Archivo de la etiqueta: John Barth

“El plantador de tabaco”, un canto a la adversidad humana

Estándar

Este año la editorial Sexto Piso ha publicado una novela cautivadora que representa en su totalidad un homenaje a la literatura misma, me refiero a El plantador de tabaco, del escritor norteamericano John Simmons Barth (Cambridge, Maryland, 27 de mayo de 1930), y que está ambientada en su natal Maryland.

el-plantador-de-tabaco

La novela cuenta la historia de Ebenezer Cooke (basada en la historia de un poeta del mismo nombre), es un ilustre hombre que ha heredado una plantación de tabaco en la inhóspita tierra de Maryland de finales del siglo XVII, a la que deberá de trasladarse y hacer frente a las múltiples adversidades que dicha empresa le presenta.

Ingenuo de corazón, Ebenezer hace gala de su humor para escapar de la realidad muy al estilo de Don Quijote de la Mancha, y pone en práctica el curioso principio pedagógico de que para aprender algo lo mejor es enseñarlo, y es aquí donde comienza a desdibujarse el quijotesco heredero de tabaco.

Ebenezer Cooke sufre, un buen día, la inspiración poética que le causa una musa, y está decidido a convertirse en un gran poeta autor del primer poema épico sobre Maryland, por lo que se armará de cuaderno y lápiz junto a su tutor y ahora criado, Burlingame, quien hace un papel al estilo Sancho Panza.

En El plantador de tabaco, John Barth incorpora un fino análisis psicológico en la personalidad de sus personajes, aportando extraordinarios matices de una finura poco conocida en autores norteamericanos, detalles y situaciones que detallan una realidad insignificante en apariencia, pero que al verla de cerca gana riqueza y profundidad a través de su pluma.

El plantador de tabaco, obra excelsa y laberíntica, saturada de bellas emociones que alcanzan el borde de la consternación, un juego de máscaras finamente trazado desde las primeras líneas, que sólo nos demuestran que fueron escritas con una maestría e imaginación tan ciertas que llegan a lo profundo del corazón.

Convergen tantos elementos en esta aventura que dan pie a que el argumento y desarrollo de la historia confluyan frente a nuestros ojos, que los personajes cobren vida y compartamos sus emociones, y todo esto únicamente en una hermosa obra de arte escrita que alcanza la categoría de clásico contemporáneo.

John Barth, un escritor de novelas y relatos breves quien publico su primera obra, La ópera flotante, en 1956), que ha sido considerada como un texto influenciado por el existencialismo francés de Jean Paul Sartre y Albert Camus, y está narrada en primera persona por su protagonista, Todd Andrews, un abogado de Maryland que rememora en 1954 los acontecimientos que le llevaron, un día de junio de 1937, a tomar la decisión de suicidarse. La obra fue nominada para el National Book Award.

El plantador de tabaco, una novela que significa uno de los máximos intentos del ser humano por hurgar en los pensamientos y en las acciones del hombre en un ambiente colonizador, y que quizá Barth lo logra de manera inteligente y estoica, que junto con Cándido y el complejo mundo de El Quijote de la Mancha, recrean una trilogía total de la historia humana.

En definitiva, es la obra de Barth resulta ser para quienes les interese la literatura sagaz, inteligente y llena de meandros vivaces, ya que es un apetitoso territorio a la vista para los lectores más inquietos, ya que su fascinante universo literario esconde grandes destellos de lucidez y atracción de nuestro entorno.

Jorge Iván Garduño
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en:
 
http://efektonoticias.com/cultura/el-plantador-de-tabaco-un-canto-la-adversidad-humana-literatura
 
Anuncios