Archivo de la etiqueta: Francia

Escala crisis entre Estados Unidos e Irán [OPINIÓN]

Estándar

En las últimas semanas, el Gobierno de los Estados Unidos ha comenzado a aumentar la presión sobre Irán y construyendo día a día el caso contra el régimen de los ayatolás, lo que está provocando que la crisis entre estas dos naciones sigua escalando. Hay dos sucesos relevantes que hay que tomar en consideración, ya que, aunque parecieran hechos aislados, son en realidad sucesos que están interconectados.

Primeramente, hay que tomar en cuenta el anuncio por parte del presidente iraní, Hasan Rohani, al anunciar que finalmente comenzará a incumplir el acuerdo nuclear que ese país había firmado en 2015 con Washington, además de cinco potencias [China, Rusia, Reino Unido, Francia y Alemania] y la UE, pacto del que Trump se retiró hace ya más de un año. El Plan Integral de Acción Conjunta (PIAC), su nombre oficial, que limitaba el programa atómico de Irán a cambio del fin de las sanciones internacionales que acogotaban su economía, quedó reducido a letra muerta.

Un segundo suceso es, la aparente decisión de Teherán, o al menos de ciertos sectores en el ejército de Irán, de obstaculizar la libre transportación de petróleo y otros materiales a través del estrecho de Ormuz, por donde circula la quinta parte del hidrocarburo que se consume en el planeta.

Hace apenas unas semanas ocurrió una segunda ola de ataques a navíos comerciales de distintos países que circulaban por esa zona. A pesar de que Irán niega toda responsabilidad en estos incidentes, el solo hecho de que Washington (incluyendo tanto a republicanos como a demócratas), además de otros de sus aliados como Reino Unido, estén abiertamente acusando al gobierno de Rohani de los hechos, y estén presentando evidencia para sostener sus acusaciones, apunta ya a una escalada mayor en la crisis.

Ante esto, el gobierno estadounidense decidió anunciar el envío de mil soldados norteamericanos al contingente que se suman a los ya desplegados en Oriente Próximo, lo que ha sido considerado por Rusia como una provocación, ya que Moscú cuenta con importantes intereses en la región. A la par, el presidente de Irán, Hasan Rohani, emitió un discurso donde asegura que su país “no va a hacer la guerra a nadie” pero, advierte que saldrá victorioso de la “guerra de voluntades y coacciones” a que le están sometiendo Estados Unidos y sus aliados.

Irán ha decidido ir tomando pasos paulatinos para irse retirando del acuerdo, acuerdo que la política de Donald Trump ha calificado como el peor acuerdo “de la historia”, de ahí la presión de EU de retirarse del mismo, e ir escalando la presión en contra de Irán a fin de orillarle a renegociar los términos del pacto.

La decisión de Irán implica ir poco a poco elevando los montos de uranio enriquecido que se producen (elemento indispensable para armar bombas atómicas), mantenerlo en el país (en lugar de exportarlo como estaba establecido en el pacto) e ir subiendo el grado al que ese uranio se enriquece. El acuerdo permite solo enriquecerlo al 3.67%, Irán ha indicado que en poco tiempo podría reasumir el enriquecimiento hasta incluso el 20%, los niveles previos al acuerdo.

Irán, abiertamente está amenazando con seguir dando pasos hacia el abandono definitivo del pacto nuclear. El mensaje es sobre todo hacia las potencias europeas firmantes, pero no nada más. El mensaje también está dirigido hacia Rusia y China. El gobierno de Hasan Rohani no está dispuesto ya a cumplir con su parte y, en lugar de recibir los beneficios que ello suponía, seguir padeciendo los efectos por las sanciones de Washington al grado del casi colapso económico.

Lo anterior se produce en paralelo al sabotaje de distintos buques en la zona del estrecho de Ormuz, y aunque Irán niega su responsabilidad en estos incidentes, la evidencia recabada por parte de países occidentales y países árabes aliados de Estados Unidos les hace concluir que las Guardias Revolucionarias iraníes se encuentran detrás de estos hechos.

Lo que está ocurriendo en realidad es que, los círculos duros, tanto en Teherán como en Washington (y países aliados), están alimentando una espiral que podría rápidamente escalar hacia un enfrentamiento armado.

La posición de los más duros en la cúpula política iraní, tenemos la de las Guardias Revolucionarias, quienes han ido cobrando fuerza y están siendo abiertamente respaldada por el líder supremo, el Ayatola Alí Khamenei. Esto explicaría el paulatino retiro del pacto nuclear hasta la posible determinación de abandonarlo del todo, y la decisión de atacar los intereses de Washington y sus aliados de diversas formas. Una de esas formas sería, potencialmente, la de los sabotajes a buques petroleros que transitan por el estrecho de Ormuz como ha ocurrido en días pasados.

Esto se suma al distanciamiento que viven Irán y Rusia, tras los sucesos en Siria. Este tipo de circunstancias parecen estar aislando aún más a Teherán, haciendo que muchos en ese país consideren que bajo el colapso económico y el asedio diplomático que enfrentan, es preferible un comportamiento agresivo que orille a las otras partes a negociar bajo mejores términos para Irán, incluso ante el riesgo de tener que enfrentar un conflicto armado. Se acercan a un punto en que cada vez hay menos que perder.

Por el otro lado, tenemos a un Donald Trump que es crítico de las grandes intervenciones que Washington ha llevado a cabo en sitios lejanos como Irak o Afganistán, lo que en su opinión solo cuesta mucho dinero y vidas estadounidenses sin arrojar beneficios. Trump prometió retirar a su país de ese tipo de compromisos. Su idea, al abandonar el pacto nuclear, reactivar e intensificar las sanciones y la presión máxima sobre Teherán, no era detonar un conflicto armado sino orillar a ese país a negociar un “mejor” acuerdo.

Sin embargo, Trump parece no haber calculado que su decisión de salirse del acuerdo nuclear y de poner a Irán contra la lona, iba a robustecer las posturas más duras no solo en Teherán, sino también en Washington, donde una guerra sería lo que menos les importe.

Es probable que Irán siga dando pasos hacia su salida definitiva de dicho pacto. Si esto sucede, y/o si los incidentes de sabotaje continúan ocurriendo, se incrementará la presión sobre los secretarios de Estado y de Defensa Nacional de Estados Unidos en el Congreso, en el Senado y en el Pentágono sobre Donald Trump, quien se verá obligado a ordenar al menos uno o varios ataques que en principio podrían buscar ser limitados. El gran problema de los ataques limitados, sin embargo, es que nunca se sabe cómo responderá la parte atacada. Y si la respuesta es agresiva, la espiral podría salirse de control. Esto ya está teniendo importantes efectos sobre los mercados. El nerviosismo ha impactado el precio del petróleo, del oro, y se viene a sumar a los temores que existen a causa de otros asuntos como la guerra comercial entre EU y China, todo esto podría desatar desde una crisis de alimentos hasta una crisis severa de gobierno en infinidad de naciones.

Tiempo al tiempo.

Anuncios

“Libertad, igualdad y fraternidad” [Opinión]

Estándar

Miércoles de columna, hoy escribo “Libertad, igualdad y fraternidad”, una reflexión: “Francia está en guerra, y Hollande apela para que toda Europa la siga”. Aquí la pueden leer —> http://bit.ly/1S4bMTB

12268642_10153283999496270_1690419824_o

Texto publicado en el periódico Capital México, el miércoles 18 de noviembre de 2015. Para su reproducción total o parcial es necesario citar a Capital México  y al autor.

“El exilio”, la vida de Porfirio Díaz más allá de México

Estándar

Uno de los presidentes más icónicos de la historia mexicana es sin duda, Porfirio Díaz (Oaxaca de Juárez, Oaxaca, 15 de septiembre de 1830-París, Francia, 2 de julio de 1915), quien perteneciendo a las fuerzas castrenses se convirtió en un hábil político.

9786073117968

Como militar participó durante la Segunda Intervención Francesa en México, combatió en la Batalla de Puebla, el Sitio de Puebla, la Batalla de Miahuatlán y en la Batalla de la Carbonera, destacando las guerras de guerrillas que organizó en su estado natal Oaxaca contra los franceses, recuperando en menos de dos meses las ciudades de Puebla y Ciudad de México para las tropas republicanas.

José de la Cruz Porfirio Díaz Mori, nombre completo del destacado general, se levantó en armas en dos ocasiones contra el gobierno federal, en la primera ocasión en contra de su paisano, Benito Juárez, con el Plan de la Noria, en una segunda ocasión con Sebastián Lerdo de Tejada, enarbolando el Plan de Tuxtepec, con este último triunfó, tras lo cual asumió la presidencia de la República.

Nueve ocasiones ocupó la presidencia de México, y lo que en un inicio fue aceptado con agrado, tras más de 30 años en el poder, el gobierno de Porfirio Díaz fue rechazado y las distintas fuerzas se arremolinaron en torno a él, que no tuvo más que renunciar y junto a su familia exiliarse en París, Francia.

Y es en este marco en el que Carlos Tello Díaz, tataranieto del general Porfirio Díaz, escribe su obra El Exilio: Un relato de familia (Debolsillo), publicado por primera ocasión hace veinte años, donde narra con prístina documentación los avatares de dos familias: la de Díaz y la de Joaquín Casasús.

Un relato de carácter íntimo sobre la vida que llevaron a lo largo del exilio y es, también, un recuento de los sucesos que cambiaron al país vistos a través de sus vidas en el extranjero.

Una historia de un hombre que debió dejar a un país fragmentado, escindido en parte por él mismo, por sus ideales y sueños, algunos trastocados en su afán de poder y absolutismo, pero al mismo tiempo, otras fuerzas progresistas que se repartieron a una nación como si de un botín se tratara.

La vida de un general en el exilio, quien en sus últimos años vivió una vida muy diferente a la que tuvo en México.

El Exilio: Un relato de familia, un libro para los estudios del tema, y para quienes deseen saber la historia detallada de la última etapa de la vida del general Porfirio Díaz, el militar que bien se podría decir que soñó con ser rey.

Jorge Iván Garduño
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en:
 
http://efektonoticias.com/cultura/el-exilio-la-vida-de-porfirio-diaz-mas-alla-de-mexico
 

Encrucijada mortal [Opinión]

Estándar

Las imágenes impactaron al mundo, cuerpos de jóvenes, adultos y en su mayoría niños tumbados en el suelo producto de lo que se supone fue el efecto del Gas Sarín –que una vez que invade el cuerpo humano tarda alrededor de media hora, si el contacto es con la piel, para manifestarse y colapsar las funciones esenciales de los órganos antes de la muerte inevitable entre sudores, mareos, espasmos y finalmente la asfixia y el paro cardiaco–, hombres desesperados intentando evitar lo inevitable: la muerte.

Al parecer el video fue grabado en Siria y difundido por los medios locales e internacionales, y según dicen los expertos todo indica que lo que documenta es un ataque químico contra una población civil, algo nunca antes visto casi en tiempo real.

Este suceso prendió las alarmas en la comunidad internacional y por primera vez –y no los dos años de guerra y los más de cien mil muertos–, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) pide al gobierno de Bassar Al-Assad garantizar la integridad de la población siria y el cese al fuego, sin embargo, Estados Unidos ha manifestado que intervendrá militarmente en el territorio sirio en las próximas horas.

Lo alarmante aquí es que Siria no es, por mucho, Irak, país árabe que la Unión Americana invadió en 2003, culminando con el derrocamiento de Saddam Hussein a quien condenaron para morir en la horca, orden ejecutada en diciembre de 2006.

Estados Unidos cuenta con el apoyo de nueve naciones: Alemania, Arabia Saudita, Canadá, Francia, Italia, Jordania, Qatar, Reino Unido y Turquía, quienes están decididos para encabezar una operación militar desde portaaviones desplegados en El Mediterráneo, al tiempo que otro frente ataca vía el Golfo Pérsico.

Lo preocupante es que, si bien existen gobiernos árabes que apoyan el derrocamiento de Bassar Al-Assad, el grueso del mundo árabe no es probable que dejen solos a los sirios… ya Irán y Rusia se han pronunciado en contra de un despliegue militar contra Siria, y para Teherán podría ser ésta la oportunidad de encabezar el poderío del mundo islámico contra “Occidente”, a sabiendas que si Siria cae, ellos serían el siguiente objetivo.

Aunque suena arriesgado y muy aventurado, las piezas se han ido acomodando poco a poco, y tarde que temprano –hoy o mañana– las tensiones en Medio Oriente desatarán más de un demonio que por siglos han estado esperando el día y la hora para desencadenar un cataclismo de proporciones mundiales.

Es cuestión de tiempo… y de tener la escusa perfecta, ya sea el petróleo o el agua o bien un ataque con una de las armas químicas más letales creadas por el hombre: Gas Sarín, que hay que señalar, Siria posee grandes cantidades, mismas que estará dispuesto para utilizar contra sus enemigos y la población civil.

Es posible que un eventual ataque de los Estados Unidos contra Siria no desate una guerra de proporciones universales, pero agrega tensión a la desgastada relación del mundo árabe con Occidente, léase Israel, Europa y Estados Unidos, algo que, insisto, coloca las piezas para una encrucijada mortal.

Jorge Iván Garduño
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en:
 
http://efektonoticias.com/opinion/encrucijada-mortal

“Hendaya”, una novela policiaca con carga existencial

Estándar

Un hombre tomentosamente solo y resignado ante la vida, se ve acorralado por un grupo de sicarios que le busca en un bar en la inhóspita frontera España-Francia, un lugar excesivamente recurrente en Hendaya (Editorial Océano) novela de búsqueda-encuentro del escritor madrileño Marcos Eymar (Madrid, España, 1979).

hendaya-ebook-9786078303304

Tras la muerte de su madre, Jacques Munoz, quien vive cómodamente en Francia, siente la imperiosa necesidad de trasladarse al país ibérico: España, y desenterrar con pericia un pasado abrumador por el que le fue prohibida la lengua castellana desde su infancia.

Un libro que explora de cerca la “enfermedad contemporánea” que significa: el vacío existencial devenido por la angustiante soledad, el dilema de la ansiedad, una inquietud atronadora, la presión del dolor, la pena que embarga el alma humana, y el desamor que como género humano experimentamos día con día en una sociedad cada vez más irracional y que impide que disfrutemos nuestra breve existencia.

Munoz, a través de un relato que toma tintes policiacos, nos sumerge en su trastorno “del vacío”, que tras la angustia y dolor emocional por la pérdida de su señora madre, busca orientar su vida que ha quedado a la deriva –si es que en realidad alguna ocasión no lo estuvo–.

Adentrándose al “idioma prohibido”, Munoz afronta la desolación interior con el objetivo de recuperar el equilibrio emocional y así encontrar el sentido de la vida, y sólo así tal vez, poco a poco desaparezca la punzada de dolor y ausencia en lo profundo del pecho y las cosas comiencen a tomar sentido cuando experimente lo no vivido: la pertenencia.

En Hendaya seremos testigos de la vuelta de tuerca que en su vida experimentará Jacques Munoz, una etapa de un cambio profundo y extremadamente duradero y que le permite a su protagonista acceder a un plano de autoconocimiento e intimidad en el contacto con el otro, brindado tintes de expresividad y creatividad paliados con la compasión, el sentido del humor, la valentía, e incluso el dolor cuando se lo acepta dignamente y se le transforma en crecimiento personal… como bien puede ser el esperar a tus asesinos que crucen la entrada del bar en que te encuentras bebiendo plácidamente.

Hendaya, una novela finamente redactada que recoge el amor y el miedo de dos épocas, dos países, dos lenguas, a través de la mirada de un hombre que corre rumbo a un abismo, deteniéndose justo en la orilla sólo para asomarse y advertir el profundo deseo de dejarse llevar por lo que sabe que significaría una muerte segura.

… aunque si sobrevive a la caída… es más que seguro que se levantará fortalecido y recuperará el sentido de su vida…

Una novela policiaca que nos mantendrá expectantes de principio a fin, y que nos ofrece una enseñanza más allá del papel y la tinta.

Jorge Iván Garduño
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en:
 
http://efektonoticias.com/cultura/hendaya-una-novela-policiaca-con-carga-existencial-literatura

Papel polvo

Estándar

Tras los fuertes sonidos que deja luego de ingerir la infusión de la taza, posa ésta sobre la pila formada por una colección de libros de edición española muy fina y de letras doradas, entre sus pastas se enorgullece de tener las obras de los más notables escritores del siglo XIX: Verlaine, Baudelaire, Maupassant, Dostoievski, Dickens, Balzac… los cuales penosamente deben de esperar a que se les asigne un lugar decoroso en la habitación; dicho sea de paso alberga más libros, que oxígeno.

En sus bigotes quedan residuos de leche, con un movimiento repentino del antebrazo limpia los sedimentos estancados.

Jorge Iván Garduño
@plumavertical

Don Antonio López-Trejo

Estándar

Don Antonio posee un carácter agrio, tal vez sea ese el motivo por el cual ha preferido la soltería que ya alcanza sus casi setenta años. Hombre alto, robusto, con una mirada que nos deja creer que de esos ojos negros la inteligencia se nutre; mas sus labios al perder la pereza y exhalar una voz tenue de lo profundo de la caverna (remitiéndonos a la imagen de un hombre que dormido ronca), nos desmiente al instante develándonos a una persona que no acepta no poseer todo el saber del mundo.

Jorge Iván Garduño
@plumavertical

Rayuela, el inicio del ‘boom latinoamericano’

Estándar

La novela Rayuela del escritor argentino Julio Cortázar (1914-1984), posee una singularidad muy especial dentro de las letras de habla española, dicha singularidad no reside en la trama sino en una lectura no lineal, que permitió abrir nuevos caminos narrativos en el que participa activamente el lector; se puede leer en su continuidad normal, en un orden sugerido por el autor o en cualquier orden que uno se proponga, llegando en cada modo de lectura a una nueva dimensión.

Rayuela, como lo dice Cortázar antes de comenzar, <<es muchos libros, pero sobre todo es dos libros. El lector queda invitado a elegir una de las dos posibilidades>>. Esa primera opción que nos proporciona es la de leer el libro de la forma corriente, culminando en el capítulo 56; la otra posibilidad es el mejor sello de esta novela: la posibilidad de una lectura que, como se advierte en un tablero de dirección, altera el orden inicial.

Es muchos libros en un solo libro, muchas historias e interpretaciones en un único universo, es la vida misma por donde guste ser tomada; un mosaico donde los personajes aparecen retratados en distintos momentos de sus vidas, por lo que esta obra puede ser leída a partir de donde guste el lector, y concluida de la misma manera. Ahí está, la riqueza de múltiples lecturas.

De Rayuela se ha dicho que <<narra la pulsión metafísica del hombre cuando se ve privado de la presencia de la mujer>>. Así, encontramos a Horacio Oliveira en su arrogo por la Maga, en un París melancólico que alberga la primera parte de la novela titulada Del lado de allá. Ahí toma lugar la aventura sentimental entre esos dos protagonistas y sus compañeros del Club de la Serpiente, especie de secta internacional de outsiders en el centro del mundo.

La segunda parte, Del lado de acá, se ubica en un Buenos Aires teñido por el recuerdo, donde Oliveira se reinstala tras haber sido expulsado de la capital francesa por las autoridades. Allí recupera su amistad con Traveler y su esposa Talita, intentando también recobrar una vida ordenada lejos de la Maga, mas no así de su recuerdo. Y al no encontrar lo que buscaba, termina al filo de una ventana de la que tal vez no saltará.

En ese punto comienza la tercera parte de la novela, De otros lados, donde surge una tercera historia: la de Morelli, alter ego de Cortázar; quien con su extraordinario genio nos vuelve parte de un inmenso todo, de una realidad que Rayuela habría de traducir e incluso modificar como sólo puede hacerlo la más alta creación literaria y artística que nos legó su autor.

Estas genialidades hicieron de Rayuela el primer hito del boom de la novela hispanoamericana en la década de 1960, <<por primera vez, un escritor llevaba hasta las últimas consecuencias la voluntad de transgredir el orden tradicional de una historia y el lenguaje para contarla>>.[i] Lo que desencadenó en el fenómeno literario conocido como boom latinoamericano.

Éste surgió como la suma de varios elementos entre los que fue preponderante el proceso de maduración literaria que venía gestándose desde tiempo atrás en autores, editores y lectores y cuya duración, según se estima, va de la publicación de Rayuela (1963), a la de Cien años de soledad (1967), de Gabriel García Márquez, en compañía de La ciudad y los perros (Mario Vargas Llosa) y La muerte de Artemio Cruz (Carlos Fuentes).

Los autores del boom no mostraron unidad estilística ni temática, sin embargo, los identificaba y animaba el afán de renovar la prosa, así como la búsqueda de la identidad regional. Ellos cuatro conforman ese boom, pero a la sombra de este fenómeno literario se formaron escritores no menos importantes y de gran notoriedad en la literatura hispana: Fernando del Paso, Augusto Monterroso, Manuel Puig, Alfredo Bryce Echenique, Ernesto Sábato, Juan Carlos Onetti, José Emilio Pacheco, Jorge Amado, Sergio Pitol, Reinaldo Arenas y muchos más.

Eso nos muestra que en la segunda mitad del siglo XX, los escritores latinoamericanos entraron en una madurez histórica que antes sólo se daba excepcionalmente. En vez de imitar modelos extranjeros, en vez de basarse en estéticas o en “ismos” importados, desarrollaron la exploración por las vías creadoras de la lengua y la escritura, de la poesía y la invención ficcional.

Sin aislarse y abiertos a la cultura del mundo, empezaron a mirar su entorno casi siempre sustituido hasta entonces por nostalgias de lo extranjero o conceptos estereotipados, comprendiendo con pavor y maravilla, que mucho de lo nuestro no era todavía nuestro porque no había sido realmente asumido, recreado o explicado por las vías de la palabra escrita; podría decirse que el conjunto de los mejores libros en esta segunda mitad del siglo pasado comenzó como un gran inventario de la realidad latinoamericana, y el boom abrió esa caja de Pandora.

Julio Cortázar residió la mayor parte de su vida en Francia, donde trabajó como traductor de organismos internacionales. En sus cuentos, novelas y relatos introdujo lo extraño, lo original y lo fantástico de lo realista de la cotidianeidad; elaborados con diversidad de materiales, y en ocasiones rozó otros terrenos narrativos, solamente transitados por Cortázar.

Brillante, minucioso, exacto, de una escritura divertida y muy amena, se adelantó a todos sus compañeros de habla española en el riesgo y la innovación estética; un visionario que buscó siempre en la paradoja el verdadero acorde de la vida.

Es tal vez el primer escritor en castellano que creó una compleja metafísica novelesca.

Rayuela, la antinovela de toda una generación, sobre la cual se ha ido escribiendo cada vez más nuestra literatura actual, que es casi siempre una realidad convulsa y atormentada.


[i] De la novela Rayuela, se desprende un excepcional libro: “62. Modelo para armar”, precisamente, del capítulo 62  de Rayuela. Una genialidad más, de un escritor dual que se enfrento a dos culturas: Europea y Latinoamericana.

Jorge Iván Garduño
Fotógrafo, escritor y periodista mexicano.
jorgeivangg@hotmail.com
 
 Este texto fue publicado en:
 
http://efektonoticias.com/cultura/rayuela-la-obra-de-julio-cortazar-que-significo-la-antinovela-de-toda-una-generacion
 
Revista “Desde el Sótano” de librerías El Sótano, julio-agosto 2008.

Le Petite Prince

Estándar

El punto máximo de deshumanización en el siglo XX, tocó la cumbre con la instauración de los campos de concentración nazis, con los cazabombarderos ingleses, los kamikazes venidos de las costas japonesas, la ambición de la dictadura personal de Stalin, los buques de guerra italianos, las tropas francesas y el terror en la piel humana de las bombas norteamericanas sobre las ciudades de Hiroshima y Nagasaki.

En este marco donde el hombre ha perdido la ingenuidad y necesita acumular cosas materiales o inmateriales para sentirse satisfecho de su existencia, no importando qué sea necesario hacer o sobre quién haya que pasar (llámese individuos o grupos), un excepcional piloto de guerra y escritor francés nacido en Lyon, supo vislumbrar las carencias de la sociedad, que han sido las mismas a lo largo de la historia.

Antoine de Saint-Exupéry (1900-1944), el hombre al que hago referencia,  logró reunir en un libro dos cosas: una voz de alerta para los niños y un recordatorio para los adultos. Lo primero lo hizo, a través del lenguaje de los sentimientos, el del corazón y el del contacto con el alma. Lo segundo lo elaboró, mostrando la nostalgia de los valores perdidos o extraviados al contacto con el llamado “mundo de los adultos”, que por los convencionalismos y formalidades del que está plagado, nos olvidamos del niño que fuimos un día, menospreciándolos por la presunción y la prepotencia.

Este libro del que hablo, es la archiconocida obra El Principito, que no es sino una fábula infantil para adultos; por su significado alegórico. <<Es un cuento que desafía las convenciones de la realidad y entra en un paisaje onírico, en el que la imaginación puede desbordarse>>. Una guía para que los adultos no se pierdan en el mundo que ellos han construido y para que los niños estén preparados para crecer en el mundo que los adultos les están dejando.

Saint-Exupéry ingresó en la fuerza aérea francesa en 1921, y en 1926 se hizo piloto comercial; se reincorporó a la fuerza aérea de su país en la Segunda Guerra Mundial. Lamentablemente en una misión de guerra su avión fue derribado, sin embargo, él pudo escapar aún con vida a la ciudad de Connecticut en los Estados Unidos gracias a un amigo suyo.

Las experiencias vividas durante las largas horas en misiones militares, le sirvieron para redactar lo que él vio qué son capaces de hacer los hombres, en una encantadora fábula que narra el encuentro de un adulto con el ser de su propia infancia.

Refugiado en la casa del pintor francés Bernard Lamotte, Antoine de Saint-Exupéry redactó su relato a partir de los primeros problemas que enfrentó el narrador-piloto de El Principito en su niñez: al querer dibujar boas abiertas y cerradas que ningún adulto entendía.

Es así como el escritor nos sitúa en el corazón del Sahara, en un suceso que tuvo lugar seis años atrás, recuerdo de especial delicia para él. Éste nos revela que en una misión de reconocimiento por ese desierto, su avión se averió y se vio perdido en pleno desierto con un motor “roto”, encarándonos a una perspectiva de <<vida o muerte>>.

El autor pone como escenario un lugar deshabitado, afuera la vida continúa, con sus pesares, su violencia, su deshumanización y es entonces cuando el piloto se plantea la pregunta más honda y que es el origen de El Principito: <<la pregunta sobre la vida y de cómo emplearla>>.

Nuestro narrador se encuentra en la nada, y cómo de la nada se aparece el Principito, sorprendido, el piloto comienza un diálogo con ese niño en una forma de apelación, que no es otra cosa que la apelación a uno mismo, en la que el adulto <<se compromete con el ser de su propia infancia a través de imágenes (dibujos) y las exigencias de un niño pequeño (cantidad y cantidad de preguntas que el niño le plantea al adulto).

El Principito será quien se encargue de guiar al narrador al descubrimiento de su capacidad de imaginación al recordarle que un día él también fue un niño, y es que sólo siendo niño se pueden ver cosas que los adultos no aprecian. Una verdadera lección al hombre “moderno” que desea “tener” y que siempre tiene prisa, que vive deprisa, no se preocupa de sus verdaderas necesidades.

El piloto va descubriendo el lugar de origen del Principito, éste proviene de un asteroide que el narrador supone es el B-612, un lugar muy pequeño para vivir y en el cual crecen unos arbustos (los baobabs), que si se desarrollan, el pequeño planeta corre el riesgo de estallar; éstos son la metáfora del niño que no quiere crecer para no perder su inocencia, si permite que crezcan, se habrá convertido en adulto y su mundo tenderá a desaparecer.

La amistad también esta presente en la figura de una pequeña pero muy hermosa flor, que una mañana brota en el asteroide. El Principito le prodiga todo tipo de cuidados que le son solicitados, pero al juzgarla por sus palabras y no por sus actos, opta por huir del diminuto asteroide con la ayuda de unas aves migratorias, dejando a la flor a su suerte.

Antes de llegar a la Tierra, el Principito, pasa por otros planetas en los que se encuentra con la Autoridad, representada por un rey solitario. Luego por la Vanidad, en un hombre que sólo vive para que lo elogien o halaguen frecuentemente. En otro pequeño planeta, se encuentra con un personaje que posee una mentalidad que le lleva a un deseo excesivo por beber. Poco a poco cruza diversas etapas hasta llegar con el piloto extraviado, en el desierto lejos de toda civilización.

Y así es cómo los papeles se invierten, el niño guía al adulto por el arte de la admiración, el viaje por los planetas del niño es el comienzo de un descubrimiento, donde realmente lo que experimenta es la madurez, cada vez que aprende algo se aleja de su planeta un poco más… hasta que llega al planeta de “los adultos”: la Tierra, en este lugar adquirirá los últimos conocimientos que le permitirán completar su madurez y su verdadero fin. El adulto recupera su niñez perdida a través de las preguntas que el niño le hace, ya que están dirigidas al centro del asunto que le interesa, olvidándose de todo lo demás, y repitiendo sus preguntas hasta encontrar una respuesta satisfactoria de parte del piloto. Todo un manifiesto acerca de cómo puede y debería ser vivida la existencia del adulto.

En 1944, durante una misión de reconocimiento por el sur de Francia, el avión donde volaba Antoine de Saint-Exupéry desapareció, y nunca se encontró. Él, al igual que el pequeño niño de cabellos dorados, se desvaneció misteriosamente en medio de la nada. Hay quien afirma que alguien le dijo que el Principito había vuelto (recordemos las últimas  palabras escritas en su libro), y esa sería la verdadera razón de su ausencia.

Una auténtica obra de arte a la inocencia y de amor a la humanidad, eso es lo que es Le Petit Prince.(1)

(1) Título original de El Principito.

Jorge Iván Garduño
Fotógrafo, escritor y periodista mexicano.
jorgeivangg@hotmail.com

Amélie Nothomb: una renovadora de las letras europeas

Estándar

Amélie Nothomb (1967), escritora sardónica, grafómana, que desde su aparición en la escena literaria en 1992 con Higiene del asesino, inyectó vitalidad en la narrativa francófona con la creación de un mundo propio, lúcido e hilarante.

Aprendió el dominio de la lengua japonesa en sus primeros años de vida, ya que su padre fue diplomático en el Extremo Oriente, lo que la ayudó para trabajar como intérprete en Tokio; esta primera experiencia en el mercado laboral japonés le serviría para incorporar elementos en su tan afamada novela Estupor y temblores, en la que deshila la madeja de la jerarquización de nuestros sistemas económicos.

Desde muy corta edad dio muestra de su ingenio, humor, y su habilidad para crear universos, historias, vidas paralelas en un mundo real, lo que la ha convertido en una de las escritoras más diestras y prolíficas del Viejo Continente.

Su universo, esencialmente femenino, se lee de tirón, como todos sus libros que resultan hipnóticos. Sus atributos principales como autora son, la de ser una excelente narradora de historias cortas, y la de ser una exagerada.

Existen dos características más en sus textos: Nothomb escribe a partir de sí misma, es como si se considerara el Centro del Universo y sus obras giraran en torno a ella en un tono ingenioso, sencillo y sorprendente. La otra característica, es la voz cantante que llevan sus personajes femeninos, la protagonista siempre es “ella” –una mujer–, la lista, inteligente, sagaz, enigmática y bella.

Además de las cualidades que ya he nombrado, la joven escritora cultiva obsesiones nada desapercibidas, como los nombres que les da a sus personajes, que van desde el más autobiográfico “Amélie”, hasta los significativos y extravagantes “Plectrude”, “Pannonique” o “CKZ 114”.

Su trabajo lo dividiré en dos bloques. En el primero, encontramos las historias de “ficción” o “fábulas” humanas. En el segundo bloque, entran las de corte autobiográfico; bloques que se mezclan entre sí.

Higiene del asesino, su opera prima, se mueve dentro del bloque de la “fábula”, su autora nos describe la crueldad, el cinismo y la ambigüedad de un anciano convertido en enemigo intransigente de las entrevistas, dada su condición de “premio Nobel de literatura”.

Este ácido personaje de nombre Prétextat Tach, le quedan dos meses de vida y, únicamente cinco periodistas tendrán la “oportunidad” de entrevistarlo antes de su muerte. Los cuatro primeros emisarios son despachados rápidamente por la arrogancia, el desprecio y la capacidad destructiva del señor Tach, que los somete a toda clase de humillaciones. La última escena gira en torno a la quinta entrevista que le realizan al misógino literato. Nina, una periodista desafiante, en la que la sombra de Nothomb resurge para sostener un magistral duelo dialéctico con su alter ego: Prétextat Tach.

Esta clase de juegos psicológicos, los efectúa Amélie Nothomb con su persona dentro de los relatos que construye, insuflando sus deseos de verdugo en intentos de asesinato metafórico. Precisamente el hilo conductor de sus novelas es la metáfora eterna de la muerte. Ya sea que utilice sus propias experiencias para mimetizarlas al papel (autobiografías), o emplee avatares salvajes, seductores, que luchan contra el destino que impone la sociedad del siglo XXI (fábulas); Nothomb denuncia las manías y el sufrimiento humano a través de los roles víctima-verdugo que ella misma se asigna.

Amélie Nothomb <<se ha convertido en una de las autoras francesas más populares y de mayor proyección internacional>>, galardonada con el Gran Premio de la Academia Francesa,[i] Premio Internet,[ii] Premio Arcebispo San Clemente[iii] y el Premio Cultural Leteo.[iv]

Sus habituales reflexiones sobre la belleza, la religión, el poder, su relación con la comida, la identidad, el intercambio de papeles o su manía de creerse dios, han hecho que la prosa cruel, perversa, de un terror psicológico y cargada de humor negro de Amélie Nothomb, estén actualmente renovando las letras europeas y convirtiéndola en una de las autoras de lengua francesa más populares y de mayor proyección internacional.


[i] Otorgado por su novela Estupor y temblores, que obtuvo un éxito impresionante en Francia y el resto de Europa.

[ii] Otorgado por primera vez por los lectores internautas.

[iii] Premio Arcebispo Juan de San Clemente, por su novela Metafísica de los tubos.

[iv] En 2006 se le otorgó por el conjunto de su obra, representativa según el jurado, de la mejor literatura de nuestros días.

Jorge Iván Garduño
Fotógrafo, escritor y periodista mexicano.
jorgeivangg@hotmail.com
 
Este artículo fue publicado en:
http://www.lajornadaguerrero.com.mx/2010/12/12/index.php?section=opinion&article=005a1soc
 
Revista “Desde el Sótano” Diciembre 2007