Archivos diarios: 04/07/2013

Con “Casa de muñecas” los hombres no las creerán nada “bobas”

Estándar

Casa de muñecas (Editorial Páginas de espuma) es un libro definitivamente enfocado para mujeres desde su concepción, porque ellas desde pequeñas entienden el concepto de muñecas como algo muy personal, no viéndolas como “juguetes”, sino como que ellas mismas son las muñecas, y por ende al conflicto al que se enfrentan es sólo encontrar la figura masculina que sea parte de ese mundo de fantasía.

Casa-de-munecas-Patricia-Esteban-Erles

Desde pequeñas, el tener o no tener una casa de muñecas genera grandes fantasías, al ser un objeto idílico en el que aún sin poseerlo puede generar historias interminables dignas de la vida real, y que mejor cuando la protagonista es la dueña del objeto mismo.

Es así como surgidos de la mente y los recuerdos de Patricia Esteban Erlés (Zaragoza, España, 1972) tenemos la posibilidad de recorrer una a una las habitaciones que conforman Casa de muñecas en 100 relatos mágicos con los que esta autora nos lleva de la mano y con los ojos avispados por un mundo fantástico.

Miedos, sueños, femineidad y las rebeldías que giran en torno a la vida –y que de niñas no era posible hacer llegar más allá de aquel idílico cuarto de juegos–, es la propuesta que Esteban Erlés hace con este conjunto de micro relatos que a su vez se pueden leer como una sola historia que encierra diversidad de anécdotas con multitud de significados.

La comprensión del juego y la desmitificación del mismo se hacen aparentes en Casa de muñecas, que además cuenta con las atinadas y siempre divertidas imágenes de Sara Morante que ilustran el periplo del lector en las diez habitaciones.

Al final de día Casa de muñecas pone en marcha lo que las mujeres crean desde su niñez: historias, fantasías, y es que lo más relevante de este libro es que nos revela que una mujer no mira el mundo como los hombres, porque ellas desmadejan la realidad en múltiples facetas, universos de posibilidades que en su naturaleza está implícita.

Una casa de muñecas tiene la posibilidad de encerrar la vida real dentro de sus paredes, sólo que en esas habitaciones sí es posible depositar las fantasías que pueden ser muy rosas, tiernas o bien malévolas, e incluso hilarantes, caracterizándose por tres hojas de ruta que Esteban Erlés propone para recorrer la Casa de muñecas con la lectura de esta obra y la imagen de toda la mansión.

10 habitaciones conforman esta Casa de muñecas: Cuarto de juguetes; Dormitorio infantil; Dormitorio principal; Cuarto de baño; Salón Comedor; Cocina; Biblioteca; Desván de los monstruos; Cripta; y Exteriores; que de forma singular podremos conocer un mundo de posibilidades.

Lo verdaderamente apreciable de este libro es que la autora nos invite a pasear por una casa de muñecas, ya que el hecho de que tengamos desde un inicio rutas o más de una posibilidad para recorrerla, es un intento por rescatar la mirada infantil que con la madurez de la edad vamos perdiendo.

Patricia Esteban Erlés ha creado con Casa de muñecas un libro que busca rememorar la visión de la infancia femenina con rigor, imaginación y argumento literario.

Una obra que cuando los hombres recorran las habitaciones, bien se darán cuenta que ellas no son tan bobas como algunos bobos han llegado a creer.

Una obra que encierra misterio, sexualidad, miedos, y sueños.

Jorge Iván Garduño
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en:
 
http://efektonoticias.com/cultura/con-casa-de-munecas-los-hombres-no-las-creeran-nada-bobas
 
Anuncios