Archivos Mensuales: febrero 2017

México unido [Opinión]

Estándar

La agenda internacional más compleja de México, y que requiere mayor atención y un manejo cuidadoso, sin duda es la que comparte con Estados Unidos, una relación que muchas ocasiones es más una extensión de las agendas gubernamentales de ambos gobiernos, sin embargo, con la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, la buena relación con nuestro vecino del norte se ha visto enturbiada por el discurso de encono que el magnate mantiene hacia nuestra nación.

Si bien es cierto que los intereses de ambos países no siempre convergen, Donald Trump se ha enfrascado en no coincidir en nada con México y todo lo que parezca mexicano, por lo que el pueblo más despreciado por Trump no está dispuesto a seguir siendo humillado sin levantar la voz para ser escuchado.

Es así como más de 77 organizaciones civiles, académicas, empresariales y líderes culturales se unen para marchar el próximo domingo al mediodía en Ciudad de México, Culiacán, Cuernavaca, Mérida, Monterrey, Puebla e Irapuato, buscando la defensa de la dignidad, la unidad y la soberanía del pueblo mexicano frente a los agravios de Donald Trump.

Dicha marcha no tiene propósitos partidistas, por lo que se hace un llamado a los ciudadanos que quieran participar de abstenerse de consignas o convocar a portar algún color partidista, siendo el himno nacional el único estandarte durante toda la concentración.

Bajo el hastag #VibraMéxico, la Marcha Ciudadana por el Respeto a México busca alzar la voz, no contra el pueblo estadounidense, sino contra el discurso de Trump, un ejercicio histórico, porque tradicionalmente los mexicanos protestamos social y políticamente por asuntos internos, casi nunca por una amenaza procedente del exterior, de ahí la importancia y el deseo de que sea todo un éxito de unidad y cordialidad.

Jorge Iván Garduño / @plumavertical

Los enemigos de Trump [Opinión]

Estándar

Dos semanas cumple Donald Trump al frente del gobierno de EU. Desde que resultó electo en noviembre pasado, mucho se habló respecto de lo que supondría su mandato y su manera de gobernar, sobre todo en lo referente a su postura radical, dictatorial, xenófoba y extremadamente nacionalista, por lo que se esperaba que ya instalado en la Casa Blanca moderaría dicho discurso e implementaría políticas alineadas al “establishment” norteamericano… pero no ha sido así.

El neoyorquino ha mantenido las posturas que lo caracterizaron desde el inicio de su campaña para la nominación republicana, enfatizando sus políticas contra la migración, seguido por su empecinamiento de construir un muro fronterizo con México, además de prohibirle la entrada a su país a musulmanes –sólo por citar algunos ejemplos–, lo que ha colocado a Trump en una posición riesgosa al no entender que existirá un costo político y económico significativo para Estados Unidos, tanto al interior, como al exterior de la nación.

Las políticas emprendidas por Trump ya han dado frutos: desavenencias con el primer ministro de Australia, diálogo de sordos con mandatarios respecto de acuerdos comerciales, y encontronazos con la prensa libre; por lo que las agresiones del magnate en contra de México, los musulmanes y todo lo que no sea “America” están conformando una causa en común más amplia liderada por cabezas de la sociedad civil, empresarios, líderes religiosos, intelectuales e iconos culturales, dentro y fuera del sector público e instituciones de todos los sectores, tanto al interior como al exterior de Estados Unidos.

Algunos funcionarios norteamericanos preveían que Trump sería un “gobernante” controlable, que su equipo lo alinearía a intereses en común con otras naciones “hermanas”, sin embargo, en dos semanas no ha sido así.

Ahora, Trump y Estados Unidos tienen nuevos enemigos.

Jorge Iván Garduño / @plumavertical

Provocación nuclear [Opinión]

Estándar

En un informe presentado hace unas semanas, el INSS estimó que Corea del Norte intensificará sus intentos por mostrar su armamento nuclear y misiles balísticos de largo alcance las próximas semanas, a fin de inhibir el intento de otras naciones para derrocar el régimen de Kim Jong-un, por lo que su sexta prueba nuclear estaría programada; para darle la bienvenida al presidente Trump en lo que se interpretaría como un franco y rotundo desafío.

Recordemos que Corea del Norte ha efectuado dos pruebas nucleares en los últimos doce meses, provocando temor ante los posibles avances nucleares. Sin embargo, nunca ha podido culminar con éxito un lanzamiento de prueba de un misil de largo alcance con la capacidad de cargar una ojiva nuclear.

No obstante, los expertos estiman que le podría tomar menos de cinco años hacerlo; incluso hay quienes hablan de diez años, la realidad es que Corea del Norte será una amenaza para el mundo y la estabilidad de EU, por lo que Donald Trump tendrá que encontrar las vías para cancelar las pruebas nucleares y de misiles de Norcorea.

El temor de que Pyongyang pueda realizar una prueba nuclear el próximo mes se debe a que en Corea del Norte se celebran dos aniversarios destacados: el cumpleaños del líder norcoreano, Kim Jong-un; y el de su difunto padre, Kim Jong-Il.

De llevarse a cabo la prueba nuclear y de misiles, se desatarían mayores confrontaciones y se afectarían las relaciones entre Corea del Sur, China, Rusia, Estados Unidos y Corea del Norte.

Por lo pronto, Pyongyang asegura haber desarrollado materiales resistentes al calor que le permitirían a sus misiles de largo alcance reingresar en la atmósfera; mientras los físicos occidentales se muestran escépticos, Corea del Norte busca desafiar a Trump y al mundo.

Jorge Iván Garduño / @plumavertical