Archivo de la etiqueta: Donald Trump

Dreamers [Opinión]

Estándar

TEXTO PUBLICADO EL 11 DE SEPTIEMBRE DE 2017

El cese del DACA (siglas en inglés del programa de Barack Obama que evitaba la deportación de 800.000 jóvenes que entraron en el país de forma ilegal hace una década, siendo niños) de parte de Donald Trump, se perfila para que la Casa Blanca apoye la regularización de estos menores a cambio de que el Congreso apruebe fondos para la construcción del muro con México, un movimiento que fija un precio al futuro de los dreamers. La propuesta, rechazada de plano por los demócratas, convierte a estos 800.000 inmigrantes en rehenes de una negociación cuyo final se vislumbra temible.

Durante la última década la situación legal de los dreamers fue objeto de negociación parlamentaria, pero nunca salió adelante. Tanto en la época de los ex presidentes George W. Bush como en la administración de Barack Obama, los diferentes intentos no tuvieron ninguna respuesta. Recordemos la llamada Dream Act, que solidificaba su cobertura legal. Llegó a la Cámara de Representantes, pero en 2010 cayó por cinco votos en el Senado.

Ahora en 2017, el destino de estos jóvenes inmigrantes ha regresado al Congreso justo cuando mayor es la fractura. En la administración Trump, la distancia entre demócratas y republicanos resulta abismal, y las propias filas conservadoras se han vuelto un campo minado. Ni siquiera en sus mayores banderas, como la reforma sanitaria, han sido capaces de lograr el consenso.

El presidente Donald Trump insiste en discursos nacionalistas, lavándose las manos un Pilatos moderno, asegurando que el futuro de los dreamers está en manos del Congreso, y únicamente allí: “que nadie se equivoque, vamos a poner por delante los intereses de los ciudadanos estadounidenses. […] Tengo amor por esta gente y espero que el Congreso sea capaz de ayudarles de forma correcta. Realmente, no tenemos otra posibilidad”.

Anuncios

Las mentiras de Trump [Opinión]

Estándar

TEXTO PUBLICADO EL 1 DE JULIO DE 2017

En días pasados, el periódico norteamericano The New York Times publicó en su edición impresa un recuento de las mentiras que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, ha pronunciado en público desde que llegó a la Casa Blanca, apenas en enero pasado.

El repaso que el rotativo hace de las falsedades en que Trump ha caído desde el 20 de enero revela que en noventa y nueve ocasiones expresó, tuiteó o declaró mentiras, esto revela que dos de cada tres días, en promedio, el presidente de EEUU miente. Un dato abrumador que sólo se ha frenado durante su viaje al extranjero y algunos fines de semana de descanso en los que ha aprovechado para jugar al golf.

Entre las mentiras que Donald Trump ha dicho se incluyen en esta publicación sus declaraciones sobre la polémica prohibición de los viajes a los musulmanes, la asistencia pública a su toma de posesión, la relación con la OTAN, la guerra en Irak y la supuesta injerencia rusa en las elecciones presidenciales del año pasado.

El diario escribió: “El ascenso político del presidente Trump ha sido construido sobre una mentira: el lugar de nacimiento de Barack Obama […]. Su falta de veracidad también se ha convertido en el centro de la investigación sobre Rusia, un tema sobre el que James Comey, ex director del FBI, ha testificado bajo juramento respecto a las ‘mentiras evidentes de Trump’”.

Y añade: “Sin embargo, aunque las mentiras se han convertido en pan cotidiano, el país no debe dejarse convencer por ellas. Así que hemos recopilado casi todas las mentiras que ha dicho públicamente desde que juró su cargo”.

La compilación de estas mentiras, efectuada por The New York Times, ilustra la presidencia de Donald Trump, quien a base de mentiras somete a los suyos a una presión constante y desenfrenada. Suelta “la bomba” y obliga a su gabinete a recomponer los destrozos a su paso, generando incertidumbre a toda una nación y para el resto del mundo.

Recordemos lo que hizo su primer día como presidente al afirmar contra toda evidencia que no había llovido en la toma de posesión y luego, además, se jactó de que se trataba de la más multitudinaria de la historia, pese a las imágenes de la investidura de Barack Obama que desmentían dicha aseveración, por lo que comenzaron a generarse teorías sobre la realidad de Trump, y su postura de no reconocer el error.

Por desgracia, la mentira y el no reconocer el error son dos de sus características.

Sesenta por ciento de la población estadounidense considera que no es honesto; las falsedades se acumulan por decenas, sus tuits forman una cascada de tropiezos única en la historia presidencial, pero nunca ha rectificado. Se negó a ello tras acusar falsamente a Obama de haberle espiado y tampoco dio el paso cuando, para justificar su rebaja fiscal a los más ricos, sostuvo que EEUU es el país con mayores impuestos del mundo.

Pero no todo es rentabilidad política. Hay mentiras que se limitan a mostrar su enorme ego. Así ocurrió cuando se envaneció de haber sido el hombre que más veces ha salido en la portada de la revista Time con “14 o 15” apariciones, así lo dijo, siendo que la verdad es que ha ocupado ese espacio en 11 ocasiones, una cifra muy inferior a la de Richard Nixon: 55 veces.

La mentira no es ajena a los políticos, lamentablemente en nuestro mundo es algo que se da por sentado: “si eres político, eres un mentiroso”, y no debiera ser así, y si bien Donald Trump no tenía antecedentes de político, ya lleva más de la mitad del camino recorrido para ser reconocido como tal.

Europa ya no se puede fiar de EU [Opinión]

Estándar

TEXTO PUBLICADO EL 3 DE JUNIO DE 2017

Durante estos días, Donald Trump cumplirá más de 130 días al frente del gobierno de los Estados Unidos. Desde que este personaje resultó electo en noviembre pasado, mucho se habló respecto de lo que supondría su mandato y su manera de gobernar, sobre todo en lo referente a su postura radical, dictatorial, xenófoba y extremadamente nacionalista, por lo que se esperaba que ya instalado en la Casa Blanca moderaría dicho discurso e implementaría políticas alineadas al “establishment” norteamericano… políticos norteamericanos preveían que el neoyorquino sería un “gobernante” controlable, que su equipo lo alinearía a intereses en común con otras naciones “hermanas”, pero Trump le ha cambiado el rostro a la Casa Blanca, y a la política norteamericana.

En días pasados, el presidente Trump realizó su primera gira internacional en medio de una fuerte crisis al interior de su gobierno sobre sus relaciones y las de sus colaboradores y familiares con el gobierno ruso.

Su visita a Europa ha alterado los ánimos en ambos lados del Atlántico. Simplemente las discusiones en las recientes cumbres de la OTAN y del G7 sobre el gasto militar, la protección del clima o la política de refugiados parece que acabaron por dinamitar la poca paciencia que le quedaba ya a la mandataria alemana, Angela Merkel, quien no dudó en alzar la voz durante un acto en Alemania que Europa camina sola.

“Los tiempos en los que podíamos fiar completamente de los otros en parte han terminado. Así lo experimenté los últimos días […], por ello sólo puedo decir: nosotros los europeos debemos realmente tener nuestro destino en nuestra propia mano”, afirmó Merkel sólo un día después de la cumbre del G7 efectuada en Taormina.

¿Un momento de cambio histórico para Alemania o campaña electoral barata?

¿”America first”? [Opinión]

Estándar

TEXTO PUBLICADO EL 27 DE MAYO DE 2017

Es más que obvio, que la cumbre del G7 que se efectúa en Taormina, es la cumbre más dividida y tensa de la que se tenga memoria en la historia reciente. Y esto debido primordialmente a la idea del mundo que Donald Trump no tiene empacho en decir frente a los líderes de las democracias más industrializadas del orbe: America first.

Trump ha lanzado ya mensajes en dos líneas, que no necesariamente van en la misma dirección, sobre: Brexit, el Papa, Rusia, OTAN, comercio, clima…, temas en los que el mandatario neoyorquino parecería por momentos estar solo, incluso abandonado desde las esferas republicanas y, lo más grave, desde su propio gabinete.

Por su parte, Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo, Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, han admitido ya enormes fricciones en temas como el comercio, el medioambiente y la relación con Rusia, y en un tono de ensayada gravedad, han advertido de las consecuencias de no lograr una mayor unidad al término de la cumbre.

Trump tiene clara su posición: “America first”, de ahí el reproche que realizó abiertamente a los miembros de la OTAN sobre su escaso gasto militar, además, de la falta de pago de 23 países a la unión americana…

Una visión del mundo que complica sobremanera este tipo de cumbres y cuyo significado pudo descifrar en carne propia el primer ministro de Montenegro, Dusko Markovic, quien recibió un brusco manotazo de alguien que se abría paso a su lado. Al voltear, miró con “horror” a un orgulloso y satisfecho Donald Trump ajustándose la americana, al tiempo que lo observaba como quien mira el suelo que pisa a cada paso: con el rostro levantado y sin miramientos por el otro.

El mundo ha cambiado, y Trump no está ganando amigos para su nación.

100 días con Trump [Opinión]

Estándar

TEXTO PUBLICADO EL 24 DE ABRIL DE 2017

100 días cumple Donald Trump al frente del gobierno de Estados Unidos. Desde que resultó electo en noviembre pasado, mucho se habló respecto de lo que supondría su mandato y su manera de gobernar, sobre todo en lo referente a su postura radical, dictatorial, xenófoba y extremadamente nacionalista, por lo que se esperaba que ya instalado en la Casa Blanca moderaría dicho discurso e implementaría políticas alineadas al “establishment” norteamericano… pero no fue así.

Al cumplirse 100 días del gobierno de Donald Trump, el neoyorquino mantiene las posturas que lo caracterizaron desde el inicio de su campaña para la nominación republicana, enfatizando sus políticas contra la migración, seguido por su empecinamiento de construir un muro fronterizo con México, además de prohibirle la entrada a su país a musulmanes, lo que ha colocado a Trump en una posición riesgosa al no entender que existirá un costo político y económico significativo para Estados Unidos, tanto al interior, como al exterior de la nación, y que ya comienza a palpar.

Las políticas emprendidas por Donald Trump ya han dado frutos: desavenencias con líderes mundiales, diálogo de sordos con mandatarios respecto de acuerdos comerciales, y encontronazos con la prensa; por lo que las agresiones del magnate en contra de México, los musulmanes y todo lo que no sea “America” están conformando una causa en común más amplia liderada por cabezas de la sociedad civil, empresarios, líderes religiosos, intelectuales e iconos culturales, dentro y fuera del sector público e instituciones de todos los sectores, tanto al interior como al exterior de Estados Unidos.

Políticos norteamericanos preveían que Trump sería un “gobernante” controlable, que su equipo lo alinearía a intereses en común con otras naciones “hermanas”, pero Donald Trump le ha cambiado el rostro a la Casa Blanca.

Gobernando a “tuitazos” y compadrazgos [Opinión]

Estándar

TEXTO PUBLICADO EL 6 DE ENERO DE 2017

El magnate inmobiliario, exestrella de reality shows, ahora presidente electo de la nación más poderosa del mundo, y que será investido como el inquilino número 45 de la Casa Blanca el próximo 20 de enero, sigue decidido a “gobernar” extemporáneamente desde su teléfono inteligente, porque sin poner aún un pie en el Despacho Oval, ya ha logrado desde su cuenta de Twitter que importantes empresas “recapaciten” sobre invertir en México, como lo fue en diciembre Carrier, y recientemente Ford.

Trump está decidido a seguir una política proteccionista a fin de rechazar o renegociar Tratados de Libre Comercio, y para confirmar la veracidad de sus tuits, ha nombrado dentro de su gabinete a Robert Lightizer como negociador de Tratados, quien tiene experiencia en litigio comercial y trabajó en la administración de Ronald Reagan; Wilbur Ross como secretario de Comercio; y Peter Navarro como principal consejero en temas de comercio, quien es un fuerte crítico del comercio con China; demostrando con esto que buscará concretar lo que prometió en campaña.

Hay incertidumbre sobre lo que significará la presidencia de Donald Trump, pero con mucha claridad se avizora un mandato presidido por fuertes enfrentamientos con México, China y cuantas naciones se opongan a sus amenazas y bravuconadas, dentro o fuera de EU, aunque ello se traduzca en una guerra comercial de proporciones épicas, si entramos en una dinámica proteccionista que llevará a otros países a imponer aranceles a las exportaciones estadounidenses a fin de perjudicar a la Unión Americana.

Hasta ahora parece confirmarse que a partir del 20 de enero, EU empleará una retórica proteccionista que afectará las expectativas de inversión y crecimiento en México, lo cual ocasiona una rápida depreciación de la moneda nacional –que alcanza ya los 22 pesos por dólar.

Pero ojo, no todas las culpas son del Sr. Trump y de su discurso xenófobo y proteccionista, también algo de culpa tiene que ver la política económica que el gobierno de Enrique Peña Nieto ha adoptado, por lo que las variables macroeconómicas han jugado en contra de los mexicanos, aunado a que se apostó para que el golpe político del “gasolinazo” fuera anticipado al 2018, una estrategia electoral donde los sacrificados fuimos los mexicanos, por lo que ahora entendemos porque el aumento a las gasolinas “fue una decisión dolorosa, difícil e inevitable”.

Aunque hay que señalar, que en la mayoría de los países con economías libres, el tema fiscal es lo que determina si se fija más caro o más barato el precio por litro de gasolina, traducción: qué tanto impuesto es el que se cobra por litro de gasolina, entiéndase en México IVA y IEPS.

Por lo pronto, y ante la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, Luis Videgaray llega a la SRE con su inexperiencia como diplomático por delante, pero con la urgencia de aprender a conducir la relación bilateral más compleja, importante y compleja de México y su cancillería.

Invierno en Washington [Opinión]

Estándar

TEXTO PUBLICADO EL 17 DE FEBRERO DE 2017

Uno de los puestos más delicados en el gabinete del presidente de Estados Unidos es el de consejero de Seguridad Nacional, porque es la voz principal que escucha el hombre que controla el mayor arsenal nuclear del planeta.

Donald Trump no ha cumplido todavía un mes en la presidencia de los EU y ya tiene que hacer frente al primer gran escándalo que sacude a su Gobierno, y que claramente afecta la seguridad de la todavía nación más poderosa del planeta.

La dimisión de Michael Flynn como consejero de Seguridad Nacional del presidente por ocultar sus contactos con el Gobierno ruso, evidencia graves fallos de Donald Trump en la selección de su equipo de mayor confianza, asimismo evidencia –nuevamente– la peligrosa y constante presencia de Rusia en la política interior de EE UU desde que Trump comenzara su carrera rumbo a la Casa Blanca.

Trump pudo prever que llegaría este golpe, ya que él sabía la polémica que acompañaba a Flynn por haber sido despedido de su cargo como director de la Agencia de Inteligencia de la Defensa por incompetencia en su cargo en la era Obama, además, porque el mismo día que la anterior administración de EU expulsaba a 35 diplomáticos rusos acusados de interferir en las elecciones presidenciales, Michael Flynn sostenía una reunión con el embajador ruso Serguéi Kisliak.

La realidad es que, existen razones suficientes y válidas para estar preocupados por informes extraoficiales que afirman de una constante injerencia de Moscú en asuntos de los Estados Unidos, y que a manera de excusa, Donald Trump explica que sólo es una actitud de mutuo respeto y comprensión entre ambas naciones.

EU tiene al enemigo en casa, y ese sí que es un problema de seguridad nacional. ¿Logrará la administración Trump solucionarlo?

“Black friday” [Opinión]

Estándar

TEXTO PUBLICADO EL 20 DE ENERO DE 2017 EN DIARIO “CAPITAL MÉXICO”

Donald Trump ha insultado a mujeres, minorías raciales y religiosas, inmigrantes y ecologistas, esgrimiendo entre sus políticas que piensa penalizar el aborto, impedir el ingreso a los musulmanes a Estados Unidos por ser musulmanes, además ha minimizado el cambio climático argumentando que es solo un “cuento Chino”, y quiere deportar a millones de migrantes indocumentados, entre muchas otras barbaridades que a lo largo de su campaña refirió.

Es así como, en estos días, vemos en las calles de Washington carteles de protesta, como uno de la organización Rechaza el Fascismo que dice: “Frena el régimen Trump-Pence antes de que empiece”, o bien, el de los Socialistas Democráticos de América: “Defiéndete contra Trump”. El miedo a retrocesos sociales en el mandato del republicano ha fortalecido el activismo en la Unión Americana. Una movilización de las bases progresistas sin precedentes.

Se prevén numerosas protestas antes, durante y después de la investidura presidencial de este día. Luego que Trump jure el cargo, entrará en acción la maquinaria que llevan semanas engrasando un sinfín de organizaciones sociales para presionar al hoy mandatario ante el temor de que pueda dilapidar los avances de la presidencia de Barack Obama.

Cientos de activistas han encontrado en Donald Trump un argumento para poner en común todas sus acciones, que cristalizarán mañana sábado en una manifestación multitudinaria en Washington, tan sólo 24 horas después de que el magnate haya asumido el mando de EU.

Durante los próximos meses o años, se espera se desaten guerras comerciales y de divisas, y se supone que históricas alianzas defensivas se abandonen o estén en riesgo, ya que la solidaridad regional estará por encima de viejas enemistades.

Donald Trump es hoy el presidente de Estados Unidos, lo que convulsionará sin precedentes la geopolítica internacional. Llegó el “Black Friday”.

México unido [Opinión]

Estándar

La agenda internacional más compleja de México, y que requiere mayor atención y un manejo cuidadoso, sin duda es la que comparte con Estados Unidos, una relación que muchas ocasiones es más una extensión de las agendas gubernamentales de ambos gobiernos, sin embargo, con la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, la buena relación con nuestro vecino del norte se ha visto enturbiada por el discurso de encono que el magnate mantiene hacia nuestra nación.

Si bien es cierto que los intereses de ambos países no siempre convergen, Donald Trump se ha enfrascado en no coincidir en nada con México y todo lo que parezca mexicano, por lo que el pueblo más despreciado por Trump no está dispuesto a seguir siendo humillado sin levantar la voz para ser escuchado.

Es así como más de 77 organizaciones civiles, académicas, empresariales y líderes culturales se unen para marchar el próximo domingo al mediodía en Ciudad de México, Culiacán, Cuernavaca, Mérida, Monterrey, Puebla e Irapuato, buscando la defensa de la dignidad, la unidad y la soberanía del pueblo mexicano frente a los agravios de Donald Trump.

Dicha marcha no tiene propósitos partidistas, por lo que se hace un llamado a los ciudadanos que quieran participar de abstenerse de consignas o convocar a portar algún color partidista, siendo el himno nacional el único estandarte durante toda la concentración.

Bajo el hastag #VibraMéxico, la Marcha Ciudadana por el Respeto a México busca alzar la voz, no contra el pueblo estadounidense, sino contra el discurso de Trump, un ejercicio histórico, porque tradicionalmente los mexicanos protestamos social y políticamente por asuntos internos, casi nunca por una amenaza procedente del exterior, de ahí la importancia y el deseo de que sea todo un éxito de unidad y cordialidad.

Jorge Iván Garduño / @plumavertical

Los enemigos de Trump [Opinión]

Estándar

Dos semanas cumple Donald Trump al frente del gobierno de EU. Desde que resultó electo en noviembre pasado, mucho se habló respecto de lo que supondría su mandato y su manera de gobernar, sobre todo en lo referente a su postura radical, dictatorial, xenófoba y extremadamente nacionalista, por lo que se esperaba que ya instalado en la Casa Blanca moderaría dicho discurso e implementaría políticas alineadas al “establishment” norteamericano… pero no ha sido así.

El neoyorquino ha mantenido las posturas que lo caracterizaron desde el inicio de su campaña para la nominación republicana, enfatizando sus políticas contra la migración, seguido por su empecinamiento de construir un muro fronterizo con México, además de prohibirle la entrada a su país a musulmanes –sólo por citar algunos ejemplos–, lo que ha colocado a Trump en una posición riesgosa al no entender que existirá un costo político y económico significativo para Estados Unidos, tanto al interior, como al exterior de la nación.

Las políticas emprendidas por Trump ya han dado frutos: desavenencias con el primer ministro de Australia, diálogo de sordos con mandatarios respecto de acuerdos comerciales, y encontronazos con la prensa libre; por lo que las agresiones del magnate en contra de México, los musulmanes y todo lo que no sea “America” están conformando una causa en común más amplia liderada por cabezas de la sociedad civil, empresarios, líderes religiosos, intelectuales e iconos culturales, dentro y fuera del sector público e instituciones de todos los sectores, tanto al interior como al exterior de Estados Unidos.

Algunos funcionarios norteamericanos preveían que Trump sería un “gobernante” controlable, que su equipo lo alinearía a intereses en común con otras naciones “hermanas”, sin embargo, en dos semanas no ha sido así.

Ahora, Trump y Estados Unidos tienen nuevos enemigos.

Jorge Iván Garduño / @plumavertical