Archivo de la etiqueta: Literatura infantil

Las aventuras de “Bat Pat”

Estándar

El fomento de la literatura es clave para un adecuado desarrollo del ser humano, por ello propiciarlo desde la niñez es fundamental, y qué mejor que realizarlo con historias que involucran la imaginación y a un gran personaje como es “Bat Pat” (Montena).

Este increíble personaje es un murciélago, detective, escritor y el insólito inquilino de la familia Silver, quien además nos cuenta magníficas historias que nos pondrán los pelos de punta.

sdsd45d4fdgfh

En Los zombis atléticos (Montena) Leo, uno de los jóvenes con los que Bat Pat vive, tendrá que hacer deporte después de clase para ponerse en forma, pero lo que nadie le dijo es que, en los entrenamientos habrá unos amiguitos de los más horripilantes.

Para Bat Pat no ha nada peor que el agua, y es que con sólo acercarse a la ducha se le erizan los pelos, y al pensar en el mar… ¡le tiemblan las alas! Por eso, cuando la familia Silver decide ir de vacaciones a la playa, a nuestro personaje alado no le será muy grato. Esta aventura no la cuenta en:   La isla de las sirenas (Montena)

Buenas aventuras para que los pequeños se sumerjan en el mundo de la lectura, y que mejor que lo hagan en estas vacaciones.

Jorge Iván Garduño
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en: 
 
http://efektonoticias.com/cultura/las-aventuras-de-bat-pat
 
Anuncios

Diario de Charlie Small

Estándar

Desde que el hombre es hombre siempre ha sentido una delirante fascinación por la exploración de nuestro mundo, el aventurarse a recorrer y explorar el mundo ya sea en caravanas o solos, el ser humano tiene el deseo intrínseco por hallar nuevos lugares fascinantes de nuestro planeta.

Los hallazgos a lo largo de nuestra historia, han inspirado fascinantes historias, relatos, leyendas y mitos que algunos de ellos provienen de las civilizaciones más antiguas, desde las primeras civilizaciones originarias de Medio Oriente y hasta el África, alcanzando las remotas culturas de Oceanía, traspasando las corrientes del Mediterráneo hasta llegar al Nuevo Mundo, incontables narraciones se han transmitido de una generación a otra vertiendo fábulas sobre animales deslumbrantes y nuevas civilizaciones que han encantado la imaginación de chicos y grandes.

laspiratasdelaislaperfida

En este marco, Editorial Pirueta lanza a la venta las inauditas, asombrosas, increíbles, pero auténticas aventuras de Charlie Small, quien a pesar de tener 400 años de edad, nunca ha crecido.

Él es un carismática y aventurero personaje que a la edad de 8 años se fue de excursión y se extravió, por lo que aún está intentando hallar el camino de regreso a su casa, pero en ese intento ha viajado al fin del mundo, al centro de la Tierra, luchado con cocodrilos gigantes, enfrentado a enormes simios, y conocido criaturas indescriptibles.

Y estas maravillosas aventuras se en encuentran relatadas en sus libros que Pirueta publica como Diario de Charlie Small, y dos de estos diarios son: La ciudad de los gorilas y Las piratas de la Isla Perfidia.

diario-de-charlie-small-la-ciudad-de-los-gorilas

La ciudad de los gorilas es un fabuloso diario en el que sabrás cómo Charlie luchó y venció a un voraz cocodrilo de río, además de aprender a pronunciar algunas palabras en idioma gorila, y nos da una recomendación por si en alguno d  nuestros viajes nos topamos con una hiena que cree que somos su aperitivo.

Las piratas de la Isla Perfidia es su segundo diario, en el que nos cuenta sobre la convivencia que tuvo con una banda de piratas perversas, asimismo aprenderemos el por qué es mala idea que nos cuelguen del pescuezo, y además aprenderemos a liberarnos de las fauces de la babosa marina.

En fin, los diarios de Charlie Small están llenos de aventuras, magia, diversión y proporcionan una fuente inagotable de imaginación para chicos y grandes.

Jorge Iván Garduño
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en: 
 
http://efektonoticias.com/cultura/diario-de-charlie-small-literatura
 

“Jim Botón”, la obra fantástica de Michael Ende

Estándar

Jim Botón es un carismático personaje protagonista de una novela de Michael Ende que originalmente fue publicada en dos volúmenes por razones editoriales ya que se considera excesiva su extensión: Jim Botón y Lucas el maquinista (1960) y Jim Botón y los trece salvajes (1962).

portada-como-llego-jim-boton-lummerland

En la actualidad, Alfaguara ha publicado una serie de libros con un alto grado de calidad editorial, en los que con ilustraciones adornan la obra de Ende.

Jim Botón, fue galardonado en su momento (1960) con el Premio Nacional de Literatura Alemana (Deutscher Bücherpreis), lo que le significó el inicio de la exitosa carrera de Michael Ende, autor de La historia interminable, que fue llevada a la pantalla grande con el nombre de La historia sin fin en dos entregas, así como de Momo, ambas con un éxito impresionante alrededor del mundo.

portada-serie-jim-boton-lucas-maquinista

Jim Botón fue llevado luego a la televisión en formato de teatro de títeres, a cargo de la Augsburger Puppenkiste, y tanto la obra escrita como la visual se han convertido en un auténtico clásico de la literatura infantil de Alemania.

Jim Botón narra las vicisitudes que atraviesa un pequeño niño de color que es enviado en un paquete de correo a una pequeña isla, en la que los amorosos habitantes le ayudaran a vivir grandes aventuras, como Lucas, el maquinista.

portada-jim-boton-lucas-maquinista-se-van-excursion

Esta maravillosa obra es ahora publicada por la editorial Alfaguara, en mágicos libros que harán la delicia de chivos y grandes: Cómo llegó Jim Botón a Lummerland; Jim Botón y el medio dragón Nepomuceno; Jim Botón y Lucas, el maquinista, siempre juntos, en las buenas y en las malas; Jim Botón y Lucas el maquinista se van de excursión.

portada-jim-boton-medio-dragon-nepomuceno

Ilustrado artísticamente por Mathias Weber, Jim Botón es un una fantástica obra que está lejos de perder vigencia, muy por el contrario, representa una excelente oportunidad para conocer a uno de los personajes más entrañables que los niños y jóvenes pueden conocer dentro de la literatura infantil.

Jorge Iván Garduño
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en: 
 
http://efektonoticias.com/cultura/jim-boton-la-obra-fantastica-de-michael-ende-literatura
 

Con “Casa de muñecas” los hombres no las creerán nada “bobas”

Estándar

Casa de muñecas (Editorial Páginas de espuma) es un libro definitivamente enfocado para mujeres desde su concepción, porque ellas desde pequeñas entienden el concepto de muñecas como algo muy personal, no viéndolas como “juguetes”, sino como que ellas mismas son las muñecas, y por ende al conflicto al que se enfrentan es sólo encontrar la figura masculina que sea parte de ese mundo de fantasía.

Casa-de-munecas-Patricia-Esteban-Erles

Desde pequeñas, el tener o no tener una casa de muñecas genera grandes fantasías, al ser un objeto idílico en el que aún sin poseerlo puede generar historias interminables dignas de la vida real, y que mejor cuando la protagonista es la dueña del objeto mismo.

Es así como surgidos de la mente y los recuerdos de Patricia Esteban Erlés (Zaragoza, España, 1972) tenemos la posibilidad de recorrer una a una las habitaciones que conforman Casa de muñecas en 100 relatos mágicos con los que esta autora nos lleva de la mano y con los ojos avispados por un mundo fantástico.

Miedos, sueños, femineidad y las rebeldías que giran en torno a la vida –y que de niñas no era posible hacer llegar más allá de aquel idílico cuarto de juegos–, es la propuesta que Esteban Erlés hace con este conjunto de micro relatos que a su vez se pueden leer como una sola historia que encierra diversidad de anécdotas con multitud de significados.

La comprensión del juego y la desmitificación del mismo se hacen aparentes en Casa de muñecas, que además cuenta con las atinadas y siempre divertidas imágenes de Sara Morante que ilustran el periplo del lector en las diez habitaciones.

Al final de día Casa de muñecas pone en marcha lo que las mujeres crean desde su niñez: historias, fantasías, y es que lo más relevante de este libro es que nos revela que una mujer no mira el mundo como los hombres, porque ellas desmadejan la realidad en múltiples facetas, universos de posibilidades que en su naturaleza está implícita.

Una casa de muñecas tiene la posibilidad de encerrar la vida real dentro de sus paredes, sólo que en esas habitaciones sí es posible depositar las fantasías que pueden ser muy rosas, tiernas o bien malévolas, e incluso hilarantes, caracterizándose por tres hojas de ruta que Esteban Erlés propone para recorrer la Casa de muñecas con la lectura de esta obra y la imagen de toda la mansión.

10 habitaciones conforman esta Casa de muñecas: Cuarto de juguetes; Dormitorio infantil; Dormitorio principal; Cuarto de baño; Salón Comedor; Cocina; Biblioteca; Desván de los monstruos; Cripta; y Exteriores; que de forma singular podremos conocer un mundo de posibilidades.

Lo verdaderamente apreciable de este libro es que la autora nos invite a pasear por una casa de muñecas, ya que el hecho de que tengamos desde un inicio rutas o más de una posibilidad para recorrerla, es un intento por rescatar la mirada infantil que con la madurez de la edad vamos perdiendo.

Patricia Esteban Erlés ha creado con Casa de muñecas un libro que busca rememorar la visión de la infancia femenina con rigor, imaginación y argumento literario.

Una obra que cuando los hombres recorran las habitaciones, bien se darán cuenta que ellas no son tan bobas como algunos bobos han llegado a creer.

Una obra que encierra misterio, sexualidad, miedos, y sueños.

Jorge Iván Garduño
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en:
 
http://efektonoticias.com/cultura/con-casa-de-munecas-los-hombres-no-las-creeran-nada-bobas
 

Le Petite Prince

Estándar

El punto máximo de deshumanización en el siglo XX, tocó la cumbre con la instauración de los campos de concentración nazis, con los cazabombarderos ingleses, los kamikazes venidos de las costas japonesas, la ambición de la dictadura personal de Stalin, los buques de guerra italianos, las tropas francesas y el terror en la piel humana de las bombas norteamericanas sobre las ciudades de Hiroshima y Nagasaki.

En este marco donde el hombre ha perdido la ingenuidad y necesita acumular cosas materiales o inmateriales para sentirse satisfecho de su existencia, no importando qué sea necesario hacer o sobre quién haya que pasar (llámese individuos o grupos), un excepcional piloto de guerra y escritor francés nacido en Lyon, supo vislumbrar las carencias de la sociedad, que han sido las mismas a lo largo de la historia.

Antoine de Saint-Exupéry (1900-1944), el hombre al que hago referencia,  logró reunir en un libro dos cosas: una voz de alerta para los niños y un recordatorio para los adultos. Lo primero lo hizo, a través del lenguaje de los sentimientos, el del corazón y el del contacto con el alma. Lo segundo lo elaboró, mostrando la nostalgia de los valores perdidos o extraviados al contacto con el llamado “mundo de los adultos”, que por los convencionalismos y formalidades del que está plagado, nos olvidamos del niño que fuimos un día, menospreciándolos por la presunción y la prepotencia.

Este libro del que hablo, es la archiconocida obra El Principito, que no es sino una fábula infantil para adultos; por su significado alegórico. <<Es un cuento que desafía las convenciones de la realidad y entra en un paisaje onírico, en el que la imaginación puede desbordarse>>. Una guía para que los adultos no se pierdan en el mundo que ellos han construido y para que los niños estén preparados para crecer en el mundo que los adultos les están dejando.

Saint-Exupéry ingresó en la fuerza aérea francesa en 1921, y en 1926 se hizo piloto comercial; se reincorporó a la fuerza aérea de su país en la Segunda Guerra Mundial. Lamentablemente en una misión de guerra su avión fue derribado, sin embargo, él pudo escapar aún con vida a la ciudad de Connecticut en los Estados Unidos gracias a un amigo suyo.

Las experiencias vividas durante las largas horas en misiones militares, le sirvieron para redactar lo que él vio qué son capaces de hacer los hombres, en una encantadora fábula que narra el encuentro de un adulto con el ser de su propia infancia.

Refugiado en la casa del pintor francés Bernard Lamotte, Antoine de Saint-Exupéry redactó su relato a partir de los primeros problemas que enfrentó el narrador-piloto de El Principito en su niñez: al querer dibujar boas abiertas y cerradas que ningún adulto entendía.

Es así como el escritor nos sitúa en el corazón del Sahara, en un suceso que tuvo lugar seis años atrás, recuerdo de especial delicia para él. Éste nos revela que en una misión de reconocimiento por ese desierto, su avión se averió y se vio perdido en pleno desierto con un motor “roto”, encarándonos a una perspectiva de <<vida o muerte>>.

El autor pone como escenario un lugar deshabitado, afuera la vida continúa, con sus pesares, su violencia, su deshumanización y es entonces cuando el piloto se plantea la pregunta más honda y que es el origen de El Principito: <<la pregunta sobre la vida y de cómo emplearla>>.

Nuestro narrador se encuentra en la nada, y cómo de la nada se aparece el Principito, sorprendido, el piloto comienza un diálogo con ese niño en una forma de apelación, que no es otra cosa que la apelación a uno mismo, en la que el adulto <<se compromete con el ser de su propia infancia a través de imágenes (dibujos) y las exigencias de un niño pequeño (cantidad y cantidad de preguntas que el niño le plantea al adulto).

El Principito será quien se encargue de guiar al narrador al descubrimiento de su capacidad de imaginación al recordarle que un día él también fue un niño, y es que sólo siendo niño se pueden ver cosas que los adultos no aprecian. Una verdadera lección al hombre “moderno” que desea “tener” y que siempre tiene prisa, que vive deprisa, no se preocupa de sus verdaderas necesidades.

El piloto va descubriendo el lugar de origen del Principito, éste proviene de un asteroide que el narrador supone es el B-612, un lugar muy pequeño para vivir y en el cual crecen unos arbustos (los baobabs), que si se desarrollan, el pequeño planeta corre el riesgo de estallar; éstos son la metáfora del niño que no quiere crecer para no perder su inocencia, si permite que crezcan, se habrá convertido en adulto y su mundo tenderá a desaparecer.

La amistad también esta presente en la figura de una pequeña pero muy hermosa flor, que una mañana brota en el asteroide. El Principito le prodiga todo tipo de cuidados que le son solicitados, pero al juzgarla por sus palabras y no por sus actos, opta por huir del diminuto asteroide con la ayuda de unas aves migratorias, dejando a la flor a su suerte.

Antes de llegar a la Tierra, el Principito, pasa por otros planetas en los que se encuentra con la Autoridad, representada por un rey solitario. Luego por la Vanidad, en un hombre que sólo vive para que lo elogien o halaguen frecuentemente. En otro pequeño planeta, se encuentra con un personaje que posee una mentalidad que le lleva a un deseo excesivo por beber. Poco a poco cruza diversas etapas hasta llegar con el piloto extraviado, en el desierto lejos de toda civilización.

Y así es cómo los papeles se invierten, el niño guía al adulto por el arte de la admiración, el viaje por los planetas del niño es el comienzo de un descubrimiento, donde realmente lo que experimenta es la madurez, cada vez que aprende algo se aleja de su planeta un poco más… hasta que llega al planeta de “los adultos”: la Tierra, en este lugar adquirirá los últimos conocimientos que le permitirán completar su madurez y su verdadero fin. El adulto recupera su niñez perdida a través de las preguntas que el niño le hace, ya que están dirigidas al centro del asunto que le interesa, olvidándose de todo lo demás, y repitiendo sus preguntas hasta encontrar una respuesta satisfactoria de parte del piloto. Todo un manifiesto acerca de cómo puede y debería ser vivida la existencia del adulto.

En 1944, durante una misión de reconocimiento por el sur de Francia, el avión donde volaba Antoine de Saint-Exupéry desapareció, y nunca se encontró. Él, al igual que el pequeño niño de cabellos dorados, se desvaneció misteriosamente en medio de la nada. Hay quien afirma que alguien le dijo que el Principito había vuelto (recordemos las últimas  palabras escritas en su libro), y esa sería la verdadera razón de su ausencia.

Una auténtica obra de arte a la inocencia y de amor a la humanidad, eso es lo que es Le Petit Prince.(1)

(1) Título original de El Principito.

Jorge Iván Garduño
Fotógrafo, escritor y periodista mexicano.
jorgeivangg@hotmail.com