Archivo de la etiqueta: Jorge Iván

… hope …

Estándar

Agacha la mirada, como mirando al suelo, aunque ese suelo jaspeado es lo que menos le interesa.
Nuestros corazones laten…, los de ellos no.
La noticia lapidó nuestra alma, sentenció nuestra ilusión. Me cuesta trabajo respirar, observo su cuerpo, y pierdo la nitidez de su endeble figura.
Nuestras lágrimas se abrazan al ritmo de un calderón, así, inertes, sosteniendo la respiración.
Nuestra habitación convertida en un aleph de tristes emociones, y solos aquí, rogando por ese milagro que niegue lo que los doctores han confirmado.
Le abrazo sin saber qué decir o cómo sacar este dolor. Mi familia nunca me enseñó. Tal vez por eso es que prefiero escribir, formar palabras para crear frases que construyan fantásticas o lamentables ideas y así ocultarme tras ellas, o simplemente retratar las líneas, luces y sombras que observa mi corazón en cada paisaje y perpetuarlos en una imagen que disimule mi dolor.
Te amo, “te amo como ama el enfermo la vida misma”, ¿recuerdas? Nunca he tenido buena memoria, lo sabes. Tú y yo, tomados de la mano. Confiamos. Nos levantamos. Andamos. Peregrinamos. Caemos. Lloramos. Nos levantamos.
Detrás de estas paredes las personas ríen, caminan, gritan, compran, venden, juegan, ¡qué rabia, qué envidia!, pero tú y yo estamos suspendidos en el tiempo, intentando despertar de un pésimo sueño que amenaza en convertirse en temible jaqueca.
─…
─…
Nada. Sólo lágrimas. Pero convencido de que Dios nos abraza.
─ Pero no deja de doler.
Asiento con lo poco que me queda de cabeza, me va a estallar.
Toma una botella con agua, yo un trozo de papel, le seco el rostro, bebe un trago de líquido transparente, me comparte un poco, sólo para humedecerme los labios, me sabe a rayos, me imagino lamiendo una piedra de sal.
Será una noche larga, una más terrible que la de anoche, tal vez, pido que no, por ella.
Observo de reojo la ventana, un sol impotente menguando sobre el horizonte nos observa.

Hope

Anuncios