Archivo de la etiqueta: Jerusalén

Jerusalén, un conflicto milenario [OPINIÓN]

Estándar

El pasado lunes 14 de mayo del 2018, se conmemoraron 70 años de la creación del Estado de Israel. Muy por el contario de lo que significa para los israelíes, los palestinos conmemoraron, el martes que siguió a esta fecha, lo que llaman la “Naba” o “Catástrofe”, cuando cientos de miles de ellos tuvieron que dejar sus casas tras la creación del Estado judío.

Pero el 14 de mayo de este 2018 será recordado por otro hecho sumamente relevante: el traslado de la embajada de Estados Unidos de Tel Aviv a la ciudad de Jerusalén. Hay que recordar que los palestinos reclaman un Estado propio en Gaza y Cisjordania con capital en Jerusalén Oriental. Por su parte, el Departamento de Estado norteamericano insiste en que el traslado de la sede de su embajada no prejuzga los límites definitivos de la ciudad de Jerusalén. Los israelíes consideran que la Casa Blanca ha reconocido la realidad —a su favor— con el cambio de su embajada, en tanto que los palestinos afirman que Estados Unidos ha perdido su papel de mediador neutral.

Sin embargo, esta decisión, desde que se anunció, ha provocado tensiones en la región, y un rechazo casi generalizado de la comunidad internacional, por lo que, desde finales de marzo dio inicio una ola de protestas contra Israel. La apertura de la embajada norteamericana en Jerusalén ha suscitado masivas manifestaciones en el límite de la franja de Gaza con Israel, que se han saldado hasta ahora con más de un centenar de muertos y unos 10.000 heridos.

Pero a pesar de las protestas, y de la jornada más violenta desde el 2014 en la Franja de Gaza, la apertura oficial de la embajada norteamericana en Jerusalén se desarrolló a primera hora de la tarde de este 14 de mayo en la milenaria “Ciudad de Paz”, mientras proseguían las protestas en Gaza.

La delegación norteamericana que acudió al acto de inauguración estuvo integrada por Ivanka Trump, asesora e hija del presidente Donald Trump. El presidente envió un mensaje en video preparado para el evento. El esposo de Ivanka, Jared Kushner, consejero presidencial, también viajó a Medio Oriente con el secretario del tesoro, Steve Mnuchin, y el subsecretario de estado, John Sullivan. El acto fue encabezado por el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, junto con el presidente del Estado de Israel, Revén Rilan, rodeados todos por enormes pancartas donde se leía la frase: “Trump hace grande a Israel de nuevo”.

Fue así como la embajada de Estados Unidos abrió sus puertas de manera provisional en una oficina consular ya existente en un distrito periférico del sur de la ciudad. La embajada se ubica en plena Línea Verde, la tierra de nadie o zona tapón que separa la parte occidental de Jerusalén —donde Israel instaló su capital tras su nacimiento—, de la zona oriental —con mayoría de población palestina y bajo la administración jordana—, que incluye la Ciudad Vieja y los lugares santos de las tres religiones monoteístas.

Por su parte, el primer ministro palestino, Rama Hádala, condenó el traslado de la embajada de Estados Unidos en la víspera de la Naba. “La Naba representa una serie de tragedias colectivas que se plasmó en la destrucción de al menos 418 poblaciones y el desplazamiento forzoso del 70 por ciento de nuestro pueblo”, aseguró Hádala en un comunicado oficial citado por la agencia de noticias EFE.

El secretario general de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Sabe Erecta, afirmó que el traslado de la delegación diplomática desde Tel Aviv a Jerusalén, supone “un infame acto hostil contra el derecho internacional y contra el pueblo de Palestina, que coloca a Estados Unidos del lado de la potencia ocupante, Israel”.

Esta complicada situación entre árabes e israelís se presenta cada vez más como un problema sin solución. Aunque ambos lados han transigido en algo con el fin de resolver ciertos aspectos del dilema, la brecha sigue siendo profunda y amplia respecto a muchos puntos fundamentales.

Jerusalén es una ciudad única en el mundo, al igual que el Estado de Israel. Pensemos esto por un momento: cada país tiene el derecho de elegir su propia capital. Sin embargo, ese derecho político básico aplica a todas las naciones sobre la tierra, excepto a una: Israel. Los otros 192 miembros de la ONU eligen sus capitales, y nadie interfiere en esa decisión, pero no en el caso de Israel. Israel encuentra en la posición única de tener su auto declarada capital en Jerusalén, mientras las otras naciones insisten con Tel Aviv como capital del Estado judío. Ahí emplazan sus embajadas y residencias con el fin de tratar de mantener la frágil y débil paz en la ciudad y en la región.

Pero el Estado moderno de Israel reclama a la ciudad de Jerusalén como su capital porque esta ciudad fue la capital de la antigua nación de Israel, bajo el rey David (según lo mencionado en la Biblia en 2 Samuel 5:5; 1 Crónicas 15:1-3). Y así como Estados Unidos ha reconocido oficialmente a Jerusalén como la capital de Israel, otras naciones como Guatemala y Paraguay, han decidido, o están considerando, hacer lo propio y trasladar sus embajadas a la “Ciudad de Paz”.

Conforme los acontecimientos continúan su curso natural, Jerusalén tomará un papel protagónico cada vez mayor en la escena mundial, convirtiéndose en el núcleo de una lucha a muerte por el dominio de la región, siendo esta ciudad pieza clave para el futuro de la humanidad.

Así se trastorna el frágil equilibrio de paz que existe en Jerusalén. Al ver lo que sucede con la decisión del presidente Donald Trump respecto a la embajada de su país en Israel, vemos ante nuestros ojos cómo la línea delgada que nos separa del estallido de un conflicto de proporciones épicas se desdibuja y la tensión aumenta.

Anuncios

Games of Trump [Opinión]

Estándar

TEXTO PUBLICADO EL 9 DE DICIEMBRE DE 2017

“Jerusalén es el corazón de una de las más exitosas democracias del mundo, un lugar donde judíos, musulmanes y cristianos pueden vivir según sus creencias. En 1995, el Congreso [de EU] aprobó por abrumadora mayoría reubicar ahí la Embajada, y desde entonces todos los presidentes han aplazado la decisión por miedo a afectar las negociaciones de paz, pero décadas después no estamos más cerca del acuerdo. Este es un paso largamente postergado que permitirá avanzar en el proceso y trabajar en la consecución del pacto. […] Estamos aceptando lo obvio. Israel es una nación soberana y Jerusalén es la sede de su Gobierno, Parlamento y Tribunal Supremo”, así justificó Donald Trump su decisión de reconocer Jerusalén como capital de Israel.

El neoyorkino e inquilino de la Casa Blanca se ha desmarcado de sus antecesores, y de muchos gobernantes en el mundo, ya que si algo está caracterizando su gobierno es que Trump está empeñado en cumplir sus promesas de campaña, algo inusual en los políticos y mandatarios, y fiel a su estilo de prescindir de toda prudencia, y en un gesto de buena voluntad hacia sus votantes más radicales, realiza un anuncio en un momento en que el Medio Oriente es un auténtico barril de pólvora teniendo como marco la guerra de Siria, que está provocando migraciones humanas extremas y movimientos de refugiados, así como tensiones entre sunitas y chiitas, además de un acentuado terrorismo islamista día con día, aunado a los habituales conflictos en Cisjordania y Gaza.

Sin escuchar las quejas y súplicas de líderes políticos y religiosos de todo el mundo, incluida la del Papa Francisco, Donald Trump provoca así abiertamente a la comunidad palestina y, por extensión, a toda la comunidad árabe del Oriente Medio, la zona más convulsa del planeta, por lo que su provocación está marcada por la arbitrariedad y un alto grado de irresponsabilidad, habida cuenta de que el traslado de la Embajada, como señala el propio mandatario norteamericano, “tardará años” en concretarse.

Ningún presidente de los Estados Unidos había decidido trasladar la Embajada norteamericana de Tel Aviv a Jerusalén (como acordó por unanimidad el Congreso estadounidense en 1995), por las tensiones que causaría reconocer esta ciudad como capital de Israel, cuando alberga lugares sagrados no solo del judaísmo, sino también del islam y de distintas ramas del cristianismo. Y porque los palestinos aún reivindican su parte oriental como capital del Estado Palestino que reclaman, pese a que fuera ocupada en 1967, en la Guerra de los Seis Días. La comunidad internacional nunca asumió la soberanía israelí de ese territorio, aunque Rusia reconoció en enero pasado la capitalidad israelí de Jerusalén.

Es así como, Donald Trump ha vuelto a avivar las tensiones en Medio Oriente, y coloca contra la pared a los palestinos, lo que se interpreta como un espaldarazo al mundo árabe y al mismo proceso de paz duradero entre israelís y palestinos que por décadas se ha buscado, lo que sitúa a Estados Unidos en una posición riesgosa, ya sea que se concrete, o no, el traslado de su embajada a Jerusalén.

Es cuestión de tiempo para: 1) Recoger los escombros de una ciudad milenaria que por décadas ha sido testigo del esfuerzo humano por consolidar el Estado de Israel en Palestina a golpe de contiendas y guerras y; 2) Observar la decadencia, hasta ahora impensable, de la nación más poderosa que en aras de buscar “ser grande nuevamente”, se ha cegado por la soberbia de sus líderes ensoberbeciéndose al grado que, sin quererlo ni saberlo, podría acelerar una alianza árabe, hasta hoy día improbable ―según los expertos―, propiciando un eje de contrapeso en Medio Oriente sin precedentes para Europa, Estados Unidos y las renovadas Rusia y China.

Tiempo al tiempo.

Un Medio Oriente inestable amenaza al mundo [Opinión]

Estándar

TEXTO PUBLICADO EL 25 DE NOVIEMBRE DE 2017

En el mundo árabe actual, primeramente hay que entender que hay dos grandes rivales: el líder del islam sunita, que es Arabia Saudita, y el líder del islam chiita, que es Irán, estos dos rivales, no son sólo rivales religiosos, sino son rivales geopolíticos, que se encuentran viviendo una especie de “Guerra fría” entre ellos, y su enfrentamiento indirecto tan profundo, se ha manifestado recientemente en eventos como la guerra civil en Siria, en Yemen, o bien Líbano.

Con la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, su evidente simpatía por Arabia Saudita (que dejó manifiesta en su última visita a Oriente Medio), y tras tensos acontecimientos desde inicios de noviembre, la escalada de tensión entre Arabia Saudí e Irán ha sido la constante en Oriente Medio, lo que supone un gravísimo riesgo para la estabilidad de la región, y para el mundo entero. El cruce de acusaciones entre Riad y Teherán debe cesar cuanto antes y las grandes potencias aliadas de ambos países deben ejercer la presión necesaria para rebajar una temperatura que se ha disparado peligrosamente a lo largo de las últimas semanas.

En un mundo todavía dependiente del petróleo, Arabia Saudí desempeña un papel crucial al momento de sentar las bases para la estabilidad económica, de lo cual, Riad se ha aprovechado, hasta cierto punto, durante décadas, sin embargo, la inmutabilidad del régimen ha saltado por los aires tras la purga ordenada por el príncipe saudí, y nuevo hombre fuerte del país, Mohamed bin Salmán, que ha ejecutado las órdenes de aprehensión de once príncipes, cuatro ministros en activo y decenas de antiguos ministros, todos ellos acusados de corrupción.

Por otra parte, el aliado iraní, Líbano, salta a escena nuevamente, ya que su primer ministro, Saad Hariri, en vez de comparecer ante su Parlamento, voló a Riad para anunciar su dimisión a través de un vídeo en el que confesaba temer por su vida. Acto seguido, Hezbolá, la milicia proiraní libanesa considerada grupo terrorista por EEUU y la UE —que cuenta con varios miles de militantes armados y ha protagonizado una guerra contra Israel—, acusó a Arabia Saudí de forzar la dimisión del primer ministro libanés.

La respuesta saudí ha sido fulminante: considerará cualquier acción de Hezbolá contra sus intereses como una declaración de guerra de Líbano. Este grupo libanés combate en Siria contra el Estado Islámico junto al Ejército de Asad y miembros de la Guardia Revolucionaria iraní. La victoria de estas fuerzas crearía un corredor chií desde Irán hasta el Mediterráneo, algo que el Gobierno de Jerusalén —empeñado en evitar que Hezbolá reciba de Teherán armas y misiles con los que atacar a Israel— no está dispuesto a permitir, lo que aproxima a israelíes y saudíes, que también recelan del programa nuclear iraní y de la influencia de Teherán en la región.

Si hay una región del mundo en la que las tensiones pueden llevar a conflictos de consecuencias funestas, esa es Medio Oriente. Estados Unidos —principal aliado de Arabia Saudita e Israel— y Rusia —aliado de Irán y Siria—, podrían actuar para rebajar la tensión, aunque bien la injerencia de estas naciones podría desatar más tensión en la región, y la mediación europea está a la puerta, lo que suma más actores en un posible conflicto.

En suma, a cada minuto se va tornando el Medio Oriente más inestable, y la amenaza al mundo, como una posible realidad.

“Aparta de mí este cáliz”, un mundo desgarrado surgido de la ensoñación

Estándar

Escrita con ironía y blasfemia, como en su momento lo harían José Saramago o Nikos Kazantzakis con obras en las que la figura de Jesús formó parte de ellas, Aparta de mí este cáliz (Tusquets Editores) del escritor mexicano Luis Humberto Crosthwaite (Tijuana, 1962), es una apuesta interesante y muy reveladora.

Crosthwaite

Un ex convicto se encuentra inmerso en sus pensamientos y ensoñaciones donde él interpreta el papel de un tal “Jesús” que ha llegado para expiar los pecados de la humanidad, o por lo menos de uno que otro conocido, y con sobrada imaginación reconstruye una historia de hace casi dos milenios insertada en nuestra época.

Un sueño donde el entorno del protagonista y narrador, transforma su ambiente en una Jerusalén moderna rosando similitudes con la ciudad bíblica compartiendo la convulsión social y en la que él, como el nuevo Mesías, deberá pensar y vivir una vida diametralmente diferente a la que lo llevó a cometer ilícitos.

Sin embargo, a diferencia del verdadero Mesías, el protagonista de Aparta de mí este cáliz, se enamora perdidamente de una mujer por quien siente un arrebatado amor que lo ha incursionado en los peligrosos terrenos del corazón que cautiva y atrapa.

Escenas divertidas, humanas y excesivamente carnales donde las enseñanzas de la iglesia católica no aparecen por ninguna parte, brotando en su lugar una serie de personajes dantescos e hilarantes donde el protagonista pretende imponer la paz en la vida de sus seguidores y discípulos al tiempo que hace lo posible para evitar morir en la cruz.

Con un lenguaje desenfadado, Crosthwaite nos ofrece una literatura directa, sin prejuicios y siempre abordando temas escabrosos, permeando consiente e inconscientemente la violencia que se vive en el norte de nuestro país, recreando pasajes tormentosos.

Luis Humberto Crosthwaite es un escritor creador de un mundo en el que sus habitantes buscan la figura de un “Salvador” que los libre de la muerte, el terror y el fatalismo mexicano.

Aparta de mí este cáliz, es un libro simbólico en su totalidad, donde su protagonista busca la redención propia en un mundo desgarrado del que ha sido vomitado, y así, en un estado de letargo y ensoñación, peregrina para alcanzar el perdón a pesar de toda su humanidad.

Jorge Iván Garduño
@plumavertical

Este texto ha sido publicado en:

http://efektonoticias.com/cultura/aparta-de-mi-este-caliz-un-mundo-desgarrado-surgido-de-la-ensonacion