Archivo de la categoría: Poesía

“Mujer en sueño y otros poemas”, obra del magistral poeta Ludwig Zeller

Estándar

Tocando el corazón de manera suave, el artista visual y poeta surrealista chileno radicado en México desde hace muchos años, Ludwig Zeller (Chile, 1927), reedita su poemario Mujer en sueño (1975) acompañado de una serie de poemas nostálgicos publicados por la editorial Almadia, una obra que destaca por el cuidado, elaboración, diseño, que no era de esperar menos para una obra que lleva el nombre de Zeller.

11724663_10153031164481270_735239991_o

Ludwig Zeller transporta al lector con el alma de sus letras a la remembranza por un mundo dejado en el pasado pero que la nostalgia y la memoria traen a un presente solitario, ya que en el silencio y la meditación es preferible leer en voz alta estos poemas.

Mujer en sueño y otros poemas nos ofrece el trabajo de un poeta consolidado en uno de los géneros más complicados de la literatura que es la poesía, porque si bien algunos erróneamente la consideran excluida de la literatura, esta labor brinda equilibrio y dedicación al trabajo literario desde lo más profundo del sentimiento de su creador.

Una obra más que recomendable ya que nos permite conocer el trabajo poético de una de las voces más destacadas y autorizadas del género, y que editoriales como Almadia difunden sobriamente su obra.

000fgfhdghdghhd

Insomnio con escamas

Un pez cruza mi sueño cada noche

Y abre un túnel de incienso en las almohadas,

Sobre el vidrio que es piel, que corta el aire

Pega después sus párpados, escucha: las aguas me rodean

De una a otra pared siento temblar sus hojas cristalinas.

¿Todo está aquí? ¡Respóndeme! Ola de vientre

Oscuro, signos que alguien dibuja allá en el fondo

Como estrías del mismo espejo siempre.

Si venimos del pez, del hueso ardiente

Empeñado en abrirse en sus espinas, si no hay piedad

Si en el estanque pasan la red día tras día,

¿En dónde están los ojos que nos miran, en dónde la raíz

De ese lamento, las ascuas del insomnio en las agallas

Que se inflan, se prolongan, buscan un metal frío?

De ese país que lentamente se alza en las paredes

Secas del día y las semanas salen a recibirme las escamas,

Me incorporo entre llagas, pregunto por amigos

Que no existen, que son polvo molido por la lluvia,

Me pesa cada trozo, cada porción del alma que recuerdo.

¿Estáis allí?, pregunto. ¿Estáis allí? Invisibles

Golpean las agujas en el telar sediento

De la imagen y los vidrios se quiebran, se endurecen

Sobre la cicatriz de la corriente. Veo lágrimas

En el rostro final, el pez que vuelve cada noche en sangre

Que respira en mi almohada, que se quema en mi oxígeno

Y despierta…

Tras el vidrio estoy solo,

Tal vez en otro sueño, dando gritos.

Jorge Iván Garduño

@plumavertical

Este texto ha sido publicado en:

http://efektonoticias.com/noticias/espectaculos/mujer-en-sueno-y-otros-poemas-obra-del-magistral-poeta-ludwig-zeller

“Las uvas de Zeuxis”, de Yves Bonnefoy

Estándar

El prolífico y activo escritor, ensayista y traductor francés Yves Bonnefoy (Tours, Francia, 24 de junio de 1923), cautiva cada día a más lectores mexicanos, muestra de eso es el galardón que hace dos años obtuvo en Guadalajara, el Premio FIL de Literatura, con el cual quienes no habían tenido la oportunidad de leerlo, ya lo han hecho, y como a todos nos ha ocurrido al leer un texto de él: cautiva.

00978607445317l45

Este es el caso de Las uvas de Zeuxis que publica Ediciones Era, la cual ya nos tiene acostumbrados a la calidad de sus autores, así como a las de sus ediciones, y en este caso no es la excepción.

En Las uvas de Zeuxis, Bonnefoy parte aquí de un relato legendario: Zeuxis, famoso pintor griego del siglo V a.C., en una ocasión pintó unas uvas tan perfectas que los pájaros llegaron a picotear la tela. Los poemas transmiten una contemplación que toca de manera directa y también tangencial la interacción constante entre arte y realidad: ¿qué entendemos por realidad? ¿Es el fenómeno, las cosas mismas, o es aquella esencia imperecedera que está detrás, y de la cual el fenómeno es sólo una réplica? ¿El arte debe ser sólo una imitación de la naturaleza o ha de surgir, más bien, imitando sus múltiples procesos de creación?

En el texto “La invención de la pintura” y en “Más sobre la invención del dibujo” (poema inédito aun en francés, que Yves Bonnefoy ha dado exclusivamente para esta edición), la hija del alfarero de Corinto inventa el dibujo al querer trazar sobre el muro el contorno del cuerpo de su amante, proyectado por una lámpara. A partir de esta creación imaginaria, Bonnefoy alude a los antiguos vasos griegos de figuras negras, en los que las figuras tenían aspecto de sombras.

En la última parte del libro parecería darse una descomposición gradual de la acabada perfección del cuadro legendario de las uvas de Zeuxis. Los intentos del pintor se frustran; los pájaros, criaturas rapaces, llegan a su tela no sólo para picotear la pintura sino para robarle incluso las ideas. El “Autorretrato de Zeuxis” ofrece una conclusión llena de sugerencias: “La tumba de Zeuxis se encuentra en el repliegue de dos montañas, del otro lado de la falla. […] Sólo los pájaros que Zeuxis pintó a media altura del cantil pueden llegar a grandes aletazos hasta el lugar donde ahora reposa, y después volver hacia nosotros gritando en la estrecha galería donde nos rozan y nos dan pavor”.

Una obra en la que la voz poética de Yves Bonnefoy resuena en cada línea, y se impregna en nuestra memoria mostrando el por qué ha sido considerado una de los poetas esenciales en la actualidad, manteniendo en todo momento una relación estrecha con las corrientes surrealistas y simbolistas.

Yves Bonnefoy, quien también es miembro del Collège de France, es hijo de quien fuera ferrocarrilero y de una enfermera, nació en Tours, Francia, en 1923, y se interesó por la filosofía y las matemáticas desde sus primeros estudios. Además de considerar la poesía como una materia que funge “un papel importante en las sociedades democráticas, al propiciar un intercambio recíproco entre las personas”.

Asimismo es considerado uno de los poetas franceses más importantes de la segunda mitad del siglo XX, y entre los poemarios que le colocado en la palestra literaria están: Anti-Platon (1953), Pierre écrite (1965) y Rue traversière (1977).

Yves Bonnefoy, un lúcido poeta y escritor que sólo busca transmitir el paisaje que percibe con su corazón, pero que al ser plasmado en el papel, ha cautivado a millones de lectores con su prosa poética cargada de amor, fatalismo y tesón.

Jorge Iván Garduño

@plumavertical

Este texto ha sido publicado en:

http://efektonoticias.com/noticias/mexico/las-uvas-de-zeuxis-de-yves-bonnefoy

“Los días que no se nombran. Antología personal” de José Emilio Pacheco

Estándar

El libro póstumo de José Emilio Pacheco, Los días que se nombran. Antología Personal (Ediciones Era), es una amplia puerta de acceso a la obra poética de este escritor mexicano.

filu-los-dias-que-no-se-nombran157463

Siendo una compilación de más de 200 poemas entre los años de 1958 a 2009 que el propio José Emilio Pacheco seleccionó en vida y que planeaba presentar como una actualización de su poesía, pero tras su muerte se ha convertido en el primer homenaje editorial al autor.

La idea de los editores al concebir esta obra, es la de acercar a un público distinto, un público joven a los temas que el escritor mexicano plasmó en su obra poética y a los principales registros poéticos.

La selección de poemas que reúne la antología se divide cronológicamente. Los primeros poemas de Pacheco (de 1958 a 1966) quedaron más atentos a la naturaleza, emociones humanas y a la historia; los siguientes (de 1969 a 1983) cada vez más preocupados por la política, equidad, justicia y por hablar en nombre de todo aquello que no tiene una voz.

Los últimos poemas (1986-2009) son de una intensidad narrativa más elocuente, como si hablaran otros personajes desde otros tiempos, desde otros lugares, siendo la transparencia y la sintética, elementos que destacan entre líneas.

La consecuencia de los actos a través del tiempo, son una de las constantes que hay en la poesía de José Emilio Pacheco, y que se define como una especie de filosofía breve, cotidiana y muy útil para comprender un espíritu joven de algunas de las realidades humanas.

Los días que no se nombran. Antología personal incluye poemas de las obras Los elementos de la noche (1958-1962), No me preguntes cómo pasa el tiempo (1964-1968), Islas a la deriva (1973-1975), El silencio de la luna (1985-1996) y La edad de las tinieblas (2002-2009).

Jorge Iván Garduño

@plumavertical

Este texto ha sido publicado en:

http://efektonoticias.com/noticias/mexico/los-dias-que-no-se-nombran-antologia-personal-de-jose-emilio-pacheco

“En la invisibilidad de su presencia…”

Estándar

Hace ya 47 meses, 175 medios de comunicación, entre televisoras, radiodifusoras, periódicos, revistas, casas editoriales y portales electrónicos de información signaron el Acuerdo para la Cobertura Informativa de la Violencia en el que se comprometieron todos ellos a adoptar estrategias que ayudaran a tomar posturas en contra del crimen organizado a fin de evitar convertirse en voceros involuntarios de grupos de terror.

vestigios

Cabe mencionar que la iniciativa tuvo como objetivo garantizar la libertad de expresión –en el entorno de criminalidad y violencia que enfrenta México desde hace ya varios años–, para que periodistas pudieran dar cuenta de los hechos asumiendo criterios editoriales ante las formas tan cruentas que adopta la delincuencia, misma que ha puesto a prueba la fuerza del Estado para refrenar a grupos delincuenciales que hacen del pánico su modo de subsistir.

Las buenas intenciones no siempre son suficientes, y tanta violencia ha dejado sangre y plomo derramado por el territorio nacional… y una que otra víctima colateral.

Una de estas víctimas fue el poeta, escritor y ahora también activista social Javier Sicilia, quien el 28 de marzo de 2011 –cuatro días después de la firma del Acuerdo para la Cobertura Informativa de la Violencia–, fue enterado que su hijo Juan Francisco Sicilia fue encontrado muerto en el interior de un vehículo en Temixco, Morelos, junto a seis cuerpos más.

Amordazado con cinta canela, el cuerpo de Juanelo –como le dice de cariño su padre– fue identificado por su padre, y fue el inicio de un grito de dolor para superar mordazas, sangre y plomo generando una sensibilidad social que apuntaló a Sicilia para que el Movimiento por la Paz, la Justicia y la Dignidad llamara a los mexicanos a manifestarse en contra de la violencia, tanto la que producen los grupos criminales como contra la de los cuerpos de seguridad del Estado mexicano.

Con este hecho, Javier Sicilia puso punto final a su poesía, para dedicarse al activismo social, por lo que publicaría un libro que reunía poemas de varias épocas, y aunque originalmente se había pensado en un título para esta obra, a raíz de la muerte de Juanelo, Sicilia escribió un último poema dedicado a su hijo… y con él cerró el libro y se despidió de la poesía.

Vestigios (Editorial Era) es ese libro poético inconmensurable, lleno de amor, dolor, y un grito desgarrador que resonará por la eternidad gracias al talento rítmico que Javier Sicilia imprime en cada frase, en cada línea, en cada poema.

Ver cómo más y más ciudadanos de a pie guardan silencio al ser amenazada su integridad, o mueren víctimas de la violencia es terrible, pero más terrible es ver que las libertades de más ciudadanos de a pie son vulneradas en un escenario donde la búsqueda de libertades honradas nunca debería ser coartada.

Vestigios de Javier Sicilia lucha a favor de la Paz, la Justicia y la Dignidad.

Jorge Iván Garduño

@plumavertical

Este texto ha sido publicado en:

http://efektonoticias.com/noticias/mexico/en-la-invisibilidad-de-su-presencia

Palíndromos y aforismos de Merlina Acevedo

Estándar

Una colección de palíndromos y aforismos que detonan ideas a través de una breve sentencia y gráficos, es lo que ofrece el libro Relojes de arena/Peones de Troya (Editorial Axial), de Merlina Acevedo.

merlinaacevedo

Merlina Acevedo es una poeta nacida en la Ciudad de México en 1970. Su legado se desarrolla, principalmente, en la música, el ajedrez y la pintura.
Recientemente, representó a México en los primeros Juegos Mundiales de deportes mentales de Beijing.

En materia gráfica, Merlina Acevedo ha participado en numerosas exposiciones individuales y colectivas de países como México y Estados Unidos. Actualmente, combina la fotografía, la impresión digital y grabado en sus obras.

Cabe señalar a este respecto que un palíndromo (del griego palin dromein, volver a ir hacia atrás) es una palabra, número o frase que se lee igual hacia adelante que hacia atrás. Si se trata de un número, se llama capicúa. Habitualmente, las frases palindrómicas se resienten en su significado cuanto más largas son.

Por su parte Se suele llamar aforismo a una sentencia breve y doctrinal, por lo que comparte características con otros dichos y sentencias que también pueden considerarse aforismos y que provienen de distintas épocas y culturas.

La palabra aforismo proviene del griego ἀφορίζειν, ‘definir’, y es una declaración u oración concisa que pretende expresar un principio de una manera sucinta, coherente y en apariencia cerrada.

El término “aforismo” fue utilizado por primera vez por Hipócrates como una serie de proposiciones relativas a los síntomas y al diagnóstico de enfermedades. El concepto fue aplicado después a la ciencia física y, posteriormente, generalizado a todo tipo de principios.

En la actualidad se considera que, gracias a Twitter y otros servicios de microblogging, con su limitación de espacio para escribir, este estilo de escritura está viviendo un inesperado renacimiento, en este sentido Acevedo se ha caracterizado por utilizar este género de manera magistral en su cuenta social @MerlinaAcevedo.

Asimismo cabe señalar la distinción entre “aforismo” y “axioma”, siendo los primeros el resultado de la experiencia, mientras que los axiomas son verdades obvias que no requieren una comprobación.

Los aforismos han sido utilizados frecuentemente en aquellas disciplinas que carecían de una metodología de estudio o un método científico, como la agricultura, la medicina, la jurisprudencia y la política.

Merlina Acevedo, una artista e intelectual de nuestro tiempo que nos cautiva con ráfagas de inspiración provenientes de lo más profundo de poética magistral, sin duda, una autora imprescindible.

Jorge Iván Garduño
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en:
 
http://efektonoticias.com/cultura/palindromos-y-aforismos-de-merlina-acevedo-literatura
 

“Tiempo en vuelo”, poemario de Francisco Alcaraz

Estándar

Tocando el corazón de manera suave, Francisco Alcaraz (Culiacán, Sinaloa, 1979) llega con Tiempo en vuelo una serie de 34 poemas nostálgicos publicados por la editorial Buró Blanco bajo el sello Posdata Editores en la colección Lágrima de Batavia, en una edición en que cabe destacar su cuidado y elaboración.

01-Presentacion-tiempo-en-vuelo-1

Alcaraz transporta al lector con el alma de sus letras a la remembranza por un mundo dejado en el pasado pero que la nostalgia y la memoria traen a un presente solitario, ya que en el silencio y la meditación es preferible leer en voz alta estos poemas.

Tiempo en vuelo nos ofrece el trabajo de un poeta que está consolidándose en una de los géneros más difíciles que es la poesía, porque si bien algunos erróneamente la consideran excluida de la literatura, esta labor brinda equilibrio y dedicación al trabajo literario desde lo más profundo del sentimiento de su creador.

Una obra recomendable para conocer el trabajo poético de una nueva generación especializada en este género que ha sido de los más recurridos por los grandes escritores y artísticas, senderos que Francisco Alcaraz transita con excelente pericia.

 

Tengo un pasado y un futuro

para tirarlos por la borda.

Tengo edad de merecer, pero nada

merezco  todavía. Una edad de pesadilla,

como la Navidad en que despierto

y no sé distinguir si a la distancia

el sol nace o se oculta,

y me lleno de espanto

de sólo imaginar que duermo

a esa hora por nadie establecida,

pero cierta, en que mi hermano abre

los regalos en mi ausencia.

 

Fragmento de  Igual que este verano

Jorge Iván Garduño
@plumavertical

Felonía

Estándar

Un viejo de canas

veía pasar a dos jóvenes gritando y echando carcajadas,

mientras sentado estaba en el parque sobre una raída banca.

Posó su mirada en un grupo de tres o cuatro chavales,

quienes se empujaban, gritaban y decían cosas incoherentes,

sólo faltaba que se golpearan.

A pesar que había gente por las calles

éstas ni se percataban, ni se inmutaban;

sin decir nada pasan de lado con la nariz respingada.

Envueltos en ropas sencillas, o ya sea en telas de buenas marcas

¡los cuerpos no dejan de ser afines!

Esto bien lo entiende el anciano de las canas.

El muchacho más joven alarga su mano,

el eco de un grito acallado resuena en vano,

un trozo de carne inerte se ve caer al suelo.

Humo, risas y unas bragas,

arreglan así los gobernantes los problemas

cambiando la honestidad por el sonido asfixiante del metal.

El par de chicos caminando van

por las calles de cualquier lugar,

sin testigos, sin amigos.

Y un viejo de canas ¡muchas ya!,

observando está a una pareja entrando por una avenida principal,

él gritando, ella vociferando… y a contemplar la historia nuevamente va.

Enero 2007

Mi madre

Estándar

¡Mujer hermosa!,

Hilos tejen tus manos,

Para que de tu amor sepamos

Sin olvidar el cariño del que van cargados.

Madre de pelo cano,

Vas disfrazando,

Por las calles el tono blanco

Con color bermejo, negro o apiñonado.

Dama,

Que has entregado el alma,

Fuerte guerrera

Más bondadosa que una fiera.

Gracias te doy mujer amada

Por ser mi mamá y una gran compañera

Por estar conmigo en esas noches enfermas

Hasta las tres de la madrugada en vela.

Respetable señora,

Con tu esfuerzo y trabajo

Ahora tengo una carrera

Para abrirme paso y ofrecer un futuro a mi pareja.

Madre,

No dudes que te voy a cuidar

No te voy a dejar,

La vida misma no me podrá separar.

Madre admirable

Leal hermana

¡Mujer bella!

Ejemplar colega.

¡Te quiero!

Porque a diario veía cómo corrías,

Desde entonces trabajas todos los días

Tolerando de tu hijo mil diabluras.

¡Te amo!

Por aceptarme en tu vida

Alterar tu futuro

Para formar una familia.

Una mano rosa tu barbilla,

La otra acaricia tu mejilla,

Te estrecho a mi pecho

Cual llama ardiendo del fuego.

Fresco aroma a Margarita

Cuatro palabras mi alma grita:

Te admiro, te respeto;

Ten presente este momento.

La voz hablada

No ha sido mi mejor aliada,

Te regalo estas letras

Por mi pluma en papel plasmadas.

2007

 Jorge Iván Garduño
@plumavertical

Dios no juega a los dados

Estándar

Tremenda,

Profunda

Es la vida,

La maravilla de ella,

Es entender cuánta sabiduría hay

En el más pequeño

Y efímero pedazo de materia.

Observa la profundidad del universo

Su inmensidad infinita,

Somos polvo ante Él.

Grande,

Maravilloso es su Creador.

No creo en la casualidad,

Hace mucho tiempo que dejé esas tonterías para ¡jamás!

Aquí y ahora

Al verte a los ojos

Comprendo

Que sólo tú

Eres para mí.

Y en esto…

Por supuesto

No hay cabida para la casualidad.

Jorge Iván Garduño
@plumavertical

Enero 25