Archivo de la etiqueta: Alfaguara

El turbador mundo de Karen Chacek

Estándar

Tengo entre mis manos, una novela corta de inquietante lectura, “Caer es una forma de volar” (Alfaguara), una obra de la escritora mexicana Karen Chacek, libro que posee una prosa fluida, una estética perturbadora y una trama inquietante, que la convierten en algo fascinante que hay que leer.

En esta novela corta, Mijael salta por la ventana la madrugada de un viernes, Los Gelman, sus angustiosos padres, no pueden explicarse cómo su hijo de 29 años, quien pasó los últimos meses anclado a una cama terapéutica, víctima de un mal degenerativo, logró arrojarse hacia el jardín,

Y es aquí donde la señora Gelman acudirá en busca de respuestas, desde una joven vecina llamada Nadia, hasta Jacques, un economista autodidacta vinculado a los Gelman, quien se considera a sí mismo capaz de predecir el futuro, pasando por Ela, la heredera de un expendio de lotería y quien fuera el último y gran amor de Mijael.

Y así de sencillo, nos topamos con una narrativa de impresionante lectura, cargada de una imaginación y una fuerza que sorprende a propios y extraños, descomponiendo magistralmente los cuerpos humanos, transmutando las mentes y alterando el mundo de sus personajes con una energía magistral, Chacek les retuerce “la tuerca” a sus personajes.

El mundo narrativo de Karen Chacek, es un mundo castigado por nuestro afán de querer ser superiores a los demás, sin darnos cuenta que con el mismo afán disgregamos el paisaje de nuestro entorno. En sus obras, la sombra de la autora está en cada una y en ninguna al mismo tiempo, ese mecanismo mágico e incomprensible del afuera, de ser y no ser, involucrarse y al mismo tiempo mantener la distancia.

“Caer es una forma de volar”, una novela que es el resultado de la imaginación fantástica con el interés por problematizar el presente y las creencias generalizadas de la sociedad contemporánea.

caer-es-una-forma-de-volar

TEXTO PUBLICADO EN:

El turbador mundo de Karen Chacek

Anuncios

Anabella Schloesser de Paiz nos brinda sus “Asuntos de familia”

Estándar

¿Hasta dónde la ausencia de uno de los padres puede marcar la existencia de un hijo?, ¿es cierto que un hijo de padre ausente tiene mayor resistencia a los embates de la vida, pero también todo en su contra para no alcanzar el éxito?

Estas interrogantes y la exploración de ellas son las que nos plantea el trabajo casi detectivesco de la escritora guatemalteca Anabella Schloesser de Paiz, autora del libro “Asuntos de familia” (Alfaguara), transportándonos a un viaje al caótico siglo XX, justo en la época de una Europa de entreguerras, donde la protagonista busca hilvanar los pedazos de su historia a partir de un relato que le hace su padre en su lecho de muerte, lo que será el punto de inflexión para acompañar a Margarita del presente al pasado.

Es así como Schloesser  de Paiz, desmonta una enigmática historia partiendo de fragmentos orales, fotografías, relatos breves, palabras balbuceantes, y palabra tras palabra, línea sobre línea, párrafo a párrafo, va plasmando en la hoja en blanco con tinta indeleble la historia de su familia, que al final de cuentas es su propia historia.

Un trabajo delineado por la nostalgia, impulsado por el deseo, y culminado por la añoranza, “Asuntos de familia”, es un relato que familiar donde la voz femenina de su narradora nos deja sentir el dolor causado por la ausencia de uno de sus padres, lo que la dejará marcada por el resto de su vida.

Al mismo tiempo, un hombre 20 años mayor que la protagonista, y marcado del mismo modo por la ausencia de uno de sus padres, vive un periplo intenso de Cuba a El Salvador, como un intento por encontrar su existencia desafortunada en medio de un mundo que insiste en darle la espalda.

“Asuntos de familia”, una obra que nos invita a reflexionar sobre la vida, la paternidad, la familia, nuestro entorno, el amor, el desamor, y nuestra propia existencia, para finalmente liberarnos de las ataduras que arrastramos de una infancia marcada por la ausencia parental.

asuntos-de-familia

TEXTO PUBLICADO EN:

Anabella Schloesser de Paiz nos brinda sus “Asuntos de familia”

“Boomerang.com”, novela ligera y exquisita

Estándar

Boomerang.com (Alfaguara) comienza con Mia, una chica de 19 años despertándose en una cama que no es la suya y no sólo eso, lo peor es que no recuerda el nombre del chico quien se encuentra a su lado en las mismas circunstancias, ni él recuerda lo que sucedió la noche anterior.

11806729_10153079241321270_67183504_o

Es así como Mia y Ethan sufren una resaca, además que están a punto de llegar tarde a su primer día de trabajo, es por ello que deciden compartir un taxi ya que, al parecer, ambos se dirigen a la misma zona, o así lo creen en un principio.

Tras algunas escenas desafortunadas para ambos e incomodas, se dan cuenta que no sólo serán compañeros de trabajo sino también estarán compitiendo por el único puesto en la sede Boomerang.com; el servicio de citas en línea más popular del momento.

La química entre estos personajes es magnífica y la amistad que crece entre ellos genial, son dos jóvenes con vidas normales que tras una noche de celebración previa a su primer día de labores en uno de los sitios “.com” más populares e importantes pierden el control de sus cuerpos gracias al alcohol, y ya sin sus efectos, deberán demostrar quién es mejor que el otro para quedarse con el anhelado puesto.

Boomerang.com tiene la mezcla de romance, humor, amor y situaciones que pueden ser un poco incómodas entre sus personajes pero eso lo hacen un libro ligero, fácil, entretenido y adictivo de leer.

Noelle August es un seudónimo fruto de la colaboración de dos autoras: Veronica Rossi y Lorin Oberweger. Coincidieron en un taller de escritura y simplemente sabían que ya estaban destinadas a crear cosas increíbles.

Veronica Rossi, autora del best seller Bajo el cielo eterno, realizó estudios de licenciatura en UCLA. Actualmente vive al norte de California y cuando no está escribiendo, disfruta de la lectura y pintura.

Lorin Oberweger es escritora, editora y asesora literaria con gran experiencia en la industria editorial.

Aquí un fragmento de Boomerang.com

“Concéntrate en el juego, Galliano. Mi objetivo es convertirme en la persona que quiero ser. Terminar mi película. Encontrar la manera de entrar en el negocio por mi propio pie. No enredarme con un tipo cuya máxima proeza consiste en esconder mi tanga en un electrodoméstico.”

“Esto tiene que quedar entre los dos o lo perderíamos todo.

            Nadie puede saberlo.

            Ninguno de los dos lo expresa en voz alta, pero el pacto se cierra, en silencio.

            Los dedos de Mia me rodean el cuello para que me incline hacia ella, y yo ya no puedo aguantar más.

            Le acaricio los labios con la boca. No es nuestro primer beso, pero nos sentimos como si lo fuera, y tengo la sensación, no sé por qué, de que debo tratarla con ternura.

            La delicadeza del gesto pronto se quiebra. Enseguida quiero más, y deslizo la lengua a su boca. Noto un sabor frío y dulce, como a uvas frescas. Cuando advierto su reacción, cuando me devuelve el beso como si no le bastara con eso, la rodeo con los brazos, encajo el cuerpo contra el suyo y me rindo a ella.”

“Me agarro a los fuertes bíceps de Ethan y separo las rodillas aún más al mismo tiempo que lo atraigo hacia mí. No me basta con esos brazos, que me estrechan la cintura con fuerza, con esos dedos perfectos que me pellizcan el pezón y se deslizan por el contorno de mi cuerpo, familiares y nuevos al mismo tiempo. No me basta con esos labios, suaves e inquisitivos, con su deliciosa lengua, cálida como un vino tibio, que empuja contra la mía. Estamos encerrados en este rincón del mundo, entre las sombras del estudio y las luces estridentes, y me siento como en un sueño, como si este momento perteneciera ya a mi memoria.”

Jorge Iván Garduño

@plumavertical

Este texto ha sido publicado en:

http://www.efekto.tv/noticias/espectaculos/boomerangcom-novela-ligera-y-exquisita

“Los cuentos de la peste” de Mario Vargas Llosa

Estándar

Mario Vargas Llosa, tras la obtención del Premio Nobel de Literatura 2010, vuelve a las librerías con una obra de teatro Los cuentos de la peste (Alfaguara), una obra que él mismo ha creado basada en el Decamerón, de Giovanni Boccaccio, escrita a raíz de la invasión de la peste negra en Florencia, en marzo de 1348.

11733797_10153031164251270_1265148218_o

Unos cuentos que son todo un canto al hedonismo, los placeres y la grandeza de la fantasía y la imaginación. A sus 78 años, el premio Nobel de Literatura, que se confiesa aterrado, asume el riesgo que corre y lo hace con una felicidad y unas carcajadas que retumban en a escena literaria universal.

Quizás, lo más representativo del ser humano es la necesidad de salir de sí mismo y ser otro. Es decir, de tener no solo la vida real que nos tocó sino otras vidas, encarnar otros destinos, de ahí parte Vargas Llosa para crear su obra, ya que su ficción es la sombra que ha acompañado todo el destino de la humanidad y piensa que si hay un indicio de vitalidad en un individuo, en una sociedad, está en esa voluntad de soñar, de ilusionarse con algo distinto de lo que es y de lo que tiene.

Lo mágico del teatro es que nos hace vivir eso en directo y no a través de un intermediario como es la lectura, y de ahí parte esta obra de Mario Vargas Llosa Los cuentos de la peste.

Jorge Iván Garduño

@plumavertical

Este texto ha sido publicado en:

http://efektonoticias.com/noticias/espectaculos/los-cuentos-de-la-peste-de-mario-vargas-llosa

“Fui un lector precoz, ávido y compulsivo”: José Ignacio Valenzuela [Entrevista]

Estándar

A raíz de su libro Mi abuela la loca (Alfaguara), su autor José Ignacio Valenzuela realizó la promoción de su obra en nuestro país, por lo que pude entrevistarlo y a continuación te reproduzco nuestra charla:

11249356_10152905147921270_1944086069_o

Jorge Iván Garduño (JIG): ¿Cómo definirías tu niñez?

José Ignacio Valenzuela (JIV): Solitaria, muy solitaria. De hecho, yo no quería ser niño. Yo quería ser pronto adulto. Me rodeaban muchos libros y mucho cariño familiar. De hecho, mi familia siempre fue mi gran cómplice: ellos me regalaban permanentemente libros que yo leía y atesoraba como si fueran amigos. Hoy en día, a mis cuarenta años, me siento por fin mucho más niño de lo que me sentí cuando tenía realmente la edad para serlo.

JIG: ¿Podrías afirmar que fuiste un lector ávido y precoz? O ¿todo lo contrario?

JIV: Fui un lector precoz, ávido y compulsivo. Recuerdo que debo haber tenido como 3 años, y mis papás me regalaron un tocadiscos con los discos en pasta de los cuentos de Walt Disney. Lloré horas infinitas porque yo no quería discos: yo quería los libros. Y la explicación que di, fue que no iba a guardar discos en mi biblioteca.

JIG: ¿Cómo dirías papalote sin usar las palabras rombo o papel?

JIV: Digamos que esa pregunta me vi obligado a contestarla yo mismo cuando estaba escribiendo “Mi abuela, la loca” y Petunia, la abuela loca, le hace esa misma interrogante a su nieto Vicente. Estuve como dos horas mirando por la ventana, tratando de conseguir una respuesta que fuera estética, poética y al mismo tiempo simple. Después de mucho pensar surgió una que me dejó satisfecho: “Papalote es un parche de color cosido en la piel del cielo”.

JIG: ¿Cómo te defines como escritor?

JIV: Todoterreno. Más que definirme así, así es como me siento. Un escritor que puede escribir bajo cualquier circunstancia, en cualquier lugar, y que no le tiene miedo a explorar territorios desconocidos de creación. Me tomó años conseguir este estado de definición.

JIG: Eres un exitoso escritor chileno, que escribe guiones, libros y un sinfín de textos de suspenso y románticos ¿por qué?

JIV: Porque escribir es lo único que sé hacer. Y para mí escribir no es un trabajo, un hobbie o un oficio de medio tiempo. Escribir es mi vocación más absoluta, es la razón por la cual me levanto todas las mañanas a pensar en gente que no existe. Me gusta el proceso creativo de inventar historias. Digamos que me obsesiona. A tal punto que puedo ser absolutamente trabajólico y obsesivo con el texto que estoy creando.

JIG: ¿Te imaginas dedicándote a otra cosa que no fuera el proceso creativo relacionado con la escritura?

JIV: La verdad, no. Me apasiona mucho, más que cualquier otra actividad que puede formar parte de mi rutina. A veces he pensado en qué pasaría si por alguna razón se me mueren las neuronas, o me quedo sin ideas y pierdo mi capacidad de escribir. No sé hacer nada más. Más me vale que la musa siga siendo generosa conmigo.

JIG: ¿Qué tiempo te tomó escribir “Mi abuela la loca”?

JIV: Fue un libro que escribí en muy poco tiempo. De hecho, creo que es el libro que he escrito más rápido de todos. Me tomó alrededor de dos meses. Por lo mismo, creo que “Mi abuela, la loca” comencé a trabajarla y a armarla en mi mente mucho tiempo –años incluso- antes de sentarme frente al computador. Hace muchos años se instaló en mi mente la idea de escribir sobre una abuela algo excéntrica y poeta.

JIG: ¿Con cuál de tus personajes de los muchos que has creado te identificas mejor? ¿Y por qué?

JIV: Me identifico mucho con Diego, de “El filo de tu piel”. Digamos que a ese personaje le presté mucho de mi propio pasado, de mi manera de pensar, de mi forma de mirar el mundo. De hecho, mucha gente creyó que era una historia autobiográfica por las similitudes que había entre Diego y yo. Pero no era así. Simplemente armé ese personaje a partir de mi propio cuerpo y creencias, y le inventé una historia triste y dolorosa.

JIG: ¿Te has planteado incursionar en un género literario novedoso para ti?

JIV: Siempre estoy buscando nuevas maneras de expresar y de desarrollar las ideas que tengo en mente. Eso significa que estoy permanentemente incursionando, por decisión y voluntad propia,en formatos inéditos para mí. De esa manera he hecho radioteatro, webseries, webisodes, novelas, teatro, telenovela, cine, cuentos, y todos los géneros que existen.

JIG: Tus próximos libros ¿sobre qué hablarán?

JIV: Te puedo contar sobre el próximo libro que estoy empezando a desarrollar: será un drama realista, algo bastante novedoso dentro de los temas que siempre escribo. Estoy dándole vida a una historia de dos amigos, cruzada por la muerte, la tristeza y la pérdida. No sé por qué, pero luego de reírme tanto escribiendo “Mi abuela, la loca” creo que exploraré el dolor y el llanto. No me gusta repetirme entre proyecto y proyecto. Por lo general una vez que termino uno, hago algo totalmente opuesto en el siguiente.

Muchas abuelas son soñadoras, escriben poemas, incluso usan sombreros verdes de plumas… pero pocas se atreven a participar en concursos de poesía, implantar la semilla de la literatura en sus nietos y realizarse a través de ellos, haciéndolos crecer y tejer un hilo de continuidad entre las vidas de ambos mediante la escritura. Petunia es la abuela de Vicente, que de loca en realidad tiene muy poco, más bien sus extravagancias se ven matizadas por sus genuinos intereses, de modo que no es difícil identificar a nuestras propias abuelas con la que este libro retrata.

Jorge Iván Garduño

@plumavertical

Este texto ha sido publicado en:

http://efektonoticias.com/noticias/mexico/fui-un-lector-precoz-avido-y-compulsivo-jose-ignacio-valenzuela

“Los ojos de Luna y el fin de los cometas”, de Javier Allard de Landa

Estándar

Luna es una chica que tiene un secreto, uno muy particular, uno que está relacionada con una antigua creencia sobre su lugar de origen, uno que tiene que ver precisamente con el título del libro: Los ojos de Luna y el fin de los cometas (Alfaguara).

11249389_10152892047046270_2055878481_o

Ese secreto obliga a huir a Luna, porque quiere ser libre, pero eso la involucrará en una historia de misterio, ya que ella está en peligro por una profecía en donde ella encaja, por lo que estará huyendo debido al peligro que corre, y el lector se estará preguntando: “¿de qué huye?

Aunque esto no es lo que te atrapa, es interesante la conceptualización de la obra y su estructura, ya que cuenta con brincos constantes en la narración,lo que la hacen una novela muy peculiar.

Luna, la protagonista,será inolvidable por su vitalidad, una alma aventurera, con fuerza, energía, tenacidad y valor. Con una capacidad asombrosa de afrontar las cosas a su manera, lo que le permitirá durante ese proceso, embarcarse en un viaje de contraste con la libertad, donde el amor formará parte de su mundo viajero: se desilusionará,  se sentirá sola, estará en apuros, alcanzará sueños, conocerá personas nuevas, pero sobre todo… se reencontrará con ella misma.

De la mano irás junto a Luna en cada una de sus aventuras, y las historias que se enlazan y los secretos que se unen eso te engancharán, aunado al amor.

Los ojos de Luna y el fin de los cometas habla del amor, tropiezos, errores, recuerdos, dolor, pero sobre todo sentimientos profundos, pasión abrazadora y un amor tan intenso, que al final del día, eso es lo que le da sentido a la vida misma.

Jorge Iván Garduño

@plumavertical

Este texto se ha publicado en:

http://efektonoticias.com/noticias/internacional/los-ojos-de-luna-y-el-fin-de-los-cometas-de-javier-allard-de-landa

“Los hijos”, los orígenes de Gay Talese

Estándar

Escritor norteamericano nacido en Ocean City, Nueva Jersey, Gay Talese (1932, Estados Unidos), fue un periodista que ejerció en The New York Times entre 1956 y 1965 y, desde entonces, ha escrito para Esquire, The New Yorker, Harper’s Magazine y otras publicaciones estadounidenses.

10824913_10152858669456270_1642783248_o

Es autor de once títulos, entre los que destacan El reino y el poder (1969), Retratos y encuentros (1970), Honrarás a tu padre (1971), La mujer de tu prójimo (1981), la monumental crónica que inspiró Los Soprano, Vida de un escritor (2006) y El silencio del héroe (2010). Junto con Tom Wolfe, es considerado el pionero del Nuevo Periodismo.

Por más que se ciña estrictamente a los hechos, cuando se lee a Talese se tiene la sensación de vivir dentro de un mundo totalmente imaginario.

Gay Talese narra en Los hijos (Alfaguara) la mudanza de su familia a Nueva Jersey, así que no cuenta la historia de Dante o Da Vinci, sino la de una legión de campesinos pobres, supersticiosos e ignorantes. La de sus orígenes, dicho en sus propias palabras.

De la región de Calabria mucho antes del siglo XIX a las sastrerías de París, de las trincheras de la Primera Guerra Mundial al paseo marítimo de Ocean City, de Garibaldi a Joe DiMaggio, de Lucky Luciano o Sinatra al menor de los Talese: Los hijos desgrana la odisea de una familia y, a través de ella, la de los millones de emigrantes italianos que llegaron a los Estados Unidos en el despertar de una época que cambiaría el mundo.

Gay Talese avanza puntada a puntada en una épica historia de lazos de sangre, amores y desencuentros, tensiones políticas y vínculos con un pasado que se desvanece y un futuro lleno de promesas.

Jorge Iván Garduño

@plumavertical

Este texto ha sido publicado en:

http://efektonoticias.com/noticias/espectaculos/los-hijos-los-origenes-de-gay-talese

“Lisario o el placer infinito de las mujeres”, de Antonella Cilento

Estándar

Lisario o el placer infinito de las mujeres (Alfaguara) nos sumerge con un lenguaje que raya la sensorialidad, la sensualidad y el disfrute de los placeres en todo su esplendor, lo que permiten que la obra sea un relato apetecible y lleno de las esencias más poderosas que el lector podrá percatar.

11171999_10152858664296270_580150598_o

La obra de Cilento siempre será una ardiente lectura que está caracterizada por las relaciones y la fuerte personalidad de sus protagonistas. Los escenarios que se desbordan en esta novela son mágicos, con un toque recatado, en la que la autora explora la vida y la sexualidad de seres que se encuentran deambulando en la sociedad.

Esta novela nos habla del erotismo literario Nápoles, del siglo XVII.

Lisario Morales es una joven súbdita de noble cuna del Virreinato español. Muda desde la infancia a causa de una torpe intervención quirúrgica, lee a escondidas a Cervantes y escribe cartas a la Virgen para aliviar la soledad de su silencio. Solo es una niña cuando sus padres le proponen que se case con un anciano de aspecto repulsivo: para substraerse a la obligación, Lisario decide dormirse y no volver a despertar.

Tras muchas oraciones, la familia Morales busca la ayuda de Avicente Iguelmano, un médico catalán que llega a Nápoles para reconstruir su reputación. A través de una terapia tan ilícita como secreta, Avicente cura a Lisario, a quien en agradecimiento su padre entrega como esposa.

Pero el amor del joven médico va acompañado de una curiosidad sin límites y una obsesión por el misterio del voluptuoso placer femenino y su incontrolable energía liberadora.

La Nápoles barroca, con sus colores, pintores flamencos de corazones ardientes, artesanos, pescaderos, apestados y antiguas familias de la nobleza española, es el marco de esta gran novela histórica y erótica finalista del prestigioso Premio Strega.

Jorge Iván Garduño

@plumavertical

“El resto es silencio”, de Carla Guelfenbein

Estándar

El resto es silencio (Alfaguara), de la escritora chilena Carla Guelfenbein, es una historia de vida, amor y redención, ya que parte de un hecho casi por antonomasia: todas las familias esconden un secreto, y esta no va a ser la excepción.

11163631_10152858664946270_71529751_o

Tommy, un niño sensible y muy particular, se ha propuesto averiguar el de la suya: la verdad sobre la muerte de su madre. Juan, su padre, temeroso de que la realidad lo hiera, ha construido para ambos una coraza que los resguarda del dolor, pero a la vez los separa de la vida. Esa que Tommy está ansioso por abarcar y sentir. Alma, la actual mujer de su padre, cansada de vivir junto a un hombre que elude los sentimientos, se deja arrastrar por la pasión de un antiguo amor.

Será una aventura excitante que a la vez le hará cuestionar los cimientos de su existencia. El mundo visto en primera persona a través de tres voces magníficamente conseguidas e identificadas. Un mundo, tres realidades. Una historia puzzle en donde no falta ni sobra ninguna pieza. La historia de Tommy, un niño de doce años enfermo del corazón, un personaje que cautiva desde la primera línea.

El resto es silencio “exploran” los recónditos de la vida familiar para descubrir una verdad mucho más abarcadora, intempestiva, descomunal, que dejará sin aliento a cada uno de los personajes involucrados en ella.

Carla Guelfenbein, una artista en toda la extensión, que nos cautiva con ráfagas de inspiración provenientes de lo más profundo de poética magistral, sin duda, una autora imprescindible.

Jorge Iván Garduño

@plumavertical

Este texto ha sido publicado en:

http://efektonoticias.com/noticias/mexico/el-resto-es-silencio-de-carla-guelfenbein