Archivo de la etiqueta: Iniciación

Pi y la dominación del miedo

Estándar

Vida de Pi (2001) es una fascinante novela escrita entre las fronteras de la fe y la idea subyacente de dominar el miedo: cuenta la historia de un joven de 16 años de edad a partir del momento en que su padre, un guardia del zoológico de Pondicherry, decide que deben emigrar de la India a Canadá; sin embargo, durante el viaje sufrirán un grave percance que definitivamente marcará la vida de Pi.

Yann Martel, el autor de esta ficción, es un escritor canadiense nacido en España en el año de 1963, obtuvo el Premio Mann Booker 2002 con esta obra, misma en la que relata cómo Pi Patel muestra un interés exacerbado hacia cualquier tipo de religión llevando a la práctica el catolicismo, hinduismo y el islamismo, sólo que no sabe a cual serle completamente fiel.

El padre de Pi, decidido a comenzar una nueva vida en Norteamérica, empaqueta las pertenencias de la familia, a los animales que tiene a su cargo y embarca con su estirpe y todos sus sueños a cuestas por el Océano Pacífico. Tras un terrible naufragio, Pi termina a la deriva en medio del mar, atrapado en un reducido bote salvavidas y teniendo como única compañía a una cebra herida, una hiena moteada, un orangután mareado y un tigre de bengala llamado Richard Parker.

Y mientras el protagonista se encuentra en el desesperado dilema de mantener controlados a los animales o enfrentarse a los tiburones que acechan la pequeña embarcación, somos testigos de las reflexiones introspectivas y evolutivas del narrador, quien se ve enfrentado de lleno con sus miedos, dudas, desalientos y la pérdida sustancial de todo cuanto tenía al momento de iniciar este viaje.

Así, Richard Parker –el tigre de bengala, que representa el lado más oscuro de Pi Patel–, va devorando los males menores como la fatiga y el hambre, hasta destruir toda conexión con su pasado, y una vez que la cebra herida, la hiena moteada y el orangután mareado han sido devorados, Pi debe recurrir a todos sus conocimientos zoológicos, su ingenio y su fe para conservar la vida durante 227 días.

Pi y Richard Parker son ahora los únicos pasajeros del bote en el que permanecen a la deriva y ambos están hambrientos; el hombre frente a la bestia, la esperanza frente al horror, la vida frente a la muerte, y así hasta cierto punto, cada uno de los animales, quizá imaginarios, podrían representar una faceta diferente de un Pi esquizofrénico.

Patel rememora las angustias del viaje, pero su relato esconde también vericuetos de las fuerzas y flaquezas de la religión, la literatura y la diferencia entre realidad y ficción, creando meandros y rotaciones filosóficas que hacen que el lector revalore la existencia y su situación como ser humano.

Pi comprende que debe dominar al tigre y la interacción entre ambos genera bellas metáforas de espiritualidad y fe, que obligan al protagonista a conquistar su lado más oscuro y aceptar ontológicamente la pérdida de su familia, y así estar dispuesto a iniciar una nueva vida partiendo de la muerte de sus miedos y de sus seres amados.

La idea metafórica del libro es la de un trágico giro de 180 grados en la vida de Pi durante su transición espiritual de la adolescencia y que dotada de un vuelco de intensidad final, tranquiliza a los rescatistas durante su salvamento con una versión creíble de la historia de su supervivencia.

Vida de Pi, una novela trascendental que aboga por el humanismo y la superación personal de manera inteligente.

Jorge Iván Garduño
Fotógrafo, escritor y periodista mexicano.
jorgeivangg@hotmail.com
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en:
 
http://www.bicaalu.com/atico/2012/2012_febrero_02.html
 
Revista “Molino de Letras” Septiembre-Octubre 2012
 
Anuncios

El repudio: alucinante relato de una historia inconfesable

Estándar

¿Qué hace al hombre… hombre?, o ¿a la mujer, mujer? Esta es una pregunta que en realidad se ha formulado decenas de veces y hasta se ha procurado dar una contestación razonable quizá millones de ocasiones; muchos podrían tener una respuesta en primera instancia.

Antes de dar alguna opinión, revisemos las aristas que este cuestionamiento nos proporciona realmente a través de una de las áreas por excelencia que ahonda en las preguntas esenciales y que busca descifrar la naturaleza del ser humano, me refiero a la literatura, una manera artística que nos asiste en la exploración de universos diametralmente contradictorios e insondables llanamente, pero que también nos permite penetrar en los rincones de la realidad diaria.

Y es en el trabajo literario donde encontramos un relato que nos deja reflexionar, contemplar y hermanarnos sobre los problemas relacionados con el creciente deterioro cultural de los países árabes en materia de desigualdad de género, mediante el sencillo manejo del lenguaje en una temática desmitificante del hombre-hombre y la mujer-mujer, situación que nos obliga a estar con los sentidos bien atentos.

Esta obra literaria a la que me refiero es El repudio, novela que data de 1972 y que representa una de las obras más famosas de Argelia y de la literatura magrebí, escrita originalmente en idioma francés, y en la que su autor, Rachid Boudjedra (Argelia, 1941), nos permite observar la sexualidad desenfrenada de las naciones del norte de África.

Con un manejo estilístico de conciencia ideológica, Boudjedra nos expone la terrible irrupción de la cultura del despojo en el país argelino, que está acompañada siempre de una petulante hipocresía, y sobre el horror que una vana superstición puede suscitar en la vida de más de una persona.

Los personajes de esta realidad transformada en literatura, se caracterizan por las sombras que proyectan metafóricamente fuera de la habitación, mientras que la luz del mundo del exterior, del que se esconden o han sido expulsados dos amantes, reposa en la piel de ellos al ser proyectada por la mirada perdida de sus ojos, producto de la infancia que le fue robada a una mujer.

Todo lo anterior es la escena primordial de un relato que vierte un joven argelino en un pequeño cuarto a su amante francesa, quienes serán cómplices de una historia reveladora de los engranajes que mueven al terror a cientos de miles de hombres y mujeres que se encuentran en situaciones en extremo similares.

Esta obra en la que la ficción queda a un lado, procede de una realidad creciente que aborda asuntos relacionados con preocupaciones humanas, temas de violencia, descomposición del tejido social, segregación sexual; sembrando y provocando horror en una nación en crisis y desfiguro ideológico durante las últimas décadas.

Por todo lo expuesto, podemos expresar que el relato que hace un joven a una mujer, más que una memoria de hechos, es el sometimiento filosófico que empuja a un hombre a reconocer el valor femenino a través de un monólogo histórico, permitiéndose ambos alcanzar su madurez y, a través del diálogo y no del sexo, acceder a su identidad masculina, revalorando a su interlocutora en un gesto de honor.

Finalmente, el eco de esta novela resuena de forma estridente en el cuarto cerrado en que se suscita, inundando las calles de la ciudad donde habita la inusual pareja, desbordándose la historia por todo Argelia hasta alcanzar el cabo de Buena Esperanza y de ahí penetrar en tan serena y oscura noche a todos los corazones del mundo.

Rachid Boudjedra, un brillante narrador argelino que utiliza la escritura como instrumento de lucha.

Jorge Iván Garduño
Fotógrafo, escritor y periodista mexicano.
jorgeivangg@hotmail.com
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en:
 
http://www.cronicaoaxaca.info/cultura/10648-el-repudio-alucinante-relato-de-una-historia-inconfesable.html
 
 

El ‘Paraíso’ reencontrado de Gurnah

Estándar

África: el continente enigmático, salvaje, depositario de extensas tierras bañadas por el sol y la arena, que posee paisajes naturales que invitan a la ensoñación, con sus sabanas, selvas, volcanes, macizos de notable altitud, sus inmensos desiertos, su vegetación tan variada; el territorio de los leopardos, leones, hienas, gorilas de montaña, cebras, jirafas, rinocerontes, ñúes, búfalos, elefantes… Un lugar con inmensas riquezas naturales y artísticas, en la que han surgido grandes líderes políticos, pero también de oposición.

Hoy día –como a lo largo de casi toda su historia– se enfrenta a problemas mayores concernientes a la sobre explotación de sus recursos naturales, con ese constante choque armado de grupos que buscan el control de zonas ricas en minerales.

Gobiernos sin escrúpulos venden sus tierras, aldeas, ciudades, su país, el continente africano en su totalidad a corporaciones industriales occidentales por billetes verdes, y esto va aunado a la esclavitud, que aún no se ha abolido en aquella zona, como en tantas otras regiones en desarrollo.

A esta grande cadena de males, debemos seguir añadiendo: familias destrozadas por los movimientos rebeldes y los ejércitos, que saquean las comunidades, decapitan o asesinan a hombres y niños, mientras a las mujeres los soldados las acosan, las humillan y las violan, en ocasiones ante los ojos de sus esposos o hijos. A esta dramática situación se añade el enorme riesgo de contagiarse el virus VIH/sida.[i]

Por absurdo que suene, el continente africano alberga a los países más ricos de la tierra. En ellos se puede encontrar, además de cacao, oro, plata, diamantes, petróleo, cobre, cobalto, estaño, tántalo y otras preciadas riquezas del subsuelo. Los principales frentes bélicos tienen lugar –no por casualidad– a lo largo de los grandes yacimientos,[ii] y por desgracia, cada vez son más los niños que son utilizados para extraer las riquezas del subsuelo o en las plantaciones.

Abdulrazak Gurnah (1948, Tanzania) es un escritor que aborda los conflictos que aquejan a su continente y muy en especial a la región de la que proviene, Zanzíbar, una localidad  situada en la isla del mismo nombre, rodeada por el Océano Índico y que tiene justo al sur, ya en  el macizo continental, el puerto de Dar es Salaam, el puerto principal y también la mayor ciudad de Tanzania.

Gurnah, un autor que ha sido declarado como <<un africano de extraño talento>>, un hombre al que le fascina la literatura y el análisis sutil de los conflictos africanos, quien ha vivido en su propio cuerpo las tradiciones en el este del África musulmana, de donde toma los elementos suficientes para desarrollar su novela Paraíso.

La primera de sus novelas que fue traducida al castellano, Paraíso (Muchnik Editores, 1994), también finalista del prestigiado Booker Prize, el más estimado galardón de la literatura británica, es una obra que se remonta a los tiempos antes de la Primera Guerra Mundial, que nos cuenta la vida de Yusuf, un niño swahili,[iii] como tantos otros que hay en Tanzania o en África, y de cómo tiene que marcharse con el “tío” Aziz, a quien en realidad su padre lo ha vendido para cancelar parte de sus deudas.

Una práctica que es más terrible de lo que nos deja ver Gurnah en las páginas de la novela, porque este problema afecta a todo el continente negro, donde se estima que al menos 200,000 menores están condenados a la esclavitud. Una realidad que está sucediendo hoy mismo, donde los traficantes o “mercaderes” se aprovechan de la extrema pobreza de las familias, a las que compran los niños por entre 15 y 20 dólares, prometiéndoles que recibirán educación a cambio de tareas menores; la mayoría de las veces, no reciben salario alguno y son sometidos a abusos físicos y sexuales.

Paraíso entreteje la belleza de las tradiciones africanas con una sutil denuncia hacia la esclavitud infantil y las consecuencias que conlleva. Yusuf es llevado a un jardín edénico a muchos días de camino de sus padres, obligado a cuidar de la tienda de Aziz, mientras por las noches se escabulle en el huerto buscando inconcientemente su identidad que le fue arrebatada; un viaje iniciático muy conmovedor.

Abdulrazak Gurnah radica en Inglaterra, pero al volver a Tanzania para escribir esta novela declaró: “No viajé para recoger datos, sino para que el polvo volviera a entrarme en la nariz”, de esta manera Gurnah resume lo que fue su vida cuando era un chico por las calles de Zanzíbar, sitio del que está impregnada su vida y sus ficciones.

Un cuento verídico, contado por una voz omnisciente, que en ocasiones nos hace pensar que es Yusuf recordando sus memorias quien nos las platica, bajo el resguardo del Kilimanjaro o cobijado por el paisaje del Serengeti y sus habitantes; quizás Paraíso es eso y más: un sabio profesor de literatura que no olvida su origen en una África sumida en constantes conflictos armados.

Abdulrazak Gurnah nos descubre una Tanzania de hermosos paisajes –a pesar de sus graves deficiencias demográficas–, del mismo modo como lo hicieran el explorador Livingstone o Stanley en el siglo XIX. Paraíso, una novela que nos transmite la emoción, deseo y alegría por lo que aún no conocemos pero que ansiamos conocer.

Dejemos que el polvo entre a nuestra nariz recorriendo las páginas del paraíso que Abdulrazak Gurnah percibió a su regreso a Tanzania. Una novela que más que una denuncia a prácticas inhumanas, se convierte en un poema a la libertad humana.


[i] La cifra total de africanos infectados de VIH o que ya padecen la enfermedad es de 40 millones. Representan el 70% de los adultos y el 80% de los niños que viven con este mortal virus en el mundo.

[ii] Klaus Werner y Hans Weiss, El libro negro de las marcas, Mondadori, 2006, p. 45.

[iii] Etnia y lengua africana perteneciente a la familia bantú, de la clase oriental. En África se hablan más de 2000 lenguas. Aparte del árabe, las lenguas más utilizadas por los africanos son el swahili y el hausa, que cuentan cada una con más de diez millones de hablantes.

Jorge Iván Garduño
Fotógrafo, escritor y periodista mexicano.
jorgeivangg@hotmail.com
@plumavertical
 
Este texto fue publicado en:
 
http://www.lajornadaguerrero.com.mx/2010/11/07/index.php?section=opinion&article=006a1soc
 

Amélie Nothomb: una renovadora de las letras europeas

Estándar

Amélie Nothomb (1967), escritora sardónica, grafómana, que desde su aparición en la escena literaria en 1992 con Higiene del asesino, inyectó vitalidad en la narrativa francófona con la creación de un mundo propio, lúcido e hilarante.

Aprendió el dominio de la lengua japonesa en sus primeros años de vida, ya que su padre fue diplomático en el Extremo Oriente, lo que la ayudó para trabajar como intérprete en Tokio; esta primera experiencia en el mercado laboral japonés le serviría para incorporar elementos en su tan afamada novela Estupor y temblores, en la que deshila la madeja de la jerarquización de nuestros sistemas económicos.

Desde muy corta edad dio muestra de su ingenio, humor, y su habilidad para crear universos, historias, vidas paralelas en un mundo real, lo que la ha convertido en una de las escritoras más diestras y prolíficas del Viejo Continente.

Su universo, esencialmente femenino, se lee de tirón, como todos sus libros que resultan hipnóticos. Sus atributos principales como autora son, la de ser una excelente narradora de historias cortas, y la de ser una exagerada.

Existen dos características más en sus textos: Nothomb escribe a partir de sí misma, es como si se considerara el Centro del Universo y sus obras giraran en torno a ella en un tono ingenioso, sencillo y sorprendente. La otra característica, es la voz cantante que llevan sus personajes femeninos, la protagonista siempre es “ella” –una mujer–, la lista, inteligente, sagaz, enigmática y bella.

Además de las cualidades que ya he nombrado, la joven escritora cultiva obsesiones nada desapercibidas, como los nombres que les da a sus personajes, que van desde el más autobiográfico “Amélie”, hasta los significativos y extravagantes “Plectrude”, “Pannonique” o “CKZ 114”.

Su trabajo lo dividiré en dos bloques. En el primero, encontramos las historias de “ficción” o “fábulas” humanas. En el segundo bloque, entran las de corte autobiográfico; bloques que se mezclan entre sí.

Higiene del asesino, su opera prima, se mueve dentro del bloque de la “fábula”, su autora nos describe la crueldad, el cinismo y la ambigüedad de un anciano convertido en enemigo intransigente de las entrevistas, dada su condición de “premio Nobel de literatura”.

Este ácido personaje de nombre Prétextat Tach, le quedan dos meses de vida y, únicamente cinco periodistas tendrán la “oportunidad” de entrevistarlo antes de su muerte. Los cuatro primeros emisarios son despachados rápidamente por la arrogancia, el desprecio y la capacidad destructiva del señor Tach, que los somete a toda clase de humillaciones. La última escena gira en torno a la quinta entrevista que le realizan al misógino literato. Nina, una periodista desafiante, en la que la sombra de Nothomb resurge para sostener un magistral duelo dialéctico con su alter ego: Prétextat Tach.

Esta clase de juegos psicológicos, los efectúa Amélie Nothomb con su persona dentro de los relatos que construye, insuflando sus deseos de verdugo en intentos de asesinato metafórico. Precisamente el hilo conductor de sus novelas es la metáfora eterna de la muerte. Ya sea que utilice sus propias experiencias para mimetizarlas al papel (autobiografías), o emplee avatares salvajes, seductores, que luchan contra el destino que impone la sociedad del siglo XXI (fábulas); Nothomb denuncia las manías y el sufrimiento humano a través de los roles víctima-verdugo que ella misma se asigna.

Amélie Nothomb <<se ha convertido en una de las autoras francesas más populares y de mayor proyección internacional>>, galardonada con el Gran Premio de la Academia Francesa,[i] Premio Internet,[ii] Premio Arcebispo San Clemente[iii] y el Premio Cultural Leteo.[iv]

Sus habituales reflexiones sobre la belleza, la religión, el poder, su relación con la comida, la identidad, el intercambio de papeles o su manía de creerse dios, han hecho que la prosa cruel, perversa, de un terror psicológico y cargada de humor negro de Amélie Nothomb, estén actualmente renovando las letras europeas y convirtiéndola en una de las autoras de lengua francesa más populares y de mayor proyección internacional.


[i] Otorgado por su novela Estupor y temblores, que obtuvo un éxito impresionante en Francia y el resto de Europa.

[ii] Otorgado por primera vez por los lectores internautas.

[iii] Premio Arcebispo Juan de San Clemente, por su novela Metafísica de los tubos.

[iv] En 2006 se le otorgó por el conjunto de su obra, representativa según el jurado, de la mejor literatura de nuestros días.

Jorge Iván Garduño
Fotógrafo, escritor y periodista mexicano.
jorgeivangg@hotmail.com
 
Este artículo fue publicado en:
http://www.lajornadaguerrero.com.mx/2010/12/12/index.php?section=opinion&article=005a1soc
 
Revista “Desde el Sótano” Diciembre 2007

La iniciación, la exclusión y el fatalismo marroquí, en los ojos de Ben Jelloun

Estándar

El siguiente texto, es un extracto del testimonio verídico de Khadidiatou Diallo, mujer africana, militante en Francia de la asociación Grupo de Mujeres parala Aboliciónde las Mutilaciones Sexuales (GAMS):

“Nunca me olvidare de ese día. Fue en 1966. Yo tenía 12 años y mi hermana diez. Como todos los veranos, estábamos en casa de nuestros abuelos paternos, en una aldea a15 kilómetrosde Bamako. Una mañana temprano fuimos a ver a mi tía, la hermana de mi padre, a quien siempre queríamos visitar, pues nos consentía mucho.

“Yo no sospechaba nada. Mi tía me llevo al baño y ella y varias mujeres más se abalanzaron sobre mí, me agarraron, me tumbaron y me separaron las piernas. Yo gritaba. No vi el cuchillo, pero sentí que me estaban cortando. Había mucha sangre. Lloré, pero me decían ‘no hay que llorar, es una vergüenza cuando una llora, ahora eres una mujer, lo que te hemos hecho no es nada’. Empezaron a dar palmas y me vistieron con un paño blanco. No me pusieron ninguna venda, sólo algo que habían preparado con aceite de karité y hojas. Le tocaba a mi hermana menor. La oí llorar y pedirme auxilio y eso me hizo sufrir aún más.

“Me embarga un sentimiento de odio y de rabia. Me case a los 22 años. Nunca pude decir que me faltaba algo en mi cuerpo, porque no se admitía que una mujer expresara sus deseos de placer. No es una herida, sino una verdadera mutilación; una herida se cura, pero con la mutilación se pierde algo para siempre”.

Según cálculos dela OrganizaciónMundialdela Salud(OMS), más de 130 millones de mujeres han sido víctimas de mutilaciones sexuales y, anualmente, dos millones de niñas corren el riesgo de sufrir esas prácticas. Existen 28 países del África, y dentro de las comunidades de inmigrantes en Europa, Australia, Canadá y Estados Unidos, que las llevan a cabo.

La mutilación sexual femenina –conocida como excisión–, consiste en cortar la piel que recubre el extremo del clítoris o la extirpación (ablación) de este órgano y, a menudo, se amputa parte de los labios menores. Otra mutilación mucho más extrema es la de la infibulación,[i] es una excisión completada con la ablación de los labios mayores, cuyos muñones se suturan de un extremo a otro, dejando un pequeño orificio para permitir el paso de la orina, el flujo menstrual y más adelante, permitir la penetración. Esta práctica tiene graves consecuencias: hemorragia, anemia, retención de líquidos, infecciones pélvicas y desgarramientos en el parto. Se ha considerado que dicho ritual no tiene vinculación con religión en particular, tribus animistas, judíos, cristianos y musulmanes la practican, siendo esta última la más identificada con este rito considerado de transición.

En este marco, el escritor Tahar Ben Jelloun (Fez, 1944), crea una escritura donde pone en escena temas tabú que hacen emerger un lenguaje prohibido para el islam, relacionado con el cuerpo, la sexualidad, los mitos ancestrales, las leyendas magrebíes, los problemas sensibles de la sociedad contemporánea, como la situación preocupante de la mujer en el mundo árabe con respecto a la exclusión o la mutilación sexual como rito iniciático.

Ben Jelloun se nutre de la rica tradición árabe para construir historias, relatos que se dejan gobernar por los desórdenes de la memoria y la insubordinación de la imaginación, y se alejan del esquema de la novela tradicional, enlazando la tradición oral de Las mil y una noches y de los cuentacuentos de los zocos,[ii] para regalarnos espléndidas narraciones sobre amistad, identidad, violencia erótica e injusticias sociales.

Con respecto a su obra, se ha dicho que es “de una escritura compleja que dificulta toda interpretación lineal”, convirtiendo sus textos de este modo, “en una reflexión constante sobre las posibilidades de contar, extendiendo los límites de la novela”.

Ha publicado poemas, relatos, ensayos, obras teatrales y un buen número de novelas, que le han hecho obtener, entre otros, el Premio Impac de Dublín en 2004, Premio Global Tolerance de la ONUen 1998 y ser el primer escritor magrebí galardonado con el Premio Goncourt de 1987, por La noche sagrada.

Ésta, fue redactada a partir de un hecho real de la segunda mitad del siglo XX, que se confunde con las leyendas marroquíes transmitidas de boca en boca; esta característica hace que la historia del libro permanezca indecisa entre la novela y el cuento, adentrándose en el terreno de lo existente hacia lo extraño y maravilloso, con una serie de microrelatos al margen de la lógica, donde el sueño, la fabulación y el delirio, son presentados como la verdad coexistiendo en el plano terrenal.

La noche sagrada tiene sus inicios en 1985 con El niño de arena, novela también de Tahar Ben Jelloun, juntas constituyen en realidad las dos versiones de una misma historia, la de la protagonista Ahmed/Zahara, y la que miles de mujeres musulmanas viven a diario: la búsqueda de identidad, la segregación, la excisión y la infibulación.

El niño de arena es la aventura de Ahmed, la octava hija de un padre que decreta que la menor de sus hijas sería un hombre para evitar perder la herencia familiar, ya que en la tradición musulmana, sólo los hombres podían heredar. La niña es anunciada, presentada y educada como varón y, el padre organiza la vida de la pequeña minuciosamente, haciendo que ésta crezca creyendo ser un hombre llamado Ahmed, orillado a casarse con su prima para finalmente aceptar la permuta y apartar la femineidad de su cuerpo.

El relato es contado en tercera persona por un cuentista profesional en una plaza de Marrakech, alternando a la vez con ligeras intervenciones de un público atento y muy numeroso. Luego de la muerte de su padre y esposa, Ahmed inicia un excesivo viaje que le hará redescubrir, a manera de cuenta gotas, que es una mujer y no un hombre.

En la mayoría de los países musulmanes, las leyes laborales en el sector industrial o administrativo, tienen como primera víctima a la mujer trabajadora en relación con la desigualdad de sueldos, facilidades maternales o lo referente a la jubilación, mientras que en la agricultura o el trabajo doméstico, no existe ninguna ley que proteja a las trabajadoras.

En lo referente a las leyes familiares, –en cualquier país árabe– como la finalidad es proteger los beneficios de la familia como una unidad económica, le dan todo el poder a los hombres, quienes desde el punto de vista religioso, son los únicos capaces de mantener y defender esa unidad, convirtiendo a las mujeres –reitero– en sus primeras víctimas.

Ya en La noche sagrada, el propio Ahmed toma el lugar del cuentista para dar su versión de la historia, mas ya no como hombre, sino como mujer: Zahara.

Desde la primera línea sentencia: <<Lo que importa es la verdad>>, y en la segunda reafirma su identidad de mujer: <<Ahora que soy vieja dispongo de toda la serenidad para vivir>>.

Zahara nos relata que antes de fallecer su padre, él le confiesa su secreto, el porqué del simulacro, las razones sociales y culturales que lo empujaron a transformarla en un hombre. Es a partir de este punto, que los relatos magrebíes se funden en el drama de Zahara, tejiéndose con implacable fatalismo.

La ideología musulmana se hace presente en la pluma de Ben Jelloun, Zahara, como mujer, tendrá que experimentar un viaje con múltiples eventos iniciáticos, como si de un sueño hubieran salido. A los 20 años de edad, su padre la liberó del engaño, la noche en que murió él, fue una Noche Sagrada en la tradición islámica yla Nochedel Destino para ella, que es raptada como en los cuentos antiguos.

En el mismo contexto, se le presentan sus hermanas <<en un desfile en que lo grotesco supera lo ridículo. Todas llevan una bolsa de plástico>>, se hacen acompañar de navajas, cuchillos o tijeras. La golpean, la insultan, le recriminan el haber <<arruinado a toda la familia. Por tanto es preciso que pague>>. Nació mujer, pero la hicieron pasar por hombre, porque “ser mujer es una desgracia”.

En nombre de una religión, ideología y por el bienestar familiar, las mujeres llevan a cabo fielmente esta costumbre. <<Vamos a hacerte una pequeña circuncisión –le dicen–. La justicia se ha convertido en nuestra pasión. La verdad, en nuestro ideal y nuestra obsesión. El islam, en nuestro guía. Dos de sus compañeras me ataron las manos sobre la fría mesa –relata Zahara a su público–. Me desgarraron el sarual y me levantaron las piernas. La mayor me metió un trapo mojado en la boca. Puso su mano enguantada sobre mi bajo vientre, me aplastó con los dedos los labios de la vagina hasta que sobresaliera bien lo que ella llamaba “la cosa pequeña”, la roció con un líquido, sacó de una caja metálica una hoja de afeitar que mojó con alcohol y me cortó el clítoris. Aullando interiormente, me desvanecí. Un dolor atroz me despertó en plena noche… Tenía el sexo cosido>>.

Estas “ceremonias” obligan, que cada vez sea mayor el número de mujeres de corta edad, que abandonan su país de origen, para emigrar a Europa o América del Norte principalmente,[iii] sumándose a los problemas alimenticios y de trabajo existentes. Todo esto fomenta la prostitución, el odio y la denuncia constante de grupos que consideran el “totalitarismo islamista” comparable con el nazismo y el estalinismo, que desemboca en constantes choques violentos, y estos hechos todos “en nombre de Dios”.

Tahar Ben Jelloun (colaborador habitual del periódico Le Monde), es uno de los novelistas más celebres y uno de los intelectuales más leídos y comprometidos de lengua francesa en la actualidad. Su lectura, nos da la dimensión ética de un hombre que vive en un mundo dividido por el racismo y que ha hecho de puente entre dos civilizaciones.

Crucemos el puente de Occidente a Oriente, y de Oriente a Occidente.


[i] También conocida como circuncisión faraónica.

[ii] Mercados y plazas públicas de Marruecos.

[iii] Un caso significativo es el de Waris Dirie. Nació en Somalia, en una familia nómada. Ignora su edad pero podría tener 35 años. A los cinco, aproximadamente, su madre la condujo a la oscuridad del desierto y dejó que una gitana le extirpara el clítoris. Después, la cosieron con espinas de plantas y le ataron las piernas por 40 días. Su belleza le valió un millonario contrato con la marca Revlon y ser parte de las inolvidables chicas Bond. En septiembre de 1996, fue nombrada por la ONU Embajadora Especial para su campaña en contra de la mutilación femenina. De su libro La flor del desierto, Editorial Planeta, 1999.

Jorge Iván Garduño
Fotógrafo, escritor y periodista mexicano.
jorgeivangg@hotmail.com
 
Este texto fue publicado en:
Revista “Molino de Letras”, julio-agosto de 2008.