Archivo de la etiqueta: Guerra

Las venas abiertas de Venezuela [Opinión]

Estándar

TEXTO PUBLICADO EL 8 DE JULIO DE 2017

Comienza el mes en que Venezuela decidirá su futuro político e institucional, y lo comenzó sumida en una espiral de violencia política que cada día suma episodios de mayor gravedad, donde la paz no se asoma en el horizonte ni por equivocación.

Hay que sumar a las trágicas manifestaciones de estos casi 100 días, el asalto a la Asamblea Nacional venezolana tanto de simpatizantes del chavismo como del propio Nicolás Maduro, y es que, sin previo aviso, el vicepresidente, Tareck El Aissami, el mismo que EU ha incluido en una lista de sanciones por sus presuntos vínculos con el narcotráfico, buscó realizar un acto político con motivo del día de la independencia venezolana, con mortales consecuencias.

No es la primera vez que en la actual legislatura ocurre un hecho de esta naturaleza. En octubre de 2016 las mismas turbas chavistas interrumpieron a golpes la sesión convocada por la oposición para discutir el inicio de un juicio político contra Maduro.

Es tradición que en esta fecha se organice un evento conmemorativo de la independencia en la sede del Poder Legislativo, donde reposa el acta original de la declaración. Desde que en diciembre de 2015 la oposición conquistó la mayoría absoluta en el Parlamento, el Ejecutivo chavista se niega a participar en eventos junto al Legislativo.

Se trata de la enésima violación de la legalidad por parte de un régimen que ha centrado en las pseudoelecciones constituyentes del próximo día 30 sus esfuerzos para construir un Estado paralelo en el que no tendrá ninguna cortapisa para ejercer su poder autoritario. Por mucho que Maduro insista en que Venezuela está viviendo una epopeya lo que en realidad está sucediendo es un atroz intento de liquidar la democracia en uno de los principales países de Latinoamérica.

Anuncios

Genocidio en Siria [Opinión]

Estándar

TEXTO PUBLICADO EL 7 DE ABRIL DE 2017.

Las imágenes impactaron al mundo: cuerpos de jóvenes, mujeres, hombres y niños tumbados, agonizando, producto del efecto de armas químicas, que una vez que invaden el cuerpo humano tardan alrededor de media hora, si el contacto es con la piel, para manifestar sus efectos y colapsar las funciones esenciales de los órganos entre sudores, mareos, espasmos y finalmente la asfixia y el paro cardiaco, hombres desesperados intentando evitar lo inevitable: la muerte.

El brutal ataque químico sucedido este martes contra la población siria de Jan Sheijun, en una zona controlada por las fuerzas rebeldes contrarias a la dictadura de Bachar Al-Assad, a una hora en la que la mayoría de la población dormía.

Este suceso prendió las alarmas en la comunidad internacional –nuevamente y teniendo como antecedente un ataque con Gas Sarín hace cuatro años; seis años de guerra; más de 321 mil muertos y 145 mil desaparecidos–, la ONU pide al gobierno de Al-Assad detener el genocidio en Siria… e Irán se pronuncia en contra de un despliegue militar internacional contra esta nación, porque para Teherán podría ser ésta la oportunidad de encabezar el poderío del mundo islámico contra “Occidente”, a sabiendas de que si Siria cae, ellos serían el siguiente objetivo.

Aunque suena arriesgado y muy aventurado, las piezas se han ido acomodando poco a poco, y tarde que temprano la tensión en Medio Oriente desatará a los demonios que están esperando el día y la hora para desencadenar un cataclismo de mundial.

Es posible que un eventual ataque de los Estados Unidos contra Siria no desate una guerra de proporciones universales, pero agrega tensión a la desgastada relación del mundo árabe con Occidente, léase Israel, Europa y EU, algo nada bueno para el mundo entero.

¿Continúa la guerra? [Opinión]

Estándar

“… si bien el referéndum es un mecanismo para dar legitimidad al gobierno en turno, siendo un instrumento poderoso y eficaz, se corre el riesgo de caer en el abuso y deslegitimizar un proceso de paz…” http://bit.ly/2dAmo0i

14449911_10154011849511270_4137525309186862106_n-1

Texto publicado en el periódico Capital México, el viernes 7 de octubre de 2016. Para su reproducción total o parcial es necesario citar a Capital México y al autor, Jorge Iván Garduño.

Adiós a las armas [Opinión]

Estándar

“… no hay nada más doloroso que ver a tu pueblo desgarrándose por dentro.” Aquí pueden leer mi texto completo —>> http://bit.ly/2dFKWnO

14425455_10153994618821270_4995410036481182699_o

Texto publicado en el periódico Capital México, el viernes 30 de septiembre de 2016. Para su reproducción total o parcial es necesario citar a Capital México y al autor, Jorge Iván Garduño.

La institución imaginaria de la sociedad

Estándar

Cornelius Castoriadis (Turquía, 1922-Francia, 1997) fue uno de los pensadores más influyentes del siglo pasado, siendo sus apuntes piedras angulares para la reflexión del devenir social de la era moderna, sentando las bases para el estudio del Marxismo y la teoría revolucionaria, adentrándose en el imaginario social y la institución de la sociedad.

la-institucion-imaginaria-de-la-sociedad-9788483834909

Su obra central La institución imaginaria de la sociedad (Tusquets Editores) la desarrolló por más de una década antes de ser publicada, misma que en un inicio se editaba en la revista francesa Socialisme ou barbarie que era impulsada por un grupo de pensadores franceses heterodoxos encabezados por Claude Lefort y Cornelius Castoriadis.

La institución imaginaria de la sociedad fue publicada por primera ocasión en castellano por Tusquets Editores a lo largo de la década de 1980, originalmente en dos tomos, y formó parte de la colección Acracia. Ahora esta editorial la vuelve a poner en las principales librerías de habla hispana, pero ahora en un solo volumen, en la colección Ensayo.

En esta obra monumental, Castoriadis cuestiona el pensamiento occidental que ha marcado a nuestra sociedad desde hace más de un siglo, aportando un giro visionario para incorporar disciplinas como el psicoanálisis, la economía y la filosofía que permiten estudiar el Marxismo desde su origen en los movimientos políticos y filosóficos, analizando su evolución histórica en contraposición con la cultura europeo-americana.

Asimismo, la teoría revolucionaria expuesta, señala la ineficacia del uso de la violencia como herramienta para alcanzar una verdadera Revolución Social, una idea muy apegada a lo expuesto por el Marxismo, sin embargo, Cartoriadis desgrana estas doctrinas que las utiliza como vehículo para revelar ideas que cuentan ya con un nutrido grupo de seguidores.

Primordialmente, Castoriadis despliega a diestra y siniestra su teoría social en la segunda parte de La institución imaginaria de la sociedad, donde formula lo que él considera su concepción de la sociedad a lo largo de la historia humana: un continuo hacerse a sí misma.

La institución imaginaria de la sociedad ha sido traducida a los principales idiomas, y ha servido para estudiar a fondo a la sociedad como institución, fomentando en escritores e intelectuales una mirada lúcida del devenir social que impacta radicalmente en el futuro del ser humano.

La sociedad: un ente que se hace y transforma a sí misma, una idea que Cornelius Castoriadis expone en La institución imaginaria de la sociedad y que de forma magistral encaja sus ideas en la cultura occidental.

Jorge Iván Garduño
@plumavertical

Este texto ha sido publicado en:

http://efektonoticias.com/cultura/la-institucion-imaginaria-de-la-sociedad-literatura

“Los pájaros amarillos”, un paisaje de acontecimientos vívidos de la guerra de Irak

Estándar

El 20 de marzo de 2003 la Coalición de la Voluntad liderada por el Ejército de los Estados Unidos, e integrada por las naciones de Reino Unido, España, Portugal, Italia, Polonia, Dinamarca, Australia y Hungría, iniciaron la invasión a Irak, con el firme objetivo de localizar y erradicar el armamento de destrucción masiva que el gobierno de Saddam Hussein presuntamente poseía.

00106520647907___P1_1000x1000

Luego de los atentados terroristas del 11 de septiembre, y tras la invasión que los norteamericanos efectuaron a finales del 2001 a Afganistán, el presidente de la Unión Americana en aquel entonces, George W. Bush, fijó sus objetivos en Irak, Irán y Corea del Norte, denominándolos como “El eje del mal”, por lo que las tensiones fueron en aumento.

La guerra de Irak se dio en medio de grandes protestas en diversas ciudades de todo el mundo, y muy a pesar de ello, entre el 20 de marzo y el 1 de mayo de 2003, el Ejército de los Estados Unidos se alzó con el control de toda la nación iraquí, sin embargo no fue hasta el 13 de diciembre de 2003 que capturaron al ex dictador Saddam Hussein, quien fue condenado a la horca, orden ejecutada el 30 de diciembre de 2006.

Los años siguientes fueron de de enfrentamientos al estilo guerra de guerrillas, en el que las fuerzas armadas norteamericanas enviaron comandos especiales a Irak, y en ciudades como Bagdad, Mosul o Tal Afar, los ejércitos se atrincheraron argumentando que debían permanecer hasta que la inestabilidad generada por el gobierno liderado por el Partido Baath Árabe Socialista desapareciera.

Uno de los hombres que asistieron al país árabe para combatir en nombre de los norteamericanos fue Kevin Powers (Estados Unidos, 1980), quien enrolado en el Ejército estadounidense se encargó de una ametralladora en Mosul y Tal Afar durante los años 2004 y 2005, vivencia que aprovechó para conjugarla con su talento narrativo en lo que representa su ópera prima: Los pájaros amarillos de Editorial Sexto Piso.

En esta dramática novela, Powers recrea un mundo escindido, donde el soldado Bartle describe el destrozado paisaje durante sus horas sudorosas en que permanece pertrechado tras su armamento en espera de las líneas enemigas para exterminarlas.

Caminatas en busca de ciudadanos traumatizados, toma de edificios derrumbados y una realidad muy alejada de la cómoda vida estadounidense, es a lo que se enfrenta Bartle en Irak en el que hay escombros sobre los escombros de otras guerras pasadas de las que aún no es posible salir de las reminiscencias que están presentes.

Bajo relieves oscuros, y una mirada que cuestiona la ética de la guerra y las buenas intenciones de la comunidad internacional en apoyo de los habitantes del país árabe, en el que el soldado es el actor principal, la muerte su rostro y la vida algo que no es habitual presenciar por las calles de Irak, y lo primero y único que puede uno perder entre tanta desolación.

La perspectiva del soldado Bartle se desdibuja con la de Kevin Powers, asemejándose a una autobiografía que lacera y estremece el alma humana, que en busca de darle sentido a la vida al ingresar a las fuerzas armadas y asistir a la danza de pólvora, plomo y sangre en Irak, surge el cuestionamiento sobre cómo darle sentido a la muerte.

Kevin Powers, maestro en Arte por la Universidad de Austin, ha sido galardonado con los premios First Book Award del periódico The Guardian; seleccionado como el segundo mejor libro de narrativa durante el 2012 por Amazon; y el pasado 24 de marzo recibió el Premio Hemingway, todos estos reconocimientos por Los pájaros amarillos.

Una novela que deja de lado la historia narrada por Hollywood, y que de primera mano nos adentra al espeluznante mundo creado por la guerra y el conflicto humano… algo que siempre habrá que recordar para definir mejor nuestras acciones futuras como sociedad.

Jorge Iván Garduño
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en:
 
http://efektonoticias.com/cultura/los-pajaros-amarillos-paisaje-de-acontecimientos-vividos-de-la-guerra-de-irak
 

El reflejo de la identidad en el exilio

Estándar

Por años, Pakistán ha sido núcleo de constantes luchas religiosas, políticas y sociales, en las que la desigualdad entre los grupos de poder y sus gobernados son una constante en ascenso en pleno siglo XXI. Esta escalofriante diferencia bien nos recuerda las discordancias entre musulmanes e hindúes que a diario viven dentro de las fronteras de esta república, mismas que se acentuaron desde su proclamación de independencia en 1947, siendo el problema de Cachemira el más mediatizado.

En un panorama nada alentador y teniendo como escenario la zona montañosa del norte, Cachemira occidental, el escritor paquistaní Zulfikar Ghose (Sialkot, 1935) utiliza los temas del exilio, la emigración y la pérdida de identidad para entretejer un viaje detallado y mítico en el tiempo y el espacio en su novela El triple espejo del yo, ocasionando que el mundo observe nuevamente la tradición cultural de esta nación de Asia meridional ubicada a orillas del mar Arábigo.

A este respecto, existe la falsa creencia de que la “tradición cultural” hace sólo referencia al ámbito de las artes o a la axiología social, y también el prejuicio de creer que la tradición implica un rescate de valores que perpetúa el poder o la jerarquía –muy comunes, por cierto, en Pakistán.

Estas posturas son imprecisas y Zulfikar Ghose así lo hace ver en su obra, ya que la tradición engloba el conjunto de conocimientos de la sociedad y en ella se integran tanto la ciencia, la religión, la pintura, la economía, el gobierno o la literatura, por lo que es un acto que recuerda en su memoria las funciones vitales de la sociedad como bien pueden ser voces, imágenes, inicios, desenlaces.

En El triple espejo del yo, Zulfikar Ghose hace repaso de la historia… su historia, y de la historia como pauta que acumula conocimiento y permite en un mundo devastado la sobrevivencia, los sueños, las pesadillas que nos embargan y se reiteran como obsesiones en preguntas –el cómo, el dónde, el por qué– fundamento de las acciones y las ideas, del cuerpo y las voces en la transitoriedad perenne del tiempo en el espacio.

La escritura de Ghose es un acto que nos vincula a lo plural, a la animalidad que subyace en nosotros recubierta de lenguajes, además nos expone a la intimidad, al deseo que traspasa las ataduras de lo cotidiano y transita en solitario sabiéndose confrontado en los límites de la noche que reposa en sí misma y regresa transformada en lo otro, en un espejo que derruye la costumbre y carcome la seguridad; un acto que persigue su liberación, una búsqueda que deja de lado la censura, el olvido.

Los vínculos que Zulfikar Ghose sostiene se relacionan con hilos que escapan e intentamos atrapar, simetrías intrínsecas de secretos que no son secretos, son máculas que al ir allá traspasan el aquí y ahora, que están y no están, que simplemente no se han ido, permanecen al acecho como una luz que parpadea, como un fantasma que se arropa en la emotividad de su propio sentir explorando en las formas del lenguaje los horizontes ocultos del ser, y el existir, en la experiencia de la prosa.

El triple espejo del yo, nos confronta a quemarropa con el cómo pensamos sobre nuestra identidad nacional cuando nos arrebatan nuestro país, nos mutilan nuestro futuro, nos laceran nuestro pasado y nos extirpan nuestra humanidad.

Su lectura implica un reto al lector, ya que Zulfikar Ghose nunca revela quién es el protagonista de tan inquietante novela, cuya identidad cambia a lo largo de la narración, lo que deja constancia para futuros y amplios estudios filológicos de tan sugestiva e inquietante obra.

Jorge Iván Garduño
Fotógrafo, escritor y periodista mexicano.
jorgeivangg@hotmail.com
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en:
 
http://apiavirtual.net/2011/08/30/el-reflejo-de-la-identidad-en-el-exilio/

El idealismo subversivo de Topol

Estándar

A finales de 1989, Checoslovaquia sufrió una de las transformaciones más interesantes que país alguno dentro del bloque de la Europa comunista tuviese hacia un proceso de democratización, al introducir una economía de mercado y reincorporarse a Occidente tras La Revolución de Terciopelo que produjo la caída de este aliado soviético.

Sin embargo, el movimiento tiene su antecedente en 1977, cuando un grupo de intelectuales, siguiendo la línea del espíritu de la Primavera de Praga, publicaron un manifiesto en el que expresaban su disidencia con el régimen establecido, conocida como la “Carta77”.

En este documento histórico, se pueden encontrar firmas de apoyo de artistas, intelectuales, políticos, líderes sociales y jóvenes virtuosos que vislumbraban un mejor futuro para Checoslovaquia y sus habitantes, que dicho por muchos de ellos, ha tenido importantes avances, aunque queda mucho en qué seguir trabajando.

De los firmantes de la “Carta 77”, el disidente más joven en hacerlo fue Jáchym Topol (1962), una de las voces checas más valientes y vibrantes que surgieron en el plano literario desde la Revolución de Terciopelo en 1989 y quien posterior a éste suceso, ha vivido involucrado en la clandestinidad artística y política.

Y es a partir de su experiencia durante la revolución, que construye una novela magistral, lúcida y admirable: Sestra, que comienza con el relato de la huida de Praga de los refugiados de Alemania Oriental; donde a través del narrador y protagonista Potok, somos testigos de los diversos matices que tiene este hombre durante su periplo.

Al estilo dantesco, Topol recrea una Checoslovaquia semidestruida en la que Potok se encuentra recluido y buscando a su hermana –y en medio de las caóticas calles de Praga, él y los pocos habitantes que aún subsisten se ven en la apremiante necesidad de crear medios de supervivencia “temporales”, que los llevan a incurrir en faltas y violaciones a las deterioradas e inexistentes leyes checas de la época.

Sestra, representa un reto difícil al lector no familiarizado con la cultura de este país de la Europa Central, en la que por medio de una construcción coherente de la historia europea, vislumbramos pasajes oníricos de cortante realismo social, sucesiones alucinadas y alegorías enigmáticas que bien se pueden leer como la declaración de independencia de la moderna imaginación checa.

La incertidumbre de los habitantes de lo que fue ulteriormente la República Checa y Eslovaquia, se ve reflejada en esta novela, ya que la preocupación en temas sociales, morales, religiosos, económicos, políticos e incluso lingüísticos no se dejan esconder en sus páginas.

Sestra, que en checo significa: Hermana, es quizá de las pocas obras literarias en la que los sucesos posteriores a la Revolución de Terciopelo son de gran interés y mantienen un enfoque primordial, asimismo, es también una de las primeras en utilizar a plenitud el checo coloquial, donde el autor hace gala de su inventiva con el argot y las irreverencias de un lenguaje reprimido por décadas de ocupación.

Al adentrarnos a esta sofisticada novela, nos damos cuenta de lo frágil que se presenta el ser humano en la persona de Potok, que sirve de referente para explicar el decadente sistema político que deja atrás el comunismo.

Finalmente, Potok encuentra a su hermana y así accede a la reivindicación social, moral, familiar y nacional.

Jáchym Topol, escritor y poeta subversivo de admirable talento que trasciende las fronteras de muchos sistemas políticos.

Jorge Iván Garduño
Fotógrafo, escritor y periodista mexicano.
jorgeivangg@hotmail.com
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en:
 
http://www.lajornadaguerrero.com.mx/2011/07/25/index.php?section=opinion&article=002a1soc
 
http://apiavirtual.net/2011/07/11/el-idealismo-subversivo-de-topol/

Duong Thu Huong, escritora vietnamita de férreo carácter literario

Estándar

La guerra de Vietnam (1961-1975) no ha sido muy diferente a los demás conflictos armados, indistintamente del ejército que cree luchar con la bandera de la libertad e igualdad, los resultados normalmente son los mismos: decenas de militares muertos, algunos otros mutilados, millares de ciudadanos afectados y despojados, y un silencioso rencor que termina por renacer años más adelante en otros gobernantes, además, generalmente los trastornos quedan marcados a fuego y pólvora durante mucho tiempo en el tejido social de los pueblos.

Este es el caso de los habitantes vietnamitas, quienes han soportado los efectos de la guerra en carne propia –uno de los conflictos bélicos ocurridos en el siglo XX más recordados por el mundo–, afectados por los bombardeos con napalm por la aviación de Estados Unidos, tomados por asalto por las poderosas guerrillas del Vietcong del Vietnam del Norte y la supremacía comunista encabezada por Ho Chi Minh.

A partir del retiro de las tropas norteamericanas, seguido por el triunfo de los comunistas hasta el último rincón del territorio antes conocido como Indochina, se instauró un régimen totalitario en aquel renovado país para dar pie al naciente Estado reunificado: nación marcada por el dolor, la humillación y el absolutismo ideológico.

La brutal diferencia entre la conocida Vietnam del Norte yla Vietnamdel Sur comenzó a ser un factor de inconformidad social, impulsando que voces correctamente articuladas y justificadas, se levantaran en contra de las políticas gubernamentales comunistas ejercidas en aquella parte del planeta.

Entre las contadas voces que se apostaron frente al Estado, la de Duong Thu Huong (1947) es una de las que mantienen una posición activa y de reclamo continúo a través de su protagonismo como “escritora disidente” dentro de su país, pero principalmente en el extranjero, esto por sus serías observaciones en contra de los objetivos e intereses del partido comunista que gobierna Vietnam, debido a la atmósfera represiva que ha instaurado desde 1975.

A los veinte años, Thu Huong se involucró de manera activa en el partido comunista, a esa edad participó conla Brigadadela JuventudIdealistade forma directa en la guerra, donde su misión era proporcionar entretenimiento teatral a los soldados del ejército del Vietnam del Norte, además de curarlos de sus heridas y, en algunos casos, ayudar a enterrar a los muertos en batalla.

Todas estas vivencias formaron en ella una costra densa de gritos, muerte, vileza, sangre, pobreza… propiciando el desencanto hacia sus dirigentes políticos que convirtieron la guerra en una guerra facsimilar perdiendo el idealismo de post-guerra, invitando con su literatura feroz a una revaloración de la vida socio-política de Vietnam.

Esa crítica abierta al poder de su país, ha desencadenado una serie de represalias en su contra, como son: el impedimento a la publicación de sus novelas y la censura a sus obras, ser encarcelada por periodos cortos, entre otras no menos graves; situaciones que la impulsan a continuar en la labor literaria alzando la voz de forma irreverente y personal, a fin de buscar la conciencia social de su nación.

Toda la literatura de Duong Thu Huong es un retrato del paisaje del Vietnam moderno y de sus habitantes, que luchan por sobrevivir bajo las complejidades que el gobierno comunista de posguerra ha impuesto, partiendo de su propia experiencia para crear un lenguaje personal, en el que el mundo caótico y desigualitario es el hilo conductor que conecta al lector con su prosa.

Duong Thu Huong, una escritora vietnamita que es imprescindible conocer novelísticamente.

Jorge Iván Garduño
Fotógrafo, escritor y periodista mexicano.
jorgeivangg@hotmail.com
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en:
 
http://www.lajornadaguerrero.com.mx/2011/06/20/index.php?section=opinion&article=002a1soc
 
http://apiavirtual.net/2011/02/12/duong-thu-huong-escritora-vietnamita-de-ferreo-caracter-literario/