Archivo de la etiqueta: DF

Carne trémula

Estándar

El golpe fue certero

La pequeña la mira con ojos de miedo,

Lo defino como un deliberado trancazo…

Observo cómo tiembla todo su cuerpo,

La remata con un tremendo empujón

La niña dobla sus piernitas para evitar algún probable pisotón.

Mientras la madre observa a su hija caída

Hace la titánica labor de intentar dormir a la recién nacida

Que cargando con un solo brazo está

E intenta vender además chicles, cigarros y pastillas

En unas escalinatas desgastadas y frías.

Ella es una madre joven “víctima de las circunstancias”

Que confundió hace diez años el amor con halagadoras palabras

Nunca nadie le enseñó a darse a respetar

Que a esto alguien dirá: “eso nadie se lo iba a enseñar”.

Las dos nenas poseen un rostro hermoso

Aunque por desgracia, ya se refleja en la mayor el miedo,

Qué complejo resulta todo esto,

Tan inocentes y ya están atrapadas en un círculo enfermo.

Me acerco un poco y me detengo al escuchar:

“Ya no me pegues mami,

Te amo, me lastimas.

¿Quieres dinero?

No tengo… me duele”.

La hermana menor aprenderá por repetición

Lo que su madre a golpes y humillaciones

Realiza con la mayor, y después con las dos.

Lamentablemente bien sabido sé

Que como estas opresiones

Existen otras que ejecutan señoras o señores

Quienes derecho creen tener

Sobre cuerpecitos indefensos que a maltratos están propensos.

Me acerco casi inconsciente junto a la madre,

Siento su mirada resignada descansar sobre mi rostro

Me ofrece dulces y otros caramelos que con su venta espera adormilar su hambre,

Rebusco en las bolsas de mi pantalón mugroso.

Espera, detente…

Sigue de frente,

¿Por qué no te detienes al escuchar los quejidos

Golpes y gritos,

Que como martillos resuenan junto a mi mente

Y que podrían obligar a volver la vista atrás a cualquier gente?

Un círculo de vicio muy repetitivo, constante

Al que debiéramos gritar:

“¡Ya basta!”

Nos dañamos los cuerpos,

La mente, el alma,

Unos con golpes, otros con violaciones

Tal vez con gritos

O poniendo en práctica la explotación de menores.

Vamos extirpando la infancia de nuestros corazones,

Unos ejerciendo la violencia

Otros siendo indiferentes hacia el desprecio o el olvido

Perdónenme si sueno reiterativo.

Mil gentes deambulando por las calles,

Decenas de niños pidiendo monedas y billetes,

Otros ofreciendo dulces, caramelos y pistaches

Y nosotros dando paliativos estúpidos

Embotados en nuestro mundillo

Que genera más y más niños destruidos.

17.17,00.28

@plumavertical

¿Acierto o acertijo?

Estándar

Para algunos fue sorpresivo, para otros desilusionador, algunos más ya preveían o hablaban de un “as bajo la manga”, hay quienes afirman que es una vil traición a la ciudadanía –léase activismo social–, pero lo cierto, es que al hablar de política, de esa política que se ha gestado en nuestro país, se hacen cada vez más patentes las palabras ya desvirtuadas a estas alturas del siglo XXI: así como en la guerra y en el amor, ¡en la política todo se vale!

Y es que contrario a lo que cualquiera podría suponer, la apuesta de Acción Nacional en la capital del país para buscar la jefatura de gobierno ha sido por una mujer, que ante la pasividad de las autoridades del Distrito Federal por el secuestro de su hijo en 2005, comenzó con una lucha frontal a principios de 2006 a fin de esclarecer verdaderamente los hechos.

Lo anterior, la llevó a perseguir a través de espectaculares a los secuestradores de su hijo, que hoy se sabe fue asesinado, asimismo se ha señalado a cuatro personas -hasta ahora- como las responsables del secuestro, por lo que han recibido sentencia condenatoria, lo que le ha valido para convertirse en una de las activistas sociales más relevantes de nuestro país, me refiero a Isabel Miranda de Wallace.

Esta designación fue sorpresiva para algunos, ya que eran cinco los candidatos “panistas” que venían realizando un proselitismo abierto para buscar la candidatura al GDF. Al final, los cálculos de Gustavo Madero, presidente nacional del PAN, fueron que ninguno de esos actores políticos tenía posibilidad de por lo menos figurar decorosamente en la contienda.

Así que, para desilusión de ellos, la Sra. Isabel Miranda es la virtual candidata por Acción Nacional, pero pese a sus promesas de honestidad durante su presentación, y aunque ella misma asegure que no atenderá a intereses partidistas, dado que ella dijo: esa fue la condición para aceptar la candidatura, lo cierto es que ha provocado que tanto líderes sociales como políticos hablen de una manipulación del partido blanquiazul hacia De Wallace.

Pero ¿quién pierde más?, el PAN al manejar un doble discurso por imponer a una “candidata ciudadana”, que se dio a conocer por luchar en contra de algo que ha permeado el gobierno calderonista, pero que le comienza a dar dividendos mediáticos, o Isabel Miranda de Wallace, un parteaguas en medio de la corrupción e incapacidad de las autoridades, pero que podría poner en riesgo su credibilidad como activista social. ¿Acierto o acertijo?

Jorge Iván Garduño
@plumavertical