Archivos diarios: 13/08/2014

“Los jardines estatuarios”, la fascinante novela inclasificable de Abeille

Estándar

Jacques Abeille nació en 1942, también conocido como Léo Barthe es un escritor inclasificable, rondando sus textos en los límites de la filosofía y la experimentación que toma al ser humano como modelo para explorar sus divergencias dentro de la sociedad, inspeccionando con ojo de cirujano cada rasgo del individuo de modo surrealista y de forma introspectiva plasmando en su literatura extrañas formas del entorno.

Los jardines estatuarios (Sexto Piso, 2014) es una novela francesa compleja, considerada entre la literatura contemporánea como de las más enigmáticas y fascinantes, y ya ha alcanzado en Francia el estatus de obra de culto.

Abeille evoca la fascinación por el objeto, suprimiendo voluntariamente la identidad del protagonista, haciendo alusión simplemente como “el viajero”, hecho que nos recuerda que cualquiera de nosotros podríamos ser ese protagonista viajero.

Una obra en la que las figuras y sombras extrañas de una filosofía de individuos que desarrollan una interdependencia hombre-objeto motivados por cultivar estatuas recrean una sociedad fragmentada, describiendo escenas caóticas, pero de un caos donde la figura de la mujeres está ausente, por lo que los habitantes de este singular lugar estatuario se ocultan de la sociedad utilizando estas figuras como barrera ante el mundo.

En esta novela de Abeille, un viajero llega a la región de los jardines estatuarios, donde la mayoría de los habitantes son jardineros que cultivan estatuas en lugar de plantas. El viajero poco a poco va aprendiendo las costumbres de este extraño lugar, el modo en que cultivan las estatuas, cómo las ayudan a nacer, cómo las podan, el modo en que cultivan las estatuas, cómo las ayudan a nacer, cómo las podan, y cómo las curan o las matan cuando enferman, y anota todas sus observaciones en un cuaderno.

Si bien al principio cree haber encontrado una civilización ideal, una especie de paraíso perdido, pronto se da cuenta de que falta algo: no se ven mujeres por ninguna parte y nadie quiere hablar de ellas. Poco a poco, el viajero conoce las partes oscuras de esta cultura decadente, dominada  por férreas y arcaicas tradiciones: la desigualdad, la pobreza…, y oye hablar de una región situada al norte, donde un príncipe nómada, un antiguo jardinero que renegó de sus orígenes, ha creado una nueva sociedad de guerreros salvajes.

El viajero se entrevista con el príncipe y descubre que éste prepara la guerra contra la región de los jardines estatuarios. Una ola de destrucción amenaza con borrar del mapa, y de la historia misma, el antiguo legado de los jardineros.

En Los jardines estatuarios, Jacques Abeille ha creado un mundo fantástico-filosófico donde el lector verá reflejados, de una manera hermosamente deforme, algunos de los anhelos y temores más secretos que vertebran la existencia humana en sociedad tal y como la conocemos hoy en día.

Jacques Abeille nos presenta una parafilia única, con la que corremos el riesgo de maravillarnos gracias a la pluma maestra de un autor excesivamente inteligente.

okLos_jardines_estatuariosok

Jorge Iván Garduño

@plumavertical

Este texto ha sido publicado en: 

http://efektonoticias.com/cultura/los-jardines-estatuarios-la-fascinante-novela-inclasificable-de-abeille-literatura

 

Anuncios

“Ciencia de las emociones”

Estándar

Durante siglos, hemos afirmado que el corazón es el culpable de nuestros sentimientos, que las emociones que experimentamos como la ansiedad, el enamoramiento, el enojo, y sucesos diversos que nos hacen reír o llorar pensábamos que provenían de este órgano, sin embargo no es así.

000okemociones-e1373216624389
Contrariamente a lo que creíamos, la ingeniería de nuestro cuerpo es tan brutal y maravillosa que nuestros sentidos se originan en nuestro cerebro, quien es el culpable de que ocurran infinidad de reacciones químicas que están directamente asociadas con nuestros sentimientos.
Afortunadamente, las investigaciones de la ciencia nos permiten ajustar nuestros modelos de cómo funciona el mundo y nosotros en él. Hoy sabemos que para que experimentemos una emoción es necesario que intervenga nuestro cuerpo: el ritmo cardíaco, la tensión de los músculos, y aquí es donde entra nuestro querido cerebro, el dueño de los procesos emocionales.
Federico Fros Campello plasma en un libro estos hechos de una manera amable y un lenguaje fluido, que la convierte en una obra accesible para todo tipo de público: Ciencia de las emociones (Ediciones B).
Somos los seres más emocionales de todos lo que habitan la Tierra. En este sentido, la complejidad de nuestras emociones es tan exquisita y tan refinada que podemos poner otros recursos a disposición de ellas. Los recursos mentales de atención y voluntad son extraordinariamente útiles a la hora de sacar del automático nuestras respuestas emocionales más primitivas, y poder manejarnos mejor con nosotros mismos y llevarnos mejor con los demás.
En ese sentido, para cambiar la forma en que sentimos debemos ejercitar cambios en nuestra manera de pensar. Si cuando te enfrentas a un conflicto en el trabajo, en vez de interpretar que tu jefe está en tu contra re-interpretas que es en realidad otra la causa por la que te habla de cierta manera, vas a poder actuar de forma novedosa y romper el círculo vicioso de lo que te pasa todos los días.
Conocer cómo funcionan nuestras emociones es el paso inicial por excelencia que debemos emprender. Quienes se enojan de forma impulsiva creen que la emoción es instantánea e indivisible. Pero la verdad es que cuando nos enojamos, antes de la respuesta enérgica existe un preámbulo: la activación de ciertas áreas cerebrales donde se asienta el dolor emocional. Literalmente, cada vez que te enojas es porque tu cerebro activa el dolor. Esto quiere decir que de alguna manera tu querida mente interpretó que algo te causó un perjuicio.
Saber esto es formidable, porque de a poco te permite entrenarte y advertir que realmente puedes separar el enojo en sus dos etapas. Reinterpretar si verdaderamente quisieron hacerte un perjuicio en vez de tomártelo ‘personal’ y sin reflexión, lo que desmotivará el encendido del dolor emocional.
Ejercitar la esperanza es un entrenamiento esencial que permite desalentar la aparición de emociones negativas y promover la repetición de experiencias positivas. Básicamente, la esperanza es un proceso emocional en el que anticipas un porvenir fructífero para tus deseos y metas, y Ciencia de las emociones de Federico Fros Campello lo logra de manera magistral.
Jorge Iván Garduño
@plumavertical

Este texto ha sido publicado en: 

http://efektonoticias.com/cultura/ciencia-de-las-emociones-literatura