Círculo vicioso [Columna]

Estándar

La propuesta de reforma energética presentada por el Ejecutivo Federal representa un reto para el actual gobierno, y no por lo propuesto en materia de modificación a los artículos 27 y 28 de la Constitución o la posibilidad de que particulares tengan parte en las ganancias de la paraestatal, tampoco por lo no propuesto para erradicar la corrupción en Petróleos Mexicanos (Pemex) y el futuro del sindicalismo petrolero.

Lo anterior es parte de otro análisis y ofrece mucho hilo para confeccionar debates y tela para cortar discusiones encontradas que llevarán a unos cuantos “patriotas” a apostarse frente a diversos edificios exigiendo la no concreción de lo que llaman “la venta de la patria”; y a otros ofrecer interminables discursos explicando, defendiendo y justificando lo que llaman será “el impulso que México necesita” para ubicarse en la palestra energética mundial.

Pero más allá de todo esto, sólo en nuestro país es posible que en tan sólo 13 años se hayan enviado 125 iniciativas en materia de reforma energética, algunas de ellas más relevantes que otras, claro está, y que hasta la fecha 83 de éstas hayan sido rechazadas, 26 aprobadas y tan sólo 14 se encuentran pendientes en la actualidad.

Por más de 70 años el partido gobernante estuvo en el poder y muchos de los actuales actores mantienen una trayectoria desde hace más de 13 años, sin embargo,  hoy en día sustentan las propuestas ligándolas con las emitidas en su momento por el general Lázaro Cárdenas, aunque mientras formaron parte de la oposición no permitieron grandes cambios para fortalecer el sector energético.

Ahora se propone una “reforma energética” -y no faltan las voces que la acallan y agreden- que en la letra no dista en gran forma de las presentadas en años anteriores… el fondo es el mismo.

La izquierda ya ha amenazado, en voz del milpaltense Alejandro Sánchez Camacho, con movilizaciones y apertrechamiento como lo hicieron en 2008 cuando Felipe Calderón presentó su propuesta de reforma energética en la que Pemex era el centro de la discusión.

Como lo veo, ni ésta ni las múltiples reformas o propuestas en materia energética le brindarán a la población mexicana un impacto significativo directo en sus bolsillos, ya que lamentablemente los intereses políticos son mayores a lo verdaderamente racional para el pueblo.

Desde hace muchos años somos testigos de la vorágine de la que es presa Pemex, todos dicen que el petróleo es de los mexicanos, pero ¿qué tan cierto es eso?

Por lo pronto, preparémonos para ser testigos de las movilizaciones de la izquierda, de los discursos retóricos del blanquiazul y para escuchar las veleidades de la propuesta de reforma energética.

Al fin y al cabo, el pueblo es el dueño del petróleo ¿o no?

Jorge Iván Garduño
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en:
 
http://efektonoticias.com/opinion/circulo-vicioso
 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s