Archivos diarios: 07/06/2018

Cuando tuve mi primer libro en mis manos se me subió la temperatura 3 grados de los nervios: Francisco Martín Moreno [AUDIO]

Estándar

Les comparto la entrevista que le realicé al escritor Francisco Martín Moreno.

Anuncios

Fuego y ceniza sobre Guatemala [OPINIÓN]

Estándar

Al menos 68 personas han muerto en Guatemala tras la erupción del volcán de Fuego, según los datos oficiales que replica la prensa guatemalteca, luego de la violenta erupción que tuvo lugar en la tarde del domingo de este coloso.

Ríos de lava y lodo hirviendo sepultó el caserío El Rodeo de Escuintla, en el sur del país. El máximo responsable de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred), Sergio García, afirmaba que al anochecer del domingo se contabilizaban, además, 20 personas heridas, otras 3.100 evacuadas y un total de 1,7 millones de ciudadanos afectados por la explosión. De momento se desconoce el número de desaparecidos y el de refugiados, ya que muchos de ellos han buscado acogida en casas de familiares o amigos. Las cifras fueron aumentando.

Tres erupciones previas, que comenzaron desde el martes 29 de mayo, daban avisos de la tragedia que se venía.

La tercera explosión fue la definitiva. Solo 48 horas después de que entrara brutalmente en erupción, comenzó de nuevo el caos. Esta vez no fue una erupción, sino el movimiento del lahar, un flujo de sedimento y agua a altas temperaturas, aún más peligroso que la lava, que había quedado blando desde la primera explosión, y que comenzó a deslizarse ladera abajo por el cauce del río arrasando con todo lo que encontraba.

En ese momento cientos de miembros de protección civil, militares, bomberos, ambulancias y campesinos comenzaron a correr en dirección contraria al volcán. Al mismo tiempo, el pánico se apoderó de la ciudad de Escuintla, cabecera municipal del departamento que lleva su nombre, y que ejerce de centro de avituallamiento en las labores de búsqueda.

Rumores, caos y la tragedia finalmente, “la actividad del Volcán de Fuego continúa” decían las autoridades, pero nada de esto provocó la evacuación inminente… llegó la muerte para muchos.

Toneladas de arena, tierra, agua, ceniza y lava se vertieron en las laderas del volcán de Fuego, haciendo honor a su dantesco nombre, provocando inundaciones, el colapso del sistema eléctrico y escasez de alimento y agua potable; un escenario mortífero y un olor putrefacto se apoderaron del ambiente, sin saber con certeza si se trataba de animales muertos o de cuerpos de personas fallecidas tras la erupción.

Nuevamente las carencias de un pueblo, y la falta de programas de protección civil salieron a la luz.

Los guatemaltecos viven momentos de luto, y con cada tronar del cielo, entra el temor pensando en el estremecimiento de la tierra.

Deseamos que pronto los guatemaltecos recuperen su tranquilidad, y tras las cenizas, polvo y estructuras derruidas, renazco la valentía de un extraordinario pueblo.

Inmadurez democrática [OPINIÓN]

Estándar

Con una abstención récord del 54%, los opositores venezolanos al gobierno de Nicolás Maduro vuelven a la carga reivindicando la baja participación en los comicios del domingo 20 de mayo como una victoria simbólica al chavismo autoritario, o así lo ha señalado la coalición de los partidos del Frente Amplio.

Las principales fuerzas del Frente Amplio, antes agrupadas en la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), se desvincularon de la votación que reeligió a Maduro en medio de acusaciones de fraude. Y es que si bien, nunca antes se habían unido en un solo tema, en esta ocasión, lo hicieron, ejemplo Voluntad Popular, de Leopoldo López, Primero Justicia, de Julio Borges y Henrique Capriles, y Acción Democrática, de Henri Ramos Allup.

Estos partidos trataron de demostrar su fuerza por la vía de la abstención, luego de que fracasara a inicios de año la mesa de diálogo instalada en República Dominicana. Por su parte, Henri Falcón, único rival de peso de Nicolás Maduro, impugnó la votación tras conocerse los resultados y los datos de participación que le daban el triunfo al sucesor de Hugo Chávez.

“Al consumarse el fraude y su deslegitimación, logramos que el régimen diera un gran paso hacia su propia destrucción. Por ello, tenemos el deber histórico de unificarnos, organizarnos y movilizarnos hasta que hagamos llegar el cambio. Unión, organización y lucha es lo que nos toca ofrecer en lo inmediato al pueblo venezolano”, con este discurso, la oposición venezolana quiere recuperar el peso político que ha perdido desde la elección de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), el pasado 30 de julio de 2017.

Nicolás Maduro busca utilizar los resultados para apuntalar y legitimizar su poder, aprovechando un sistema estatal que basa su fortaleza electoral en las redes asistenciales. Ese era la meta central del chavismo, que convocó estas elecciones a principios de año con unas reglas del juego que, según la gran mayoría de la oposición, favorecen a las autoridades. En este contexto, millones de venezolanos, la mayoría, decidieron no participar. Otros votantes críticos con el oficialismo, en cambio, optaron por apoyar a Henri Falcón, el único competidor de peso, con la esperanza de visualizar un quiebre del régimen que ahoga a la mayoría de los venezolanos.

Los resultados de la votación, que sobra decir desborda denuncias, irregularidades y sospechas de fraude, muestran lo complicado que es que Venezuela salga de este atolladero llamado chavismo, y que la tiene sumida en una terrible crisis económica, aunque la más baja participación de la historia del país refleja también el respaldo de los planteamientos de la oposición.

Por su parte, la comunidad internacional se ha pronunciado en contra de algo que algunos han llamado “simulación democrática, donde países miembros de la Unión Europea, los países integrantes del Grupo de Lima: Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía, así como la administración de Donald Trump, han reiterado que no piensan reconocer los resultados.

Venezuela no puede ocupar su lugar de nación líder en Sudamérica y apuntalar su economía (que dicho sea de paso dice el Sr. Maduro que Venezuela está siendo objeto de una guerra económica del extranjero y que es la causa de la “crisis” que vive su país), mientras el chavismo esté instaurado en el poder.

Ante la incapacidad política para gobernar, la corrupción y sed de fraude para alcanzar el poder, o en este caso, perpetuarse en él, siempre estás prácticas estarán presentes en nuestras sociedades.