La bestia y el sueño imposible

Estándar

En septiembre de 2015 el diminuto cadáver de un niño sirio es depositado por el mar en la costa de la playa de la localidad turca de Bodrum –uno de los balnearios más populares de Turquía–, y poco después recogido en brazos por un policía turco, el niño ahogado era Aylan Kurdi de 3 años de edad, cuya imagen se clavó en la retina de la humanidad como símbolo del drama migratorio y de la tragedia que viven los refugiados sirios.

En México, sucede a diario algo muy similar, una denigración y explotación de la condición humana que por desgracia, y necesidad, se ve obligada a buscar el mal llamado “sueño americano”, un éxodo que Latinoamérica sufre, y México es el escenario donde el dolor, la tragedia, y la muerte se dan cita.

La migración es una realidad en todas latitudes, pero la que se vive en la frontera sur de México es insufrible, insoportable, incesante, avasallante, fracturando a millones de familias, ya sea con la muerte o bien, con el “sueño americano”.

De esta realidad da constancia el escritor alemán Dirk Reinhardt (1963), quien se dio a la tarea de sumergirse en el gris mundo que viven los migrantes en la frontera de Chiapas, y a lo largo de su trayecto por México, hasta su intento por cruzar la frontera de Estados Unidos vía Nuevo Laredo.

Su trabajo lo llevó a escribir la novela Los niños del tren (Ediciones B),  obra que abre el espacio para el debate entre los políticos y la opinión pública, al cuestionar indirectamente y de forma legítima las políticas migratorias rígidas de México y Estados Unidos, quienes deberían reconocer la dimensión que la emigración representa e implementar soluciones nuevas y ambiciosas ya que la crudeza del drama les debe obligar a considerar a los inmigrantes no como una amenaza de guerra, sino como una oportunidad para América del Norte.

Esta tragedia se acentúa con la llegada de Trump a la Casa Blanca y su discurso antiinmigrante, por lo que el debate está más vivo que nunca: ¿cuál es el compromiso que los países desarrollados deben asumir ante el resto del mundo para ayudar a los inmigrantes quienes huyen de la pobreza, corrupción y la falta de oportunidades para sus familias?

Una pregunta válida, pero que tiene demasiadas aristas.

Los niños del tren, una novela que busca situarse en la frontera de dos mundos, dos realidades: la norteamericana y la latinoamericana, lo que significa un paradigma de indagación cultural innovador que se suscribe al fenómeno de la globalización, los flujos migratorios y la hibridación de las lenguas.

Asimismo, las implicaciones emocionales y referenciales de los protagonistas de Los niños del tren, son fundamentales para entender esta práctica de arraigo o desarraigo y sus bifurcaciones al efectuar el desplazamiento físico en detrimento con la vida misma.

Una novela brutal.

15181439_10154149049631270_6225384344955923696_n

TEXTO PUBLICADO EN:

http://lasillarota.com/la-bestia-y-el-sueno-imposible#.WDc9z_nhDIU

Anuncios

Acerca de plumavertical

"plumavertical" es una comunidad lectora, y un punto de encuentro digital para lectores, periodistas y analistas culturales, que promueve el periodista mexicano Jorge Iván Garduño, especialista en política y cultura. "plumavertical" promueve el diálogo con escritores, actores del mundo del libro y el periodismo a través de entrevistas con ellos; además de la publicación semanal de análisis de temas coyunturales de México y el mundo; así como la creación literaria. Pueden seguir la cuenta oficial en Twitter como @plumavertical

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s