“La romana indómita”, la historia de Julia, la hija de Augusto, el primer emperador romano [Entrevista]

Estándar

La escritora costarricense Anacristina Rossi ha publicado en México su quinta novela, titulada La romana indómita; bajo el sello de editorial Planeta, y Jorge Iván Garduño platicó con ella sobre su proceso creativo de escritura, y reveló interesantes detalles sobre este libro que ya pueden encontrar en todas las librerías del país.

01545ds4ddd

Jorge Iván Garduño (JIG): ¿Qué significa para ti la literatura y el ejercicio literario?
Anacristina Rossi (AR):  Significa poder trascender los límites de lo cotidiano para intentar efectuar pequeños pero sustanciales cambios en la visión de mundo que tienen los lectores, sean estos mil o veinte mil.
JIG: ¿Qué te viene a la mente cuando escuchas las palabras “realidad” y “ficción”?
AR: Lo que me viene a la mente es que la realidad se está pareciendo cada vez más a cierta ciencia ficción bastante aterradora.
JIG: ¿Qué historia nos cuentas en “La romana indómita”?
AR: Son muchas, pero la principal es la historia de Julia, la hija de Augusto, el primer emperador romano. Augusto es quien convierte la República romana, la primera de occidente, un una monarquía dinástica. Julia es republicana y por eso el Augusto la acusa ante el Senado de prostituirse con miles de hombres y la destierra de por vida, pues el Augusto sabe que las legiones romanas la quieren y Julia podría quitarle el poder. Esta es la historia oficial. Yo cuento lo que la historia oficial no cuenta: el amor que había entre esa hija y ese padre que manda destruir todos los monumentos y estatuas de Julia -al día de hoy no sabemos cómo era, o sea, la borró, sólo quedan los plintos o pies de las estatuas que dicen “Julia la hija del Augusto”, o “Julia la esposa de Tiberio”, pero la imagen no está. Pero en la novela también se cuentan la vida y pasiones de Julia antes de su destierro. Muy importante es también la historia de la conspiración, como los republicanos intentan durante 20 años volver a un régimen de derecho ayudados por los pitagóricos en Italia, Alejandría, Grecia y todo el orbe romano. El Augusto persigue esta conspiración.
JIG: ¿Cuál es el mayor motivo por el cual escribiste “La romana indómita”?
AR:  Porque Julia es la típica mujer acusada de ser “puta” cuando en realidad es un personaje político y me da coraje que se siga transmitiendo esa imagen hasta el día de hoy. También porque el Augusto es el arquetipo del tirano que pretende no serlo, del autócrata que hace creer a la gente que las instituciones funcionan cuando lo que gobierna es él con una pandilla de amigotes, empresarios y su familia. Y eso es muy corriente en América Latina, aunque los presidentes cambien. Y porque no se puede entender la historia de América Latina si no se parte del Augusto, de lo que había antes en Roma y de lo que vino después. Sin el Augusto no habría habido igIesia Católica, Apostólica y Romana y quizás ni siquiera cristianismo. Y sin Roma no tendríamos repúblicas, división de poderes y el derecho y las leyes tal como los conocemos
en nuestros países.
JIG: ¿Cuál fue el mayor reto que le representó “La romana indómita” con sus trabajos anteriores?
AR:  El mayor reto fue que sin ser latinista, con sólo unos años de griego y latín en la universidad en París, donde estudié, me lancé a escribir sobre la Antigüedad grecorromana precristiana, algo que yo creo que ningún escritor latinoamericano ha intentado. Lo han hecho escritores como Marguerite Yourcenar, Robert Graves, Mary Renault y Gore Vidal, pero de nuestros países no.Ya se imaginará usted el reto, la vara estaba muy alta.
JIG: ¿Cuánto tiempo te llevó escribir este libro? 
AR: Entre investigación, viajes y escritura, ocho años exactos.
JIG: ¿Cómo es tu relación con los personajes de “La roma indómita”? 
AR: De mucho amor porque me enseñaron muchísimas cosas. Y de mucha admiración por Julia y su hija Julila.
JIG: ¿Qué te han exigido tus personajes o qué te has exigido como escritora para esta obra?
AR: Desprenderme de 2000 años de condicionamiento cultural y viajar en el tiempo para situarme en un mundo donde las cosas sucedían muy lentamente,  donde se publicaban y vendían libros copiados por miles de esclavos, donde no había pecado original, no había cristianismo, no había fanatismo, y las mujeres que lograban vencer los obstáculos de la tutela eran completamente libres, más libres que nosotras pues no padecían la culpa cristiana. También un mundo donde el Pater Familias tenía derecho de vida y muerte sobre sus hijos y donde, en Atenas, a las mujeres que no se casaban las vendían como esclavas. Un mundo radicalmente diferente en lo bueno y en lo malo, y sin embargo semejante en muchas cosas al nuestro.
JIG: ¿Qué viene ahora para Anacristina Rossi como escritora?
AR: Un libro muy fuerte que ya empecé a escribir y en el cual espero no durar 8 años.
JIG: Te agradezco tu tiempo, muchas gracias.
Jorge Iván Garduño / @plumavertical
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s