Archivo de la etiqueta: Educación

La mutilación ideológica de la sociedad [Opinión]

Estándar

Uno de los activos más valiosos de un país para enfrentar los retos que la globalización, la competitividad y el desarrollo económico le plantean son: la juventud y la educación que reciben, por esto mismo es de gran importancia la atención escolar hacia este sector, que debe ser complementaria al proyecto de vida que la juventud mexicana tiene en este siglo.

grupo-estudiantes568

No obstante, cada año el sector juvenil sufre de una ausencia ideológica o de proyecto de vida, y esto, dicho por los expertos, pone a México en una situación difícil dentro del escenario globalizado, ya que los requerimientos nacionales van de la mano con el sentir y el quehacer de los jóvenes, y mucho más de los jóvenes universitarios.

La educación, en cualquiera de sus niveles, constituye una formación indispensable para el mundo laboral de hoy en día, ya que permite acceder a puestos que implican mayor dominio de competencias profesionales y, por consiguiente, mayor responsabilidad y remuneración económica, además de mejorar la calidad de vida de la comunidad.

Sin embargo, no basta con tener una formación educativa, e incluso en algunos casos no es forzosamente necesario acceder a la educación y la cultura; hay que complementarlo con algo más denominado proyecto de vida, que desde corta edad la persona debería tener en mente.

En México, durante 2009 la matrícula de la educación superior fue de 2 millones 705 mil 200 alumnos, y se estimó que esta cifra seguiría en aumento durante los siguientes 10 años. Por otro lado, la falta de oportunidades laborales seguirá creciendo paulatinamente, mientras que una gran mayoría de los jóvenes universitarios siguen sin orientar y asentar su preparación, misma que debe redituar en su plan de vida profesional.

La Secretaría de Educación Pública (SEP) destinó este año más de 90 mil mdp a la educación superior, pero este esfuerzo no será suficiente para combatir el rezago educativo y a la vez acceder al desarrollo nacional mientras no existan programas de fondo que permitan que los jóvenes adquieran un proyecto ideológico desde la educación básica, al cual se le dé seguimiento y se fortalezca durante el avance de la formación educativa; complementándose con las fortalezas que la familia otorgue al individuo.

En este marco, durante el 2010 surgió un adjetivo conceptual para denominar un fenómeno social que fue creciendo de manera ramplona entre los diversos estratos de la sociedad mexicana: Ninis, jóvenes que ni estudian ni trabajan y quienes surgen en un contexto de nulas oportunidades, donde la carencia de coyunturas escolares y laborales en el país crean una especie de cuello de botella desmesurado, que da como resultado estos grupos.

Pero el título cuasi peyorativo que se le ha otorgado a este sector, no se justificaría sin la aceptación ontológica de los jóvenes, que en un contexto ausente de propósito sirve para definir de forma mutilada a la juventud que sólo requiere de la visión gubernamental traducida en programas que le brinden oportunidades educativas y posteriormente profesionales.

Mientras sigan existiendo estos huecos en los proyectos de vida de las nuevas generaciones, no será posible contender ni mucho menos acortar las distancias para competir en el desarrollo nacional y sobresalir en el plano mundial al lado de los países más desarrollados.

Fortalecer la educación y aumentar la oferta profesional es la mejor inversión que un país puede hacer; todo inicia desde la concepción que el joven hace en su mente.

La pregunta es: ¿estamos dispuestos a impulsar el liderazgo, así como a valorar y hacer valer las ideas de nuestros jóvenes?

Jorge Iván Garduño

@plumavertical

Este texto fue publicado el 21 de junio de 2014 en el sitio LA SILLA ROTA:

http://lasillarota.com/la-mutilacion-ideologica-de-la-sociedad/Jorge-Ivn-Garduo#.VRAsNtKG9I4

Anuncios

“De la mano para volar. Ideas para educar” de Iñaki Sánchez Campos

Estándar

En una presentación ante la Sociedad Real de las Artes en 1970, John March, exvicepresidente del Instituto Británico de Administración, hizo un análisis de la ética comercial de aquellos días. En esa ocasión afirmó: “La validez de nuestros principios morales se ve atacada una y otra vez… Vivimos en una época en que los jóvenes cuestionan violentamente los valores y las prácticas de una generación perpleja. Las consignas dogmáticas son estridentes, y sin embargo, la incertidumbre nos asalta hoy más que nunca”.

Estamos a tan solo seis años de que se cumpla medio siglo de aquella afirmación hecha por el británico March… la situación no ha cambiado, y estas palabras bien podrían pronunciarse hoy mismo, e incluso habrá quien diga que se quedan cortas.

La moral entendida como obediencia y aceptación del orden social reinante es cosa del pasado, pero las cosas no deberían ser así, ya que al ver un paisaje de acontecimientos donde la moral va en detrimento, Iñaki Sánchez Campos (Ciudad de México, 1960) aborda el tema de la educación de los hijos que debe realizarse bajo un esquema de valores, 28 para ser precisos, todos ellos en su obra De la mano para volar. Ideas para educar (Ramos Editores).

Algunas voces afirman que las escuelas deben ser el lazo inicial entre la moralidad del hogar y la del mundo. Pero la moral pública no es tan segura ni inmutable como la que se enseña en el hogar. Por tanto, la tarea del maestro es difícil. Muchos piensan que deben enseñarle al alumno no un código moral determinado, sino cómo adaptarse a las situaciones, cómo tener una ética flexible y un concepto más laxo de la moral.

¿Acaso estamos viviendo en la era de la doble moral con sutil disfraz?

La moralidad de hoy se basa exclusivamente en convicciones personales suavizadas por el tiempo y las circunstancias. Los antiguos códigos basados en normas religiosas más o menos rígidas han sido prácticamente abandonados por “fundarse en suposiciones insostenibles e injustificables”.

Hoy se considera, pues, que la educación moral no es tarea de los maestros sino de los  padres. Si queremos que nuestros hijos tengan determinados principios, tendremos que darles educación moral por nuestra cuenta, ya que independientemente de que algunos la puedan ligar con aspectos religiosos o espirituales, son componentes necesarios en la formación de excelentes seres humanos, y eso debe ser motivo suficiente para proporcionarles a nuestros hijos la mejor educación: la nuestra, y De la mano para volar. Ideas para educar es una excelente herramienta para lograrlo.

Tenemos, además, que controlar lo que entra en el hogar por medio de la televisión, las revistas y los diarios, y supervisar las películas que ven nuestros menores y los amigos que escogen dentro y fuera de la escuela.

Enseñar ética en la casa no presenta ninguno de los problemas filosóficos que tanto inquietan a los maestros de escuela. Al fin y al cabo, no se trata de una filosofía abstracta sino de una forma de vida. Si los padres dan ejemplo de la forma de vida que quieren impartir a sus hijos, éstos aprenden, no con argumentos filosóficos, sino con el ejemplo con principios basados en buenos valores.

Iñaki Sánchez Campos, nos proporciona una obra que nos brinda los elementos fundamentales para una sana y excelente educación para nuestros hijos, ya que a final de cuentas, qué mejor que tomados de nuestra mano emprendan su propio vuelo.

Jorge Iván Garduño
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en:
 
http://efektonoticias.com/cultura/de-la-mano-para-volar-ideas-para-educar-de-inaki-sanchez-campos
 

“Pan, educación, libertad”, el colapso de la economía griega

Estándar

Petros Márkaris (Estambul, Turquía, 1937) publica su más reciente novela protagonizada por el comisario Kostas Jaritos: Pan, educación, libertad (Tusquets Editores), que representa la última parte de su trilogía respecto a la crisis griega.

pan-educacion-libertad-9788483834923

Ya anteriormente se había publicado El agua al cuello y Liquidación final, dos novelas incrustadas en plena crisis griega, y con ésta, Márkaris nos engulle en la peor catástrofe para Grecia e incluso lo que podría representar un fracaso para Europa: es 2014 y Grecia se ha declarado en quiebra y dejará la zona Euro para regresar al Dracma.

La economía europea está hecha un polvorín y a la desgracia griega la seguirán España, y el protagonista Jaritos deberá apretarse el cinturón y afrontar el aumento de la violencia neonazi –en clara referencia al partido Aurora Dorada– en la capital Atenas e investigar el asesinato de un rico contrabandista de obras.

Junto al cadáver de éste aparece un móvil que emite el lema ‘Pan, educación y libertad’ –lema de los ‘Hechos de la Politécnica’ de 1973, cuando los estudiantes se rebelaron contra la dictadura militar–, y empieza así una investigación que le llevará a hurgar entre la clase empresarial, universitaria y sindical que ha dirigido el país en los últimos 40 años.

Kostas Jaritos deberá enfrentarse de frente a la crisis y sobrevivir en medio de una desastre nacional y conflictos sociales, sin embargo su mujer le ayudará en esta ocasión a enfrentarse a la coyuntura económica, realzando así el papel de las amas de casa fungen como administradoras quienes bien deben sortear las crisis en cualquier sociedad.

Al respecto de la crisis griega y europea, Petros Márkaris ha explicado que la situación en Grecia –respecto a Europa– es como un laberinto, porque nadie forzó al país helénico a entrar, pero una vez dentro no se puede decir ‘me largo’ solo porque uno no encuentra la salida, eso lo ha dicho sobre los posicionamientos partidarios de abandonar la Unión Europea, y ha añadido que la cuestión no es si volver a la peseta o al dracma en una Europa que se está despedazando.

Pan, educación, libertad no será la última novela protagonizada por Jaritos, ya que Márkaris ha revelado que ya prepara un epílogo de la trilogía de la crisis griega, por lo que acabará siendo una tetralogía, este nuevo título bien podría titularse: Roll up credits, como los créditos que aparecen al final de las películas, y en la que además de hablar de las culpas de la ‘generación politécnica’ en la crisis y de sus errores, tratará de las responsabilidades de todos los ciudadanos, según ha mencionado.

Pan, educación, libertad, una obra que es un fino análisis de la realidad convulsa griega hecha por un escritor lúcido y vibrante.

Jorge Iván Garduño
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en:
 
http://efektonoticias.com/cultura/pan-educacion-libertad-el-colapso-de-la-economia-griega-literatura
 

El rescate de la educación femenina

Estándar

Hoy en día, en las naciones en desarrollo, una de cada siete niñas contrae matrimonio antes de los 15 años. Las hijas de estas niñas suelen hacer lo mismo; muchas son abuelas antes de los 30. Ellas suelen dejar la escuela y empezar familias a mitad de su adolescencia o inclusive antes –8, 9, 13 o 15 años de edad–, volviéndose a menudo víctimas de violencia intrafamiliar, enfermedades y complicaciones al momento del parto, que muchas veces devienen en daños irreversibles incluyendo la muerte.

Estudios del Banco Mundial, Naciones Unidas y movimientos no lucrativos demuestran que mantener a estas chicas en la escuela y retrasar el momento del matrimonio las beneficia a ellas y sus comunidades al reducir la mortalidad infantil, aumentar el ingreso familiar y detener la propagación del VIH-Sida, por lo que es determinante buscar formas para hacer que las jóvenes sean más valiosas para sus familias como proveedoras de ingresos en lugar de esposas o “mujeres” comprometidas.

Muchos países alrededor del mundo, principalmente en Asia, Oceanía y el continente africano realizan este tipo de prácticas que lo único que provocan es dejar sin ninguna oportunidad a la mujer para decidir sobre su futuro, sus oportunidades y que sean vistas como simples objetos del “hogar”, situación que pone al margen al género femenino en la sociedad.

Sobre esta situación, Tsitsi Dangarembga (1959, Zimbabwe) relata en su fascinante novela Estado de nervios, una muy atractiva memoria personal que transcurre en la Rhodesia colonial de la década de 1960, a la vez que nos crea un cuadro vívido de su país y de la situación tan difícil que vive la mujer en una nación de hombres.

Estado de nervios nos habla sobre la rama familiar de Tambu, quien se dedica a la agricultura y quien vive sus primeros años de vida en la granja marcados por el duro trabajo y por una profunda sensación de injusticia que recorrerá espectralmente toda la obra.

Tambu pertenece al patriarcado Shona, por lo que se atiene a las normas de este grupo étnico, uno de los tres oriundos de Zimbabwe, pero una firme decisión acecha su mente: ella no piensa resignarse como su madre ni a la pobreza que implica el ser negro ni a las cargas de la condición de la mujer africana.

Sin embargo, su padre considera que no tiene sentido enviarla a la escuela puesto que para alimentar a su futuro marido no podrá cocinar libros, por lo que deberá de someterse a las reglas de su etnia. Tambu se da cuenta muy pronto de que la educación es su única salida y tendrá que aprovechar su condición de estudiante sobresaliente y una clara determinación.

En la escuela, Tambu se introduce en el mundo exitoso de su tío y la familia de éste en cuyos miembros se aprecia la huella del tiempo que han vivido en Inglaterra y se involucra además en los trastornos alimentarios de su prima Nyasha; sin embargo, en el nerviosismo y el afán controlador de su tío, Tambu distingue las tensiones provocadas por la situación colonial gracias al hecho de estar atrapados entre dos mundos.

Ese es el campo minado que debe atravesar Tambu durante su educación, agravado también por otras cuestiones más decisivas en torno a la identidad femenina negra que se manifestará a través de la experiencia única de las cuatro mujeres que protagonizan esta novela tan excelentemente lograda.

Finalmente, lo que Tsitsi Dangarembga plantea es una realidad innegable: la educación crea su propio ciclo y el estudio le dará a la mujer africana una ventaja sobre otras a las que les será negada.

Jorge Iván Garduño
Fotógrafo, escritor y periodista mexicano.
jorgeivangg@hotmail.com
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en:
 
Revista “Molino de letras” de Marzo-Abril 2012 http://www.facebook.com/photo.php?fbid=243232672437289&set=a.125734557520435.25938.125734250853799&type=1&theater
 
Revista “Molino de letras” de Enero-Febrero 2012 http://www.facebook.com/photo.php?fbid=215068058587084&set=a.125734557520435.25938.125734250853799&type=1&theater
 
http://apiavirtual.net/2011/10/11/el-rescate-de-la-educacion-femenina/
 

La fragmentación de la identidad somalí en la obra de Farah

Estándar

Somalia, país africano asolado y azotado por importantes problemas étnicos, demográficos, económicos y políticos. Su pobreza se ha visto agravada por la sequía de la década de 1980, y desde 1988 con la guerra civil que ha dado como resultado –mas no solucionado– la separación de la región norte somalí en el naciente Estado de Eritrea, apenas reconocida hace unos años por la comunidad internacional.

Siendo uno de los países más pobres del mundo, con ingresos per cápita menores a un dólar por habitante al día y, quienes tienen una esperanza de vida, en el mejor de los escenarios de 50 años, esta nación ocupa uno de los lugares más alarmantes de desnutrición extrema de África, y por consiguiente del resto del mundo.

Como resultado de la carencia de carbohidratos y proteínas necesarios, existe una dieta inadecuada en la población de Somalia, produciéndoles enfermedades que obstaculizan la asimilación de los pocos alimentos que consumen y por ende afectan la realización de las funciones de las células y su regeneración normal, retrasando el crecimiento, volviendo sus cuerpos susceptibles a infecciones, anemia, disminución de la masa muscular y dañando órganos y huesos; por lo que la ayuda internacional es ineficaz ante todo esfuerzo.

En este duro escenario, surge un escritor complejo, erigiendo a su nación como el centro de su ilimitada imaginación literaria, tomando las dificultades modernas como el atributo esencial que deja a un lado el inconsciente individual para dar paso a la fragmentación de las estructuras sociales de la familia en el Estado-Nación en África.

Nuruddin Farah (Baidoa, Somalia, 1945), autor de obras que oscilan entre la santidad y el pecado, entre la carne y el espíritu, entre el bien y el mal, revelándose en contra del poder político ineficaz, que al querérsele cuestionar y destruir se ha agazapado y finalmente se ha rebelado con mayor violencia y perversidad, arrojando al escritor al exilio; ya que esas potencias políticas son invencibles.

De las novelas más notables de Farah tenemos De una costilla partida (1970), donde el rastro perdurable de la mujer islámica que rechaza la sumisión es el leitmotiv de este texto, exigencia ineludible de su rol de género tradicional con un elaborado conjunto de códigos de conducta que le permiten evadir la dominación masculina a la protagonista Ebla, por medio de su sexualidad, siguiendo la estructura típica de las narraciones orales.

Dentro de su trilogía Variaciones sobre el tema de un dictador africano, resalta la serie de juegos dobles que construye dentro de estas obras de suspense político, donde las facetas de la identidad nacional somalí se recrudecen por medio de la fragmentación y la amputación racial en la representación de los cinco grupos étnicos, sociales y religiosos en el Cuerno de África, aunados a los cuatro diferentes poderes imperiales coexistentes: británicos, italianos, franceses y etíopes.

De acuerdo a la dialéctica expuesta por Nuruddin Farah, las relaciones que se desprenden sobre el paisaje somalí se resuelven en el juego entre documento y ficción a partir de cierta lectura distópica de la modernidad urbana o rural, o incluso de su mezcla, una construcción utópica, lo que pone en el papel el escritor es el lado inverso de un sueño construido con elementos de una suerte de ruina próxima.

La lectura de Farah obsequia al lector la carga simbólica que el flujo de la continuidad narrativa brinda, con una excelente construcción intelectual.

Jorge Iván Garduño
Fotógrafo, escritor y periodista mexicano.
jorgeivangg@hotmail.com
@plumavertical