Archivos diarios: 20/06/2014

“Yo también me acuerdo” nos deja constancia de lo inesperada y tentadora que es la vida

Estándar

Margo Glantz es una escritora mexicana reconocida en nuestro país y el extranjero, siendo su escritura íntimamente avasallante, vívida y filosófica, ya que imprime a todo el conjunto de su literatura un rico simbolismo trágico, que busca a través de la reflexión encontrar las refutaciones al miedo, al desaliento y las ilusiones contradictorias de la sociedad hispana en un mundo sensorial, complejo y multicultural, lo que la hace una escritora sumamente interesante.

BpzRFlSIEAARwgN

Yo también me acuerdo (Sexto Piso), es una autobiografía fragmentada de sombras alargadas que tocan el corazón del lector, donde el murmullo del recuerdo y el presente se tornan siniestros, lo que refleja una prosa señorial que se lee como una alegoría de los trastornos y una meditación filosófica sobre la vida y la consciencia social de nuestra época.

Por su parte, el editor Emilio Monge ha mencionado que en este libro están todas las Margos, pero un poco más, afirma que están las Margo que recuerda, las que se inventa, amplificadas por la forma literaria: está la hija que juega, la niña que huye, la hermana, la exiliada, la estudiante, la pianista, la académica, la traductora, la esposa, la madre, la escritora, la viajera, la sibarita, la sorjuanista.

La escritura de Glantz es un acto que nos vincula a lo plural, a la animalidad que subyace en nosotros recubierta de lenguajes exponiendo al lector a la intimidad, al deseo que traspasa las ataduras de lo cotidiano y transita en solitario sabiéndose confrontado en los límites de la noche que reposa en sí misma y regresa transformada en lo otro, en un espejo que derruye la costumbre y carcome la seguridad; un acto que persigue su liberación, una búsqueda que deja de lado la censura, el olvido.

Los vínculos que Margo Glantz sostiene, se relacionan con hilos que escapan e intentamos atrapar en una desenfrenada desesperación, simetrías intrínsecas de secretos que dejan de ser secretos, son máculas que al ir allá traspasan el aquí y ahora, que están y no están, que simplemente no se han ido, permanecen al acecho como una luz que parpadea, como un fantasma que se arropa en la emotividad de su propio sentir explorando en las formas del lenguaje los horizontes ocultos del ser y el existir en la experiencia de la prosa.

Yo también me acuerdo nos deja constancia de lo inesperada y tentadora que es la vida.

Jorge Iván Garduño
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en:
 
http://efektonoticias.com/cultura/%E2%80%9Cyo-tambien-me-acuerdo%E2%80%9D-nos-deja-constancia-de-lo-inesperada-y-tentadora-que-es-la-vida
 
Anuncios

“Ni vivos ni muertos”, la desaparición forzada en México como estrategia de terror

Estándar

Avecindado en México desde 2009, el periodista italiano Federico Mastrogiovanni ha recorrido el territorio mexicano para sentir el pulso social en las diversas comunidades mexicanas, y gracias a ello, hoy día tiene un panorama sólido sobre el acontecer mexicano y sus instituciones.

ni-vivos-ni-muertos

A la par de sus estudios sobre su maestría en la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM, Mastrogiovanni comenzó una investigación periodística sobre el tema de la migración en México a raíz de su calidad de inmigrante.

Y fue a partir de esta investigación sobre el caso de los inmigrantes sudamericanos desaparecidos en nuestro país, lo que lo condujo para encontrarse de frente con un fenómeno de insospechadas dimensiones: la desaparición forzada.

A partir de ella, surge un trabajo más abarcador y demandante, Ni vivos ni muertos (Grijalbo), un trabajo periodístico sobre la desaparición forzada en México como estrategia de terror, donde este autor se documenta a profundidad para traer al lector un trabajo sumamente interesante.

Tras el sexenio de Felipe Calderón, la declaración de guerra contra el narcotráfico alcanzó el registro de más de 100 mil muertos y desaparecidos entre los “daños colaterales”. Así, la sociedad se acostumbró a vivir en un entorno de violencia, en donde el reporte de alguna persona desaparecida, la respuesta del gobierno y los medios de comunicación terminó por criminalizar a las víctimas, acusándolos de llevar a cabo prácticas delictivas para justificar su desaparición.

Sin embargo, la investigación de Mastrogiovanni sobre casos aislados que compartían dicha condición lo llevó a encontrar una causa más grande detrás de todos ellos.

El periodista ató cabos: La desaparición forzada en México como estrategia de terror, ya que a la par de la guerra contra el narco, el gobierno de Calderón promocionaba los múltiples beneficios de la reforma energética, y es aquí, donde según la hipótesis propuesta por el periodista italiano, el deseo de los emporios transnacionales –con apoyo del Estado– por apoderarse de los territorios con grandes reservas de petróleo y gas, es la razón que promueve el ejercicio de desapariciones forzadas para crear un clima de violencia y terror, que orilla a las poblaciones a abandonar dichos territorios.

La magnitud de esta afirmación es de suma trascendencia, lo que obliga a adentrarnos en este texto, y a la luz de sus demostraciones, sopesarlo con una realidad mexicana de la que es imposible escapar.

Ni vivos ni muertos. La desaparición forzada en México como estrategia de terror, una obra que por desgracia es necesaria para entender el paisaje de acontecimientos de nuestro país, ya que la escalada de la violencia en la delincuencia organizada amenaza la integridad de más y más ciudadanos de a pie, ya sean profesionistas o líderes comunitarios, lo que significa una agresión a nuestras libertades más básicas.

Jorge Iván Garduño
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en:
 
http://efektonoticias.com/cultura/ni-vivos-ni-muertos-literatura