Archivos Mensuales: enero 2017

Última oportunidad [Opinión]

Estándar

El combate a la corrupción es un tema pendiente en la historia de México, una asignatura que los dos sexenios panistas prefirieron anunciar como bandera política y a la hora de la hora, ni voltear a ver y mucho menos mencionar durante sus Gobiernos ―y qué decir de los más de 70 años del PRI que dejaron escuela para realizar prácticas clientelares, que nos endosaron una factura que seguimos pagando con creces.

Tras los niveles históricos a la baja de credibilidad e impopularidad del gobierno de Enrique Peña Nieto al comienzo de este 2017, la única salida política para alcanzar márgenes de operación o credibilidad en sus restantes dos años deberá ser irrestrictamente el combate a la corrupción, y éste tendrá que llevarse a cabo, obligatoriamente, en los más altos niveles de la burocracia.

Esta administración tendrá que trabajar para desprenderse de la sombra de la impunidad y los excesos de los gobernadores, directores de paraestatales, líderes sindicales y fracciones legislativas de extracción priista; de lo contrario su derrota política estará anunciada en el Estado de México y para la Presidencia en 2018.

No existe nada más grave para un Gobierno que una relación fracturada y repleta de incredulidad para con su gobernados, y eso es precisamente la lectura de lo que sucede, nuestro Presidente debe desprenderse de la cultura de la cofradía y del “amiguismo”, porque de no hacerlo, el linchamiento en redes sociales y en el resto de la opinión pública propiciará un desprestigio de proporciones épicas.

No es de extrañar que al solicitar en cadena nacional un “sacrificio” de parte de los mexicanos, estos lo ignoren y genere antipatía al entenderse como una incongruencia del Ejecutivo Federal.

La lucha rumbo al 2018 comenzó. Deberán caer exgobernadores incómodos, porque ésta será la última oportunidad.

Aquí la edición digital en el diario Capital México: http://bit.ly/2ioHlv7

16112589_10154312279986270_6261309429939084187_o

Texto publicado en el periódico Capital México, el viernes 13 de enero de 2017. Para su reproducción total o parcial es necesario citar al autor, Jorge Iván Garduño.

De “tuitazos”, compadrazgos y hartazgos [Opinión]

Estándar

El magnate inmobiliario, exestrella de reality shows, ahora presidente electo de la nación más poderosa del mundo, y que será investido como el inquilino número 45 de la Casa Blanca el próximo 20 de enero, sigue decidido a “gobernar” extemporáneamente desde su teléfono inteligente, porque sin poner aún un pie en el Despacho Oval, ya ha logrado desde su cuenta de Twitter que importantes empresas “recapaciten” sobre invertir en México, como lo fue en diciembre Carrier, y recientemente Ford.

Trump está decidido a seguir una política proteccionista a fin de rechazar o renegociar Tratados de Libre Comercio, y para confirmar la veracidad de sus tuits, ha nombrado dentro de su gabinete a Robert Lightizer como negociador de Tratados, quien tiene experiencia en litigio comercial y trabajó en la administración de Ronald Reagan; Wilbur Ross como secretario de Comercio; y Peter Navarro como principal consejero en temas de comercio, quien es un fuerte crítico del comercio con China; demostrando con esto que buscará concretar lo que prometió en campaña.

Hay incertidumbre sobre lo que significará la presidencia de Donald Trump, pero con mucha claridad se avizora un mandato presidido por fuertes enfrentamientos con México, China y cuantas naciones se opongan a sus amenazas y bravuconadas, dentro o fuera de EU, aunque ello se traduzca en una guerra comercial de proporciones épicas, si entramos en una dinámica proteccionista que llevará a otros países a imponer aranceles a las exportaciones estadounidenses a fin de perjudicar a la Unión Americana.

Hasta ahora parece confirmarse que a partir del 20 de enero, EU empleará una retórica proteccionista que afectará las expectativas de inversión y crecimiento en México, lo cual ocasiona una rápida depreciación de la moneda nacional –que alcanza ya los 22 pesos por dólar.

Pero ojo, no todas las culpas son del Sr. Trump y de su discurso xenófobo y proteccionista, también algo de culpa tiene que ver la política económica que el gobierno de Enrique Peña Nieto ha adoptado, por lo que las variables macroeconómicas han jugado en contra de los mexicanos, aunado a que se apostó para que el golpe político del “gasolinazo” fuera anticipado al 2018, una estrategia electoral donde los sacrificados fuimos los mexicanos, por lo que ahora entendemos porque el aumento a las gasolinas “fue una decisión dolorosa, difícil e inevitable”.

Aunque hay que señalar, que en la mayoría de los países con economías libres, el tema fiscal es lo que determina si se fija más caro o más barato el precio por litro de gasolina, traducción: qué tanto impuesto es el que se cobra por litro de gasolina, entiéndase en México IVA e IEPS.

Por lo pronto, y ante la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, Luis Videgaray llega a la SRE con su inexperiencia como diplomático por delante, pero con la urgencia de aprender a conducir la relación bilateral más compleja, importante y compleja de México y su cancillería.

Jorge Iván Garduño

@plumavertical

TEXTO PUBLICADO POR “LA SILLA ROTA” Y “HOMOZAPPING”.

Ricardo Piglia, un escritor imprescindible de leer

Estándar

Bien en relatos breves o en extensas novelas, el argentino Ricardo Piglia crea una mezcla singular en ocasiones cargada de regionalismos americanos propios del realismo europeo, y en otras, se vale muy al estilo de Jorge Luis Borges de literatura apócrifa y de textos que son de autores inventados, y en la que supuestos personajes históricos sostienen encuentros muy a la orden del día.

Ya hace más de treinta años desde que comenzó a publicar sus escritos, y desde entonces lo ha hecho de manera pausada, equilibrada, pero sin perder su sobriedad, en la que el lenguaje refinado es otro elemento frecuentado por este escritor quien nació en Adrogué, provincia de Buenos Aires, Argentina.

Los temas detectivescos comenzaron a apasionar a Piglia desde muy corta edad, teniendo entre sus autores predilectos en el tema a Scott Fiztgerald, Dashiell Hammett y William Faulkner entre otros; la lectura de este último fue la que lo encausó al terreno de la novela policiaca, e incluso en sus propias obras encontramos muy variadas referencias sobre el lenguaje faulkneriano.

Estos antecedentes nos hacen encontrar en la obra de Ricardo Piglia una oralidad aparentemente “popular”, que le brinda ritmo a sus relatos que a la vez nos inducen en una especie de crispación expresiva o de múltiples registros, ya que el trabajo nace a partir de una vanguardia novedosa muy al estilo del Viejo Continente.

Su obra Plata quemada (Anagrama), es el resultado de la influencia que recibido por la lectura de estos temas, sin embargo lo relevante de ella es que está basada en un hecho acaecido en la ciudad de Buenos Aires en 1965, y que fue documentada y ficcionada al estilo del periodismo literario por Piglia durante largo tiempo.

Esta novela, publicada en 1997, cuenta la historia de una banda de viejos compinches que deciden robar un banco, bajo la sombra protectora de varios políticos y policías que se llevarán una parte del botín una vez que el robo haya funcionado, pero los rufianes deciden huir traicionando a sus socios y escapar con toda la plata, pero el burlar a las autoridades argentinas no les será cosa fácil y se verán acorralados en la ciudad de Montevideo, donde deberán ir en contra de sus propias motivaciones.

Plata quemada, considerada una de las mejores novelas argentinas de los últimos años, se ha convertido en un referente ineludible en la obra de Ricardo Piglia por su escritura amoral y por estar escrita a un ritmo implacable, que dicho en las palabras de Martín Kohan es “una novela dura que mira la sociedad desde el crimen”.

Asimismo, ejemplificando el trabajo de Piglia cito además Respiración artificial (Anagrama), obra que fue clave en la resistencia intelectual contra la ignominia durante los años previos a que fuera derrocada la más cruel dictadura argentina, y sin embargo lo que este texto calla es más lapidario que lo sofisticado de su alegato.

El argumento de esta novela parte en dos tiempos paralelos, uno a mitad del siglo XIX, encarnado en la figura de Enrique Ossorio; la otra en el año de 1979, bajo la última dictadura militar en Argentina, en la que el recurrente personaje de las ficciones de Piglia, Emilio Renzi, espera la llegada de su tío –y protagonista–, Marcelo Maggi.

Enrique Ossorio, supuesto aspirante a escritor, quiere escribir una novela de denuncia y opta por el género de anticipación que a manera de cartas un personaje recibe del futuro, aunque éstas no le están dirigidas, al tiempo que Renzi espera el arribo de su familiar, a éste le irán llegando incomprensiblemente una serie de mensajes cifrados fragmentariamente a lo largo de toda la novela originadas por su tío; sin embargo, estas misivas no encuentran destinatario fiel y directo, cayendo el diálogo en una encrucijada artística en la que la lectura desviada y la interferencia significante “abre el camino de un género híbrido absolutamente contemporáneo: la ficción especulativa”.

El desdoble multipersonal ocurrío en la mente de Ricardo Piglia, lo que se tradujo en un juego de espejos infinito, un estado de trance intelectual en la que el narrador tiene mucho que decir, pero prefiere apegarse a lo necesariamente importante, hundiéndose en un torbellino saturado de memoria, ideas, elucubraciones y desvaríos colosalmente críticos.

Ricardo Emilio Piglia Renzi, crítico, ensayista, profesor académico, periodista, quien recibió el Premio Planeta Argentina de 1997; así como la mención especial en el Premio Casa de las Américas en 1967; Premio Iberoamericano de Letras José Donoso en Chile en 2005; además de poseer una obra que ha sido traducida a numerosos idiomas.

Él es Ricardo Piglia, un argentino, que en vida, se comprometió con su patria y sus buenas costumbres, fue decidido a cuestionar gobiernos que impusieran las armas antes que el diálogo y la reflexión; pero sobre todo, y tras su muerte este 6 de enero de 2016, Ricardo Piglia seguirá siendo un escritor imprescindible de leer.

Jorge Iván Garduño

@plumavertical

TEXTO PUBLICADO POR “LA SILLA ROTA” Y “HOMOZAPPING”.