Archivo de la etiqueta: Ensayo

“Libertad, igualdad y fraternidad” [Opinión]

Estándar

Miércoles de columna, hoy escribo “Libertad, igualdad y fraternidad”, una reflexión: “Francia está en guerra, y Hollande apela para que toda Europa la siga”. Aquí la pueden leer —> http://bit.ly/1S4bMTB

12268642_10153283999496270_1690419824_o

Texto publicado en el periódico Capital México, el miércoles 18 de noviembre de 2015. Para su reproducción total o parcial es necesario citar a Capital México  y al autor.

Anuncios

La profesión del crítico de arte [Ensayo]

Estándar

Amigos, les comparto: nuevamente me integré al equipo de la revista cultural Bicaalú, misma que pueden comprar en todos los Sanborns del país, en librerías de prestigio y en algunos puestos de revistas del DF.
Se publica mensualmente, tiene un costo de $35 pesos y su calidad de edición e ilustración es impresionante. ¡No se arrepentirán!
Este mes [octubre] escribo: “La profesión del crítico de arte”

20151007_222601_20151008102943176

La mujer que transformó la vida del escritor [Opinión]

Estándar

Les comparto mi texto “La mujer que transformó la vida del escritor” publicada por Capital de México​ el pasado 23 de septiembre: http://ow.ly/TaJOX

12116332_10153220192091270_1376156915_o

Texto publicado en el periódico Capital México, el miércoles 23 de septiembre de 2015. Para su reproducción total o parcial es necesario citar a Capital México y al autor.

“Discutibles fantasmas” de Hugo Hiriart

Estándar

Uno de los géneros literarios mejor acuñados por el novelista, dramaturgo y pintor Hugo Hiriart es el ensayo, asiduo lector que nos presenta en Discutibles fantasmas (Ediciones Era) escritos deliciosos y poseedores de una venia absoluta donde el autor se reinventa, se interroga sobre uno, otro o aquel tema una diatriba fantástica en el que las dudas sirven de sendero para esclarecerlas y llegar a mejores certezas.

Múltiples temas abarcan esta sorprendente obra, en la que bien podemos encontrar todo tipo de respuestas, pero también argumentos sólidos que no dejan de avivar la discusión bien sobre la vida cotidiana, las matemáticas, o la apreciación cinematográfica.

Desde el título, Discutibles fantasmas es un invitación a la ensoñación, a traer de la memoria los recuerdos mediante una prosa dislocada de la que Hugo Hiriart hace gala con su mejor pluma ensayística y que comparte con nosotros con altos grados de muy buen humor.

Sucesos narrados en los que el recuerdo y la argumentación surgen desde el interior de Hiriart para, más tarde, a base de tenacidad, aplicación y placer, envolvernos con voluntad de estilo cada escena notablemente lograda con una literatura fuerte.

Hugo Hiriart, un talentoso y muy agudo escritor, que tiene la capacidad de crear y recrea una y otra vez un mismo acontecimiento de mil maneras posibles, manteniendo interesado al lector siempre de una manera novedosa y bellamente construida.

Poseedor de una escritura rigurosa y desenfadada, que es una clara invitación para discurrir por temas que de otra suerte se volverían demasiado complicados o incluso realmente descabellados.

El conocimiento que se desprende de sus textos resulta, las más de las veces divertido, como es en realidad todo conocimiento que nos marca o que nos impresiona.

Discutibles fantasmas es en definitiva, la mejor puerta de entrada al mundo de las letras de Hugo Hiriart, un libro que se erige como una verdadera joya de la literatura mundial que cautiva desde el primer texto.

Jorge Iván Garduño

@plumavertical

discutiblesfantasmashugohiriart

 

Este texto ha sido publicado en:

http://efektonoticias.com/cultura/discutibles-fantasmas-literatura

“Campo de guerra”, de Sergio González Rodríguez

Estándar

Desde una visión integral, los intereses geopolíticos, la soberanía, el estado de derecho y los desafíos de la tecnología, así como el narcotráfico y la violencia, la ilegalidad o la corrupción, son abordados por el escritor y narrador mexicano Sergio González Rodríguez en su libro Campo de Guerra (Anagrama), fenómenos que atañen a las sociedades actuales.

A462_Gcampoguerra

Ganador del XLII Premio Anagrama de Ensayo, esta obra  marca la nueva configuración global del mundo, que encabezan las potencias como Estados Unidos, y su repercusión en los estados emergentes, ya que no son un asunto nacional, sino que son temas que atañen a la sociedad global, a fin de diseccionar nuestra realidad para tratar de reencauzar el futuro de la humanidad.

González Rodríguez plantea aprender un tipo de desarrollo más equitativo, comprensivo y respetuoso de la paz y la tranquilidad de todos los ciudadanos para mejorar nuestro futuro más allá de la violencia, del endurecimiento del Estado, de más armas o de más leyes mediante una reflexión basada en el conocimiento.

Campo de Guerra no pretende ser un diagnóstico de una fatalidad insalvable, sino que plantea que a partir de la lucidez y la información, se modifica un escenario desalentador, asimismo incorpora el uso de las nuevas tecnologías como parte de las herramientas para el establecimiento de los nuevos modelos de sociedad con el objetivo de que sirvan como alternativa para expandir el conocimiento y difundir la información y la cultura como opciones para un mejor futuro generalizado.

Campo de Guerra, un texto que forma parte de una trilogía dedicada al estudio de fenómenos extremos de las sociedades actuales, que comenzó con el escalofriante reportaje sobre las mujeres asesinadas en Ciudad Juárez que realizó en Huesos en el desierto (2002), al que siguió su interpretación acerca de las decapitaciones y usos rituales de la violencia por parte de grupos criminales en El hombre sin cabeza (2009), obras publicadas ambas por Anagrama y traducidas a varios idiomas.

En definitiva, Campo de guerra, un ensayo lúcido que explora las grandes corporaciones mundiales que colaboran en el espionaje absoluto, lo que lo hace único en su tipo.

Jorge Iván Garduño
@plumavertical

Este texto ha sido publicado en:

http://efektonoticias.com/cultura/campo-de-guerra-de-sergio-gonzalez-rodriguez-ensayo

El silencio de los animales

Estándar

Quien ha sido profesor de Oxford y que actualmente lo es en la London School of Economics, John Grey (Gran Bretaña, 1948) presenta un ensayo en el que mantiene su conocida acusación de que el hombre es un animal que tiende enfermizamente al autoengaño, El silencio de los animales: sobre el progreso y otros mitos modernos(Sexto Piso), ya que desde el inicio del texto sabe cómo argumentar sus ideas con la finalidad de hacer tambalear cualquier convicción que tuviésemos en contra.

81zAMpPFOYL._SL1500_

Pesimista o simplemente realista, El silencio de los animales, es un texto que continúa exponiendo aquellos temas por los que Gray siente predilección, destacando la crítica sobre la idea de progreso social o personal, el esfuerzo por desenmascarar la idea de hombre (animal racional y bueno por naturaleza) que un tipo de “Ilustración” nos legó, el ataque a la creencia liberal que afirma que deseamos sobre todas las cosas ser libres, la puesta en quiebra de toda utopía –prestando especial atención al liberalismo y al comunismo–, la acusación de que todos los ideales del Humanismo no son más que un mito, y para terminar, la creencia que el hombre no es otra cosa que una enfermedad sin cura: “los seres humanos son vasijas resquebrajadas”, afirma.

Conforme avanza la tecnología y el poderío económico crece, las diferencias entre las diversas economías nacionales sea grave y el problema se hace más notorio, al punto que al intentar acceder a los artículos básicos no es posible obtenerlas de manera sencilla ni mucho menos barata, provocando que colapsen las finanzas y agraven la economía.

Este ensayo nos lleva a plantearnos la inquietante pregunta: ¿Quiénes dominan a quiénes? Lo que pone de manifiesto es que los grupos en el poder ponen en peligro la existencia de minorías.

Cuando la minoría deja de ser un “nosotros” se produce la violencia etnocida, como lo afirma Appadurai.

El silencio de los animales es un ensayo lúcido que habla de economía, comportamiento, terrorismo y el estado de guerra permanente en el que se vive con la única finalidad de propiciar la supervivencia del ciudadano en una era postmoderna incapaz de avanzar por su naturaleza misma de destrucción y búsqueda de la “felicidad” en un mundo en el que la humanidad ha sido reducida a simples “animales”.

Para muchos, leer El silencio de los animales: sobre el progreso y otros mitos modernos puede asemejarse a pasear por un paisaje devastado, un descenso pesimista a los infiernos; pero a pesar de que John Gray maneja ingredientes de sabores fuertes o incómodos, es un pensador que plasma una realidad de nuestras sociedades que perturba, atrae y quizá palie algo el escozor de las heridas íntimas.

Una obra que nos debemos perdernos: El silencio de los animales.

Jorge Iván Garduño
@plumavertical
 

Este texto ha sido publicado en:

http://efektonoticias.com/cultura/el-silencio-de-los-animales-literatura

“¿Cuánta globalización podemos soportar?”, un ensayo imprescindible para entender el fenómeno globalizante

Estándar

El canadiense Marshall McLuhan, asentó a finales de la década de 1970 una de las mayores teorías comunicacionales, en las que nos dice que los medios de comunicación son la extensión del hombre. Según McLuhan, un “medio” es cualquier prolongación psíquica o física del hombre, sea de oído, del ojo o de la habilidad de sentir y razonar.

cuanta_globalizacion_podemos_soportar

Así, el hacha deviene una prolongación de la mano; la vestimenta, de la piel; el alfabeto incrementa la capacidad de la memoria mediante el sentido de la vista; el automóvil amplía la facultad humana de desplazarse de un sitio a otro.

En pleno siglo XXI, y con el auge de las redes sociales y el Internet, estas extensiones el hombre se han triplicado y extendido en todos sentidos, permitiendo que la globalización sea hoy más que nunca un estilo de vida que a diario experimentamos en nuestra vida.

 En ¿Cuánta globalización podemos soportar? (Tusquets Editores) del filósofo y ensayista alemán Rüdiger Safranski (Rottweil, Baden-Württenberg, Alemania, 1945) ofrece un lúcido panorama de los medios junto con el mercado económico basándose de igual manera en el intercambio de datos ya sea en Oriente u Occidente.

A partir de la definición de los medios como prolongaciones del hombre, McLuhan dejó en claro que “cualquier prolongación o extensión, ya sea de la piel, de la mano o del pie, afecta todo el complejo psíquico y social”, es decir, todo medio implica un cambio en la proporción en que se relacionan los sentidos entre sí, que repercute en la sensibilidad humana.

Y es así como la globalización ha afectado nuestras sociedades, impactado el entorno del hombre alterando la manera en la que el ser humano percibe el mundo y se desarrolla en él, advirtiendo sobre sus consecuencias personales, políticas, económicas, estéticas, psicológicas, morales, éticas y sociales, que no dejan parte alguna de nuestra persona intacta, inalterada y sin modificar.

Otros escritores que se han ocupado del estudio de la globalización como Octavio Ianni o bien Ulrich Beck concuerdan con los pensamientos de Safranski, sin dejar este último de suministrar en ¿Cuánta globalización podemos soportar?, un contexto histórico para el estudio adecuado del tema.

Comprender las causas y el efecto de la globalización es comprender cómo el hombre, en palabras de Sábato, “extiende sus sentidos en todas las direcciones del espacio y del tiempo.”

Esto en la actualidad va descomponiendo paulatinamente la sociedad, con la incursión cada vez más progresiva de “nuevos medios”, por lo que nuestra sociedad está en manos de los medios de comunicación que la manipulan y se extienden en todas direcciones, por lo que se hace imperante conocer apropiadamente este fenómeno.

¿Cuánta globalización podemos soportar?, un ensayo imprescindible para los habitantes del siglo XXI, y que bien puede ser un vislumbre del futuro de las sociedades y el entorno sociopolítico.

Jorge Iván Garduño
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en:
 
http://efektonoticias.com/cultura/cuanta-globalizacion-podemos-soportar-ensayo-imprescindible-sobre-el-fenomeno-globalizante
 
 

“Truenan” a la Maestra

Estándar

‘Aquí yace una guerrera… como guerrera murió’, fue el epitafio que la lideresa del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), Elba Esther Gordillo, pidió le sea colocado en su tumba cuando muera, durante un discurso pronunciado el pasado 6 de febrero en Tlalnepantla, Estado de México, al celebrar el XXXVI aniversario de la Sección 36 de dicho gremio y en el marco de su cumpleaños número 68.

Y es que a tan sólo 20 días de distancia de haber pronunciado tan memorables palabras, la Procuraduría General de la República (PGR), en voz de su titular, anunció la detención de la aún presidenta nacional del SNTE por presuntamente utilizar recursos de procedencia ilícita –léase dinero del magisterio–.

Y bien es cierto que Elba Esther Gordillo, quien desde 1989 ostenta formar parte del sindicalismo mexicano de una agrupación que bien pudiera ser de las más poderosas de México, representa el símbolo de la corrupción para millones de mexicanos; además es una de las figuras públicas más controvertidas: en poco más de dos décadas ha acumulado dinero y poder dentro y fuera del magisterio, no por nada en 2012 fue calificada por Forbes como la mujer más poderosa de México.

Pero la también llamada ‘maestra’ comparte un paralelismo, ahora ya indiscutible, con otra figura que representó para un naciente sexenio un golpe de timón y  enviar el mensaje de quién tiene las riendas de mando: Joaquín Hernández Galicia, alias ‘La Quina’. Sí, el líder del sindicato petrolero que por décadas mantuvo la designación de diputados federales, senadores, alcaldes y presidentes municipales en las zonas petroleras, ya que se consideraba el guía moral del gremio de la paraestatal Petróleos Mexicanos (Pemex).

Sin embargo, a tan sólo 41 días de iniciado el gobierno del entonces presidente Carlos Salinas de Gortari, el 10 de enero de 1989 fue detenido La Quina y con él todos sus allegados acusados de acopio de armas y asesinato en primer grado –nunca de enriquecimiento ilícito o corrupción–, con lo que Salinas de Gortari obtuvo el control del sindicato con el llamado Quinazo.

Con este bien o mal llamado Gordillazo o Elbazo, el gobierno de Enrique Peña Nieto envía un mensaje –legítimo o no– a la sociedad, muy al estilo de la vieja escuela priísta, para buscar legitimidad y apoyo a la primera reforma promulgada por el peñismo: la educativa.

En su momento, Carlos Salinas de Gortari impulsó a Elba Esther Gordillo cuando sustituyó a Carlos Jonguitud Barrios al frente del SNTE; ahora, tras ocupar nuevamente el poder ejecutivo, el PRI tardó 88 días en conformar una investigación para repetir el acto: dejar fuera del juego a la líder del magisterio, uno de los sindicatos con mayor poder económico y político.

Pero ojo, estos sucesos no deberán sobredimensionarse, ya que no representan una vía de maduración democrática ni de fortaleza del Estado, pues bien podríamos ser testigos del nacimiento de un gobierno autoritario… Ojalá sea alguna de las dos primeras y no la última opción, ya que se corre el riesgo de castigar a un enemigo político usando la fuerza de la ley; como sucedió en 1989, a la vieja usanza del PRI y bajo el amparo de una sociedad ávida de castigo a quien suponen culpable de ‘todos los males’ que aquejan al país… o por lo menos de una buena parte de ellos.

Finalmente, el estancamiento de la educación en México es una realidad a la que nos enfrentamos, y no es competencia plena de Elba Esther Gordillo o uno o dos actores más, es mucho más que eso: es voluntad política de todos los poderes, sumado el magisterio, padres de familia y estudiantes, por lo que no debemos dejarnos llevar por los cantos de sirenas que indicarían que cambiar, sustituir o encarcelar a un líder será una vuelta de tuerca para mudar una realidad educativa que vivimos desde hace ya varias décadas.

Sí, tal vez el epitafio de Elba Esther Gordillo suena un tanto inverosímil, pero igual de inverosímil ha sido que los actores políticos por décadas posterguen poner orden a uno de los sectores neurálgicos en la base de toda sociedad: la educación.

Esperamos que se castigue cualquier delito cometido en perjuicio del magisterio, sea quien sea el culpable, pero igualmente exigimos un mejor nivel en la educación en México –como auguran sea la ya promulgada Reforma Educativa–, y no paliativos como en otras ocasiones… De seguir postergándose, éste sería un crimen que ninguna sociedad puede dejar impune.

Jorge Iván Garduño
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en:
 
http://efektonoticias.com/opinion/truenan-la-maestra