Archivo de la etiqueta: Huracán

El impacto de Harvey [Opinión]

Estándar

TEXTO PUBLICADO EL 2 DE SEPTIEMBRE DE 2017

El impacto del huracán Harvey, el más potente que azota Texas desde Rita en 2005, se dejó sentir también en el resto de Estados Unidos, descargando cantidades de agua históricas, que ha dejado por lo menos más de 30 muertos y miles de damnificados. Dos de los mayores puertos del continente cerraron operaciones mientras avanzaba el meteoro, se estima que cerca del 22 por ciento de la producción de crudo en la región, equivalente a 375 mil barriles por día, se suspendió.

El área metropolitana de Houston, la cuarta mayor de Estados Unidos y con una economía que se coloca entre las 25 más ricas del mundo, se inundó, llegando a un punto de instaurar un toque de queda.

Texas es un nodo vital en la infraestructura energética de EU, con cerca del 30% de la capacidad de refinado. Harvey también forzó el cierre temporal de las plataformas de extracción de petróleo y gas natural en el Golfo de México. El 15% de la capacidad de refinado de petróleo en EU fue suspendida, su mayor refinería está localizada en Port Arthur, propiedad de Saudi Arabian Oil, que tiene capacidad para producir el equivalente a 600 mil barriles diarios de combustible. ExxonMobil opera en Baytown, la segunda mayor, que procesa 560 mil barriles. Una decena de refinerías quedaron fuera de servicio en Houston, Galveston y Corpus Christi que producen 2.2 millones de barriles en conjunto, que incluyen instalaciones de Shell, Valero, Citgo y Petrobras.

El impacto inmediato de Harvey fue un incremento del 5% en el precio de las gasolinas, afectando también a las exportaciones. Analistas estiman un impacto material del meteoro entre 30 mil millones y 100 mil millones de dólares.

Ni la nación más poderosa está preparada ante fuerzas de la naturaleza como Harvey.

Anuncios

Vientos huracanados [Opinión]

Estándar

En octubre de 1997, el huracán “Paulina” azotó con vientos de 215 kilómetros por hora y rachas de hasta 240 las costas del pacífico mexicano, siendo Guerrero el estado más afectado, muy en especial el puerto de Acapulco, toneladas de arena, tierra y agua, se vertieron allí, lo que provocó fuertes inundaciones, el colapso del sistema eléctrico y escasez de alimento.

Las escenas posteriores de aquel 8 de octubre eran terribles, el escenario dejado por el huracán categoría 4 en la escala de Saffir-Simpson eran dantesco, y un olor putrefacto flotaba en el ambiente, sin saber uno si era producto de animales muertos o de cuerpos de personas fallecidas durante el ciclón.

Encontrar agua purificada y alimentos en buen estado era complicado hallarlos, y transitar por las calles llenas de tierra y arena era terrible, sin embargo, y como siempre, la zona más afectada resultó ser el pueblo de Acapulco, la zona no turística, y es que si en el área hotelera fue complicado conseguir alimentos y bebida, en esa parte era un reto titánico.

En aquella ocasión, permanecí en Acapulco durante nueve días, los posteriores al impacto de “Paulina”, y fue una experiencia dramática.

Hoy en día, dos tormentas tropicales afectan el territorio nacional, “Ingrid” en el Golfo de México, y “Manuel” en el Océano Pacífico, el primero alcanzó la categoría de huracán categoría 1 el fin de semana para degradarse posteriormente de tocar tierra en Tamaulipas, sin embargo las afectaciones de ambos son incalculables, siendo lo más trágico las cerca de 50 muertes que ya han dejado a su paso según las cifras oficiales emitidas por el Gobierno de la República.

Los cientos de damnificados ya se cuentan por miles. Por lo menos 14 estados son los afectados de manera enérgica, pero en todo el territorio nacional las afectaciones se sienten, pero nuevamente el estado de Guerrero es el más afectado.

Los habitantes de Acapulco y Chilpancingo se vieron incomunicados, el Aeropuerto Internacional de Acapulco estuvo inundado, miles de turistas –que intentaron aprovechar el puente de fiestas patrias– se enfrentaron ante la desesperación al no poder salir del lugar para retornar a sus hogares y trabajaos.

Tamaulipas es el otro estado con duros daños, con damnificados e inundaciones que superan los dos metros. Le siguen Michoacán, Puebla, Oaxaca, Veracruz, Hidalgo… y “Manuel” ya se dirige a Baja California Sur recuperando fuerza.

Nuevamente los más pobres son los afectados. Nuevamente no nos ha servido de nada las afectaciones que dejó a su paso “Paulina” hace dieciséis años, si bien un fenómeno natural es imposible de detener, si es posible disminuir los daños, ya que en las barrancas y cerros que se han inundado y desgajado, son zonas que las autoridades no tenían por qué permitir la construcción de casas habitación, o simplemente son las mismas zonas afectadas en 1997.

La cultura de la prevención no es una política pública en nuestro país, en el que estamos más acostumbrados en llevar las cosas sin planificación, y resolver los problemas hasta que se presentan provocando graves daños.

Sabemos con anticipación que durante septiembre y octubre nuestro país es afectado por este tipo de meteoros, sin embargo no existen políticas sobre prevención y concientización en la población; habría que buscar previamente la reubicación de familias que viven en zonas de peligro; almacenar víveres durante estas épocas en las zonas para evitar la carencia que se vive… y un largo etcétera que permitiría mitigar los daños provocados por estos fenómenos naturales.

Por lo pronto, habrá que ayudar con ropa y comida enlatada a nuestros hermanos en desgracia. Porque lo que siempre demostramos con estas tragedias, es que somos un pueblo que en estas circunstancias siempre se conmueve, y trabaja hombro con hombro.

Jorge Iván Garduño
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en:
 
http://efektonoticias.com/opinion/vientos-huracanados