Archivo de la etiqueta: Editores

Industria editorial, ¿reto u oportunidad? [OPINIÓN]

Estándar

TEXTO PUBLICADO EL 1 DE DICIEMBRE DE 2018 EN LA SILLA ROTA

La industria editorial será siempre un bastión para el desarrollo de la cultura escrita desde la pluralidad y la difusión irrestricta de las ideas; es un bastión para reforzar el derecho de publicación y de expresión del conocimiento y difusora de ideas y textos.

Confío que la actividad de la industria editorial mexicana estará en concordancia con las políticas culturales del gobierno de México que encabeza ahora Andrés Manuel López Obrador.

En nuestro país, los lectores de libros son muy pocos y la mejor manera de promover la lectura es con una oferta cultural amplia, plural, en todos los espacios del país, en todos los medios y en todos los recintos.

Las bibliotecas y las librerías deben estar en el centro de nuestra actividad. Dotar de los presupuestos suficientes para que la cultura escrita esté en todos lados es una tarea urgente para los responsables de la cultura, la economía, la educación y la hacienda pública, tanto del poder legislativo como del poder ejecutivo. La violencia tiene un freno en la cultura.

El objetivo es multiplicar a los lectores autónomos, críticos, capaces de participar en la toma de decisiones sociales: en eso habremos de colaborar, indudablemente, gobierno, industria editorial, lectores y ciudadanos en general.

Construir políticas públicas en torno al libro es fomentar la lectura y alimentar al idioma y, por consecuencia, provocar el desarrollo de la cultura de nuestra sociedad. La industria editorial enfrenta, con la irrupción de las redes sociales y

los formatos digitales, una profunda transformación; la demanda de contenidos digitales ha provocado un cambio no sólo tecnológico, sino cultural y de hábitos de lectura. Las industrias culturales y de esparcimiento son parte estratégica de las economías, y México no es la excepción al generar recursos y cientos de empleos directos e indirectos que mueven a toda una cadena industrial a una tarea que alimenta el espíritu y provee conocimiento a la población.

Las industrias culturales y, sobre todo, la industria editorial, es una industria fundamental que refleja el avance de la sociedad en cuanto a cultura y educación. Junto con las autoridades, por medio de ferias, actividades académicas, premios, reconocimientos y campañas de fomento de la lectura, se busca que la industria editorial crezca, con la finalidad de propiciar una población lectora, educada, que cuestione y tome decisiones en su día a día.

En este sentido y, en concordancia con ello, la librería es el punto de venta que prefiere el lector para adquirir libros, es su canal natural de comercialización.

Es decir, el negocio del libro tiene en la librería la punta de la lanza de la venta de contenidos. Las librerías, igual que las bibliotecas, son el punto de encuentro entre los autores y los lectores, y son el espacio necesario para provocar el diálogo, la reflexión, el compartir las experiencias, y tener muchas otras nuevas vivencias. Una industria editorial fuerte, con librerías suficientes y rentables, que cubran las necesidades de los lectores, beneficiará a toda la cadena productiva del libro y corregirá las deformaciones del sector.

Para los editores del país no hay nada más importante que la promoción del libro y el fomento a la lectura. Sin políticas y estrategias que alienten la lectura, la industria editorial y toda la cadena de valor vinculada a ella no tendría sentido.

Una de las principales razones de ser de la industria editorial mexicana, que está representada por la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana, es la de acompañar las estrategias que origina el gobierno federal para el fomento de la lectura; pero también propiciar la participación de sus más de 250 editoriales afiliadas del mundo del libro y la revista como un impulsor del desarrollo cultural del país.

La labor de los libreros y comercializadores de contenidos juega un papel preponderante en este esquema, para que la sociedad encuentre en la lectura un factor de crecimiento. La proliferación de quienes se dedican a la venta de nuestros materiales es fundamental para el acercamiento al libro. La lectura se convierte en la punta de lanza para la prevalencia del negocio de los libreros. Con cada librería que cierra se erosiona el mercado. De ahí la importancia de las políticas públicas que contemplen el desarrollo de los libreros y sus establecimientos.

Sabemos que la cuarta transformación del país, no es posible sin políticas públicas que impulsen verdaderamente al libro, la creación de más y mejores librerías, así como el derecho de publicación y difusión de las ideas, de todo tipo de ideas, porque lo que hace grande a una nación es su pluralidad, así como la madurez política de sus gobernantes.

Tiempo al tiempo.

Anuncios

“Yo creo en los ovnis”, un viaje extraterrestre con los pies en la Tierra

Estándar

La creencia en vida más allá de nuestro planeta Tierra se remonta épocas inmemorables, generación tras generación han creído que en algún lugar de este infinito universo existen otros seres pensantes como nosotros, o quizás mucho más inteligentes que nosotros.

1383221_10151941436228415_1404178425_n (1)

Y es por esto, que en todas las etapas de la evolución de nuestras sociedades hemos construido historias, anécdotas, personajes, y un sinfín de relatos al respecto, que si bien no han demostrado nada al respecto, sí han permitido escribir mucho al respecto.

Teniendo a los ovnis como marco de referencia, el monero José Trinidad Camacho, alias Trino conjuga dos de sus más intensos gustos: el dibujo y los relatos sobre seres de otro planeta, esto en un único ejemplar de dibujos muy al estilo de él: Yo creo en los ovnis (Tusquets Editores) que es un tomo único que nos permitirá reír como niños y disfrutarlo como adultos.

El también autor de El Santos vs La Tetona Mendoza o Crónicas Marcianas ha explicado durante las diversas presentaciones que durante muchos años ha trabajado sus Crónicas marcianas, que le han dado el material suficiente para sacar a la venta este magnífico libro, asimismo, ha creado láminas exclusivas para esta edición.

Con el humor ácido que lo caracteriza, Trino nos hará pasar momentos fascinantes, por lo que Yo creo en los ovnis nos da la posibilidad de abrirlo en cualquiera de sus páginas y disfrutar de la erudición de José Trinidad Camacho imprime a este monumental ejemplar.

Yo creo en los ovnis nos ofrece disfrutar grandes momentos de buen humor y en el que más de uno se sentirá reconocido con los escenarios que pinta Trino, quien, por cierto, ya prepara un libro sobre el futbol y el Mundial de Brasil 2014.

Jorge Iván Garduño
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en:
 
http://efektonoticias.com/cultura/yo-creo-en-los-ovnis-de-trino
 

“Huesos en el jardín”, la última novela protagonizada por Kurt Wallander

Estándar

Como una forma de obsequio a los millones de fans que el escritor sueco Henning Mankell (Estocolmo, Suecia, 1948) ha cosechado gracias a su colección de novelas policiacas protagonizadas por Kurt Wallander publica la que se supondría sería –tal vez ahora sí– el último libro de este personaje detectivesco.

vdvbK0H

Y es que se suponía que El hombre inquieto (Tusquets Editores) significaría la última aparición de Wallander, sin embargo ahora llega Huesos en el jardín (Tusquets Editores), la que se supone es un regalo para sus cientos de seguidores que deseaban una novela más de su mítico personaje que ha suscitado que la obra de Mankell haya sido traducida a 37 idiomas, ganado diversos premios y efectuado diversas adaptaciones para cine y televisión.

Considerado como uno de los maestros de la novela negra nórdica, Mankell inserta la historia de Huesos en el jardín previo a El hombre inquieto, lo que para los amantes de la saga supone un juego maestro de parte del autor sueco, sin embargo no profundiza esta obra como si lo han hecho sus antecesoras, pero la sobrada experiencia del escritor permite que sea un texto con un ritmo controlado tejiendo una interesante historia que sin duda le permite al lector no arrepentirse a leer las casi 200 páginas.

Huesos en el jardín se desarrolla en la campiña de Löderup, la que podría ser la casa de los sueños del protagonista, y será así, mientras Wallander deambula en el jardín inmerso en sus pensamientos sobre si comprar la casa o no, como descubre los restos una persona enterrada allí, para su sorpresa y luego de los peritajes correspondientes, resulta que el esqueleto encontrado presenta signos de ahorcamiento y lleva más de 50 años bajo tierra.

Wallander, Martinsson y Stefan Lindman se embarcaran en la investigación de un asesinato muy antiguo.

Una historia llena de contrastes y con demasiadas cosas por descubrir, en Huesos en el jardín, el lector tendrá la oportunidad de seguir la investigación de un maquiavélico descubrimiento.

Jorge Iván Garduño
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en:
 
http://efektonoticias.com/cultura/huesos-en-el-jardin-la-ultima-novela-protagonizada-por-kurt-wallander-literatura

“Pan, educación, libertad”, el colapso de la economía griega

Estándar

Petros Márkaris (Estambul, Turquía, 1937) publica su más reciente novela protagonizada por el comisario Kostas Jaritos: Pan, educación, libertad (Tusquets Editores), que representa la última parte de su trilogía respecto a la crisis griega.

pan-educacion-libertad-9788483834923

Ya anteriormente se había publicado El agua al cuello y Liquidación final, dos novelas incrustadas en plena crisis griega, y con ésta, Márkaris nos engulle en la peor catástrofe para Grecia e incluso lo que podría representar un fracaso para Europa: es 2014 y Grecia se ha declarado en quiebra y dejará la zona Euro para regresar al Dracma.

La economía europea está hecha un polvorín y a la desgracia griega la seguirán España, y el protagonista Jaritos deberá apretarse el cinturón y afrontar el aumento de la violencia neonazi –en clara referencia al partido Aurora Dorada– en la capital Atenas e investigar el asesinato de un rico contrabandista de obras.

Junto al cadáver de éste aparece un móvil que emite el lema ‘Pan, educación y libertad’ –lema de los ‘Hechos de la Politécnica’ de 1973, cuando los estudiantes se rebelaron contra la dictadura militar–, y empieza así una investigación que le llevará a hurgar entre la clase empresarial, universitaria y sindical que ha dirigido el país en los últimos 40 años.

Kostas Jaritos deberá enfrentarse de frente a la crisis y sobrevivir en medio de una desastre nacional y conflictos sociales, sin embargo su mujer le ayudará en esta ocasión a enfrentarse a la coyuntura económica, realzando así el papel de las amas de casa fungen como administradoras quienes bien deben sortear las crisis en cualquier sociedad.

Al respecto de la crisis griega y europea, Petros Márkaris ha explicado que la situación en Grecia –respecto a Europa– es como un laberinto, porque nadie forzó al país helénico a entrar, pero una vez dentro no se puede decir ‘me largo’ solo porque uno no encuentra la salida, eso lo ha dicho sobre los posicionamientos partidarios de abandonar la Unión Europea, y ha añadido que la cuestión no es si volver a la peseta o al dracma en una Europa que se está despedazando.

Pan, educación, libertad no será la última novela protagonizada por Jaritos, ya que Márkaris ha revelado que ya prepara un epílogo de la trilogía de la crisis griega, por lo que acabará siendo una tetralogía, este nuevo título bien podría titularse: Roll up credits, como los créditos que aparecen al final de las películas, y en la que además de hablar de las culpas de la ‘generación politécnica’ en la crisis y de sus errores, tratará de las responsabilidades de todos los ciudadanos, según ha mencionado.

Pan, educación, libertad, una obra que es un fino análisis de la realidad convulsa griega hecha por un escritor lúcido y vibrante.

Jorge Iván Garduño
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en:
 
http://efektonoticias.com/cultura/pan-educacion-libertad-el-colapso-de-la-economia-griega-literatura
 

“No tendrás rostro”… la búsqueda de libertades honradas en medio de la violencia

Estándar

Hace dos años, 175 medios de comunicación, entre televisoras, radiodifusoras, periódicos, revistas, casas editoriales y portales electrónicos de información signaron el Acuerdo para la Cobertura Informativa de la Violencia en el que se comprometieron todos ellos a adoptar estrategias que ayudaran a tomar posturas en contra del crimen organizado a fin de evitar convertirse en voceros involuntarios de grupos de terror.

703099-N

Cabe mencionar que la iniciativa tuvo como objetivo garantizar la libertad de expresión –en el entorno de criminalidad y violencia que enfrenta México desde hace ya varios años–, para que periodistas pudieran dar cuenta de los hechos asumiendo criterios editoriales ante las formas tan cruentas que adopta la delincuencia, misma que ha puesto a prueba la fuerza del Estado para refrenar a grupos delincuenciales que hacen del pánico su modo de subsistir.

Sin embargo –y es que nunca las buenas intenciones son suficientes–, a dos años de distancia de esta histórica reunión de altos directivos, conductores y periodistas en general, las cifras de colegas desaparecidos es alarmante; el número de reporteros, redactores y editores muertos que cubrían la fuente policiaca aterra;  y el cada vez mayor número de medios que “deciden” acallar su voz en temas sobre crimen organizado por intimidaciones directas a su personal o ataques a sus instalaciones va en aumento, como sucedió con un importante medio del norte de nuestro país en la segunda semana de marzo de este año.

Bien es cierto que el manejo de cualquier información, ya sea de parte del Gobierno o de medio de comunicación alguno, debe ser abordado de manera objetiva como lo demanda el ejercicio periodístico, pero sobre el crimen organizado la objetividad –y aquí el periodismo es permisivo– no es posible plasmarla cuando de lo que se habla es un hecho que lacera a la sociedad misma, que por falta de capacidad o de sobrada incapacidad de las autoridades competentes, según quieran verlo, hiere, lastima y lesiona la libertad de expresión… que cabe recordar es uno de los derechos fundamentales en cualquier sociedad sana que se jacte de serlo, a fin de estar informado para tomar mejores decisiones.

Es así como surge No tendrás rostro (Editorial Tusquets) del escritor David Miklos (Texas, Estados Unidos, 1970) donde aborda el tratamiento de la violencia ante su elevado índice en nuestra sociedad, donde un grupo de personajes llegan para “iniciar” su propia sociedad en una alejada playa… desafortunadamente sus  experiencias pasadas no les ayudarán para sortear adecuadamente su “nuevo paraíso”.

Es así como Miklos –autor también de Una ciudad mejor que esta (1999); y La gente extraña (2006); por mencionar algunas de sus obras– aborda de manera alegórica a través de una “triste” metáfora literaria la violencia de la que somos partícipes, indirecta o directamente, y nos abre una visión de un futuro incierto.

Ver cómo más y más medios, más periodistas y más ciudadanos de a pie guardan silencio al ser amenazada su integridad y la de los suyos es terrible, pero más terrible es ver que las libertades de más medios, más periodistas y más ciudadanos de a pie son vulneradas en el ejercicio de una vocación que busca el bien de toda la sociedad.

La búsqueda de libertades honradas nunca debería ser coartada, y David Miklos en No tendrás rostro deja constancia de un hecho que nos pesa de manera dramática.

Jorge Iván Garduño
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en: 
 
http://efektonoticias.com/cultura/no-tendras-rostro-la-busqueda-de-libertades-honradas-en-medio-de-la-violencia