Archivo de la etiqueta: Horror

El idealismo subversivo de Topol

Estándar

A finales de 1989, Checoslovaquia sufrió una de las transformaciones más interesantes que país alguno dentro del bloque de la Europa comunista tuviese hacia un proceso de democratización, al introducir una economía de mercado y reincorporarse a Occidente tras La Revolución de Terciopelo que produjo la caída de este aliado soviético.

Sin embargo, el movimiento tiene su antecedente en 1977, cuando un grupo de intelectuales, siguiendo la línea del espíritu de la Primavera de Praga, publicaron un manifiesto en el que expresaban su disidencia con el régimen establecido, conocida como la “Carta77”.

En este documento histórico, se pueden encontrar firmas de apoyo de artistas, intelectuales, políticos, líderes sociales y jóvenes virtuosos que vislumbraban un mejor futuro para Checoslovaquia y sus habitantes, que dicho por muchos de ellos, ha tenido importantes avances, aunque queda mucho en qué seguir trabajando.

De los firmantes de la “Carta 77”, el disidente más joven en hacerlo fue Jáchym Topol (1962), una de las voces checas más valientes y vibrantes que surgieron en el plano literario desde la Revolución de Terciopelo en 1989 y quien posterior a éste suceso, ha vivido involucrado en la clandestinidad artística y política.

Y es a partir de su experiencia durante la revolución, que construye una novela magistral, lúcida y admirable: Sestra, que comienza con el relato de la huida de Praga de los refugiados de Alemania Oriental; donde a través del narrador y protagonista Potok, somos testigos de los diversos matices que tiene este hombre durante su periplo.

Al estilo dantesco, Topol recrea una Checoslovaquia semidestruida en la que Potok se encuentra recluido y buscando a su hermana –y en medio de las caóticas calles de Praga, él y los pocos habitantes que aún subsisten se ven en la apremiante necesidad de crear medios de supervivencia “temporales”, que los llevan a incurrir en faltas y violaciones a las deterioradas e inexistentes leyes checas de la época.

Sestra, representa un reto difícil al lector no familiarizado con la cultura de este país de la Europa Central, en la que por medio de una construcción coherente de la historia europea, vislumbramos pasajes oníricos de cortante realismo social, sucesiones alucinadas y alegorías enigmáticas que bien se pueden leer como la declaración de independencia de la moderna imaginación checa.

La incertidumbre de los habitantes de lo que fue ulteriormente la República Checa y Eslovaquia, se ve reflejada en esta novela, ya que la preocupación en temas sociales, morales, religiosos, económicos, políticos e incluso lingüísticos no se dejan esconder en sus páginas.

Sestra, que en checo significa: Hermana, es quizá de las pocas obras literarias en la que los sucesos posteriores a la Revolución de Terciopelo son de gran interés y mantienen un enfoque primordial, asimismo, es también una de las primeras en utilizar a plenitud el checo coloquial, donde el autor hace gala de su inventiva con el argot y las irreverencias de un lenguaje reprimido por décadas de ocupación.

Al adentrarnos a esta sofisticada novela, nos damos cuenta de lo frágil que se presenta el ser humano en la persona de Potok, que sirve de referente para explicar el decadente sistema político que deja atrás el comunismo.

Finalmente, Potok encuentra a su hermana y así accede a la reivindicación social, moral, familiar y nacional.

Jáchym Topol, escritor y poeta subversivo de admirable talento que trasciende las fronteras de muchos sistemas políticos.

Jorge Iván Garduño
Fotógrafo, escritor y periodista mexicano.
jorgeivangg@hotmail.com
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en:
 
http://www.lajornadaguerrero.com.mx/2011/07/25/index.php?section=opinion&article=002a1soc
 
http://apiavirtual.net/2011/07/11/el-idealismo-subversivo-de-topol/
Anuncios

La filosofía esotérica postmodernista de Víktor Pelevin

Estándar

A partir de mediados de la década de 1980 ala fecha, el llamado telón de acero de la ex Unión Soviética ha desaparecido por completo, durante esa época la corriente literaria tomó un nuevo aire y comenzó su transformación a un pensamiento post-soviético, asociado al regreso de los autores rusos, que se encontraban en el exilio, a su país natal y que han propiciado gradualmente un cambio en el pensamiento ruso.

Esto dio pie a que surgiera una nueva literatura que tuvo como objetivo primordial el estudiar los males y patologías de la sociedad posterior a la perestroika, alcanzando niveles equiparables con el naturalismo filosófico de un extremo pesimismo y encargado de diseccionar cada parte de las manifestaciones de la vida rusa.

Este tipo de literatura fue calificada como negra y pornográfica, porque es una prosa neo-naturalista que condena al sistema y a la ideología soviética que llevó a toda una nación a conocer las dos caras de la moneda; sin embargo, los escritores han diversificado sus textos debido a la recuperación que Rusia ha mantenido en los últimos años.

Dentro de los cambios que ha tenido esta corriente literaria está la incursión de las nuevas tecnologías como el Internet, que abrió la caja de pandora para que apareciera un nuevo fenómeno: la literatura interactiva, que está representada por la prosa postmodernista en la que los autores reflejan nostalgia por la pérdida de confianza en su cultura, lengua y utopía nacionalista.

Víktor Pelevin (Moscú, 1962), es uno, sino es que el más, destacado representante de esta corriente literaria rusa y uno de los narradores más leídos dentro de la literatura postcomunista, quien maneja dentro de sus textos características del género de ciencia ficción, para construir de manera compleja una prosa que fusiona elementos de la cultura pop y de la filosofía esotérica.

Diversos niveles de comprensión dentro de sus novelas maneja, exigiendo del lector un alto grado de entendimiento de sus frases y de la estructura conceptual que propone, ya que a través del absurdo se vuelca en una relectura de la tradición literaria y de la historia de su país.

Pelevin escribe con una desfachatez e inteligencia inusual para la narrativa contemporánea actual, buscando descifrar la identidad rusa dentro de la tradición misma, en un intento de desmitificación brutal de su entorno para dejar constancia de lo absurdo que es el legado histórico.

Al utilizar recurrentemente el género de la ficción como algo verosímil, Pelevin nos adentra en un juego que puede resultar espeluznante, siniestro y desenfrenado, nos invita a la recreación de un mundo desquiciado, nada diferente del que conocemos habitualmente, pero en el que nos hace reflexionar sobre las consecuencias de nuestros actos o el resultado que la vida nos brinda al final de cada día.

La literatura de Víktor Pelevin está provista de múltiples lecturas e infinitas interpretaciones, debido a que el escritor prefiere que sea el lector quien dote al texto de significado motivando al pensamiento interactivo, donde es el escritor quien pone la idea y el lector quien permite que surja la reflexión, por ello éste opta intencionalmente por un diálogo difuso más que uno explícito.

Víctor Pelevin, quien estudió la carrera de ingeniero aeronáutico, es un escritor que ha mantenido constancia en su quehacer literario, situación que lo ha llevado a ser llamado orgullosamente el Nabokov psicodélico de la era cibernética.

Pelevin, un admirable escritor que no hay que dejar de leer.

Jorge Iván Garduño
Fotógrafo, escritor y periodista mexicano.
jorgeivangg@hotmail.com
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en:
Revista “Molino de letras” de Mayo-Junio 2012. http://www.facebook.com/photo.php?fbid=278141392279750&set=a.125734557520435.25938.125734250853799&type=1&theater
 
http://www.lajornadaguerrero.com.mx/2011/02/07/index.php?section=opinion&article=006a1reg