Archivo de la etiqueta: Hombre

¿Sólo por ser mujer? [Opinión]

Estándar

Sin embargo, estoy convencido de que hacen falta muchas más mujeres en la política del país. Para lograrlo, envié al Congreso de la Unión, una iniciativa de reforma al Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales. De ser aprobada, los partidos políticos estarán obligados a que el 50 por ciento de sus candidaturas, a diputados federales y senadores, deberán ser para mujeres, expresó Enrique Peña Nieto, el pasado 11 de octubre durante la conmemoración del VX Aniversario del voto de las mujeres en México, a lo que siguieron aplausos y elogios para el mandatario de nuestro país. Sin embargo, y sin que se me tache de misógino o machista, el problema con esta iniciativa es que antepone el simple hecho de nacer mujer a las capacidades profesionales para ocupar puestos de elección popular.

Ya se escuchan voces que preguntan “¿y el gabinete federal cuándo?”, y cómo impedirlas, pues luego de tan “aplaudida” propuesta, diré: “El buen juez por su casa empieza”.

No debemos confundir políticas definidas que den certeza y rumbo a una nación, con reformas al Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales, por citar un ejemplo, sólo para no caer de los índices de popularidad que mantiene la figura presidencial en un aparente estado de comodidad, pese a permanecer impávido ante la inseguridad que se vive, las reformas hacendaria, educativa y energética -que lo único que propone es golpear a la clase trabajadora, creando un abismo mayor entre los pobres y los ricos.

La política mexicana no debiera ser una lucha de géneros, a eso es a lo que se está reduciendo sumándose a la lucha de interesas partidistas. La política mexicana tendría que permitir la transformación de los servicios públicos; el desarrollo del campo; el impulso energético castigando fuertemente la corrupción en el sector; la generación de empleos protegiendo al trabajador y no dando beneficios al empleador como la contratación de personal bajo esquemas de “honorarios profesionales”; impulsando la inversión nacional y extranjera reactivando el poder adquisitivo de la población, y no impulsando créditos bancarios que sólo sumarán deudores a la banca.

Me enorgullezco de que las mujeres en México tengan plenos derechos, el género no debe ser motivo de exclusión ni discriminación, por tal motivo se debe reducir la brecha en materia de acceso al trabajo propiciando una mayor justicia en materia laboral, fomentando la participación de los hombres en las labores del hogar -por ejemplo- y redoblar esfuerzos para erradicar la violencia contra las mujeres –como el dar a luz en jardines o recepciones de hospitales–; promoviendo políticas de apoyo a la base de la sociedad (familia) a fin de reducir las brechas de género.

Pero en materia de función pública, de lo que se trata es de capacidades para el buen desempeño en un puesto federal o local, independientemente del género, sea mujer u hombre.

Eso sí, si él o ella no tienen la capacidad, entonces habrá que darle oportunidad al siguiente en la lista.

Jorge Iván Garduño
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en: 
 
http://efektonoticias.com/opinion/solo-por-ser-mujer
 
Anuncios

La Galera

Estándar

Un hombre encerrado

Tres gritos llamando

Cinco minutos cavilando

Siete años exiliado

Nueve escalones esperando

Jorge Iván Garduño
@plumavertical

El repudio: alucinante relato de una historia inconfesable

Estándar

¿Qué hace al hombre… hombre?, o ¿a la mujer, mujer? Esta es una pregunta que en realidad se ha formulado decenas de veces y hasta se ha procurado dar una contestación razonable quizá millones de ocasiones; muchos podrían tener una respuesta en primera instancia.

Antes de dar alguna opinión, revisemos las aristas que este cuestionamiento nos proporciona realmente a través de una de las áreas por excelencia que ahonda en las preguntas esenciales y que busca descifrar la naturaleza del ser humano, me refiero a la literatura, una manera artística que nos asiste en la exploración de universos diametralmente contradictorios e insondables llanamente, pero que también nos permite penetrar en los rincones de la realidad diaria.

Y es en el trabajo literario donde encontramos un relato que nos deja reflexionar, contemplar y hermanarnos sobre los problemas relacionados con el creciente deterioro cultural de los países árabes en materia de desigualdad de género, mediante el sencillo manejo del lenguaje en una temática desmitificante del hombre-hombre y la mujer-mujer, situación que nos obliga a estar con los sentidos bien atentos.

Esta obra literaria a la que me refiero es El repudio, novela que data de 1972 y que representa una de las obras más famosas de Argelia y de la literatura magrebí, escrita originalmente en idioma francés, y en la que su autor, Rachid Boudjedra (Argelia, 1941), nos permite observar la sexualidad desenfrenada de las naciones del norte de África.

Con un manejo estilístico de conciencia ideológica, Boudjedra nos expone la terrible irrupción de la cultura del despojo en el país argelino, que está acompañada siempre de una petulante hipocresía, y sobre el horror que una vana superstición puede suscitar en la vida de más de una persona.

Los personajes de esta realidad transformada en literatura, se caracterizan por las sombras que proyectan metafóricamente fuera de la habitación, mientras que la luz del mundo del exterior, del que se esconden o han sido expulsados dos amantes, reposa en la piel de ellos al ser proyectada por la mirada perdida de sus ojos, producto de la infancia que le fue robada a una mujer.

Todo lo anterior es la escena primordial de un relato que vierte un joven argelino en un pequeño cuarto a su amante francesa, quienes serán cómplices de una historia reveladora de los engranajes que mueven al terror a cientos de miles de hombres y mujeres que se encuentran en situaciones en extremo similares.

Esta obra en la que la ficción queda a un lado, procede de una realidad creciente que aborda asuntos relacionados con preocupaciones humanas, temas de violencia, descomposición del tejido social, segregación sexual; sembrando y provocando horror en una nación en crisis y desfiguro ideológico durante las últimas décadas.

Por todo lo expuesto, podemos expresar que el relato que hace un joven a una mujer, más que una memoria de hechos, es el sometimiento filosófico que empuja a un hombre a reconocer el valor femenino a través de un monólogo histórico, permitiéndose ambos alcanzar su madurez y, a través del diálogo y no del sexo, acceder a su identidad masculina, revalorando a su interlocutora en un gesto de honor.

Finalmente, el eco de esta novela resuena de forma estridente en el cuarto cerrado en que se suscita, inundando las calles de la ciudad donde habita la inusual pareja, desbordándose la historia por todo Argelia hasta alcanzar el cabo de Buena Esperanza y de ahí penetrar en tan serena y oscura noche a todos los corazones del mundo.

Rachid Boudjedra, un brillante narrador argelino que utiliza la escritura como instrumento de lucha.

Jorge Iván Garduño
Fotógrafo, escritor y periodista mexicano.
jorgeivangg@hotmail.com
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en:
 
http://www.cronicaoaxaca.info/cultura/10648-el-repudio-alucinante-relato-de-una-historia-inconfesable.html