy temprana edad, y ya para los 13 años había escrito su primera novela, lo que representó el comienzo de su carrera literaria para esta escritora australiana nacida en 1992, quien actualmente vive en los Estados Unidos y cursa una carrera en la Universidad de Mississippi, y quien además cuenta ya entre sus logros con la obtención de premios y reconocimientos diversos de la crítica.

__serie_halo__libros_pdf__by_dreamspacks-d69yj7a

Es así como Adornetto arrancó años atrás con una trilogía que se desarrolla entre el cielo, el infierno y la tierra, en el que unos jóvenes amantes deberán enfrentarse a todo y a todos, con la única finalidad de demostrar que su amor es verdadero y que resiste los embates de las fuerzas del mal del lado oscuro que sólo buscan allanar el camino para gobernar el cielo y el mundo de los humanos.

La trilogía de Alexandra Adornetto abre con Halo (Roca Editorial), a la que le siguió Hades (Roca Editorial) y finalmente llega a todas la librerías del país la última entrega: Heaven (Roca Editorial), en la que el amor de una bella ángel que fue enviada a la Tierra y su novio completamente mortal, deberá derribar el último obstáculo: la Séptima Orden.

Es así como Bethany, la bella ángel venida desde el Cielo, es enviada por sus hermanos –Gabriel e Ivy– junto a su apuesto “príncipe” Xavier a un colegio universitario para de esta manera camuflajearse entre chicos de su edad con el objetivo de que los ángeles caídos (Séptima Orden) no los separen, ya que quieren llevar el poder angélico de los cielos al lado oscuro y así alcanzar sus perversos planes.

En esta tercera entrega de la saga, Bethany y Xavier han regresado heroicamente desde el mismísimo infierno y han desafiado las leyes del Cielo al contraer matrimonio, motivo por el cual la Corte Celestial ha decidido castigarlos de manera ejemplar, pero Gabriel e Ivy, como fieles hermanos y arcángeles de la guarda, son los encargados de buscar la protección de los recién casados, a pesar de que desconocen esta última verdad lamentable, y por lo que deberán ser reprendidos.

Mezclándose entre jóvenes mortales, los peligros asecharán a Bethany y Xavier, y se ciernen sobre ellos a cada instante de manera perturbadora y asfixiante cada integrante de la Séptima Orden, sin saber a estas alturas quién es quién, por lo que ya en nadie es seguro confiar, creando atmósferas desafiantes y de tensión emocional ya características en Halo y Hades.

Alexandra Adornetto ha redactado una trilogía destacada que no deja entrever la juventud de su escritora, donde la fantasía se conjuga con la aventura en una ficción trepidante al estilo de las nuevas generaciones lectoras, sorprendiendo a sus seguidores, y para quienes aún no lo sean, querrán acercarse a los dos títulos anteriores, y junto con Heaven acompañar a Bethany y Xavier en el desafío por defender su amor.

Haven, una novela que demuestra que nunca se es tan joven para luchar, ni tan grande para dejar de soñar.

Jorge Iván Garduño
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en:
 
http://efektonoticias.com/cultura/heaven-ultima-entrega-de-la-saga-de-la-joven-escritora-alexandra-adornetto
 

Fantomas contra los vampiros multinacionales

Estándar

En esta historia, que intercala la prosa con el comic, se mezclan la realidad y la ficción, involucrando en la historieta a intelectuales como Alberto Moravia, Octavio Paz, Susan Sontag y Julio Cortázar, por supuesto, al tiempo que se convierte a Fantomas en un ser real y necesario para luchar contra las grandes potencias del Norte y los dictadores del Sur. El Tribunal Russell constituye el anclaje del relato con la realidad: en él se condenan a Nixon, a Ford, a Kissinger, a la CIA, a Pinochet, a Banzer, a López Rega y a Stroessner.

cortazar-1

Vampiros multinacionales es, abiertamente, no sólo una fuerte crítica a quienes gobiernan al mundo, sino también un mera culpa de los intelectuales, más preocupados por el arte y la cultura que por las penurias cotidianas de los pueblos: “¿Qué son los libros al lado de quienes los leen, Julio? ¿De qué nos sirven las bibliotecas enteritas si sólo nos están dadas a unos pocos? ( … ) La pérdida de un solo libro nos agita más que el hambre en Etiopía, es lógico y comprensible y monstruoso al mismo tiempo”, escribe Cortázar.

Fantomas contra los vampiros multinacionales, un libro provocador que ayuda a comprender la evolución del capitalismo desde los años setenta hasta el proceso de globalización actual. Una obra del maestro de las letras universales inédita en España y largamente esperada por todo aquel que alguna vez disfrutó de la fecunda imaginación del escritor argentino.

zero 003

Fantomas contra los vampiros multinacionales es además el resultado de esta corriente alquímica entre folletín, cognác, literatura y compromiso social. A partir de una historieta real de Fantomas (en la cual aparecían Cortázar y un selecto grupo de escritores ya mencionados hace un momento), el autor argentino realizó uno de sus textos más políticos, en el cual priorizó la visión real del mundo por sobre la creación de ficciones que lo hiciera famoso.

Un selecto, elegante y exquisito placer literario.

Jorge Iván Garduño
@pluumavertical
 
Este texto ha sido publicado en:
 
http://efektonoticias.com/cultura/fantomas-contra-los-vampiros-multinacionales

Tiempos de ira

Estándar

Casi a diario y todos los días, estamos siendo testigos, sin quererlo ni desearlo, de las masacres y los saldos rojos que dejan a su paso los enfrentamientos entre grupos armados y cárteles de la droga provistos de grandes cantidades de armas; los miles de casquillos percutidos en algún lugar del territorio nacional que es zona de paso o influencia de estas organizaciones criminales nos hablan de esto.

En las grandes ciudades, en los poblados más apartados y en las comunidades ubicadas al interior de cualquier país, la violencia se ha vuelto una constante a la que los habitantes debemos habituarnos y aprender a vivir con ella a la puerta de nuestro hogar e incluso a entablar el diálogo con alguno de nuestros conocidos.

Aquellos días en los que podíamos salir confiados a caminar en los parques, jardines y el resto de la vía pública, están siendo ensombrecidos por las diversas expresiones violentas que van perneando a la sociedad y cauterizan nuestro entorno, resultando en un tejido social semidestruido y en vías de su improbable recuperación, dirían los más apasionados.

Los conflictos y tremendas desigualdades sociales en África y en los restantes cuatro continentes, como la sed de poder de Robert Mugabe en Zimbabue que lleva perpetrado en el poder desde 1980, y carga en sus espaldas la responsabilidad de más de 100 mil muertes, y múltiples violaciones tumultuarias a mujeres, no son nada diferentes a las atrocidades que el gobierno del presidente sirio Bashar Al Assad y los rebeldes de esa nación han cometido: a la fecha más de 70 mil muertos tras dos años de guerra.

Y las cosas no son muy distintas en Venezuela, Rusia, Grecia, desde Anchorage hasta Tierra del Fuego; de Reikiavik, Islandia, hasta Ciudad del Cabo, Sudáfrica; de Turquía a Japón o Sydney, pasando por Jerusalén, los titulares en la prensa no son nada alentadores para un mundo en decadencia.

Territorios que están siendo asolados por grupos que al buscar sus propios intereses flagelan a los sectores productivos del país o la región, y lo más lamentable de todo ello es que a pesar de que los gobiernos combaten estas problemáticas, en lugar de erradicarlas más parece que se fomentan y crecen.

La escalada de violencia que se suscita en este o en cualquier otro país, puede entenderse como el resultado de ausencia de responsabilidad y corresponsabilidad del individuo por su entorno, así como de la pérdida de valores de la base de la sociedad que es la familia, y por ende, una sinrazón de libertinaje que pone en jaque el tejido social que con tanto esfuerzo se construye por generaciones.

Cúpulas de poder carcomidas por el crimen organizado, una democracia tambaleante víctima de la embestida de la violencia repartida por todos lados, zonas hostiles, ejecuciones, secuestros, impunidad y corrupción, son los constantes boquetes por donde se cuela el miedo en la vida familiar.

En suma, la turbación se ha vuelto ya una forma de vida, siendo el narcotráfico un factor determinante en la estabilidad nacional, que no se doblega a pesar que cada descarga hiere a la sociedad, transformado el crimen en una nueva realidad, donde la muerte anda a caballo desbocado.

Una realidad que es imposible ignorar producto de la estela dejada por los hombres de la hierba, por los capos de la bala y el terror, por los señores que someten a las ciudades, zarandean las voluntades, arrinconan con la mirada en espacios abiertos con la violencia desconcertante que practican.

El “levantón” o secuestro aparente de 12 jóvenes originarios de Tepito en el Bar Heaven, destapó una serie de casos y puso en la palestra informativa desapariciones de personas a lo largo y ancho de país, ya sea en Oaxtepec, Iztapalapa, Gustavo A. Madero, Sinaloa, Ciudad Juárez o la terrible situación de asesinatos que recientemente dan cuenta las medios en Michoacán.

Una realidad que viven miles de pueblos de Hispanoamérica, pero que millones de personas buscan de manera consiente expulsar los demonios que han invadido su territorio y que se empeñan en clausurar el paraíso de tan noble y sufrida tierra.

Nuestra labor será reconocer nuestras limitantes con la finalidad de definir mejor el futuro para extirpar estos tiempos de ira.

Jorge Iván Garduño
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en:
 
http://efektonoticias.com/opinion/tiempos-de-ira
 

Una versión única de la obra de Edgar Allan Poe narrada gráficamente

Estándar

Terminada la lucha por la independencia y una vez reconocida la nueva república de los Estados Unidos, surgieron una serie de escritores de literatura netamente norteamericana, que de forma excepcional se desmarcó adecuadamente de los autores británicos que hasta ese momento eran un referente en lengua inglesa.

BLuRkFUCQAArqKy

Considerado como el padre de la novela policiaca, Edgar Allan Poe (Boston, 1809-Baltimore, 1849), publicó sus primeros poemas en 1827, sin embargo pronto se inclinó por un género más vendible, el cuento, lo que rápidamente le dio buenos resultados con la obtención de un premio de 50 dólares en un concurso de esa suerte con su relato Manuscrito hallado en una botella (1833).

Cabe destacar que Allan Poe fue el hijo biológico de David Poe y Elizabeth Arnold Hopkins, quienes al morir, Edgar, junto a sus dos hermanos quedaron desamparados viéndose en el penoso infortunio de ser separados, pero el futuro escritor fue adoptado por un negociante llamado John Allan, de quien tomó el apellido como paterno con el cual sería reconocido a nivel mundial hasta nuestros días.

Edgar Allan Poe contrajo secretamente matrimonio a los 26 años de edad con su prima Virginia Eliza Clemm de tan sólo 13 años, suceso que tuvo lugar el 22 de septiembre de 1835 en Baltimore, por desgracia, a principios de 1842 la esposa de Allan Poe enfermó de tuberculosis y murió tiempo después. De este suceso el poeta no pudo sobreponerse y falleció en 1849 en un hospital de Baltimore, víctima del alcohol y de las neurosis que sufrió.

Al estudiar su obra se puede observar a un Edgar Allan Poe romántico, aunque él siempre negó la inspiración artística, ya que exaltó las facultades intelectuales y la lucidez como factores de creación literaria por encima de ésta; asimismo el conjunto de su obra ofrece un amplio campo a la crítica y entre sus traductores al español figura el novelista argentino Julio Cortázar.

El misterio enigmático está siempre presente en la obra de este escritor norteamericano, subyugando el alma humana y cautivando a miles de lectores quienes han visto en él, a un fiel representante del género del terror y el juego del psicoanálisis.

Edgar Allan Poe, Narrativa gráfica (Editorial Axial, 2013) es una verdadera joya que bien vale la pena atesorar ya que incluye cuatro obras icónicas de Poe, los relatos “El corazón delator”; “El gato negro”; y “La caída de la casa Usher”; además del mundialmente famosos y uno de sus poemas más representativosl, “El cuervo”, todos finamente ilustrados por el artista gráfico Gustavo del Valle, y la adaptación del texto a formato de narrativa gráfica por Julián Romero como plasmados en un periódico: The Stylus, el sueño incumplido de Edgar Allan Poe de editar su propio rotativo en Filadelfia, Pensilvania, y que por fin ve la luz en el interior de esta brillante edición.

Las cuatro obras reunidas en este tomo fueron ordenadas por el editor cronológicamente y, en todos los casos se registra el dato de su primera publicación, y de manera visual se puede observar el halo de misterio que Allan Poe impregnó en estas obras, convirtiendo el presente ejemplar en una versión única y digna de la obra del bostoniano narrada gráficamente.

Jorge Iván Garduño
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en:
 
http://efektonoticias.com/cultura/una-version-unica-de-la-obra-de-edgar-allan-poe-narrada-graficamente
 

“¿Cuánta verdad necesita el hombre?”, ensayo filosófico que explora un mundo escindido

Estándar

El hombre –dentro de la sociedad– ha realizado grandes obras literarias en las que se nos exponen muy variados temas. Nos encontramos con textos y artículos que van desde las enfermedades y pobreza que prevalecen sobre la faz de la Tierra, hasta los grandes descubrimientos científicos y tecnológicos que realiza día con día el ser humano; de cómo el hombre descubre nuevas civilizaciones milenarias en territorios inhóspitos, hasta su desesperado intento por la conquista del universo; de toda una gran recopilación de datos y conocimientos acumulados a lo largo de la historia, a los millares de biografías y autobiografías que se han escrito sobre los personajes más destacados de la misma.

cuanta-verdad-necesita-el-hombre_9788483834862

En la naturaleza humana está impregnada la búsqueda de conocimiento, de verdad, y el saber dentro del saber mismo, pero a la vez, tanta complejidad deja exhausto al hombre y varado en medio de una tempestad en la que es más fácil sentir miedo que esperanza, buscando  la llave que conceda el acceso al mundo que nos confiera la libertad.

En este marco, el hombre por el simple hecho de ser, ha nacido con una pérdida, con una escisión en el alma, y de la naturaleza, por ende debe asumir esa condición a fin de establecer la armonía entre uno mismo y el mundo afirma Rüdiger Safranski (Alemania, 1945), y por ello explora mediante el pensamiento filosófico el mundo “verdadero” mediante el mundo “aparente” en un magistral ensayo de más de 200 páginas intitulado ¿Cuánta verdad necesita el hombre? (Tusquets Editores).

Safranski echa mano de los pensamientos de Rousseau, Kleist y Nietzsche, a modo de parte aguas para desarrollar su ensayo, explorando la necesidad humana de crear arte y cultura con la finalidad de que el hombre se reconcilie con su ser y con sus semejantes.

Rüdiger Safranski, filósofo y ensayista alemán de gran calibre que ha sido traducido a más de diecisiete idiomas, que junto a Peter Sloterdij, modera desde 2002 un popular programa de televisión llamado “Das Philosophische Quartett”, asimismo ha sido galardonado con numerosos premios y distinciones como el Friedrich Märker (1995), el Ernst Robert Curtius (1998) y el Friedrich Nietzsche en 2000.

¿Cuánta verdad necesita el hombre?, un ensayo filosófico que transita con fuerza las motivaciones del ser humano, explora la necesidad de conocimiento en nuestra sociedad y nos ofrece conjeturas sobre un mundo escindido que a través del conocimiento se busca la remisión del “Yo” y la sobra penetrante del “Otro”.

Un libro que sin lugar a dudas vale la pena leer y mantener en nuestra biblioteca personal.

Jorge Iván Garduño
@plumavertical
 

Este texto ha sido publicado en:

 
http://efektonoticias.com/cultura/%E2%80%9Ccuanta-verdad-necesita-el-hombre%E2%80%9D-ensayo-filosofico-que-explora-un-mundo-escindido

“Naturaleza de la novela”: pasado, presente y futuro de la gran literatura

Estándar

En el principio, en los primeros años de la humanidad existía solamente la palabra oral y la comunicación pictográfica o visual.

A452_G

El lenguaje dominaba sobre la faz de la tierra, por medio de él se conocía lo bueno y lo malo, lo verdadero y lo falso, lo agradable y lo desagradable. Es gracias al lenguaje a que podemos entender las ideas de otras personas, es gracias al lenguaje a que podemos transmitir el conocimiento a otros pueblos y, gracias al lenguaje nos hemos organizado e ideado maneras de plasmar nuestro lenguaje de manera visual.

La escritura aparece cuando la vida de los hombres se volvió demasiado compleja y por consecuencia la retención en la memoria de sus conocimientos, leyes, preceptos, compromisos, alianzas, leyendas, historias y oralidades se les dificultaba para transmitirlas a terceras y cuartas generaciones.

Una vez creada la escritura, los hombres plasmaron en arcilla, papiro, piedra, concha, hueso y madera sus pensamientos y emociones, lo que originó la literatura, que a su vez dio lugar al comienzo de la Historia.

Fue así como desde las primeras culturas que florecieron en Medio Oriente, África o en toda Asia, hasta las redes sociales que florecen en nuestros tiempos vía Internet, las motivaciones del hombre desde que es hombre siempre han sido las mismas: una incipiente necesidad de comunicación y conocimiento.

Uno de los grandes géneros de la literatura es la novela, la cumbre de la creación artística letrada, que se nutre de la comunicación, la oralidad, y la imaginación, dando pie a que exista mediante la concepción humana del escritor, quien es el encargado de construir y plasmar verbalmente mediante técnicas artificiales un mundo de imágenes literarias producto del mundo del novelista quien la contempla sensorial y conceptualmente, obteniendo un valor estético e intelectual desde el momento de su pensamiento a través del tiempo.

El escritor Luis Goytisolo (Barcelona, España, 1935) fiel a su labor de taxidermista literario realiza un férreo análisis de la suerte novelística en su ensayo Naturaleza de la novela (Editorial Anagrama), que sin querer ser alarmista explica al inicio del libro que el género “ha dejado de renovarse, de abrir nuevos caminos, y quienes de un tiempo a esta parte empiezan a cultivarlo no suelen hacer sino repetir fórmulas con mayor o menor talento. No es imposible que en el futuro alguien escriba una gran novela, pero sí tan improbable como que en la actualidad alguien componga una sinfonía equiparable a las de Mozart o Beethoven”.

Distinguido este escrito con el Premio Anagrama de Ensayo 2013, en Naturaleza de la novela Goytisolo muestra una tesis trascendental para el futuro de la propia literatura: con el avance natural de las nuevas tecnologías y medios de comunicación, la lectura se convertirá en una actividad especializada, donde la gran mayoría de las personas dejará de leer obras de cualquier tipo de creación literaria.

“Me preocupa, en el fondo, que la cultura, y más concretamente la literaria, se convierta para las mayorías en algo prescindible, accesorio. […] El libro impreso se convertirá en un objeto de coleccionismo, algo así como un vino de reserva para sibaritas”, señala Goytisolo en el epílogo de su libro.

Naturaleza de la novela, un análisis trascendental para entender el género máximo de la creación literaria, donde se expone el pasado, presente y un futuro donde la revolución tecnológica y el Internet formarán parte de la nueva era de la literatura, donde se prevé el invento de nuevos accesorios que deberán permitir una lectura más cómoda si es que deseamos que la novela perdure por muchas generaciones.

Jorge Iván Garduño
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en:
 
http://efektonoticias.com/cultura/naturaleza-de-la-novela-pasado-presente-y-futuro-de-la-gran-literatura
 

Epidemia mortal

Estándar

El hombre ha utilizado drogas de origen vegetal desde tiempos muy remotos, pero los avances revolucionarios de finales del siglo XX y principios del XXI han provisto los medios para que se produzca la avalancha moderna del abuso de las drogas.

Asimismo, el rápido desarrollo de la industria farmacéutica, las comunicaciones y el transporte internacionales, la prosperidad de muchas naciones y las migraciones en masa hacia las ciudades, han provocado una verdadera explosión para el consumo de estupefacientes. Las restricciones culturales que en otro tiempo limitaban el uso de las drogas en los países en vías de desarrollo, han cedido ante la influencia permisiva occidental.

Según el último reporte Mundial sobre las Drogas de 2013 publicado por la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD) se estima que alrededor de 315 millones de personas entre 15 y 64 años de edad consumen algún tipo de narcótico, lo que representa el 6.9 por ciento de la población total.

Destaca en este informe la proliferación inédita de nuevas sustancias sintéticas –alrededor de 251– que se venden como “drogas legales” que bien pueden ser vendidas como sales de baño o incienso, aunque bien la marihuana, derivados del opio, la cocaína y las anfetaminas siguen siendo las drogas más consumidas en el mundo; en contraste, al año mueren 247 mil personas a causa de uno de estos estupefacientes.

El abuso de estas sustancias peligrosas se ha difundido en Estados Unidos y Europa como el fuego en un matorral. De igual modo en Oceanía, Asia, América Latina y África la crisis ha tenido graves repercusiones a nivel económico y social que van a la alza, ya que en los países en vías de desarrollo también están plagados de problemas que se relacionan de alguna forma con el uso y abuso de las drogas.

En algunos casos estos problemas han existidos desde tiempos remotos. Cientos de millones de personas en estos países se aferran a los estupefacientes en busca de solaz para su miseria y sus problemas.

Sin embargo, no importa si las naciones gozan de prosperidad material o viven en la miseria, no importa su sistema económico o ideología política, no importa si tienen religión o no la tienen, la verdad es que los gobiernos occidentales y orientales, los sistemas educativos primitivos y modernos, y las grandes religiones se han mostrado incapaces de detener el azote de la drogadicción.

Hace falta mucho más que conocimiento, desarrollo, cultura o tecnología en el conocimiento y en los valores de todas las naciones del mundo. A las personas no se les enseña a buscar las causas y a resolver los problemas humanos. Al contrario, millones han sido educados para que busquen en las drogas y en productos químicos la solución a sus problemas.

Por ende, los gobiernos prefieren legalizar sustancias nocivas para la salud humana, antes que implementar programas preventivos y/o correctivos, que no sirvan como un placebo, sino que verdaderamente ataquen el problema en todos niveles: económico, laboral, familiar, entorno social y judicial, primordialmente, y no necesariamente en un orden preestablecido.

Por desgracia, el auge de foros que buscan la aprobación de autoridades y la sociedad sobre la legalización de la marihuana, o al escuchar a políticos y ex presidentes hablar a favor del tema para una eventual comercialización legal en nuestro país, nos enfrentamos a hombres y mujeres incapaces de resolver el problema de fondo y que con discursos bajo la bandera de la tolerancia avientan la roca para esconderse entre la multitud, ocultando siniestros intereses que antes ciertamente combatían.

Lo cierto es que la marihuana, dicho por expertos del Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas de EEUU, es un agente sumamente fuerte que afecta el organismo de distintas maneras, ya que el principal ingrediente psicoactivo que posee tiene afinidad por los tejidos adiposos (grasos) y cerebrales, por lo que quien haya fumado cannabis por algún tiempo tendrá que abstenerse durante meses para que el cuerpo logre eliminar todos los restos de dicha sustancia.

Aún desconocemos cuáles son todas las consecuencias del uso de la marihuana, pero a juzgar por lo que ya sabemos, no distan mucho de lo que la mayoría de estudios revelan: son horrendas.

El uso de la marihuana se popularizó ampliamente desde hace casi 50 años –tiempo similar en que investigaciones en el pasado han revelado graves implicaciones del tabaco en la salud humana–, y cada año que transcurre existen más pruebas de los graves atentados a la salud que produce la marihuana en lo físico, mental y social.

Existen indicios cada vez mayores de que la hierba fumada con regularidad ocasiona daños pulmonares, lesiones del sistema inmunológico y quizá cáncer. El humo de la marihuana contiene posiblemente mayores agentes cancerígenos que el humo del tabaco.

Una persona sincera y honesta, pero sobre todo, un juicioso gobernante que realmente quiera saber la pura verdad, no esconde los ojos ante tales hallazgos ni puede decir honradamente: “Yo no creo que la marihuana haga daño”.

¿O usted qué opina estimado lector?

Jorge Iván Garduño
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en: 
 
http://efektonoticias.com/opinion/epidemia-mortal