Archivo de la etiqueta: Cuento

“Obras completas (y otros cuentos)”, de Augusto Monterroso

Estándar

Magnífico escritor que capturó la esencia del alma del ser humano en su literatura. Nacido en Tegucigalpa, Honduras, el 21 de diciembre de 1921, aunque más tarde adoptó la nacionalidad guatemalteca ya que pasó su infancia y adolescencia en aquel país centroamericano y que marcaría su escritura, y falleció en la Ciudad de México, el 7 de febrero de 2003, el fue Augusto Monterroso, célebre por sus relatos breves.

23454fgfg

En innumerables momentos Monterroso afirmó que gracias a la época que vivió durante las décadas de 1930 y 1940 de la Guatemala del  dictador Jorge Ubico alcanzó a desarrollar una voz literaria aguda y perspicaz al desempeñar un activo papel, lo que le llevó a la cárcel al tomar el poder el general Federico Ponce Vaides, pero en septiembre logró escapar de prisión y pidió asilo en la embajada de México.

Tras la revolución de octubre en Guatemala, encabezada por Jacobo Arbenz, Monterroso fue designado para un cargo en el consulado de Guatemala en México, donde permaneció hasta 1953. Tras la caída de Arbenz se exilió en Chile, donde trabajó como secretario de Pablo Neruda, para retornar a México en 1956, país en el que iba a establecerse definitivamente.

Prolífico narrador y ensayista, comenzó a publicar sus textos en 1959, año en que se publicó la primera edición de Obras completas (y otros cuentos) –que ahora se publican en Ediciones Era–, un conjunto de incisivas narraciones fundamentales para leer a Monterroso y comprender las letras centroamericanas y de Hispanoamérica, ya que sobresalen de estos textos su prosa concisa, breve, sencilla por momentos mezclando un magistral manejo de la parodia, la caricatura, y el humor negro.

Es considerado como uno de los maestros de la mini-ficción y, de forma breve, aborda temáticas complejas y fascinantes, con una provocadora visión del mundo en el universo y una narrativa que deleita a los lectores más exigentes, haciendo habitual la sustitución del nombre por el apócope.

Entre sus libros destacan además: La oveja negra y demás fábulas (1969), Movimiento perpetuo (1972), la novela Lo demás es silencio (1978); Viaje al centro de la fábula (conversaciones, 1981); La palabra mágica (1983) y La letra e: fragmentos de un diario (1987). En 1998 publicó su colección de ensayos La vaca.

Augusto Monterroso hizo de la fábula y el cuento su lenguaje, logrando una valorización de estos géneros poco atendidos en nuestras letras antes de Monterroso, siendo su composición: Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí, está considerada como el micro relato más breve de la literatura universal hasta la aparición de El emigrante de Luis Felipe Lomelí. Siendo incluida en una docena de antologías y traducido a varios idiomas, estudiado en múltiples tesis, e interpretado infinitas veces “como el universo mismo”, en palabras de Monterroso, asimismo cuneta con una edición crítica de Lauro Zavala titulada El dinosaurio anotado.

Le fueron otorgados los premios Magda Donato (1970); Premio Xavier Villaurrutia (1975) por Antología personal; la condecoración del Águila Azteca (1988), por su aporte a la cultura de México; El Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances (1996); Premio Nacional de Literatura “Miguel Ángel Asturias” otorgado por el Ministerio de Cultura y Deportes de Guatemala (1997); el Premio Príncipe de Asturias de las Letras (2000) en reconocimiento a toda su carrera.

Tener un acercamiento a la obra de Augusto Monterroso es ahondar en una obra de maravillosa riqueza moral y estética, de verdadera transformación al acervo narrativo del relato breve.

Jorge Iván Garduño

@plumavertical

Este texto ha sido publicado en:

http://efektonoticias.com/noticias/mexico/obras-completas-y-otros-cuentos-de-augusto-monterroso-literatura

Anuncios

“Cuentos completos” de Antón Chéjov

Estándar

La editorial Páginas de Espuma perteneciente al sello Colofón reúne en una sola obra los “Cuentos completos”, del escritor ruso Antón Chéjov (1860-1904), que ha sido considerada por intelectuales, académicos y autores como uno de los libros más relevantes por los escritos que aglutina.

cubierta_CHEJOV_I

Considerado como el cuentista y prosista más perfecto que haya dado la literatura rusa, la obra de Chéjov es considerada como colosal y monumental, esto a más de 110 años de su muerte, por lo que intelectuales, como es el caso de Rafael Pérez-Gay a afirmado que “nada escapó a su pluma, ni el humor desaforado ni la carta de amor desdichada, la sombra de la desgracia o el azar que todo lo puede”.

600 relatos reunidos, muchos de ellos desconocidos en español, aparecerán entre el 2013 y 2016 en un tomo de mil 200 cuartillas por año dirigidas por Paul Viejo y en traducciones nuevas y antiguas. Se trata de un verdadero acontecimiento de las letras en español, por lo que seremos testigos de la producción cronológica de la producción del autor ruso de toda su obra cuentística en un total de cuatro tomos.

En este primer tomo, se cuenta con una introducción de 70 páginas, y notas con toda la información sobre los cuentos, además de los primeros 240 cuentos de Antón Chéjov, quien también es considerado como el padre del cuento, a pesar de ser perseguido por la tuberculosis toda su vida, situación que no mermó su calidad artística.

Dicho en palabras del editor Ariel González, se planea que los cuatro volúmenes contengan en un apéndice no sólo los cuentos, sino también a casi todos los traductores que se han ocupado de Chéjov.

“Cuatro volúmenes donde se irán apuntando los datos, fechas, casi todas las anécdotas y pequeñas introducciones que nos vayan explicando cómo se publicaron los cuentos. Cuatro volúmenes para leer a Chéjov de arriba y abajo”, en definitiva, un autor total en cuanto a su obra cuentística se refiere.

Este primer volumen, abarca de 1880 a 1885, en donde se aprecia al joven escritor cobrar forma, asumir su voz y tener sus primeras salidas, “con las que él decía que era su primer amante: la literatura, la medicina era considerada su esposa”, explica González.

En este periodo, observamos a un Antón Chéjov potente y vigoroso, resaltando entre sus cuentos más importantes La muerte de un funcionario, aunque bien no de los famosos a diferencia de La dama del perrito, sin embargo, se hizo de un público de manera muy rápida, por lo que cada publicación era esperada y muy valorada.

Anton Chéjov fue maestro del relato corto, y a pesar de que como dramaturgo escribió unas cuantas obras –y cuatro de ellas son las más conocidas– sus relatos cortos han sido aclamados por escritores y la crítica.

Definitivamente, una colección que no deberá faltar en cualquier librería.

Jorge Iván Garduño
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en:
 
http://efektonoticias.com/cultura/cuentos-completos-de-anton-chejov-literatura
 

Una versión única de la obra de Edgar Allan Poe narrada gráficamente

Estándar

Terminada la lucha por la independencia y una vez reconocida la nueva república de los Estados Unidos, surgieron una serie de escritores de literatura netamente norteamericana, que de forma excepcional se desmarcó adecuadamente de los autores británicos que hasta ese momento eran un referente en lengua inglesa.

BLuRkFUCQAArqKy

Considerado como el padre de la novela policiaca, Edgar Allan Poe (Boston, 1809-Baltimore, 1849), publicó sus primeros poemas en 1827, sin embargo pronto se inclinó por un género más vendible, el cuento, lo que rápidamente le dio buenos resultados con la obtención de un premio de 50 dólares en un concurso de esa suerte con su relato Manuscrito hallado en una botella (1833).

Cabe destacar que Allan Poe fue el hijo biológico de David Poe y Elizabeth Arnold Hopkins, quienes al morir, Edgar, junto a sus dos hermanos quedaron desamparados viéndose en el penoso infortunio de ser separados, pero el futuro escritor fue adoptado por un negociante llamado John Allan, de quien tomó el apellido como paterno con el cual sería reconocido a nivel mundial hasta nuestros días.

Edgar Allan Poe contrajo secretamente matrimonio a los 26 años de edad con su prima Virginia Eliza Clemm de tan sólo 13 años, suceso que tuvo lugar el 22 de septiembre de 1835 en Baltimore, por desgracia, a principios de 1842 la esposa de Allan Poe enfermó de tuberculosis y murió tiempo después. De este suceso el poeta no pudo sobreponerse y falleció en 1849 en un hospital de Baltimore, víctima del alcohol y de las neurosis que sufrió.

Al estudiar su obra se puede observar a un Edgar Allan Poe romántico, aunque él siempre negó la inspiración artística, ya que exaltó las facultades intelectuales y la lucidez como factores de creación literaria por encima de ésta; asimismo el conjunto de su obra ofrece un amplio campo a la crítica y entre sus traductores al español figura el novelista argentino Julio Cortázar.

El misterio enigmático está siempre presente en la obra de este escritor norteamericano, subyugando el alma humana y cautivando a miles de lectores quienes han visto en él, a un fiel representante del género del terror y el juego del psicoanálisis.

Edgar Allan Poe, Narrativa gráfica (Editorial Axial, 2013) es una verdadera joya que bien vale la pena atesorar ya que incluye cuatro obras icónicas de Poe, los relatos “El corazón delator”; “El gato negro”; y “La caída de la casa Usher”; además del mundialmente famosos y uno de sus poemas más representativosl, “El cuervo”, todos finamente ilustrados por el artista gráfico Gustavo del Valle, y la adaptación del texto a formato de narrativa gráfica por Julián Romero como plasmados en un periódico: The Stylus, el sueño incumplido de Edgar Allan Poe de editar su propio rotativo en Filadelfia, Pensilvania, y que por fin ve la luz en el interior de esta brillante edición.

Las cuatro obras reunidas en este tomo fueron ordenadas por el editor cronológicamente y, en todos los casos se registra el dato de su primera publicación, y de manera visual se puede observar el halo de misterio que Allan Poe impregnó en estas obras, convirtiendo el presente ejemplar en una versión única y digna de la obra del bostoniano narrada gráficamente.

Jorge Iván Garduño
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en:
 
http://efektonoticias.com/cultura/una-version-unica-de-la-obra-de-edgar-allan-poe-narrada-graficamente
 

“Yanko” y “el Gonzo”

Estándar

Piso el acelerador sin soltar el clutch, impaciente, aguardo a que regresen al vehículo los sicarios.

– ¡Arráncate pendejo! –grita Yanko con los ojos desorbitados que imagino rodando por el suelo.

Suelto el clutch y acelero furioso el Ford modelo 80 casi a propósito para que salgan volando Yanko y el Gonzo, cosa que no consigo.

Jorge Iván Garduño
@plumavertical

Suspiro de luz

Estándar

Un tenue suspiro de luz se filtra por la ventana que apenas si deja pasar la gruesa cortina, esto, aunque no permite iluminar la habitación, sí nos concede distinguir las sombras frías, grises y alargadas de los objetos que nos recrean un paisaje que bien parece sacado de un fresco de Piero Della Francesca.

Se vierte en una taza un líquido blanco y cremoso como cada mañana, deteniéndose un par de centímetros previos al borde. Se eleva el caliente vapor como un camino que en su intento por alcanzar el cielo es detenido por el mugroso techo. La bebida de Don Antonio López Trejo está lista.

Jorge Iván Garduño
@plumavertical

La Fuga [Fragmento]

Estándar

–Silencio– dice el muchacho con voz entrecortada.

Avanza con lentitud y el corazón palpitante por un callejón estrecho, mientras que por los flancos se elevan grandes estructuras de departamentos que imponentes hacen sentir su aplastante presencia.

Luego de varias horas de una lluvia intensa en la ciudad, la negrura de la piedra de la que está formado el suelo, sustenta ya grandes, ya pequeños charcos de agua.

Es casi media noche… el ambiente está en calma y prácticamente es posible respirar –si fuera esto posible– un silencio abrumador.

Sopla un viento frío que como olas en el mar embravecido rompe sobre la piel del muchacho, al tiempo que un anciano permanece recargado, exhausto, sobre el dintel de una casa ubicada al inicio del callejón. El endeble viejo observa con vista cansada el camino que le espera por delante, sin ánimos de adentrarse a ese lugar hostil.

Sin energía, el joven hace un esfuerzo por animar a su viejo amigo posando su mano derecha sobre la espalda de éste y al instante advierte la humedad de las ropas de su compañero. ¿Pero, cómo es esto posible?, se pregunta el muchacho, y es que se resguardaron del torrente.

Nuevamente repite el movimiento, el roce en esta ocasión resulta más prolongado, lo que le permite percatarse de que esa humedad no es producto de la llovizna… es sudor, sudor que brota de esa piel longeva mal oliente por la excitación del momento… está empapado, hirviendo en sudor salado.

Avanzan más deprisa -deben seguir, el chico lo sabe bien-, si no se apresuran en breve les darán alcance y será en vano todo esfuerzo hasta este momento realizado.

El abuelo se abre paso a través del solitario callejón, por su mente deambulan rostros abatidos, indiferentes, tal parece ser una premonición sicalíptica; apoya su peso sobre su amigo recargando una mano sobre él, mientras desliza con suavidad la otra por la rugosa piedra que conforma la pared del lugar.

Sin la velocidad esperada, se internan en un herrumbroso paisaje dominado por sombras disonantes que se cruzan en su camino buscando ser cómplices de estas almas prófugas, mas sus perfectas antagonistas resultan ser tres grandes bombillas industriales que se levantan aproximadamente cinco metros por encima de ellos, dos a su derecha y una a la izquierda, frente a ellos.

Tres atalayas que observan cada uno de los movimientos permitiéndoles que se acerquen para -en el momento indicado- aplastarlos sin conmiseración.

Con pequeños y muy breves pasos, ahora avanzan pausadamente hasta donde les permiten sus pies entumecidos continuar su periplo. El agua se filtra ya por el par de zapatos del más joven, y las mejillas de su compañero comienzan a ceder al frío, al tiempo que las narices de ambos han sucumbido al aire helado que como vidrio cortante se quiebra frente a sus rostros.

A cada respiro se saben acorralados, sienten en el fondo de sus pechos el cruel efecto vibratorio de los pasos de aquellos a quienes tanto temen.

Jorge Iván Garduño
@plumavertical
 

Mór Jókai, notable escritor húngaro de elevada calidad literaria

Estándar

Móricz Jókay es el nombre original del afamado escritor húngaro Mór Jókai (1825-1904), que a finales del siglo XIX desarrolló primordialmente su vasta producción literaria que se extiende a  110 volúmenes entre novelas, cuentos, poemas, ensayos, dramas y obras de teatro, lo que le permitió tener una increíble popularidad en su país y ser conocido en el extranjero, situación inusual para un autor de su nacionalidad en aquellos años.

Con alegría, sensibilidad y optimismo como elementos recurrentes dentro de sus obras, Jókai describe mundos exóticos alineados con la realidad cotidiana que se vivía en la sociedad húngara añadiendo matices irreales, de tal suerte que al lector no le es complicado percibir el juego de espejos falsos que se cierne por momentos ante sus ojos.

Su literatura está basada en los acontecimientos que afectaron a Hungría, como los sangrientos siglos de dominio turco, de donde parte para elevar, en ocasiones, el nacionalismo de su patria y en otros momentos exaltar a los patriotas en un canto de admiración y reconocimiento por la valentía que mostraron en la Revolución o contra la opresión austriaca.

Por lo general, los personajes protagónicos que recrea en sus obras, mantienen elevados rasgos de virtuosismo o vicios arraigados que nos hacen caer en la incredulidad y sospechar que han sido encumbrados muy por encima de los estándares terrenales, o caso contrario, el resto de los actores normalmente conserva una existencia real y común a toda vida humana, situación que nos brinda la dicha de contemplar la lucha encarnizada y perpetua entre la invención y lo existente.

La imaginación de Mór Jókai lo llevó a explorar universos fantásticos, por los que los jóvenes se han interesado en su prosa debido a la magia y misticismo de la que se valió, razón por la cual es considerado, erróneamente, el escritor de la juventud en su nación, pero Jókai no es solamente “el escritor de la juventud”, sino que es un literato de culto entre lectores maduros y experimentados que buscan obras interesantes.

El férreo simbolismo que utiliza es una de las razones por las que su lectura seduce, es atractiva y visual, porque guía nuestros pasos a través del misterioso laberinto de la imaginación           de un hombre que se identificó con la revolución social desde su muy temprana labor literaria, y que a pesar de haber terminado sus estudios en derecho, decidió abocar su vida a la escritura y pelear desde esa trinchera por sus ideales.

A mediados del siglo XIX, las obras de Jókai obtuvieron un auge vigoroso, aunado al hecho de que éste representó el periodo más productivo en la carrera del escritor, situación que fue de la mano con la remuneración económica, por lo que sus ingresos, siempre elevadísimos, le permitieron solventar un ritmo desmedido en ayudar a necesitados, lo que contradictoriamente lo llevó a debatirse constantemente en dificultades financieras.

Mór Jókai, además de escritor, se distinguió como político debido a su desinteresada entrega a la causa social, por la que luchó tenazmente y tuvo que enfrentar grupos opositores en el gobierno o en la sociedad húngara, pues por estar involucrados en ideales contrarios a los de él, Jókai ganó enemigos como ciudadano, escritor y diputado, posición que alcanzó en 1861 en el Parlamento de Hungría.

Un porfiado libre pensador que se mantuvo fiel a la causa de su país para dejar atrás los malos años, a fin de construir una nación sobre bases sólidas para levantar a un pueblo de lo que fue el esplendor reducido a cenizas por los excesos de terceros.

El Gran Cuentista Húngaro que legó historias increíblemente ciertas, Mór Jókai.

Jorge Iván Garduño
Fotógrafo, escritor y periodista mexicano.
jorgeivangg@hotmail.com
@plumavertical
 
Este texto se ha publicado en:
 
http://apiavirtual.net/2011/01/09/mor-jokai-notable-escritor-hungaro-de-elevada-calidad-literaria/