Archivo de la etiqueta: Asia

“Justicia ciega” de Anne Perry

Estándar

Una novela de suspenso, en la que su magnífica estructura y redacción hacen suponer al lector que la línea de investigación deberá ir del punto más lógico a otro, sin embargo, y con un estilo firme, Anne Perry crea una novela en la que las cosas no son como se pudieran prever: Justicia Ciega (Ediciones B).

0000000unademagiaporfavor-libro-novela-suspense-febrero-2014-edicionesb-justicia-ciega-anne-perry-portada

Cuando el ser humano desmitifica los diversos ángulos que la vida tiene, y acierta para ejercer el poder donde verdaderamente se requiere, se produce de inmediato una fuerza destructiva, que de forma indirecta podrá uno alcanzar los objetivos propuestos.

Anne Perry bien podría haber consiguió una obra perturbadora, que mantiene al lector inmerso en la trama desde las primeras líneas escritas, y conforme la historia se desarrolla, será imposible saber cuáles serán las trágicas consecuencias.

Hester Monk, la esposa de William Monk, inspector de la Policía Fluvial del Támesis, cuestiona las finanzas de una iglesia de Londres en la que, al parecer, los donativos de los feligreses han terminado en los bolsillos del carismático predicador Abel Taft, para pagar su magnífica casa y los elegantes vestidos de su esposa y sus hijas.

Como fruto de ello, Taft resulta acusado, y el brillante abogado Oliver Rathbone, recientemente nombrado juez, es el elegido para presidir el juicio contra él. La culpabilidad de Taft parece clara; sin embargo, en el último instante la defensa llama a un testigo que socava por completo los cargos.

Entonces Rathbone da un paso bienintencionado pero temerario que podría arruinar su carrera, su reputación y hasta su vida. Justicia ciega presenta un rico y vívido panorama de la vida londinense, al tiempo que despliega un magnífico drama judicial.

Justicia ciega, una novela poderosa y definitivamente poseedora de un final casi temible.

Jorge Iván Garduño
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en:
 
http://efektonoticias.com/cultura/justicia-ciega-de-anne-perry-literatura
Anuncios

Yusuf [Fragmento de novela]

Estándar

Aprieta fuertemente la piedrecita negra contra su pecho, continúa observando el danzar de las embarcaciones que van arribando al puerto de Beirut.

En la última ocasión que su amigo Yusuf visitó el puerto, le estuvo platicando sobre el peregrinar que realizó hace dos años a La Meca, ganándose el epíteto de hayyi. En La Meca se dan cita año con año millones de peregrinos en los primeros días del décimo segundo mes del calendario musulmán, en obediencia a uno de los cinco pilares del islam.

La mezquita erigida en aquel lugar santo es llamada Al-Haram, y Yusuf le contó que se trata de una construcción que puede albergar veinte veces la población de Beirut (no sé si Yusuf haya errado en sus cálculos, pero entiendo con esto que ha de tratarse de un lugar muy grande). Y así debe de ser, ya que rodea y custodia la Kaaba, el lugar más sagrado de la Tierra para cualquier musulmán. La Kaaba alberga en su interior la piedra negra, símbolo del pacto entre Alá y los fieles. Ojos de Aceituna se imagina que su piedrecita negra procede del lugar más santísimo y al que ya pronto deberá ir en peregrinaje: La Meca.

Supone que entre tantos marineros no ha de faltar alguno que dirija cerca de La Meca su embarcación –o al menos eso es lo que él se imagina, pues desconoce el lugar donde se encuentra La Meca–, y facilitarle así su peregrinaje a dicho lugar tan sagrado, no olvidemos que el Corán dicta que por lo menos una vez en la vida todo creyente debe hacer la visita a la región de donde fue originario el profeta. Y Ojos de Aceituna es un  fiel y creyente musulmán, ansioso de que se le otorgue un título de gran respeto, y ser un hayyi es de respeto. Le alegran los planes que se le han venido a la mente para llevar a cabo esta empresa, sus ojos brillan al tiempo que la luz del sol se refleja en su mirada, sonríe mostrando de un jalón “la mazorca blanca” (como decía mi padre), que escondía tras sus delgados labios rojos.

–¡Hassan!

Esa voz familiar despierta a Hassan de sus ensoñaciones, y en el instante mismo recuerda que por la premura de llegar muy de madrugada al puerto, se le ha olvidado recitar la plegaria del amanecer, el muecín lo va a castigar, pero más que el temor al muecín, tiene temor de girar el rostro y toparse con la mirada fría e inexpresiva de su madre. Las expresiones en el rostro de ella son prácticamente nulas, sabe que en cuanto se gire y levante la mirada para verla a los ojos no serán necesarios los golpes o los insultos, que además basta decir que nunca han sido necesarios; la frialdad de su madre en combinación con su templanza hacen de ella una roca imponente que hay que respetar.

–¿Sssí? –contesta el muchacho a la madre mientras gira el cuerpo para colocarse de frente a ella.

–Baja de ahí y vámonos a casa.

Con cuidado desciende de su puesto de centinela que improvisó con una pila de cajas de madera abandonadas en la parte trasera del lote utilizado como basurero. Una mano aquí, el pie por allá, la otra mano por acullá, la rodilla bien flexionada para alcanzar a poner el otro pie allá, ¡y listo!, ha logrado descender de su trinchera.

–¿Qué estás haciendo? –pregunta la madre sin titubear-, tus hermanos y yo te hemos buscado por toda la ciudad, cómo eres ingrato, con tanta gente ajena en el puerto no deberías de andar por estos lugares, alguien podría llevarte o aprovecharse y nunca más sabríamos de ti.

–Madre –dice el muchacho con ánimos de titubear–, no me ha pasado nada, además el tío Abdullah anda en el puerto.

–No me voy a poner a discutir con mi hijo –sentencia Laila–.

Lo toma del brazo y hace que camine hacia su casa.

Laila es una mujer delgada, de facciones finas y extremidades alargadas. El velo que utiliza para cubrirse el rostro deja al descubierto sus ojos a través de una abertura cuadrangular que asemeja un antifaz sin serlo, y si se observa mejor y con mayor cuidado, se trasluce el color moreno de su piel gracias a la blancura de la tela.

Laila avanza con pasos firmes.

–Lo lamento madre, no fue mi intención preocuparlos –expresa Hassan, pero Laila guarda silencio.

–¿Y mis hermanos dónde están?, me dijiste hace unos momentos que mis hermanos y tú me han estado buscando. ¿Dónde están Hussein y Noa? –insiste Hassan, pero su madre no tiene ni la más mínima intención de responderle.

Las cordilleras del Líbano custodian al oriente la ciudad de Beirut, un conjunto de piedras ocre que han sido talladas con manos volcánicas y salpicadas de vegetación abundante; ésta provee la región de maderas finas como el roble, el pino o el exuberante cedro; todas ellas se comercializan en el Mediterráneo, Europa y en el pujante continente americano.

–Voy a realizar la peregrinación a La Meca este mismo año –suelta a bocajarro Hassan poco antes de entrar a la casa.

Laila sale de su mutismo.

 Jorge Iván Garduño
@plumavertical

El Líbano [Fragmento de novela]

Estándar

Muy pocas veces el amanecer en el puerto de Beirut ha gozado de tanta vida como la de esta mañana. El mayor movimiento se nota en los alrededores del mercado principal, que es una explanada cuadrada ubicada a escasos metros del puerto, ahí es donde por costumbre se congregan cada semana los mercaderes a ofrecer sus productos traídos de las más remotas y extrañas tierras.

Pero en este día hay algo especial flotando en el ambiente que hace que todo este espacio público se impregne con los olores de la canela, el comino, la pimienta árabe, el almizcle, la menta, el ajo (con su olor tan característico), las semillas de ajonjolí y el sándalo; jamás había sido posible tener al alcance en un único lugar –excitando todos los sentidos del comprante–, tantos aromas, tantos perfumes, tantas texturas.

Conforme los navíos arriban al puerto, la plaza se tiñe de infinitos colores pertenecientes a la variedad de telas que ofrecen los cambistas: mantos, vestidos, velos, tapetes; todos han sido trabajados a mano retando a la imaginación. Hombres de piel bronceada trabajan en descargar los barcos que resguardan en sus bodegas los rollos de tela. Como una orquesta dirigida a la perfección, cada hombre y cada mujer llevan a cabo sus tareas, ya sea descargando, acarreando, acomodando, vendiendo, comprando; todos son parte de este rincón del planeta heredero de Fenicia, un pueblo que albergó marineros que, como hoy en día, comerciaron con seda, lino, algodón…

Otros comerciantes prefieren elaborar ahí mismo sus propios alimentos, los mismos que en ocasiones ofrecen a los compradores por módicas cantidades de dinero o algún trueque de mercancías, como los tradicionales kepes calientitos y crujientes, los mezze, cafta, shawarma (marinados previamente), jocoques frescos, secos, cocidos, dulces o salados son preparados con el mismo esfuerzo por las mujeres, a quienes parece que la piel se les quiebra al ser abrazadas por el sol naciente de Medio Oriente.

Platillos bellos, perfumados y sabrosos, meticulosamente adornados ya sea con vegetales frescos, con los derivados de la leche o sencillamente con los buenos aceites que esta tierra tan estrecha en tamaño pero tan abundante y noble ofrece.

No muy lejos de este lugar y trepado sobre unas cajas de madera, unos hermosos ojos del color de la aceituna observan detenidamente el espectáculo en que se ha convertido el mercado, recorren cada metro cuadrado de la plaza pública con mirada casi infantil pero escrutadora, el dueño de este par de luceros esmeralda se conforma con contemplar desde lejos las risas, los juegos, el cómo venden, compran o charlan animosamente los negociantes mientras beben árak y reciben de frente la brisa del mar.

Nunca se ha atrevido a internarse en el puerto, o no al menos solo, ya que no soporta las miradas ajenas que le contemplan los dibujos marcados en su piel que sus ropas no alcanzan a cubrir; recuerda las visitas semanales que hacía al mercado en compañía de sus padres cuando era sólo un niño de apenas cinco años.

Era en esa época en que el rostro de su madre aún conservaba una expresión de felicidad, de gozo por la vida, que le desapareció en el momento mismo en que las vecinas del barrio le llegaron con la terrible noticia de que a su esposo le habían dado muerte en la plaza pública tras un desacuerdo con un mercader inglés. Me aseguran que en el instante en que supo de la muerte de su marido, la expresión de su rostro se demudó, fue como si en un suspiro la vida se le hubiera ido, el tono de su piel perdió el frescor, nunca más recuperó el semblante, ni la cotidianidad, ni a su esposo; tuvo que luchar ante la adversidad y por su cuenta darle a sus hijos un nombre en una cultura de hombres.

Jamás detuvieron al culpable, a pesar de que regresó en un par de ocasiones al puerto a vender sus mercancías. Luego desapareció y nunca más nadie supo de él.

La piel apiñonada del muchacho, quien no rebasa los diecisiete años de edad, se arruga mientras más observa las escenas de los cambistas, nota que mientras venden o compran hay quienes se aprovechan de la situación para hurtar objetos al amparo de la disposición que muestran para ayudar a cargar la mercancía. No son pocas las personas a las que ha detectado mientras realizan este tipo de prácticas. Esto le recuerda las ocasiones en que su padre, llevándolo de la mano entre las frutas secas y las flores aromáticas, le instaba sobre la honestidad y el valor moral. No ha perdido, a pesar de los años, la admiración por aquel hombre, guardando muy presente en su memoria el recuerdo del rostro paterno.

(Así que mis estimados escuchas, ya se imaginarán lo importante que es para nuestro pequeño Ojos de Aceituna la confianza y el respeto que un hombre debe poseer hacia otro hombre, y más cuando los bienes del prójimo o los nuestros están de por medio. Ya que el padre se lo enseñó, así que nada de juzgar injustamente. Lo material, hablemos del objeto que quieran, da igual, con el dinero lo podemos adquirir, pero ¿qué me dicen de la honestidad, la confianza o la moral?, no me imagino ver llegar a uno de ustedes a una tienda de abarrotes pidiendo: “deme dos kilos de honestidad” o “medio litro de confianza”, ustedes disculpen, espero no incomodar a tan distinguidos oyentes, ya me entenderán conforme nuestro relato avance, pero por ahora no nos adelantemos a los hechos. Volvamos con el joven misterioso de ojos aceituna).

Encaramado en las alturas, nuestro humilde héroe contempla con sobrada inocencia el movimiento tan poco común con el que amaneció el puerto esta mañana. Desde muy temprano los instrumentos de las embarcaciones han despertado a los pequeños miles de habitantes de la ciudad. Ojos de Aceituna salió de casa cuando aún había oscuridad, muy de mañana. Su tío Abdullah le ha confiado que en este día llegaría mucha gente procedente de tierras árabes, y otras más de tierras tan remotas dentro y fuera del Imperio, que sus costumbres no se asemejan a las del islam, sin embargo, le explicó que las similitudes con las “otras costumbres” son mucho mayores que las diferencias.

Le ha tocado vivir en una época mucho más abierta y tolerante a las ideologías judeocristianas con respecto a los siglos anteriores, si no fuera así hace mucho que hubieran expulsado a la comunidad cristiana asentada en el extremo oriental de la metrópoli.

La mirada del muchacho atraviesa la plaza, recorre el puerto ya sin mayores distracciones y se posa en el intenso azul jaspeado del mar, observa la oscilación irregular de las olas al contacto con el viento, se embelesa, continúa observando, descubre enormes objetos de madera y metal que sobresalen del agua, no es la primera vez que los contempla, ya en otras ocasiones que ha escapado furtivamente de casa ha visto detenidamente lo que los adultos llaman embarcaciones o barcos. Le parecen hermosos. Máquinas con vida propia que mueven toneladas de alimento, telas o maderas. Navegan errantes buscando puertos por las costas del Mediterráneo en los cuales puedan descansar sus anclas por las mañanas. Luego, al caer la tarde se retiran dejando a su paso un camino difuso en las aguas que invita a la nostalgia, o en otras ocasiones una columna de humo que se eleva por su chimenea, según sea el caso. Así es como se imagina la existencia de tan portentosos objetos. Qué ganas tiene de que lo dejen hacer un viaje en barco, no le importaría que fuese de muchos días con sus noches, iría a visitar a su amigo Yusuf a Trípoli, o incluso se embarcaría en un viaje a esa América de que tanto se escucha hablar últimamente y así poder constatar con sus propios ojos aceituna, esos paisajes de alegría y prosperidad que tantas veces le ha descrito su tío Abdullah, que quién sabe de dónde saca tanta palabrería.

El mes del Ramadán ha terminado, él y su gente ya celebraron su fiesta del fin del ayuno. Estas festividades le agradan porque se reúne mucha de su familia en casa. Se abrazan, comen, beben, ríen, la gozan verdaderamente conforme a sus costumbres y en ocasiones se obsequian pequeños presentes; a él por ejemplo, la hija de su amigo Yusuf, Aisha, le regaló un piedrita negra que le ha pedido conservar bajo sus ropas. Es dos años menor que él.

Aisha es de piel tersa, dorada por el sol, de ojos grandes y negros -muy parecidos a la piedra que le dio a Ojos de Aceituna-, su cabello es largo y del mismo tono que sus ojos. Ella no acostumbra cubrirse el rostro, mucho menos cuando se encuentra entre su familia, pero pronto deberá de utilizar “el velo” ya que la costumbre de las mujeres, aunque se ha retrasado, le está a punto de llegar. Los hombres ya no la miran como la hija de Omar al-Tayir, sino como una mujer y todo lo que esta palabra encierra en significado. A Ojos de Aceituna le parece bella, es hermosa, pero a él le está prohibido mirarla con ojos matrimoniales, sólo debe tener cariño y respeto en su corazón para ella y esto lo entristece; son hermanos colactáneos, mamaron de los mismos pechos. La madre de Aisha falleció al nacer ésta, se desgarró por dentro perdiendo mucha sangre hasta morir. Desesperado, Omar llevó a Aisha con la esposa de su amigo Ali, era el año de 1891; semanas antes Laila, la esposa de Ali, había dado a luz a un pequeño de ojos cafés (muy distintos a los de su hermano mayor), a quien pusieron por nombre Hussein. Hussein y Aisha crecieron como hermanos.

Jorge Iván Garduño
@plumavertical

El reflejo de la identidad en el exilio

Estándar

Por años, Pakistán ha sido núcleo de constantes luchas religiosas, políticas y sociales, en las que la desigualdad entre los grupos de poder y sus gobernados son una constante en ascenso en pleno siglo XXI. Esta escalofriante diferencia bien nos recuerda las discordancias entre musulmanes e hindúes que a diario viven dentro de las fronteras de esta república, mismas que se acentuaron desde su proclamación de independencia en 1947, siendo el problema de Cachemira el más mediatizado.

En un panorama nada alentador y teniendo como escenario la zona montañosa del norte, Cachemira occidental, el escritor paquistaní Zulfikar Ghose (Sialkot, 1935) utiliza los temas del exilio, la emigración y la pérdida de identidad para entretejer un viaje detallado y mítico en el tiempo y el espacio en su novela El triple espejo del yo, ocasionando que el mundo observe nuevamente la tradición cultural de esta nación de Asia meridional ubicada a orillas del mar Arábigo.

A este respecto, existe la falsa creencia de que la “tradición cultural” hace sólo referencia al ámbito de las artes o a la axiología social, y también el prejuicio de creer que la tradición implica un rescate de valores que perpetúa el poder o la jerarquía –muy comunes, por cierto, en Pakistán.

Estas posturas son imprecisas y Zulfikar Ghose así lo hace ver en su obra, ya que la tradición engloba el conjunto de conocimientos de la sociedad y en ella se integran tanto la ciencia, la religión, la pintura, la economía, el gobierno o la literatura, por lo que es un acto que recuerda en su memoria las funciones vitales de la sociedad como bien pueden ser voces, imágenes, inicios, desenlaces.

En El triple espejo del yo, Zulfikar Ghose hace repaso de la historia… su historia, y de la historia como pauta que acumula conocimiento y permite en un mundo devastado la sobrevivencia, los sueños, las pesadillas que nos embargan y se reiteran como obsesiones en preguntas –el cómo, el dónde, el por qué– fundamento de las acciones y las ideas, del cuerpo y las voces en la transitoriedad perenne del tiempo en el espacio.

La escritura de Ghose es un acto que nos vincula a lo plural, a la animalidad que subyace en nosotros recubierta de lenguajes, además nos expone a la intimidad, al deseo que traspasa las ataduras de lo cotidiano y transita en solitario sabiéndose confrontado en los límites de la noche que reposa en sí misma y regresa transformada en lo otro, en un espejo que derruye la costumbre y carcome la seguridad; un acto que persigue su liberación, una búsqueda que deja de lado la censura, el olvido.

Los vínculos que Zulfikar Ghose sostiene se relacionan con hilos que escapan e intentamos atrapar, simetrías intrínsecas de secretos que no son secretos, son máculas que al ir allá traspasan el aquí y ahora, que están y no están, que simplemente no se han ido, permanecen al acecho como una luz que parpadea, como un fantasma que se arropa en la emotividad de su propio sentir explorando en las formas del lenguaje los horizontes ocultos del ser, y el existir, en la experiencia de la prosa.

El triple espejo del yo, nos confronta a quemarropa con el cómo pensamos sobre nuestra identidad nacional cuando nos arrebatan nuestro país, nos mutilan nuestro futuro, nos laceran nuestro pasado y nos extirpan nuestra humanidad.

Su lectura implica un reto al lector, ya que Zulfikar Ghose nunca revela quién es el protagonista de tan inquietante novela, cuya identidad cambia a lo largo de la narración, lo que deja constancia para futuros y amplios estudios filológicos de tan sugestiva e inquietante obra.

Jorge Iván Garduño
Fotógrafo, escritor y periodista mexicano.
jorgeivangg@hotmail.com
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en:
 
http://apiavirtual.net/2011/08/30/el-reflejo-de-la-identidad-en-el-exilio/

En busca de la identidad y la pertenencia colectiva

Estándar

Poseedora de un estilo literario deslumbrante, que toca los pequeños detalles sin llegar a ser monótona o redundante, Jhumpa Lahiri (1967) es una escritora estadounidense de origen indio que en sus libros bien habla de la identidad individual bien de la búsqueda de una pertenencia colectiva, que de un modo u otro, describe con precisión la situación intimista para trasladarnos a un plano universal.

Y es que en ese plano universal coexisten los tres temas más importantes de la vida, y a los que Lahiri recurre para conformar magistralmente sus cuentos y novelas: la familia, el amor y la identidad. Elementos trascendentales para el ser humano que en el intento por entender el motivo de su existencia, busca formar parte de un ‘algo’.

El vínculo inicial que la familia construye en los primeros años de vida es crucial para el buen desarrollo del ser humano en la sociedad, es por eso que el amor que brinda esa institución servirá para conformar finalmente la identidad del individuo, tesis de la que se desprende la obra de esta autora que le permite al lector reflexionar sobre el escenario de la migración e inmigración.

La prosa de Jhumpa Lahiri está permeada por el mundo de los pequeños melodramas familiares, de los hindúes que luchan toda la vida por adaptarse a un nuevo mundo, a las historias de amor cansadas, a lo nunca dicho que pesa mucho más que lo nombrado. Es por ello que su literatura es  absorbente, llena de sorpresas que generan constantes emociones en el lector.

Siempre con una mirada renovada, esta escritora, quien nació en Londres, reconstruye escenas diversas sobre temas reincidentes, que finalmente nunca se asemejan; a través de su escritura nos sumerge siempre en el mismo tipo de situaciones y nos describe personajes que en reiteradas ocasiones se hacen presentes en la mente de Lahiri… pero con rostros diferentes.

Sin embargo, conforme el siglo XXI avanza, y la tecnología junto a él, la relevancia de la familia, el amor y la identidad toman una fuerza mucho mayor para Jhumpa Lahiri y su literatura debido a que la migración de hoy en día es mucho más “común”, por tal motivo existen en las sociedades globales la carencia de la identidad nacional, étnica y social, cuestiones que nos plantea Lahiri.

Y es a partir de estos sucesos narrados en los que la infelicidad surge desde el interior de la autora para, más tarde, a base de tenacidad, aplicación y placer, narrarnos con voluntad de estilo cada escena notablemente lograda con una prosa fuerte, que anunció hace mucho a quien hoy se le reconoce escritora.

La literatura universal se ha nutrido de la prosa de Lahiri, que ha provocado el nacimiento de una especie de nacionalismo hindú-americano al conjugarse con la vertiginosa sociedad estadunidense del siglo XXI e intentar identificar a la población actual con las viejas tradiciones del siglo XX, lo que nos habla de la diversidad cultural existente en ese país anglosajón.

Al tomar como base lingüística una de las más ricas literaturas vernáculas, Jhumpa Lahiri ha hecho de la suya un vehículo único que fusiona la tradición india y la forma norteamericana, como en su momento lo lograra Rabindranath Tagore con la forma europea.

Jhumpa Lahiri, una  talentosa y muy aguda escritora, que tiene la capacidad de crear y recrea una y otra vez un mismo acontecimiento de mil maneras posibles, manteniendo interesado al lector siempre de una manera novedosa y bellamente construida.

Jorge Iván Garduño
Fotógrafo, escritor y periodista mexicano.
jorgeivangg@hotmail.com
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en:
 
http://www.revistaelbuho.com/articolo.php?act=articolo&id_articolo=158&id_categoria=40
 
 

Yasar Kemal: de la tradición oral a la escritura épica

Estándar

Turquía, Estado encrucijada entre Asia y Europa situado en Asia Menor, en el Mediterráneo. Nación poseedora de una incalculable riqueza en todos los planos, muestra de ello es: la basílica de Santa Sofía; la región de Ankara de donde provienen las cabras y los conejos de angora (de ellos se obtienen las apreciadas lana mohair y de angora, respectivamente); el raki;[i] el kebab;[ii] los derviches Mawlawiyah; la ciudad de Estambul; el monte Ararat[iii] y la región montañosa del Kurdistán.

A lo largo de su historia, Turquía ha sido punto de encuentro de culturas, de ideologías, centro culminante de las rutas comerciales entre Oriente y Occidente, tierra de asilo para los judíos sefardíes expulsados de España y, sobre todo, la capital de un imperio que extendió sus dominios por una parte de Asia, Europa y algunas zonas del continente africano –el imperio otomano–.

Dentro de este gran mosaico que ha fungido como puente entre dos mundos y sus ciencias, nace en Hemite, Kemal Sadik Gokceli (1923), una de las mayores figuras de la literatura contemporánea turca, un autor incómodo por utilizar un estilo mordaz, virulento y sarcástico a favor de los desheredados que luchan en nombre de la tierra.

Sadik Gokceli es conocido en los círculos literarios por el seudónimo de Yasar Kemal, con el cual a publicado una veintena de relatos, protagonizados todos por bandidos solitarios que se ven enfrentados a gobernantes ambiciosos, despiadados y corruptos que han dominado las regiones turcas a lo largo de la historia.

Yasar Kemal es de origen kurdo, lo cual explica mejor su estilo literario, que ronda las ideas comunistas y una defensa comprometida hacia la minoría kurda, haciendo de lado el silencio ante las injusticias que ha imperado  no sólo en esta sinuosa zona geográfica del planeta, sino que a la vez otras minorías ven reflejadas su situación política y hacen suya la voz de Kemal, que no es otra mas que la de la defensa en pro de su heredad.

Su prosa no necesita mayor explicación, es firme, calibrada, cadenciosa, llena de pasión, cargada de emociones, de acción, a ratos con humor y a ratos con sentimiento, en escenarios que se desarrollan al aire libre y a lo largo de la compleja barrera montañosa que se extiende por todo el territorio turco; dando muestras de la pericia que tiene el autor para describir los paisajes que rodean a sus personajes, sin caer en el exceso.

Sin embargo, debo añadir un dato que brindara a la lectura de Yasar Kemal mayor lucidez y que, tiene que ver directamente con su origen: el Kurdistán. Los kurdos viven diseminados desde hace siglos en una región montañosa del oeste de Asia, que se extiende por Turquía, Siria, Irak, Irán y Armenia, aunque la mayoría de ellos se encuentra instalada en Turquía e Irak.

Ellos son musulmanes de la rama sunnita y se dedican a la agricultura y a la cría de ovejas. Este pueblo ha hecho frente a las invasiones de muchos pueblos guerreros y sólo fue vencido por los turcos selyúcidas en el siglo XI e incorporados al imperio otomano en el siglo XIV. Trasla Primera GuerraMundial, en 1920 se firmó el Tratado de Sèvres, el cual preveía la creación de un estado kurdo, pero en 1923 al ser nombrado presidente Mustafá Kemal Atatürk (1923-1938) no se respetó el acuerdo y suprimió la cultura e identidad kurdas, lo que ha dado origen a los diversos levantamientos armados hasta la actualidad.

La ausencia de compromiso y verdadera libertad han creado personajes legendarios, me refiero a Memed El Flaco, un bandido mítico que protagoniza la novela-símbolo más representativa de la obra de Kemal: El Halcón (1955), con la cual alcanzó el reconocimiento mundial y a la vez un odio más execrable de parte de sus coetáneos, que no perdonan una mente lucida en medio de un desierto de incoherencias.

Yasar Kemal comenzó como periodista para un diario de su país, con el paso de los años, fue puliendo su escritura a la vez que recababa las tradiciones orales del Oriente Medio, para finalmente plasmarlas en un tono épico. << Sus novelas en el fondo son relatos de aventuras, impregnadas de una poesía sutil, de un paisaje espinoso, con un aliento de epopeya que sin embargo profundiza en los seres menores, en sus limitaciones y posibilidades, y en esa hondura exótica que forman las elegías y creencias ancestrales de la cultura medio oriental>>, como dijo su más reconocido crítico.

Su trabajo literario nos recuerda la épica clásica india y las narraciones románticas protagonizadas por hombres obligados a convertirse en bandoleros que se refugian en los montes,[iv] hombres que se escurren de las manos de la justicia corrupta, condenados a la soledad, pero que poseen un alma noble, rebelde, comprometida.

En definitiva, no me queda más que compartir las palabras que hacen referencia a la prosa de Yasar Kemal, <<Una escritura que acaricia y quema, que crea la adición propia de lo fronterizo, pues fusiona con dolor el Oriente y el Occidente>>.[v]


[i] Un aguardiente anisado considerado como la bebida nacional turca.

[ii] Forma de preparar la carne de cordero o ternera al estilo turco. Son platillos heredados de los pueblos nómadas de Oriente y centrados en la carne del cordero. Parte pincho, parte brocheta, parte bocadillo.

[iii] Según el Antiguo Testamento fue la cumbre en la que se posó el arca de Noé después del diluvio universal, Gn. 8:4.

[iv] Casi comparable con el cine mexicano de mitad del siglo XX, que era producto de una resaca revolucionaria.

[v] José Luis de Juan, El País.

Jorge Iván Garduño 
Fotógrafo, escritor y periodista mexicano.
jorgeivangg@hotmail.com
@plumavertical
 
 Este texto ha sido publicado en:
http://www.lajornadaguerrero.com.mx/2010/11/21/index.php?section=opinion&article=006a1soc
 
http://apiavirtual.net/2008/09/17/yasar-kemal-de-la-tradicion-oral-a-la-escritura-epica/