Archivo de la etiqueta: GDF

Con Uber y sin Uber

Estándar

Mi columna publicada en el periódico Capital Mexico “CON UBER Y SIN UBER”. Puedes leerla en este link: http://ow.ly/L5Tjo

11332515_10152937222896270_1092063022_o

Texto publicado en el periódico Capital México, el miércoles 27 de mayo de 2015. Para su reproducción total o parcial es necesario citar a Capital México y al autor.

Anuncios

La basura en su lugar [Opinión]

Estándar

La palabra basura significa, para mucha, gente algo despectivo, algo que carece de valor y de lo que hay que deshacerse; de esta manera lo útil, que no siempre necesario, se convierte en un estorbo y es causa del problema de cómo desentendernos de lo que consumimos o producimos.

En el medio rural nunca fue un verdadero problema, pues los residuos orgánicos seguían el ciclo de la vida sirviendo de abono o de alimento para animales, los residuos arrojados a los ríos eran depurados por las propias aguas, el gran poder depurador de la naturaleza todavía no había sido derrotado por el ansia de poder del hombre. Sin embargo, al pasar del tiempo, el hombre empezó a utilizar las materias primas de una forma desordenada, malsana.

En las ciudades, la basura ha sido un problema casi desde el origen de éstas, debido a la alta densidad de población y al hecho de arrojar la basura a las calles; acto que refleja mala educación y una pésima consciencia por el medio ambiente. Esto ha provocado la proliferación de insectos, roedores y microorganismos patógenos, trayendo como consecuencia enfermedades catastróficas para el hombre, como la peste.

Un mal sistema de gestión de la basura, producirá  un deterioro y depreciación del entorno debido a la contaminación del aire, del agua y del suelo, sólo en la Ciudad de México, por dar un ejemplo, se generan 12 mil toneladas de residuos diarios, lo que significa casi un Estadio Azteca o armar una torre de 10 mil vehículos cada 24 horas, por lo que el Gobierno del Distrito Federal gasta mil 500 millones de pesos al año en recolección y disposición de la misma.

La separación de los residuos de origen debe ser promovida por los distintos pueblos, en beneficio del medio ambiente, así como el reciclado y la recuperación de materias primas: técnicas necesarias para llevar a cabo un desarrollo sostenible.

“Tirar la basura en su lugar” es un acto de conciencia humana, en el que los gobiernos y organizaciones, pese a los esfuerzos realizados, han sido rebasados y de no ser por la conciencia social para trabajar en pro de un mundo más equilibrado, podríamos ser presas de nuestros propios actos inhumanos.

Seamos sensatos, actuemos en consecuencia de este problema, no pensemos “a mí no me afecta porque aquí yo ni vivo”, apliquemos todas las capacidades individuales y colectivas para no permitirnos tirar basura en las calles, ríos o bosques.

Convirtámonos en agentes de cambio de nuestro entorno. La basura en las calles sí nos afecta y es nuestro problema, no es un asunto menor que no nos atañe. Las calles, coladeras e incluso basureros son factores de riesgo para nuestra salud y la de nuestra familia.

Depositemos la basura en los cestos destinados para ello, o directamente en los camiones recolectores; separemos la basura desde nuestros hogares a pesar de que no exista una cultura de separación de residuos en nuestra ciudad; no permitamos que el hastío o la distracción hagan que tiremos un simple papelito en las calles; y recordemos que los más pequeños de nuestro hogar aprenden de nuestro ejemplo, así que lo que les enseñemos hoy lo replicarán mañana.

Tirar la basura en su lugar es parte de nuestra necesidad de limpieza y cultura ambiental.

Jorge Iván Garduño
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en:
 
http://efektonoticias.com/opinion/la-basura-en-su-lugar
 

¿Acierto o acertijo?

Estándar

Para algunos fue sorpresivo, para otros desilusionador, algunos más ya preveían o hablaban de un “as bajo la manga”, hay quienes afirman que es una vil traición a la ciudadanía –léase activismo social–, pero lo cierto, es que al hablar de política, de esa política que se ha gestado en nuestro país, se hacen cada vez más patentes las palabras ya desvirtuadas a estas alturas del siglo XXI: así como en la guerra y en el amor, ¡en la política todo se vale!

Y es que contrario a lo que cualquiera podría suponer, la apuesta de Acción Nacional en la capital del país para buscar la jefatura de gobierno ha sido por una mujer, que ante la pasividad de las autoridades del Distrito Federal por el secuestro de su hijo en 2005, comenzó con una lucha frontal a principios de 2006 a fin de esclarecer verdaderamente los hechos.

Lo anterior, la llevó a perseguir a través de espectaculares a los secuestradores de su hijo, que hoy se sabe fue asesinado, asimismo se ha señalado a cuatro personas -hasta ahora- como las responsables del secuestro, por lo que han recibido sentencia condenatoria, lo que le ha valido para convertirse en una de las activistas sociales más relevantes de nuestro país, me refiero a Isabel Miranda de Wallace.

Esta designación fue sorpresiva para algunos, ya que eran cinco los candidatos “panistas” que venían realizando un proselitismo abierto para buscar la candidatura al GDF. Al final, los cálculos de Gustavo Madero, presidente nacional del PAN, fueron que ninguno de esos actores políticos tenía posibilidad de por lo menos figurar decorosamente en la contienda.

Así que, para desilusión de ellos, la Sra. Isabel Miranda es la virtual candidata por Acción Nacional, pero pese a sus promesas de honestidad durante su presentación, y aunque ella misma asegure que no atenderá a intereses partidistas, dado que ella dijo: esa fue la condición para aceptar la candidatura, lo cierto es que ha provocado que tanto líderes sociales como políticos hablen de una manipulación del partido blanquiazul hacia De Wallace.

Pero ¿quién pierde más?, el PAN al manejar un doble discurso por imponer a una “candidata ciudadana”, que se dio a conocer por luchar en contra de algo que ha permeado el gobierno calderonista, pero que le comienza a dar dividendos mediáticos, o Isabel Miranda de Wallace, un parteaguas en medio de la corrupción e incapacidad de las autoridades, pero que podría poner en riesgo su credibilidad como activista social. ¿Acierto o acertijo?

Jorge Iván Garduño
@plumavertical