Archivo de la etiqueta: Jóvenes

La mutilación ideológica de la sociedad [Opinión]

Estándar

Uno de los activos más valiosos de un país para enfrentar los retos que la globalización, la competitividad y el desarrollo económico le plantean son: la juventud y la educación que reciben, por esto mismo es de gran importancia la atención escolar hacia este sector, que debe ser complementaria al proyecto de vida que la juventud mexicana tiene en este siglo.

grupo-estudiantes568

No obstante, cada año el sector juvenil sufre de una ausencia ideológica o de proyecto de vida, y esto, dicho por los expertos, pone a México en una situación difícil dentro del escenario globalizado, ya que los requerimientos nacionales van de la mano con el sentir y el quehacer de los jóvenes, y mucho más de los jóvenes universitarios.

La educación, en cualquiera de sus niveles, constituye una formación indispensable para el mundo laboral de hoy en día, ya que permite acceder a puestos que implican mayor dominio de competencias profesionales y, por consiguiente, mayor responsabilidad y remuneración económica, además de mejorar la calidad de vida de la comunidad.

Sin embargo, no basta con tener una formación educativa, e incluso en algunos casos no es forzosamente necesario acceder a la educación y la cultura; hay que complementarlo con algo más denominado proyecto de vida, que desde corta edad la persona debería tener en mente.

En México, durante 2009 la matrícula de la educación superior fue de 2 millones 705 mil 200 alumnos, y se estimó que esta cifra seguiría en aumento durante los siguientes 10 años. Por otro lado, la falta de oportunidades laborales seguirá creciendo paulatinamente, mientras que una gran mayoría de los jóvenes universitarios siguen sin orientar y asentar su preparación, misma que debe redituar en su plan de vida profesional.

La Secretaría de Educación Pública (SEP) destinó este año más de 90 mil mdp a la educación superior, pero este esfuerzo no será suficiente para combatir el rezago educativo y a la vez acceder al desarrollo nacional mientras no existan programas de fondo que permitan que los jóvenes adquieran un proyecto ideológico desde la educación básica, al cual se le dé seguimiento y se fortalezca durante el avance de la formación educativa; complementándose con las fortalezas que la familia otorgue al individuo.

En este marco, durante el 2010 surgió un adjetivo conceptual para denominar un fenómeno social que fue creciendo de manera ramplona entre los diversos estratos de la sociedad mexicana: Ninis, jóvenes que ni estudian ni trabajan y quienes surgen en un contexto de nulas oportunidades, donde la carencia de coyunturas escolares y laborales en el país crean una especie de cuello de botella desmesurado, que da como resultado estos grupos.

Pero el título cuasi peyorativo que se le ha otorgado a este sector, no se justificaría sin la aceptación ontológica de los jóvenes, que en un contexto ausente de propósito sirve para definir de forma mutilada a la juventud que sólo requiere de la visión gubernamental traducida en programas que le brinden oportunidades educativas y posteriormente profesionales.

Mientras sigan existiendo estos huecos en los proyectos de vida de las nuevas generaciones, no será posible contender ni mucho menos acortar las distancias para competir en el desarrollo nacional y sobresalir en el plano mundial al lado de los países más desarrollados.

Fortalecer la educación y aumentar la oferta profesional es la mejor inversión que un país puede hacer; todo inicia desde la concepción que el joven hace en su mente.

La pregunta es: ¿estamos dispuestos a impulsar el liderazgo, así como a valorar y hacer valer las ideas de nuestros jóvenes?

Jorge Iván Garduño

@plumavertical

Este texto fue publicado el 21 de junio de 2014 en el sitio LA SILLA ROTA:

http://lasillarota.com/la-mutilacion-ideologica-de-la-sociedad/Jorge-Ivn-Garduo#.VRAsNtKG9I4

Anuncios

“Eleanor & Park”

Estándar

A Eleanor y Park son los suficientemente inteligentes para saber que el primer amor nunca es para siempre, pero lo suficientemente valientes y desesperados para intentarlo.

9786071128645

Sí, así es, del primer amor y las vicisitudes que se viven en la adolescencia y juventud es de lo que nos habla esta cautivadora novela Eleanor & Park (Alfaguara), pero de tal manera aborda dicho tema, que en su interior a nadie dejará indiferente con las escenas y vivencias de los personajes, ya que a más de uno le recordarán sus propias experiencias.

Eleanor & Park es un libro sobre el amor, como ya hemos dicho, pero además seremos cómplices de dos jóvenes que experimentan nuevas motivaciones y que a la vez perciben un mundo mucho más diferente del que el resto de los mortales.

Es un libro con el que se ríe, se sufre, se llora, porque así es la adolescencia. Pero que además te invita a reflexionar más sobre la vida presente que sobre la pasada, por lo que los malos momentos terminan siendo eso, sólo momentos pasajeros que al final son parte de la vida.

La historia es interesante, pero el gran acierto de Rainbow Rowell, dotando a su obra de una narración ágil e ingeniosa, llena de pulso, intensidad y complejos sentimientos.

Rowell demuestra su agudeza como autor, y demuestra cómo la fuerza de la literatura puede catapultar con la magia de la escritura, el sentimiento de sienten dos adolescentes en una mágica historia que explorará la ‘maravillosa tragedia’ del primer amor, que podría, tal vez, perdurar por toda la vida, y romper así la idea de que el primer amor nunca perdura.

“—Bono conoció a la que sería su mujer en la prepa —dijo Park.

—Si, y también Jerry Lee Lewis —contestó Eleanor.

—No estoy bromeando.

—Pues deberías. Tenemos 16 años —dijo ella.

—¿Y qué pasa con Romeo y Julieta?

—Superficiales, confundidos y, posteriormente, muertos.

—Te quiero, y no estoy bromeando —le dijo Park,

—Pues deberías.”

Jorge Iván Garduño
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en:

http://efektonoticias.com/cultura/eleanor-park-literatura

 

Del vórtice existencial a un proyecto de vida [Opinión]

Estándar

Uno de los activos más valiosos de un país para enfrentar los retos que la globalización, la competitividad y el desarrollo económico le plantean son: la juventud y la educación que reciben, por esto mismo es de gran importancia la atención escolar hacia este sector, que debe ser complementaria al proyecto de vida que la juventud mexicana tiene en este siglo.

No obstante, cada año el sector juvenil sufre de una ausencia ideológica o de proyecto de vida, y esto, dicho por los expertos, pone a México en una situación difícil dentro del escenario globalizado, ya que los requerimientos nacionales van de la mano con el sentir y el quehacer de los jóvenes, y mucho más de los jóvenes universitarios.

La educación, en cualquiera de sus niveles, constituye una formación indispensable para el mundo laboral de hoy en día, ya que permite acceder a puestos que implican mayor dominio de competencias profesionales y, por consiguiente, mayor responsabilidad y remuneración económica, además de mejorar la calidad de vida de la comunidad.

Sin embargo, no basta con tener una formación educativa, e incluso en algunos casos no es forzosamente necesario acceder a la educación y la cultura; hay que complementarlo con algo más denominado proyecto de vida, que desde corta edad la persona debería tener en mente.

En México, durante 2009 la matrícula de la educación superior fue de 2 millones 705 mil 200 alumnos, y se estimó que esta cifra seguiría en aumento durante los siguientes 10 años. Por otro lado, la falta de oportunidades laborales seguirá creciendo paulatinamente, mientras que una gran mayoría de los jóvenes universitarios siguen sin orientar y asentar su preparación, misma que debe redituar en su plan de vida profesional.

La Secretaría de Educación Pública (SEP) destinó este año más de 90 mil mdp a la educación superior, pero este esfuerzo no será suficiente para combatir el rezago educativo y a la vez acceder al desarrollo nacional mientras no existan programas de fondo que permitan que los jóvenes adquieran un proyecto ideológico desde la educación básica, al cual se le dé seguimiento y se fortalezca durante el avance de la formación educativa; complementándose con las fortalezas que la familia otorgue al individuo.

En este marco, durante el 2010 surgió un adjetivo conceptual para denominar un fenómeno social que fue creciendo de manera ramplona entre los diversos estratos de la sociedad mexicana: Ninis, jóvenes que ni estudian ni trabajan y quienes surgen en un contexto de nulas oportunidades, donde la carencia de coyunturas escolares y laborales en el país crean una especie de cuello de botella desmesurado, que da como resultado estos grupos.

Pero el título cuasi peyorativo que se le ha otorgado a este sector, no se justificaría sin la aceptación ontológica de los jóvenes, que en un contexto ausente de propósito sirve para definir de forma mutilada a la juventud que sólo requiere de la visión gubernamental traducida en programas que le brinden oportunidades educativas y posteriormente profesionales.

Mientras sigan existiendo estos huecos en los proyectos de vida de las nuevas generaciones, no será posible contender ni mucho menos acortar las distancias para competir en el desarrollo nacional y sobresalir en el plano mundial al lado de los países más desarrollados.

Fortalecer la educación y aumentar la oferta profesional es la mejor inversión que un país puede hacer; todo inicia desde la concepción que el joven hace en su mente.

La pregunta es: ¿estamos dispuestos a impulsar el liderazgo, así como a valorar y hacer valer las ideas de nuestros jóvenes?

Jorge Iván Garduño
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en:
 
http://efektonoticias.com/opinion/del-vortice-existencial-un-proyecto-de-vida
 
 

“Después del fin del mundo”, un crudo testimonio que hay que tomar en serio

Estándar

Un grupo de jóvenes, encabezados por Santiago, realizan un viaje a la capital de Jalisco, Guadalajara, y en medio de la música y la violencia, pronto se ven inmersos en un ambiente sórdido que asecha con engullirlos, lo que cambiaría radicalmente sus vidas.

9786073117098

Esto es lo que nos cuenta Después del fin del mundo (Editorial Montena) un magistral libro escrito por Eduardo Robles, también conocido como el Tío Patota, quien es autor de más de 60 libros de cuentos para niños, distinguido a nivel internacional en la lista de honor del Premio Hans Christian Andersen por su extensa obra literaria, asimismo fue fundador de la Asociación Nacional de Narradores de Cuentos, prolífico conferencista orientado en las relaciones entre padres e hijos y la incomunicación.

Después del fin del mundo es un relato lúcido que habla sobre las tentaciones de los bares o antros, la circulación y agravamiento del problema de la droga, la sexualidad libertina y los cómos este grupo de jóvenes son atraídos y encerrados en las garras de la violencia e incomprensión empujándolos al abismo entre la vida y la muerte.

Basada en hechos reales, Después del fin del mundo se alimenta de la vida misma y sirve de luz para padres e hijos que habitan en la vorágine social que sucede en todas direcciones.

Un crudo testimonio dirigido a todas aquellas personas que dicen: “eso a mí, ni a mi casa, jamás va a ocurrir”.

Un testimonio que debemos tomar muy en serio y compartirlo con nuestros seres amados.

Jorge Iván Garduño
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en:
 
http://efektonoticias.com/cultura/despues-del-fin-del-mundo-un-crudo-testimonio-que-hay-que-tomar-en-serio
 

Cumbres borrascosas, el grito de libertad de Brontë

Estándar

De constitución enfermiza, pequeña y frágil, Emily Brontë (1818-1848), la más célebre de seis hermanos cuya existencia fue efímera, turbulenta y de una naturaleza prodigiosa, quienes se enfrentaron a adversidades físicas, familiares y sociales, las cuales desencadenaron el talento literario en la pequeña Emily, derivando en una imaginación conmovedora con la que relataría las más tumultuosas pasiones.

Vivió y creció al norte de Inglaterra, en la región de Yorkshire, en plena época victoriana, donde la mujer no tenía ningún valor y como máxima ambición intelectual sólo podía aspirar a ser institutriz, situación que era demasiado ofensiva y represiva para un espíritu tan libre como el de esta mujer que se crió en una zona rodeada de bosques, montañas y hermosos paisajes, alejados del bullicio humano.

Su vida familiar transcurrió en una azarosa existencia, plagada de limitaciones, autoritarismos, excentricidades y tratos precarios que terminaron en el lapso de un año con la vida de dos de las hermanas de Brontë –Maria y Elizabeth–, debido a que cayeron enfermas de tuberculosis, circunstancias que orillaron al reverendo Brontë a sacar del colegio Lowood a sus hijas Charlotte y a Emily, lugar donde se encontraban internadas.

Los cuatro hermanos vivieron en Haworth, donde su padre los mantenía estrictamente restringidos; sin embargo, los jóvenes pronto encontraron una válvula de escape que les aliviara de las penurias que sufrían día con día: Las crónicas de Angria y Gondal, un relato donde nos describen estos dos reinos que su imaginación utilizó como refugio de las miserias a las que eran sometidos.

El reino imaginario de Angria era propiedad de Charlotte y Branwell, y el de Gondal era el de Emily y Anne, quienes vertiendo la tinta de su imaginación conformaron una serie de libros que a su vez influiría significativamente en la prosa de Brontë; por cierto, de Angria se conservan un centenar de escritos a mano, pero de Gondal ninguno, a excepción de algunos poemas de Emily.

Sus hermanas la apodaban “El Mayor”, debido al carácter desabrido y la personalidad de sufrimiento que alcanzaba toques de misticismo; pero esa personalidad callada verbalizó todo lo que no alcanzó a vivir en su novela única, que a la postre se convertiría en una obra inmortal.

Catherine y Heathcliff, protagonizan un amor tan inagotable como lleno de brutalidad, un libro sin precedentes, con un lenguaje salvaje y grosero –tal vez-, inusual en una mujer del siglo XIX, es por eso que es catalogada de haber poseído un estilo ferozmente masculino.

Quizá su escritura tiene rastros de los excesos de su hermano Branwell, que adicto al opio y alcoholizado fue arrastrando a toda su familia al deterioro y la autodestrucción hasta que murió en 1848, víctima del alcohol, dando pie a que Emily entrara en un shock en el cual se negaría a comer y a recibir ayuda médica, situación que sólo en tres meses terminó con su vida.

Cumbres borrascosas, una novela laberíntica, llena de emociones que alcanzan el borde de la consternación, un juego de máscaras finamente trazado desde las primeras líneas, que sólo nos demuestran que fueron escritas con una maestría e imaginación tan verdaderas que llegan a lo profundo del corazón.

Tantos elementos convergen en esta aventura que dan pie a que el argumento y desarrollo de la historia confluyan frente a nuestros ojos, que los personajes cobren vida y compartamos sus emociones, y todo esto únicamente en una hermosa obra de arte escrita por una mujer que alcanzó su libertad.

____________________

Jorge Iván Garduño
Fotógrafo, escritor y periodista mexicano.
jorgeivangg@hotmail.com
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en:
 
http://efektonoticias.com/cultura/cumbres-borrascosas-el-grito-de-libertad-de-bronte