Archivos Mensuales: junio 2016

Europa, ¿unión política o muerte? [Opinión]

Estándar

Europa, ¿unión política o muerte?

Jorge Iván Garduño
@plumavertical

Desde la creación de la Unión Europea en 1957, los países miembros han presumido que buscan en todo momento –si no con hechos, sí en espíritu–, erigirse en una fuerza asombrosa de apoyo a la paz mundial, la estabilidad económica y la prosperidad para el mundo entero.

Sin embargo, no es ajeno para muchos que la crisis económica que algunos miembros de la Eurozona viven desde 2013, o desde mucho antes, ha colocado a sus 28 miembros actuales en la delgada línea –ya casi imperceptible– que la separa de la consolidación mundial o el derrumbe de lo que expertos ya prevén sería una catástrofe de dimensiones titánicas que bien podría alcanzar, en mayor o menor medida, a todas la economías del orbe.

No es un secreto que a Europa la dirige y sostiene Alemania, con el apoyo de Francia, los pilares europeos, pero históricamente el Reino Unido ha rechazado llevar la batuta de la UE, y lo demostró, primero, al rechazar el vínculo económico con Europa –al no abandonar la libra por el euro–; y segundo, al rechazar formar parte de la Eurozona, y su ideología de una integración total en los campos económico, militar y político, con el objetivo de que todos los países miembros actúen con una voluntad y una misma voz en los asuntos mundiales a favor de lo que podrían ser los Estados Unidos de Europa.

La unión política, como bien lo saben los planificadores realistas, será el factor esencial para alcanzar la estabilidad económica europea, y en esto hay un claro mensaje de los ingleses a toda Europa: por décadas han preferido estar más cerca de EU que del continente europeo, a donde geográficamente pertenecen.

Dejar la UE representa para los europeos un golpe bajo.

13495213_10153751041411270_4160231672992150990_n

… hope …

Estándar

Agacha la mirada, como mirando al suelo, aunque ese suelo jaspeado es lo que menos le interesa.
Nuestros corazones laten…, los de ellos no.
La noticia lapidó nuestra alma, sentenció nuestra ilusión. Me cuesta trabajo respirar, observo su cuerpo, y pierdo la nitidez de su endeble figura.
Nuestras lágrimas se abrazan al ritmo de un calderón, así, inertes, sosteniendo la respiración.
Nuestra habitación convertida en un aleph de tristes emociones, y solos aquí, rogando por ese milagro que niegue lo que los doctores han confirmado.
Le abrazo sin saber qué decir o cómo sacar este dolor. Mi familia nunca me enseñó. Tal vez por eso es que prefiero escribir, formar palabras para crear frases que construyan fantásticas o lamentables ideas y así ocultarme tras ellas, o simplemente retratar las líneas, luces y sombras que observa mi corazón en cada paisaje y perpetuarlos en una imagen que disimule mi dolor.
Te amo, “te amo como ama el enfermo la vida misma”, ¿recuerdas? Nunca he tenido buena memoria, lo sabes. Tú y yo, tomados de la mano. Confiamos. Nos levantamos. Andamos. Peregrinamos. Caemos. Lloramos. Nos levantamos.
Detrás de estas paredes las personas ríen, caminan, gritan, compran, venden, juegan, ¡qué rabia, qué envidia!, pero tú y yo estamos suspendidos en el tiempo, intentando despertar de un pésimo sueño que amenaza en convertirse en temible jaqueca.
─…
─…
Nada. Sólo lágrimas. Pero convencido de que Dios nos abraza.
─ Pero no deja de doler.
Asiento con lo poco que me queda de cabeza, me va a estallar.
Toma una botella con agua, yo un trozo de papel, le seco el rostro, bebe un trago de líquido transparente, me comparte un poco, sólo para humedecerme los labios, me sabe a rayos, me imagino lamiendo una piedra de sal.
Será una noche larga, una más terrible que la de anoche, tal vez, pido que no, por ella.
Observo de reojo la ventana, un sol impotente menguando sobre el horizonte nos observa.

Hope

Una dama tras la Casa Blanca [Opinión]

Estándar

Les comparto mi columna publicada el pasado viernes 10 de junio “Una dama tras la Casa Blanca”, y aquí la pueden leer http://bit.ly/1U4Y7kj

13435304_10153729871516270_6534036249716682327_n (1)

Texto publicado en el periódico Capital México, el viernes 10 de junio de 2016. Para su reproducción total o parcial es necesario citar a Capital México y al autor, Jorge Iván Garduño.

“Desde sus trazos rojos”, de Yamile Vaena [Entrevista]

Estándar

Yamile Vaena comenzó su carrera literaria a los 3 años de edad, en un viaje que hizo con sus padres a la playa. Contó en su mente de niña, un cuento de ella en la playa, y sus padres la animaron a escribirlo. Más tarde ese cuento, a sus 8 años, recibió el Premio Océano/SEP, y fue editado en España. El libro “Jugando con Tili” fue premiado un tiempo después en una Feria Infantil y Juvenil del Libro en Japón, y escogido para hacer una selección en un libro de texto Americano.

Vaena quedó en un lugar de honor, junto a un poema de Amado Nervo y un cuento de Carlos Pellicer.

En su época universitaria, Vaena fue elegida entre los jóvenes artistas literarios para participar en el evento “Escritores por Adelantado” en Bellas Artes, un evento que consistía en la lectura de todo un serial de cuentos cortos.

Desde entonces, sus letras han evolucionado. Participando activamente con sus creaciones en diferentes medios de comunicación tradicionales, electrónicos e impresos, y siempre brillando por la voz en sus letras. Entre otras de sus obras destacan Jugando con Tili (1981) y en antología (1983), Palabras de juego (2013) y Jugando con Tili Edición en 4 idiomas (2014).

Jorge Iván Garduño platicó con ella sobre su más reciente libro Desde sus trazos rojos publicado por Círculo Próximo Editores.

57051454

Jorge Iván Garduño (JIG): ¿Qué significa para ti la literatura y el ejercicio literario?

Yamile Vaena (YV): Para mí es un proceso natural  y no muy consciente. Crecí entre libros, hija de padres escritores, las letras fueron para mí una consecuencia ineludible y un estilo de vida,  desde la niñez, fui niña escritora reconocida cuando me premiaron mi cuento “Jugando Con Tili” con el premio Antoniorrobles, y luego ese mismo libro me valió el reconocimiento como el mejor libro en Japón y la publicación de mi historia en un libro de texto en Estados Unidos con  una antología junto a Amado Nervo y Carlos Pellicer. Todo fue de manera tan “orgánica” que nunca cuestioné el proceso, ni la validez y profundidad de las raíces que la literatura y las letras provocaron en mí.

 Y claro, eso era de dos vías, también fui ávida lectora de todo lo que caía en mis manos desde que tengo memoria.

 La literatura y el talento para utilizar la pluma siempre me han llamado. Me fui apasionando de géneros, y escritores. Leía y escribía y    mimetizaba el estilo de lo que leía en ese momento. lo que lees hoy en mí es el resultado de toda una vida jugando con las letras, todos los días. De 13 o 14 años escribía mis historias a máquina y hacía engargolados, me iba a la juguería del centro y le leía mis cuentos a quien se sentaba a mi lado. Siempre tuve esta necesidad de conectarme con la gente por ese medio. Actualmente esa necesidad de escribir es alimentada por las redes. Creando todos los días, tuits, escritos, ideas… para personas como yo, el universo que nos da la literatura se expande tanto como nuestra necesidad de ser. La literatura es inevitable, pero no podemos ser sólo espectadores.

JIG: ¿Qué te viene a la mente cuando escuchas las palabras “papel” y “tinta”?

YV: Piel y letra. Sangre y vida. Fuego y espuma.

JIG: ¿Qué historia nos cuentas en “Desde sus trazos rojos”?

YV: Te narro la historia de la vida que se traza a pinceladas entre el caos de los fantasmas. Te hablo del amor en todas sus expresiones, te hablo del duelo y los fantasmas que se niegan a abandonar lo que fueron, y la trascendencia del duelo más allá de quiénes somos, pero ésta NO es una historia de amor…

JIG: ¿Cuál es el mayor motivo por el cual escribiste “Desde sus trazos rojos”?

YV: Desde Sus Trazos Rojos surgió de un ejercicio de crear una historia por medio de “tuits” (esto es, frases sólo de 140 caracteres). Narré un cuento con 10 u 11 tuits, con una fuerte connotación poética, y de allí destacó (más bien, literalmente brincó) un personaje. Así sin intención, ni pensarlo demasiado, comenzó a crearse “Desde sus Trazos Rojos”.

JIG: ¿Cuál fue el mayor reto que te representó “Desde sus trazos rojos” con tus anteriores obras?

YV: Desde sus Trazos Rojos es la última evolución de mis letras. Básicamente lo más complejo en mi proceso creativo, es que la estructura jamás es consciente. El mayor reto en esta historia es que un libro así, escrito a trazos y pinceladas, sin una estructura argumental tradicional, consiga el objetivo de comunicarse directamente con los lectores.

Desde sus Trazos Rojos, lo ha logrado, conectándose en las redes sociales con nuevos lectores que contribuyen a crear un universo paralelo al propio libro. Los personajes, a través de ellos cobran vida, y ya no me pertenecen. Eso me parece apasionante.

JIG: ¿Cuánto tiempo te llevó escribir este libro?

YV: La cosa es que no fue un proceso continuo. El cuento “generador” de la idea, fue escrito varios años antes. Tuvieron que pasar un par de años, para que floreciera la idea de narrar la historia de Clara y la Roja. Avanzaba muchísimo cada día… no tomó mucho tiempo escribir la mayor parte del libro, y luego, sin razón aparente, me detuve, se fue al cajón y a relecturas al menos un año, hasta que un amigo me comentó que había un concurso de Amazon de autores independientes. Tenía este asunto sin terminar, así que me puse a trabajar y lo hice en tiempo y forma para que entrara al concurso. No gané nada, ni quedé como finalista, pero otro curioso fenómeno se dio. Desde sus Trazos Rojos se volvio Bestseller en su categoría en Amazon México. Lugar que ha conservado de noviembre a la fecha.

Cosas increíbles empezaron a pasar, las redes sociales, Amazon me invitó a participar en la FIL de Guadalajara y el libro empezó a dar señas de querer abandonar su estatus de ebook para tocar el mundo real, así, en piel de árbol y tinta y reclamar su  lugar en los anaqueles de las librerías.

JIG: ¿Cómo es tu relación con los personajes de “Desde sus trazos rojos”?

YV: A mí me enamoran, todos. Me parecen adorables. Creo que a pesar de que la vida les pega duro encuentran la manera de seguir viviendo ligeros, y eso me gusta mucho. Son apasionados, y eso para mí es muy importante. En mi libro, la vida se vive o se muere, todos los días. Y ellos parecen –a pesar de todo- disfrutar viviéndola. Aún con sus fantasmas. También me parecen inteligentes: todos ellos encuentran la manera de lograr que su entorno les brinde lo que necesitan, volviendo a sus propias debilidades, sus fortalezas, como lo hace Clara con el “bullying” que sufre de niña, por ser “la rara niña que dibuja”, por ejemplo.

JIG: ¿Qué te han exigido tus personajes o qué te has exigido como escritora para esta obra?

YV: Mis personajes me exigieron su existencia. Yo casi me siento sólo como un medio. Esta era una historia que quería ser contada, que necesitaba conectar con esos nuevos lectores para crear todo este universo paralelo del que casi me siento una simple observadora.

JIG: ¿Qué viene ahora para Yamile Vaena como escritora?

YV: Hay muchas historias que contar, tengo algunas en el tintero, otro par de novelas ya terminadas que están reposando, esperando a que tome el ánimo de enfrentarlas con una nueva y más aguerrida pluma. El tallereo es algo a lo que tienes que permitirle tiempo de añejamiento, y a veces, aún así, hay historias que aún no están listas para brincar a la vida. ¿Si podré seguir publicando? Eso lo definirán los lectores cuando respondan a la existencia del libro en papel. Los libros fueron para ser leídos, si no ¿qué sentido tendría narrar historias?

JIG: Te agradezco tu tiempo, y muchas gracias.

Jorge Iván Garduño / @plumavertical

“La romana indómita”, la historia de Julia, la hija de Augusto, el primer emperador romano [Entrevista]

Estándar

La escritora costarricense Anacristina Rossi ha publicado en México su quinta novela, titulada La romana indómita; bajo el sello de editorial Planeta, y Jorge Iván Garduño platicó con ella sobre su proceso creativo de escritura, y reveló interesantes detalles sobre este libro que ya pueden encontrar en todas las librerías del país.

01545ds4ddd

Jorge Iván Garduño (JIG): ¿Qué significa para ti la literatura y el ejercicio literario?
Anacristina Rossi (AR):  Significa poder trascender los límites de lo cotidiano para intentar efectuar pequeños pero sustanciales cambios en la visión de mundo que tienen los lectores, sean estos mil o veinte mil.
JIG: ¿Qué te viene a la mente cuando escuchas las palabras “realidad” y “ficción”?
AR: Lo que me viene a la mente es que la realidad se está pareciendo cada vez más a cierta ciencia ficción bastante aterradora.
JIG: ¿Qué historia nos cuentas en “La romana indómita”?
AR: Son muchas, pero la principal es la historia de Julia, la hija de Augusto, el primer emperador romano. Augusto es quien convierte la República romana, la primera de occidente, un una monarquía dinástica. Julia es republicana y por eso el Augusto la acusa ante el Senado de prostituirse con miles de hombres y la destierra de por vida, pues el Augusto sabe que las legiones romanas la quieren y Julia podría quitarle el poder. Esta es la historia oficial. Yo cuento lo que la historia oficial no cuenta: el amor que había entre esa hija y ese padre que manda destruir todos los monumentos y estatuas de Julia -al día de hoy no sabemos cómo era, o sea, la borró, sólo quedan los plintos o pies de las estatuas que dicen “Julia la hija del Augusto”, o “Julia la esposa de Tiberio”, pero la imagen no está. Pero en la novela también se cuentan la vida y pasiones de Julia antes de su destierro. Muy importante es también la historia de la conspiración, como los republicanos intentan durante 20 años volver a un régimen de derecho ayudados por los pitagóricos en Italia, Alejandría, Grecia y todo el orbe romano. El Augusto persigue esta conspiración.
JIG: ¿Cuál es el mayor motivo por el cual escribiste “La romana indómita”?
AR:  Porque Julia es la típica mujer acusada de ser “puta” cuando en realidad es un personaje político y me da coraje que se siga transmitiendo esa imagen hasta el día de hoy. También porque el Augusto es el arquetipo del tirano que pretende no serlo, del autócrata que hace creer a la gente que las instituciones funcionan cuando lo que gobierna es él con una pandilla de amigotes, empresarios y su familia. Y eso es muy corriente en América Latina, aunque los presidentes cambien. Y porque no se puede entender la historia de América Latina si no se parte del Augusto, de lo que había antes en Roma y de lo que vino después. Sin el Augusto no habría habido igIesia Católica, Apostólica y Romana y quizás ni siquiera cristianismo. Y sin Roma no tendríamos repúblicas, división de poderes y el derecho y las leyes tal como los conocemos
en nuestros países.
JIG: ¿Cuál fue el mayor reto que le representó “La romana indómita” con sus trabajos anteriores?
AR:  El mayor reto fue que sin ser latinista, con sólo unos años de griego y latín en la universidad en París, donde estudié, me lancé a escribir sobre la Antigüedad grecorromana precristiana, algo que yo creo que ningún escritor latinoamericano ha intentado. Lo han hecho escritores como Marguerite Yourcenar, Robert Graves, Mary Renault y Gore Vidal, pero de nuestros países no.Ya se imaginará usted el reto, la vara estaba muy alta.
JIG: ¿Cuánto tiempo te llevó escribir este libro? 
AR: Entre investigación, viajes y escritura, ocho años exactos.
JIG: ¿Cómo es tu relación con los personajes de “La roma indómita”? 
AR: De mucho amor porque me enseñaron muchísimas cosas. Y de mucha admiración por Julia y su hija Julila.
JIG: ¿Qué te han exigido tus personajes o qué te has exigido como escritora para esta obra?
AR: Desprenderme de 2000 años de condicionamiento cultural y viajar en el tiempo para situarme en un mundo donde las cosas sucedían muy lentamente,  donde se publicaban y vendían libros copiados por miles de esclavos, donde no había pecado original, no había cristianismo, no había fanatismo, y las mujeres que lograban vencer los obstáculos de la tutela eran completamente libres, más libres que nosotras pues no padecían la culpa cristiana. También un mundo donde el Pater Familias tenía derecho de vida y muerte sobre sus hijos y donde, en Atenas, a las mujeres que no se casaban las vendían como esclavas. Un mundo radicalmente diferente en lo bueno y en lo malo, y sin embargo semejante en muchas cosas al nuestro.
JIG: ¿Qué viene ahora para Anacristina Rossi como escritora?
AR: Un libro muy fuerte que ya empecé a escribir y en el cual espero no durar 8 años.
JIG: Te agradezco tu tiempo, muchas gracias.
Jorge Iván Garduño / @plumavertical

“Nosotros no fuimos… fue teté”

Estándar

Les comparto mi texto “Nosotros no fuimos… fue teté” publicado este viernes 3 de junio por diario Capital http://bit.ly/1Y6wszq

13329417_10153702570006270_2240326874208824614_o

Texto publicado en el periódico Capital México, el viernes 3 de junio de 2016. Para su reproducción total o parcial es necesario citar a Capital México y al autor, Jorge Iván Garduño.

Make America great again? [Opinión]

Estándar

“Make America great again?”, les comparto mi columna de hoy en diario Capital

13265940_10153688170296270_1896453438375817222_n

Texto publicado en el periódico Capital México, el viernes 27 de mayo de 2016. Para su reproducción total o parcial es necesario citar a Capital México y al autor, Jorge Iván Garduño.

*Debido a una renovación del sitio web de Capital, no fue posible tener la versión digital de esta publicación. Asimismo, es posible que las publicaciones anteriores se vean comprometidas con esta nueva versión web de Capital, agenas a mi persona.