Archivo de la etiqueta: India

Pi y la dominación del miedo

Estándar

Vida de Pi (2001) es una fascinante novela escrita entre las fronteras de la fe y la idea subyacente de dominar el miedo: cuenta la historia de un joven de 16 años de edad a partir del momento en que su padre, un guardia del zoológico de Pondicherry, decide que deben emigrar de la India a Canadá; sin embargo, durante el viaje sufrirán un grave percance que definitivamente marcará la vida de Pi.

Yann Martel, el autor de esta ficción, es un escritor canadiense nacido en España en el año de 1963, obtuvo el Premio Mann Booker 2002 con esta obra, misma en la que relata cómo Pi Patel muestra un interés exacerbado hacia cualquier tipo de religión llevando a la práctica el catolicismo, hinduismo y el islamismo, sólo que no sabe a cual serle completamente fiel.

El padre de Pi, decidido a comenzar una nueva vida en Norteamérica, empaqueta las pertenencias de la familia, a los animales que tiene a su cargo y embarca con su estirpe y todos sus sueños a cuestas por el Océano Pacífico. Tras un terrible naufragio, Pi termina a la deriva en medio del mar, atrapado en un reducido bote salvavidas y teniendo como única compañía a una cebra herida, una hiena moteada, un orangután mareado y un tigre de bengala llamado Richard Parker.

Y mientras el protagonista se encuentra en el desesperado dilema de mantener controlados a los animales o enfrentarse a los tiburones que acechan la pequeña embarcación, somos testigos de las reflexiones introspectivas y evolutivas del narrador, quien se ve enfrentado de lleno con sus miedos, dudas, desalientos y la pérdida sustancial de todo cuanto tenía al momento de iniciar este viaje.

Así, Richard Parker –el tigre de bengala, que representa el lado más oscuro de Pi Patel–, va devorando los males menores como la fatiga y el hambre, hasta destruir toda conexión con su pasado, y una vez que la cebra herida, la hiena moteada y el orangután mareado han sido devorados, Pi debe recurrir a todos sus conocimientos zoológicos, su ingenio y su fe para conservar la vida durante 227 días.

Pi y Richard Parker son ahora los únicos pasajeros del bote en el que permanecen a la deriva y ambos están hambrientos; el hombre frente a la bestia, la esperanza frente al horror, la vida frente a la muerte, y así hasta cierto punto, cada uno de los animales, quizá imaginarios, podrían representar una faceta diferente de un Pi esquizofrénico.

Patel rememora las angustias del viaje, pero su relato esconde también vericuetos de las fuerzas y flaquezas de la religión, la literatura y la diferencia entre realidad y ficción, creando meandros y rotaciones filosóficas que hacen que el lector revalore la existencia y su situación como ser humano.

Pi comprende que debe dominar al tigre y la interacción entre ambos genera bellas metáforas de espiritualidad y fe, que obligan al protagonista a conquistar su lado más oscuro y aceptar ontológicamente la pérdida de su familia, y así estar dispuesto a iniciar una nueva vida partiendo de la muerte de sus miedos y de sus seres amados.

La idea metafórica del libro es la de un trágico giro de 180 grados en la vida de Pi durante su transición espiritual de la adolescencia y que dotada de un vuelco de intensidad final, tranquiliza a los rescatistas durante su salvamento con una versión creíble de la historia de su supervivencia.

Vida de Pi, una novela trascendental que aboga por el humanismo y la superación personal de manera inteligente.

Jorge Iván Garduño
Fotógrafo, escritor y periodista mexicano.
jorgeivangg@hotmail.com
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en:
 
http://www.bicaalu.com/atico/2012/2012_febrero_02.html
 
Revista “Molino de Letras” Septiembre-Octubre 2012
 
Anuncios

En busca de la identidad y la pertenencia colectiva

Estándar

Poseedora de un estilo literario deslumbrante, que toca los pequeños detalles sin llegar a ser monótona o redundante, Jhumpa Lahiri (1967) es una escritora estadounidense de origen indio que en sus libros bien habla de la identidad individual bien de la búsqueda de una pertenencia colectiva, que de un modo u otro, describe con precisión la situación intimista para trasladarnos a un plano universal.

Y es que en ese plano universal coexisten los tres temas más importantes de la vida, y a los que Lahiri recurre para conformar magistralmente sus cuentos y novelas: la familia, el amor y la identidad. Elementos trascendentales para el ser humano que en el intento por entender el motivo de su existencia, busca formar parte de un ‘algo’.

El vínculo inicial que la familia construye en los primeros años de vida es crucial para el buen desarrollo del ser humano en la sociedad, es por eso que el amor que brinda esa institución servirá para conformar finalmente la identidad del individuo, tesis de la que se desprende la obra de esta autora que le permite al lector reflexionar sobre el escenario de la migración e inmigración.

La prosa de Jhumpa Lahiri está permeada por el mundo de los pequeños melodramas familiares, de los hindúes que luchan toda la vida por adaptarse a un nuevo mundo, a las historias de amor cansadas, a lo nunca dicho que pesa mucho más que lo nombrado. Es por ello que su literatura es  absorbente, llena de sorpresas que generan constantes emociones en el lector.

Siempre con una mirada renovada, esta escritora, quien nació en Londres, reconstruye escenas diversas sobre temas reincidentes, que finalmente nunca se asemejan; a través de su escritura nos sumerge siempre en el mismo tipo de situaciones y nos describe personajes que en reiteradas ocasiones se hacen presentes en la mente de Lahiri… pero con rostros diferentes.

Sin embargo, conforme el siglo XXI avanza, y la tecnología junto a él, la relevancia de la familia, el amor y la identidad toman una fuerza mucho mayor para Jhumpa Lahiri y su literatura debido a que la migración de hoy en día es mucho más “común”, por tal motivo existen en las sociedades globales la carencia de la identidad nacional, étnica y social, cuestiones que nos plantea Lahiri.

Y es a partir de estos sucesos narrados en los que la infelicidad surge desde el interior de la autora para, más tarde, a base de tenacidad, aplicación y placer, narrarnos con voluntad de estilo cada escena notablemente lograda con una prosa fuerte, que anunció hace mucho a quien hoy se le reconoce escritora.

La literatura universal se ha nutrido de la prosa de Lahiri, que ha provocado el nacimiento de una especie de nacionalismo hindú-americano al conjugarse con la vertiginosa sociedad estadunidense del siglo XXI e intentar identificar a la población actual con las viejas tradiciones del siglo XX, lo que nos habla de la diversidad cultural existente en ese país anglosajón.

Al tomar como base lingüística una de las más ricas literaturas vernáculas, Jhumpa Lahiri ha hecho de la suya un vehículo único que fusiona la tradición india y la forma norteamericana, como en su momento lo lograra Rabindranath Tagore con la forma europea.

Jhumpa Lahiri, una  talentosa y muy aguda escritora, que tiene la capacidad de crear y recrea una y otra vez un mismo acontecimiento de mil maneras posibles, manteniendo interesado al lector siempre de una manera novedosa y bellamente construida.

Jorge Iván Garduño
Fotógrafo, escritor y periodista mexicano.
jorgeivangg@hotmail.com
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en:
 
http://www.revistaelbuho.com/articolo.php?act=articolo&id_articolo=158&id_categoria=40
 
 

El cisma de la literatura hindú moderna

Estándar

La frecuencia con la que se observa desvanecerse la frontera oriental con la occidental en el plano literario hoy día, nos hace pensar en una corriente artística con la que el escritor moderno busca dejar constancia del acontecer humano, relatando sucesos que se replican millones de veces en cada rincón del planeta tierra no importando ideología o raza alguna, proponiendo innovadoras fórmulas que abrigan una interesante concepción intelectual de los problemas del hombre.

Esta corriente artística de vanguardia, encuentra su fuente de inspiración de una visión universal que retrata sociedades convulsas, mezclando placidez con una actitud escéptica ante la vida; pero a diferencia de algunos de sus predecesores, los escritores que ponen en práctica este ejercicio intelectual no se empeñan en alcanzar una justificación para la existencia del ser humano.

Ellos parten de la idea de la auto destrucción humana, hecho que dan por aceptado, así que lo que está en juego es el dejar constancia para una futura reinterpretación del hombre bajo una atmósfera de irrealidad, teniendo como principales elementos a la desesperación y la esperanza, que luchan contra un poder dominante que gobierna el destino.

Tomando como referente lo anterior, en la India, la escritora Arundhati Roy (1960) utiliza además la vieja tradición literaria de su país para tejer artísticamente, cuadros de la vida tradicional hindú protagonizados por los integrantes de una familia de la región de Kerala, en el sur de este país asiático, en su novela El dios de las pequeñas cosas.

A través de las disonancias sociales, personales o profesionales de los personajes, Roy nos sumerge en un festín literario infinito con varios niveles de interpretación que obligan al lector a diferenciar lo real de lo aparente, muy cercano al realismo mágico de Gabriel García Márquez.

El tema esencial de esta novela es describir las heroicas virtudes –pequeñas y grandes–, de hombres y mujeres que transitan por viejos resentimientos y desafortunadas experiencias amorosas partiendo de un suceso tanatológico que marca el pulso narrativo de la obra.

El dios de las pequeñas cosas es una novela ambiciosa; desarrolla un lenguaje preciso, rico, comunicando al lector universal ese algo trascendente, como un intento de manifestar su espíritu mediante la palabra escrita, en un mundo crispado donde lo que importa ya no es el ínfimo detalle que da al hombre una sensación de existencia y que la autora se empeña en subrayar.

Esas pequeñas pinceladas infligen sentido a la humanidad, que busca desesperadamente sentido a la existencia, donde las efusiones prohibidas, las ambiciones inalcanzables, el peso del pasado, el dolor causado por la pérdida de la inocencia y la lucha por la justicia, dibujan un panorama poco alentador en el que el ser más desafortunado de la tierra puede acercarse al horror y a la belleza rápidamente en la India de nuestros días.

Es así, como Arundhati Roy analiza un problema latente de la sociedad hindú mediante la composición armónica de su prosa, que admite que el lenguaje expresivo fluya con libertad de conciencia conforme avanza el texto, lo que le permitió a ella adelantarse a nuevos procedimientos utilizados hoy por otros narradores en muy diversas y variadas latitudes.

El dios de las pequeñas cosas, una obra trascendental para entender la literatura actual de la India, escrita por una artista que rápidamente cobró notoriedad en el mundo de las letras. Definitivamente ¡hay que leerla!

Jorge Iván Garduño
Fotógrafo, escritor y periodista mexicano.
jorgeivangg@hotmail.com
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en:
 
http://www.lajornadaguerrero.com.mx/2011/03/06/index.php?section=sociedad&article=006a1soc
 
http://apiavirtual.net/2011/03/03/arundhati-roy-el-sisma-de-la-literatura-hindu-moderna/