Archivo de la etiqueta: Fantasia

Los Smork

Estándar

─Te advierto que sólo serán unos minutos, se encuentra débil y debemos estar listos para lo inevitable. Te pido que no te demores… aquí te espero, y recuerda que no debes fatigarlo.

Jorge Iván Garduño
@plumavertical
Anuncios

El aroma en tu cuerpo

Estándar

Percibo el olor de tu pelo

El suave aroma de tu cuerpo

Como si me hubieses atrapado en un sueño

Siendo tu prisionero me encuentro.

En bella jaula de amor encerrado

Sólo esta tibia noche a tu lado

A tus palabras me someto

A tus caricias me entrego

Por tus deseos me desnudo el cuerpo.

Sin fatiga memorizo con mis dedos

Como naufrago en tu cuerpo

Las líneas cinceladas de tus pies al cabello

Sintiendo tu aliento recorrer mi pecho.

Dejas que humedezca tus labios

Entre mis labios,

Tranquilo,

Atrapado,

Sereno,

Me embriaga el aroma de tu cuerpo.

Cada latido de amor

Que hace mi corazón

Es semejante a una oración

Que solicita de lo alto su bendición.

Por las cortinas de seda se filtran

La delicada silueta de la media luna,

La luz remota de una estrella perdida

Y la bruma que asalta mi habitación en la madrugada

Para de mi lado arrancarte cual embriagadora fantasía.

Julio 13, 2010

@plumavertical

Un sueño fantástico, la literatura de Francisco Tario

Estándar

Durante la época posrevolucionaria, México comenzó a escribir una nueva página dentro de su historia, los años revolucionarios habían terminado y con ellos la convulsión del país vivida años anteriores comenzaba a quedar atrás, sin embargo, las secuelas que dejó se reflejaron en la vida nacional perdurando por varias décadas.

La generación que vivió, creció o nació en el periodo de 1910-1920 estuvo fuertemente influenciada por los problemas de orden interno que confrontó el país durante aquellos años; políticos, arquitectos, empresarios, campesinos, todos ellos tuvieron presente en su vida diariala Revolución Mexicanay sus múltiples rostros de caos y violencia.

Pero una de las áreas que dejó mayor constancia sobre el hecho revolucionario ha sido la literatura, que convirtió la Revolución en núcleo generador de importantes obras, y no sólo en ser un recurrente tema literario, que sirvió a intelectuales como guía para no desorientarse en el férreo camino de búsqueda/encuentro de la identidad nacional, que corría el riesgo de extraviarse por el uso y abuso de las armas.

Esta literatura, principalmente publicada a partir de los años cuarenta, conjugó magistralmente los elementos sobre los asuntos de carácter social con un enajenamiento plasmado alegóricamente, en el que el mundo de los vivos se mezcla con el de los muertos en fragmentos de un doloroso trance en una época decisiva de la vida de México.

Esta forma de expresión la cultivó admirablemente Francisco Tario, seudónimo con el que se le conoció al autor mexicano cuyo nombre verdadero en vida fue Francisco Peláez (1911-1977), él creó un mundo propio, alucinante y lleno de una carga emocionalmente simbólica, que le permitió escribir relatos y cuentos fantásticos con los que procuró desmitificar la relación del hombre con su naturaleza.

En sus obras, Tario otorgó de características únicas a objetos, animales y a personajes espectrales, ya que este autor dotaba de habla a seres inanimados o prorrumpía violentamente con la fuerza de la psicología en la mente del lector al describir escenas con gran simbolismo, con la finalidad de cuestionar la vida del ser humano en un tono intimista.

El contenido que aborda dentro de sus relatos comprende la restricción sensorial del hombre para distinguir la grandeza del universo que lo rodea, pero sin dejar a un lado el sentido del humor, de lo extravagante, lo insólito y lo desconocido, temas que le permitieron alejarse del tradicionalismo de otros autores contemporáneos a él, por esta razón ha sido valorado y considerado, tardíamente, precursor dentro de la narrativa fantástica mexicana.

La construcción de mundos alucinantes enmarcados en un ambiente nocturno, sensual, grotesco o macabro, son la constante obsesión en el trabajo literario de Francisco Tario, quien maduró como escritor a la par de Juan José Arreola y Juan Rulfo, arriesgándose en la innovación estética y dando al relato nuevas dimensiones.

La sombra de los no vivos rosa la superficie a manera de caricia de quienes la muerte no ha hecho presa, ejercicio que desdibuja la frontera de estos dos mundos que Tario nos permite casi tocar con los dedos de la imaginación y perdernos así en los confines en que la vida y la muerte conviven en un mismo sitio.

Francisco Tario, un escritor considerado marginal por no pertenecer, en su momento, a ninguna corriente literaria específica ni haberse integrado a grupo intelectual alguno, situación que le permitió desbordar su talento e imaginación de forma única y feroz.

Jorge Iván Garduño
Fotógrafo, escritor y periodista mexicano.
jorgeivangg@hotmail.com
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en:
 
http://www.lajornadaguerrero.com.mx/2011/01/12/index.php?section=opinion&article=002a1soc
 
http://apiavirtual.net/2011/01/14/un-sueno-fantastico-la-literatura-de-francisco-tario/

Sjón, una puerta de entrada a la literatura islandesa

Estándar

Nacido en la capital de Islandia, Reykiavik, en 1962, Sigurjón Birgir Sigurðsson es un artista, escritor y poeta comprometido con el arte y las costumbres que le fueron inculcadas en su país desde su niñez, muestra de ello es su muy temprana incursión al mundo de las letras con un libro de poemas titulado Sýnir, que traducido al castellano quiere decir: Visiones.

Sjón, contracción natural de su nombre Sigurjón, es conocido en el mundo de la música por ser el autor de varias letras de las canciones de la artista Björk, con quien ha mantenido desde hace ya varios años una estrecha relación de amistad e incluso ha bailado, cantado y coescrito algunas canciones con la cantante, para sus producciones discográficas y conciertos.

Dentro de su faceta de escritor, Sjón siempre ha mantenido una línea que rosa los límites de la poesía y el intelecto, recreando magistrales paisajes y escenas oníricas partiendo de la mitología islandesa o bien, se remonta al origen del universo donde los símbolos y las fuerzas de la naturaleza son una alegoría de la condición humana.

Su incursión “oficial” en la poesía fue en 1978, cuando él tenía únicamente 16 años de edad, esta pronta aparición en la escena literaria le ha significado una experiencia feroz, traducida en una capacidad artística multifacética, que lo ha puesto en los primeros planos culturales de su país.

Este magistral escritor islandés tiene la peculiaridad de envolvernos con su narrativa concisa, a veces divertida, en ocasiones con pocas palabras y un lenguaje nada rebuscado, y sin embargo es capaz de construir con estos elementos una narración poética catalogada como la mejor puerta de entrada a la literatura nórdica.

Dentro de su repertorio, además de escribir letras de canciones, cuenta con obras de teatro, poesía y novelas que han sido muy bien recibidas por la crítica y el público, obteniendo en 2005 el prestigioso Premio de Literatura del Consejo Nórdico, por su aclamado libro El zorro ártico.

Esta novela es un espeluznante viaje ontológico a la esencia del ser humano, en el que se ponen de manifiesto las distintas facetas que se experimentan en la vida, partiendo de una figura mitológica extraída del folclore islandés: “el Skugga-Baldur, un híbrido de gato y zorra que devora el ganado”.

Es así como esta mágica novela se erige como una moderna fábula humana, que en ocasiones advierte rasgos de cuento popular que indaga en el abrupto origen de las motivaciones del hombre, con un estilo ágil y conciso, mostrando en la figura de Baldur, el dios tradicional de la luz y la belleza, hijo de Odín, al protagonista y antagonista de la novela.

La literatura de Sjón nos permite apreciar el universo nórdico del cual se alimenta para ejercitar su prosa: paisajes fantásticos propios de cuentos de hadas, climas fríos que han hecho que el tiempo se detenga en las decenas de ríos, montañas y yacimientos de agua caliente del subsuelo, asimismo nos recuerda la literatura que nos habla de los nibelungos y su cosmogonía.

Sjón apuesta por una literatura rica en ideas, cultura popular, estilo firme, talento y mucha modernidad, con lo cual crea una prosa que cultiva a una sociedad orgullosa de tener uno de los niveles más altos en cuanto a lectura por habitante se refiere en el mundo, ya que sus ciudadanos no cuentan con analfabetismo y sí con estándares elevados en su vida diaria con respecto a cualquier otro país.

En definitiva, la mejor puerta de entrada al mundo de las letras nórdicas e islandesas es el escritor e intelectual Sjón, una verdadera joya de la literatura mundial que cautiva desde el momento en que se le lee atrapando al lector en su magistral caligrafía.

Jorge Iván Garduño
Fotógrafo, escritor y periodista mexicano.
jorgeivangg@hotmail.com
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en:
 
http://www.lajornadaguerrero.com.mx/2011/04/21/index.php?section=opinion&article=002a1soc
 

Le Petite Prince

Estándar

El punto máximo de deshumanización en el siglo XX, tocó la cumbre con la instauración de los campos de concentración nazis, con los cazabombarderos ingleses, los kamikazes venidos de las costas japonesas, la ambición de la dictadura personal de Stalin, los buques de guerra italianos, las tropas francesas y el terror en la piel humana de las bombas norteamericanas sobre las ciudades de Hiroshima y Nagasaki.

En este marco donde el hombre ha perdido la ingenuidad y necesita acumular cosas materiales o inmateriales para sentirse satisfecho de su existencia, no importando qué sea necesario hacer o sobre quién haya que pasar (llámese individuos o grupos), un excepcional piloto de guerra y escritor francés nacido en Lyon, supo vislumbrar las carencias de la sociedad, que han sido las mismas a lo largo de la historia.

Antoine de Saint-Exupéry (1900-1944), el hombre al que hago referencia,  logró reunir en un libro dos cosas: una voz de alerta para los niños y un recordatorio para los adultos. Lo primero lo hizo, a través del lenguaje de los sentimientos, el del corazón y el del contacto con el alma. Lo segundo lo elaboró, mostrando la nostalgia de los valores perdidos o extraviados al contacto con el llamado “mundo de los adultos”, que por los convencionalismos y formalidades del que está plagado, nos olvidamos del niño que fuimos un día, menospreciándolos por la presunción y la prepotencia.

Este libro del que hablo, es la archiconocida obra El Principito, que no es sino una fábula infantil para adultos; por su significado alegórico. <<Es un cuento que desafía las convenciones de la realidad y entra en un paisaje onírico, en el que la imaginación puede desbordarse>>. Una guía para que los adultos no se pierdan en el mundo que ellos han construido y para que los niños estén preparados para crecer en el mundo que los adultos les están dejando.

Saint-Exupéry ingresó en la fuerza aérea francesa en 1921, y en 1926 se hizo piloto comercial; se reincorporó a la fuerza aérea de su país en la Segunda Guerra Mundial. Lamentablemente en una misión de guerra su avión fue derribado, sin embargo, él pudo escapar aún con vida a la ciudad de Connecticut en los Estados Unidos gracias a un amigo suyo.

Las experiencias vividas durante las largas horas en misiones militares, le sirvieron para redactar lo que él vio qué son capaces de hacer los hombres, en una encantadora fábula que narra el encuentro de un adulto con el ser de su propia infancia.

Refugiado en la casa del pintor francés Bernard Lamotte, Antoine de Saint-Exupéry redactó su relato a partir de los primeros problemas que enfrentó el narrador-piloto de El Principito en su niñez: al querer dibujar boas abiertas y cerradas que ningún adulto entendía.

Es así como el escritor nos sitúa en el corazón del Sahara, en un suceso que tuvo lugar seis años atrás, recuerdo de especial delicia para él. Éste nos revela que en una misión de reconocimiento por ese desierto, su avión se averió y se vio perdido en pleno desierto con un motor “roto”, encarándonos a una perspectiva de <<vida o muerte>>.

El autor pone como escenario un lugar deshabitado, afuera la vida continúa, con sus pesares, su violencia, su deshumanización y es entonces cuando el piloto se plantea la pregunta más honda y que es el origen de El Principito: <<la pregunta sobre la vida y de cómo emplearla>>.

Nuestro narrador se encuentra en la nada, y cómo de la nada se aparece el Principito, sorprendido, el piloto comienza un diálogo con ese niño en una forma de apelación, que no es otra cosa que la apelación a uno mismo, en la que el adulto <<se compromete con el ser de su propia infancia a través de imágenes (dibujos) y las exigencias de un niño pequeño (cantidad y cantidad de preguntas que el niño le plantea al adulto).

El Principito será quien se encargue de guiar al narrador al descubrimiento de su capacidad de imaginación al recordarle que un día él también fue un niño, y es que sólo siendo niño se pueden ver cosas que los adultos no aprecian. Una verdadera lección al hombre “moderno” que desea “tener” y que siempre tiene prisa, que vive deprisa, no se preocupa de sus verdaderas necesidades.

El piloto va descubriendo el lugar de origen del Principito, éste proviene de un asteroide que el narrador supone es el B-612, un lugar muy pequeño para vivir y en el cual crecen unos arbustos (los baobabs), que si se desarrollan, el pequeño planeta corre el riesgo de estallar; éstos son la metáfora del niño que no quiere crecer para no perder su inocencia, si permite que crezcan, se habrá convertido en adulto y su mundo tenderá a desaparecer.

La amistad también esta presente en la figura de una pequeña pero muy hermosa flor, que una mañana brota en el asteroide. El Principito le prodiga todo tipo de cuidados que le son solicitados, pero al juzgarla por sus palabras y no por sus actos, opta por huir del diminuto asteroide con la ayuda de unas aves migratorias, dejando a la flor a su suerte.

Antes de llegar a la Tierra, el Principito, pasa por otros planetas en los que se encuentra con la Autoridad, representada por un rey solitario. Luego por la Vanidad, en un hombre que sólo vive para que lo elogien o halaguen frecuentemente. En otro pequeño planeta, se encuentra con un personaje que posee una mentalidad que le lleva a un deseo excesivo por beber. Poco a poco cruza diversas etapas hasta llegar con el piloto extraviado, en el desierto lejos de toda civilización.

Y así es cómo los papeles se invierten, el niño guía al adulto por el arte de la admiración, el viaje por los planetas del niño es el comienzo de un descubrimiento, donde realmente lo que experimenta es la madurez, cada vez que aprende algo se aleja de su planeta un poco más… hasta que llega al planeta de “los adultos”: la Tierra, en este lugar adquirirá los últimos conocimientos que le permitirán completar su madurez y su verdadero fin. El adulto recupera su niñez perdida a través de las preguntas que el niño le hace, ya que están dirigidas al centro del asunto que le interesa, olvidándose de todo lo demás, y repitiendo sus preguntas hasta encontrar una respuesta satisfactoria de parte del piloto. Todo un manifiesto acerca de cómo puede y debería ser vivida la existencia del adulto.

En 1944, durante una misión de reconocimiento por el sur de Francia, el avión donde volaba Antoine de Saint-Exupéry desapareció, y nunca se encontró. Él, al igual que el pequeño niño de cabellos dorados, se desvaneció misteriosamente en medio de la nada. Hay quien afirma que alguien le dijo que el Principito había vuelto (recordemos las últimas  palabras escritas en su libro), y esa sería la verdadera razón de su ausencia.

Una auténtica obra de arte a la inocencia y de amor a la humanidad, eso es lo que es Le Petit Prince.(1)

(1) Título original de El Principito.

Jorge Iván Garduño
Fotógrafo, escritor y periodista mexicano.
jorgeivangg@hotmail.com