Archivo de la etiqueta: Ediciones Era

A AMLO le interesan los pobres porque él mismo era un niño descalzo,un niño pobre: Elena Poniatowska [AUDIO]

Estándar
Anuncios

“Obras completas (y otros cuentos)”, de Augusto Monterroso

Estándar

Magnífico escritor que capturó la esencia del alma del ser humano en su literatura. Nacido en Tegucigalpa, Honduras, el 21 de diciembre de 1921, aunque más tarde adoptó la nacionalidad guatemalteca ya que pasó su infancia y adolescencia en aquel país centroamericano y que marcaría su escritura, y falleció en la Ciudad de México, el 7 de febrero de 2003, el fue Augusto Monterroso, célebre por sus relatos breves.

23454fgfg

En innumerables momentos Monterroso afirmó que gracias a la época que vivió durante las décadas de 1930 y 1940 de la Guatemala del  dictador Jorge Ubico alcanzó a desarrollar una voz literaria aguda y perspicaz al desempeñar un activo papel, lo que le llevó a la cárcel al tomar el poder el general Federico Ponce Vaides, pero en septiembre logró escapar de prisión y pidió asilo en la embajada de México.

Tras la revolución de octubre en Guatemala, encabezada por Jacobo Arbenz, Monterroso fue designado para un cargo en el consulado de Guatemala en México, donde permaneció hasta 1953. Tras la caída de Arbenz se exilió en Chile, donde trabajó como secretario de Pablo Neruda, para retornar a México en 1956, país en el que iba a establecerse definitivamente.

Prolífico narrador y ensayista, comenzó a publicar sus textos en 1959, año en que se publicó la primera edición de Obras completas (y otros cuentos) –que ahora se publican en Ediciones Era–, un conjunto de incisivas narraciones fundamentales para leer a Monterroso y comprender las letras centroamericanas y de Hispanoamérica, ya que sobresalen de estos textos su prosa concisa, breve, sencilla por momentos mezclando un magistral manejo de la parodia, la caricatura, y el humor negro.

Es considerado como uno de los maestros de la mini-ficción y, de forma breve, aborda temáticas complejas y fascinantes, con una provocadora visión del mundo en el universo y una narrativa que deleita a los lectores más exigentes, haciendo habitual la sustitución del nombre por el apócope.

Entre sus libros destacan además: La oveja negra y demás fábulas (1969), Movimiento perpetuo (1972), la novela Lo demás es silencio (1978); Viaje al centro de la fábula (conversaciones, 1981); La palabra mágica (1983) y La letra e: fragmentos de un diario (1987). En 1998 publicó su colección de ensayos La vaca.

Augusto Monterroso hizo de la fábula y el cuento su lenguaje, logrando una valorización de estos géneros poco atendidos en nuestras letras antes de Monterroso, siendo su composición: Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí, está considerada como el micro relato más breve de la literatura universal hasta la aparición de El emigrante de Luis Felipe Lomelí. Siendo incluida en una docena de antologías y traducido a varios idiomas, estudiado en múltiples tesis, e interpretado infinitas veces “como el universo mismo”, en palabras de Monterroso, asimismo cuneta con una edición crítica de Lauro Zavala titulada El dinosaurio anotado.

Le fueron otorgados los premios Magda Donato (1970); Premio Xavier Villaurrutia (1975) por Antología personal; la condecoración del Águila Azteca (1988), por su aporte a la cultura de México; El Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances (1996); Premio Nacional de Literatura “Miguel Ángel Asturias” otorgado por el Ministerio de Cultura y Deportes de Guatemala (1997); el Premio Príncipe de Asturias de las Letras (2000) en reconocimiento a toda su carrera.

Tener un acercamiento a la obra de Augusto Monterroso es ahondar en una obra de maravillosa riqueza moral y estética, de verdadera transformación al acervo narrativo del relato breve.

Jorge Iván Garduño

@plumavertical

Este texto ha sido publicado en:

http://efektonoticias.com/noticias/mexico/obras-completas-y-otros-cuentos-de-augusto-monterroso-literatura

“Días y noches de amor y de guerra”, de Eduardo Galeano

Estándar

Inicio este texto con un pensamiento de este excelso pensador, escritor e intelectual uruguayo que consigna en su libro Las venas abiertas de América Latina: “En tiempos oscuros, tengamos el talento suficiente para aprender a volar en la noche (…) seamos lo suficientemente sanos como para vomitar las mentiras que nos obligan a tragar cada día; seamos lo suficientemente valientes para tener el coraje de estar solos y lo suficientemente valientes como para arriesgarnos a estar juntos.”

d5d45fdgg

Eduardo Galeano siempre fue un escritor veraz, crítico y con una visión tan lúcida que incomodó a propios y extraños.

En 1976, a los 36 años, Galeano comienza un largo exilio que lo lleva primero a Buenos Aires y más tarde a Cataluña. Golpeado por la desaparición, el asesinato o el exilio de sus compañeros, allí escribe Días y noches de amor y de guerra (Ediciones Era) como un acto reparatorio, una crónica sobrecogedora del tiempo transcurrido entre mayo de 1975 y julio de 1977, donde plasma una rigurosa fotografía del horror político de esos días, los días de las dictaduras de Argentina y Uruguay, y cuenta las vivencias de un periodista en un país aplastado por el poder militar y paramilitar.

Este libro, Premio Casa de las Américas 1978, es la más autobiográfica retrospectiva de las dictaduras del Cono Sur y de la nostalgia del exilio. Pero a la vez Galeano suma, al testimonio ominoso de la muerte, una memoria íntima del éxtasis del amor.

Como un latinoamericano comprometido con su quehacer intelectual, Galeano busca con su obra reforzar los ideales universales que quedaron manchados por la sangre de la cruda verdad, la violencia y la destructividad que otras naciones han ejercido sobre Latinoamérica. La indignación causada nos lleva a la reflexión, tal vez sea sólo un sentimiento artificial que sirve para quitar el sabor original, mucho más requemante, de aquel momento. Mas el arte convertido en ensayo, no es para condenar a las personas, sino para recrear el momento y obtener nuestras propias conclusiones.

Días y noches de amor y de guerra, conmovedora obra que es también un fino análisis de la realidad y otra llamada de alerta realizada con poesía, terror, erotismo, blasfemia, advenimiento.

Jorge Iván Garduño

@plumavertical

Este texto ha sido publicado en:

http://efektonoticias.com/noticias/internacional/dias-y-noches-de-amor-y-de-guerra-de-eduardo-galeano

Del mundo y otros mundos… y de la “Gente del mundo”

Estándar

Alberto Chimal (1970, Toluca, Estado de México) es considerado ya un escritor de culto que mayor difusión le ha dado a la utilización de las redes sociales y el internet para el ejercicio literario, no en balde mantiene su bitácora en línea llamada “www.lashistorias.com.mx desde hace varios años, dando a conocer por este medio: cuentos, relatos breves, microhistorias e imágenes, gracias a los cuales sus fieles seguidores no dudan en demostrarle admiración de manera entusiasta lo que lo ha convertido en un narrador representativos de la literatura contemporánea mexicana.

CAeo7MEUYAAML9A578758785

Y es que en la sociedad del siglo XXI, con la Internet y las redes sociales erigiéndose sobre nuestras vidas, la lectura de la obra de Alberto Chimal es necesaria y útil, ya que estamos frente a un autor de inteligencia profunda que repite de forma constante el establecimiento de analogías referentes a una colectividad de naturalezas con el propósito de aislar lo que no es común a todos los hombres.

Esto lo deja bien en claro Chimal en su obra Gente del mundo (Ediciones Era), que se vuelve a publicar tras una revisión del autor, que a su gusto considera que en esta obra está reunida la mejor obra que ha producido.

Gente del mundo es un puñado de textos breves, donde en un gesto crucial queda esbozada una cultura. Una colección de ilustraciones que producen la imagen alegórica de todo un pueblo. Puede que este breve libro sea una colección de futuros, un lugar donde algunos ejemplos sirven como conjuros que, además de convocar con la precisión de muy pocas palabras, sugieren variaciones, series. Se quedan en la memoria y sugieren también lo que no dicen… lo que Chimal no dice.

No se puede confiar en lo que surge a primera vista: porque estos mundos emergen de la trama conjetural de traducciones, polémicas, leyendas y versiones imposibles de verificar o desmentir, cruces que los llamados a pie de página, y por lo tanto a fuentes ulteriores de erudición, postergan aunque parecen estar cimentándolos.

No se puede confiar en la naturaleza histórica de los textos, no se sabe cuál es la relación entre los textos y las ilustraciones, no se sabe cuál es la relación entre el autor de los textos y la autora de las imágenes. Hay entonces que jugar. Decidirse a ser arqueólogo y demiurgo.

Alberto Chimal es el mejor lector en los últimos años de Calvino y de Borges porque en vez de admirarlos desde la cita, se aboca a volver a imaginar. En un medio sobresaturado de fidelidades a la prensa, este libro reaparece y refresca un panorama editorial unánime. Hay que celebrarlo. Hoy Gente del Mundo es más importante que nunca.

Jorge Iván Garduño

@plumavertical

Este texto ha sido publicado en:

http://efektonoticias.com/noticias/mexico/del-mundo-y-otros-mundos-y-de-la-gente-del-mundo

“Las uvas de Zeuxis”, de Yves Bonnefoy

Estándar

El prolífico y activo escritor, ensayista y traductor francés Yves Bonnefoy (Tours, Francia, 24 de junio de 1923), cautiva cada día a más lectores mexicanos, muestra de eso es el galardón que hace dos años obtuvo en Guadalajara, el Premio FIL de Literatura, con el cual quienes no habían tenido la oportunidad de leerlo, ya lo han hecho, y como a todos nos ha ocurrido al leer un texto de él: cautiva.

00978607445317l45

Este es el caso de Las uvas de Zeuxis que publica Ediciones Era, la cual ya nos tiene acostumbrados a la calidad de sus autores, así como a las de sus ediciones, y en este caso no es la excepción.

En Las uvas de Zeuxis, Bonnefoy parte aquí de un relato legendario: Zeuxis, famoso pintor griego del siglo V a.C., en una ocasión pintó unas uvas tan perfectas que los pájaros llegaron a picotear la tela. Los poemas transmiten una contemplación que toca de manera directa y también tangencial la interacción constante entre arte y realidad: ¿qué entendemos por realidad? ¿Es el fenómeno, las cosas mismas, o es aquella esencia imperecedera que está detrás, y de la cual el fenómeno es sólo una réplica? ¿El arte debe ser sólo una imitación de la naturaleza o ha de surgir, más bien, imitando sus múltiples procesos de creación?

En el texto “La invención de la pintura” y en “Más sobre la invención del dibujo” (poema inédito aun en francés, que Yves Bonnefoy ha dado exclusivamente para esta edición), la hija del alfarero de Corinto inventa el dibujo al querer trazar sobre el muro el contorno del cuerpo de su amante, proyectado por una lámpara. A partir de esta creación imaginaria, Bonnefoy alude a los antiguos vasos griegos de figuras negras, en los que las figuras tenían aspecto de sombras.

En la última parte del libro parecería darse una descomposición gradual de la acabada perfección del cuadro legendario de las uvas de Zeuxis. Los intentos del pintor se frustran; los pájaros, criaturas rapaces, llegan a su tela no sólo para picotear la pintura sino para robarle incluso las ideas. El “Autorretrato de Zeuxis” ofrece una conclusión llena de sugerencias: “La tumba de Zeuxis se encuentra en el repliegue de dos montañas, del otro lado de la falla. […] Sólo los pájaros que Zeuxis pintó a media altura del cantil pueden llegar a grandes aletazos hasta el lugar donde ahora reposa, y después volver hacia nosotros gritando en la estrecha galería donde nos rozan y nos dan pavor”.

Una obra en la que la voz poética de Yves Bonnefoy resuena en cada línea, y se impregna en nuestra memoria mostrando el por qué ha sido considerado una de los poetas esenciales en la actualidad, manteniendo en todo momento una relación estrecha con las corrientes surrealistas y simbolistas.

Yves Bonnefoy, quien también es miembro del Collège de France, es hijo de quien fuera ferrocarrilero y de una enfermera, nació en Tours, Francia, en 1923, y se interesó por la filosofía y las matemáticas desde sus primeros estudios. Además de considerar la poesía como una materia que funge “un papel importante en las sociedades democráticas, al propiciar un intercambio recíproco entre las personas”.

Asimismo es considerado uno de los poetas franceses más importantes de la segunda mitad del siglo XX, y entre los poemarios que le colocado en la palestra literaria están: Anti-Platon (1953), Pierre écrite (1965) y Rue traversière (1977).

Yves Bonnefoy, un lúcido poeta y escritor que sólo busca transmitir el paisaje que percibe con su corazón, pero que al ser plasmado en el papel, ha cautivado a millones de lectores con su prosa poética cargada de amor, fatalismo y tesón.

Jorge Iván Garduño

@plumavertical

Este texto ha sido publicado en:

http://efektonoticias.com/noticias/mexico/las-uvas-de-zeuxis-de-yves-bonnefoy

“De la infancia”, un libro de fronteras turbulentas

Estándar

Desde su publicación por primera ocasión en 1998, De la infancia (Ediciones Era), fue una novela considerada toda una revelación, tanto para la crítica como para los lectores, por la fuerza de su prosa y por los ambientes inquietantes en los que se inscriben sus personajes.

mariogonzalezsuarezdelainfancia

Desde sus primeras obras, Mario González Suárez ha ido confirmando el innegable talento narrativo que posee, y que claramente muestra en De la infancia, una obra que además ha sido llevada a la gran pantalla por el cineasta mexicano Carlos Carrera.

La acción se desarrolla en el último borde de la ciudad, donde lo que sigue es el llano, el bosque raquítico, el arranque de la autopista, la zona fabril. Más allá de la frontera cartográfica, los linderos se multiplican. Los protagonistas se mueven también en otros filos: una familia que oscila entre el aguante frugal en la legalidad y los intentos sostenidos de dar un golpe criminal que los libre de una vez de la pobreza; pero al mismo tiempo, y aquí el libro se vuelve único, también habitan en las fronteras en que lo cotidiano se infecta y colinda con lo fantástico de manera ambigua, dudosa.

Un libro de fronteras. Procedente del mundo de los muertos, Francisco repasa la historia de su turbulenta niñez.

En De la infancia brillan los dones de Mario González Suárez: es uno de los pocos escritores que libro a libro está escribiendo un México verdadero. Un México que al leerse duele porque, aunque parece inmediato, al mismo tiempo es indudable que ya se ha perdido, hace muy poco sí, pero de manera irremisible. González Suárez escribe –y en esto se separa de la mayoría de los narradores– no desde el realismo periodístico que abandona por urgencia las posibilidades de la literatura, sino desde un lugar profundamente literario, donde las tradiciones y los géneros se tocan, se exploran, se fecundan y muestran que la ficción es uno de los nombres de lo necesario.

Jorge Iván Garduño

@plumavertical

Este texto ha sido publicado en:

http://efektonoticias.com/noticias/mexico/de-la-infancia-un-libro-de-fronteras-turbulentas

“Los días que no se nombran. Antología personal” de José Emilio Pacheco

Estándar

El libro póstumo de José Emilio Pacheco, Los días que se nombran. Antología Personal (Ediciones Era), es una amplia puerta de acceso a la obra poética de este escritor mexicano.

filu-los-dias-que-no-se-nombran157463

Siendo una compilación de más de 200 poemas entre los años de 1958 a 2009 que el propio José Emilio Pacheco seleccionó en vida y que planeaba presentar como una actualización de su poesía, pero tras su muerte se ha convertido en el primer homenaje editorial al autor.

La idea de los editores al concebir esta obra, es la de acercar a un público distinto, un público joven a los temas que el escritor mexicano plasmó en su obra poética y a los principales registros poéticos.

La selección de poemas que reúne la antología se divide cronológicamente. Los primeros poemas de Pacheco (de 1958 a 1966) quedaron más atentos a la naturaleza, emociones humanas y a la historia; los siguientes (de 1969 a 1983) cada vez más preocupados por la política, equidad, justicia y por hablar en nombre de todo aquello que no tiene una voz.

Los últimos poemas (1986-2009) son de una intensidad narrativa más elocuente, como si hablaran otros personajes desde otros tiempos, desde otros lugares, siendo la transparencia y la sintética, elementos que destacan entre líneas.

La consecuencia de los actos a través del tiempo, son una de las constantes que hay en la poesía de José Emilio Pacheco, y que se define como una especie de filosofía breve, cotidiana y muy útil para comprender un espíritu joven de algunas de las realidades humanas.

Los días que no se nombran. Antología personal incluye poemas de las obras Los elementos de la noche (1958-1962), No me preguntes cómo pasa el tiempo (1964-1968), Islas a la deriva (1973-1975), El silencio de la luna (1985-1996) y La edad de las tinieblas (2002-2009).

Jorge Iván Garduño

@plumavertical

Este texto ha sido publicado en:

http://efektonoticias.com/noticias/mexico/los-dias-que-no-se-nombran-antologia-personal-de-jose-emilio-pacheco

“Las afueras” de Luis Jorge Boone

Estándar

La exploración de diversos aspectos de la realidad a través de la creación literaria se entiende como una consecuencia natural del ejercicio intelectual, no como un fin, ya que se escribe para comprender o analizar lo insospechado, y no percibiendo el mundo con la finalidad de escribir.

De este modo, el escritor mexicano Luis Jorge Boone (Monclova, Coahuila, 1977) construye un universo fenomenal, partiendo de la base que a cada línea que se va conformando se develan frente al autor nuevas lecturas de la cotidianidad de la vida, que recrean lecturas multifacéticas no previstas al inicio de la redacción de un texto, haciéndolo único y versátil.

Tomando en cuenta que la narrativa mexicana durante el último siglo ha sido básicamente realista y que la fuente primordial de la que se ha nutrido es La Revolución, Boone construye su obra usando los elementos contemporáneos del norte de nuestro país.

Poseedor de equilibrio dentro de la métrica literaria que maneja, Jorge Luis Boone asume un rol narrativo desafiante, esto por las diversas e inteligentes formas de abordar la utilización del lenguaje, lo que a la vez le significa una renovación continua para el público que lo lee.

Toda la tesura que plasma en sus ficciones, ensayos o poemarios, le han valido para ser apreciado en el universo literario como un escritor depositario de una fluidez intelectual deslumbrante y capaz de envolver en sus letras desde un niño hasta un erudito.

Boone plasma en Las afueras (Ediciones Era) las carencias de amor, afecto, cariño, moral, sensibilidad, respeto, humanidad, y todas las bondades del espíritu que van quedando en nuestro recuerdo sobre el mundo.

El paisaje de Monclova y de Cuatro Ciénegas es el mapa en que se trenzan los tiempos de dos hermanos, sus vidas, sus amores, sus muertes, con un ritmo roto que permite que esos vehículos que cruzan el desierto, esas casas a medio hacer o a medio arruinarse, esos fósiles de un mar prehistórico no solamente cuenten una historia de amistad y celos y violencia, de iniciación y maduración, sino que sugieran las ausencias y los fantasmas que recorren esos espacios.

Esta novela muestra a un autor capaz de manejar todos los registros del realismo, desde los más desnudos y puercos hasta aquellos que vencen las fronteras de la costumbre.

Jorge Luis Boone, un escritor fascinante que continúa con la buena tradición de de los buenos escritores mexicanos del norte convergiendo su escritura con las clásicas voces de la literatura latinoamericana al sabor de pólvora de Élmer Mendoza, la imaginación de Augusto Cruz García-Mora o la letra embriagadora de Daniel Sada.

Un escritor único que se prepara para ser depositario de una de las candelas más brillantes de las letras del norte de nuestro país.

Jorge Iván Garduño

@plumavertical

00000000000000004545

Este texto ha sido publicado en:

http://efektonoticias.com/cultura/las-afueras-de-luis-jorge-boone-literatura