Archivo de la etiqueta: México

Corrupción, el cáncer de nuestra sociedad [OPINIÓN]

Estándar

TEXTO PUBLICADO EL 24 DE NOVIEMBRE DE 2018 EN LA SILLA ROTA

La corrupción es, desde hace años, uno de los grandes protagonistas de la política en cualquier latitud. Existen casos de corrupción en gobiernos nacionales en los cinco continentes, pasando por casas reales e incluso en gobiernos de países donde el índice de corrupción es bajo.

Los empresarios y grandes firmas trasnacionales no se escapan de este problema, recordamos los casos de Parmalat, Enron, o más recientemente el de Carlos Ghosn, reconocido como la persona que logró revivir a la empresa Nissan, y que la compañía informó que una investigación basada en una pista descubrió que su presidente falsificó informes sobre su compensación “durante muchos años”, incluyendo otras irregularidades, como el uso personal de activos de la compañía, por lo que será destituido de su cargo como presidente de la automotriz japonesa.

Los casos de corrupción en la política son más habituales tal vez, por lo que incluso cuando salen a la luz pública no es extraño o sorprendente, como lo es el enriquecimiento ilícito, tales son los casos como el que protagonizó del expresidente nigeriano Sani Abacha, a quien se le acusó de tener 2.500 millones de dólares en cuentas personales de bancos en Suiza, el Reino Unido, Luxemburgo y Liechtenstein, por citar un ejemplo.

Así como los casos de corrupción donde los involucrados son empresas privadas y el gobierno, como el protagonizado por la empresa Odebrecht, donde hay informes que aseguran que la empresa brasileña pagó en Andorra 200 millones en sobornos a 145 políticos y funcionarios de Latinoamérica.

Gracias a una investigación del Departamento de Justicia de los Estados Unidos publicada el 21 de diciembre de 2016 sobre la constructora brasileña Odebrecht, se detalla que la misma habría realizado “gratificaciones” y sobornos millonarios a funcionarios del gobierno de 12 países: Angola, Argentina, Colombia, Ecuador, Estados Unidos, Guatemala, México, Mozambique, Panamá, Perú, República Dominicana y Venezuela, durante los últimos 20 años, para obtener beneficios en contrataciones públicas.

Según detallan las investigaciones norteamericanas, Odebrecht creó esta «Caja B» a finales de los años 2010 con el nombre de «Sector de relaciones estratégicas» para disimular la maraña de “gratificaciones” y sobornos.

Muchos otros casos relevantes vienen a la mente cuando hablamos de corrupción, como fueron los casos del Watergate, el caso Irán-Contras, y partidas secretas en apoyo a gobiernos extranjeros, como el suscitado en 1992 en Venezuela, por el entonces presidente venezolano Carlos Andrés Pérez, cuando el periodista José Vicente Rangel reveló que el presidente venezolano, Carlos Andrés Pérez, había utilizado 250 millones de bolívares pertenecientes al presupuesto del Ministerio de Relaciones Interiores para financiar las elecciones en Nicaragua y apoyar al gobierno de la recién electa presidenta, Violeta Barrios de Chamorro.

En días pasados, y durante el juicio que se le lleva al narcotraficante mexicano en una Corte federal en Nueva York, Joaquín “el Chapo” Guzmán, el primer cooperante de la fiscalía en la causa contra Guzmán, explicó ante el jurado en Brooklyn que realizó en concreto dos pagos entre 2005 y 2006 para garantizar la protección de su hermano mayor Ismael “El Mayo” Zambada, jefe del cartel de Sinaloa, y evitara así que fuera detenido. El primer soborno, que se produjo en un restaurante, ascendía a tres millones de dólares. A este siguió otro de entre tres y cinco millones cuando Genaro García Luna, exjefe de la policía mexicana durante el gobierno del expresidente mexicano Felipe Calderón.

Durante este juicio han comenzado a mencionarse nombres de funcionarios públicos mexicanos que han sido, según los dichos de estos narcotraficantes y que fungen ahora como testigos protegidos ante el gobierno norteamericano, sobornados desde hace décadas.

La corrupción en México (y en cualquier nación que se diga democrática), es una asignatura pendiente que se arrastra desde el siglo pasado –por decir lo menos–, y que los políticos de todos los partidos han rehuido legislar para aplicar castigos severos a funcionarios públicos que cometan algún delito y, tal vez, así evitar que nadie goce de más protección que la que la ley le da.

Han sido una serie de casos que todos los gobiernos han tenido que enfrentar.

Requerimos una aplicación de la ley en materia de corrupción sin distinciones, sin cortapisas y que, responsa a una urgente necesidad por el bien de la sociedad. De no ser así, la gobernabilidad estará en riesgo.

Tiempo al tiempo.

La guerra comercial ¡llegó! [OPINIÓN]

Estándar

“Trump aprueba los aranceles sobre China y amenaza con más gravámenes”; “México estudia un arancel sobre el maíz y soja de EU si Trump insiste en el proteccionismo”; “EU endurece los aranceles para la importación de aceituna negra española”; “China contraataca a Trump con aranceles a productos de EU valorados en 50.000 millones”; “La UE lanza una última oferta a EU para evitar la guerra comercial”; “El secretario del Tesoro de EU trata de reducir la tensión por la amenaza de una guerra comercial”; estos son solo algunos titulares que la prensa internacional ha destacado en los últimos meses.

La guerra comercial continúa, China, Europa, México, Canadá y Estados Unidos han oficializado subidas de aranceles a mercancías, o bien están en vías de realizarlo.

Donald Trump está “empecinado” en imponer aranceles punitivos a las importaciones de acero y, posiblemente, de otros productos, a pesar de la oposición de la mayoría de sus asesores, e incluso de los miembros de su propio gabinete. Finalmente, las afirmaciones de que “otros países se están aprovechando de EU” fueron uno de los principales temas de su campaña presidencial. Este discurso, sin duda, recibe buena aceptación entre las bases electorales de Trump, a la que le gusta la idea de una guerra comercial. Pero hacer política con el impacto en los bolsillos del electorado, no es nada sencillo.

Primeramente, hay que entender que una gran parte del comercio moderno se hace con bienes intermedios, cosas que se usan para fabricar otras cosas. Un arancel sobre el acero ayuda a los productores de acero, pero perjudica a los consumidores de acero en las fases posteriores del proceso productivo como el sector automovilístico. Por tanto, ni siquiera está claro el efecto directo del llamado proteccionismo de Trump sobre el empleo.

Luego de esto, le siguen los efectos indirectos, lo que significa que cualquier aumento del empleo en un sector protegido por aranceles debe compararse con la pérdida de empleo en otros sectores. Normalmente, el comercio y la política comercial tienen pocos efectos (o ninguno), sobre el empleo total. Este tipo de política comercial afecta al tipo de empleos; pero no tanto al número total. Los especialistas en el tema indican que, hay razones para creer que estos efectos indirectos impedirían cualquier creación de empleos netos, debido a la respuesta arancelaria de otros países.

El comercio internacional se rige por normas, normas que Estados Unidos contribuyó a crear. Si empezamos a incumplir esas normas, los demás también lo harán, tanto en represalia como por simple imitación. A eso es a lo que se refiere la gente cuando habla de una guerra comercial.

Y sería una insensatez pensar que Estados Unidos ganaría dicha guerra, ya que enfrente no tiene únicamente a China, que ya de por sí es un mercado preponderante como el americano, sino que además hay que sumar a la Unión Europea, un actor igual de importante y capaz de adoptar represalias eficaces (como pudo comprobar el Gobierno de George W. Bush cuando impuso aranceles sobre el acero en 2002).

En cualquier caso, el comercio no es cuestión de ganar o de perder: en general, el comercio permite que las partes involucradas en un acuerdo sean más ricas, pero una guerra comercial sí suele perjudicar a todos los países involucrados. Donald Trump esgrime que los aranceles defienden el empleo frente a prácticas anticompetitivas, pero la realidad de las cosas es que, sus medidas pueden empeorar la economía mundial, enrareciendo el ecosistema económico.

Cuando nos detenemos a observar el mundo de la industria y el comercio nos encontramos, sin lugar a duda, ante un desarrollo tan espectacular que despierta admiración y asombro. Redes complejas son las que dan vida al comercio, y los Estados Unidos representan a la nación con la que cualquier otro país del mundo desea realizar negocios e intercambios comerciales con ella.

Si observamos más detenidamente nos damos cuenta de que, el comercio hoy en día, en cualquier parte del mundo, está basado en la competencia y la codicia, en prácticas deshonestas que buscan el beneficio ventajoso sobre el otro. Las naciones más poderosas buscan con la publicidad y el mercadeo de sus productos apelar con frecuencia a la vanidad y la lascivia; se valen del fraude, la tergiversación, el engaño y los negocios injustos. El incentivo que los impulsa es dar menos y cobrar más.

Los aranceles proteccionistas, no buscan la justicia, el bien común, sino imponer impuestos para evitar la competencia y la entrada al mercado de productos extranjeros beneficiando en lo inmediato a unos cuantos empresarios, aunque en el fondo y a mediano y largo plazo, los mercados financieros sufrirán una contracción y desestabilización económica, propiciando desempleo y menor poder adquisitivo, carestía de la canasta básica, y aumento de la deuda pública, debido a que vivimos inmerso en una economía global, impulsada originalmente por los Estados Unidos.

La guerra que viene [OPINIÓN]

Estándar

TEXTO PUBLICADO EL 5 DE MARZO DE 2018 EN EL PERIÓDICO EL NACIONAL

El presidente de los Estados Unidos quiere guerra, guerra comercial, y es que el anuncio que realizó el pasado jueves en su cuenta de Twitter (como es ya su costumbre), sobre nuevos aranceles al acero y al aluminio activó a la Unión Europea, prende la alarma en Europa, China, Canadá y México (estos dos últimos por el tratado de libre comercio que está en revisión con nuestro vecino del norte).

Donald Trump se jactó de que Estados Unidos tiene las de ganar en un pulso mercantil al afirmar que “cuando un país está perdiendo miles de millones de dólares en comercio virtualmente con cada país con el que tiene negocios, las guerras comerciales son buenas y fáciles de ganar”.

El fondo de las palabras y el tono de Trump en su mensaje de Twitter, es un fondo y tono político, lo que nos recuerda que éste, fue uno de los elementos centrales de la agenda económica en la candidatura del neoyorquino. La diferencia entre lo que la economía importa y lo que exporta tocó el pasado noviembre su nivel máximo en los últimos cinco años -un total de 50 mil 500 millones en el mes- apurado sobre todo por las compras al gigante asiático. El lema “América, primero” que ha marcado el discurso de Trump, ha pasado en su versión económica por abandonar el Tratado Comercial del Pacífico (TPP, también cuestionado por los demócratas), olvidarse del proyecto de nuevo acuerdo con Europa (TTIP), poner el jaque la pervivencia del Nafta e incorporar aranceles.

Así las cosas, los países productores de acero toman posiciones ante la guerra comercial que declara Donald Trump. Europa, segundo exportador de acero a Estados Unidos, ha alertado este pasado viernes de que adoptará represalias en los próximos días contra una lista de productos estadounidenses si se concretan las amenazas vertidas por su gobernante. China, el mayor productor mundial, avisó de que esa estrategia perjudicará al comercio internacional. Por su parte, la respuesta en el mercado bursátil no podía esperar en todo el mundo, y los gigantes del sector reaccionaron con pérdidas ante la “guerra que viene”.

Europa lleva meses temiendo el proteccionismo de Donald Trump y ya tiene medidas preparadas para la guerra comercial que ha abierto el mandatario estadounidense. La Comisión Europea analizará el próximo miércoles posibles represalias comerciales como respuesta a los aranceles que Estados Unidos quiere imponer sobre el acero y el aluminio provenientes del exterior. Bruselas ha elaborado una lista de productos estadounidenses (siderúrgicos, agrícolas y de otro tipo) que afrontarán a gravámenes comerciales cuando se exporten a la UE, explican fuentes comunitarias.

Muy pocas veces las autoridades europeas expresan un discurso nacionalista frente a terceros, pero en esta ocasión fue necesario decirlo al verse amenazados por Washington como respuesta a la guerra del acero.

Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, dice que Europa está preparada: “No permaneceremos sentados mientras nuestra industria es atacada con medidas injustas que ponen en riesgo miles de puestos de trabajo europeos. La UE actuará con firmeza y con mesura para defender nuestros intereses”.

Estamos ante un escenario que pondrá a temblar al mundo político, comercial y social.

La guerra que viene es una guerra comercial.

Los enemigos de Trump [Opinión]

Estándar

Dos semanas cumple Donald Trump al frente del gobierno de EU. Desde que resultó electo en noviembre pasado, mucho se habló respecto de lo que supondría su mandato y su manera de gobernar, sobre todo en lo referente a su postura radical, dictatorial, xenófoba y extremadamente nacionalista, por lo que se esperaba que ya instalado en la Casa Blanca moderaría dicho discurso e implementaría políticas alineadas al “establishment” norteamericano… pero no ha sido así.

El neoyorquino ha mantenido las posturas que lo caracterizaron desde el inicio de su campaña para la nominación republicana, enfatizando sus políticas contra la migración, seguido por su empecinamiento de construir un muro fronterizo con México, además de prohibirle la entrada a su país a musulmanes –sólo por citar algunos ejemplos–, lo que ha colocado a Trump en una posición riesgosa al no entender que existirá un costo político y económico significativo para Estados Unidos, tanto al interior, como al exterior de la nación.

Las políticas emprendidas por Trump ya han dado frutos: desavenencias con el primer ministro de Australia, diálogo de sordos con mandatarios respecto de acuerdos comerciales, y encontronazos con la prensa libre; por lo que las agresiones del magnate en contra de México, los musulmanes y todo lo que no sea “America” están conformando una causa en común más amplia liderada por cabezas de la sociedad civil, empresarios, líderes religiosos, intelectuales e iconos culturales, dentro y fuera del sector público e instituciones de todos los sectores, tanto al interior como al exterior de Estados Unidos.

Algunos funcionarios norteamericanos preveían que Trump sería un “gobernante” controlable, que su equipo lo alinearía a intereses en común con otras naciones “hermanas”, sin embargo, en dos semanas no ha sido así.

Ahora, Trump y Estados Unidos tienen nuevos enemigos.

Jorge Iván Garduño / @plumavertical

La bestia y el sueño imposible

Estándar

En septiembre de 2015 el diminuto cadáver de un niño sirio es depositado por el mar en la costa de la playa de la localidad turca de Bodrum –uno de los balnearios más populares de Turquía–, y poco después recogido en brazos por un policía turco, el niño ahogado era Aylan Kurdi de 3 años de edad, cuya imagen se clavó en la retina de la humanidad como símbolo del drama migratorio y de la tragedia que viven los refugiados sirios.

En México, sucede a diario algo muy similar, una denigración y explotación de la condición humana que por desgracia, y necesidad, se ve obligada a buscar el mal llamado “sueño americano”, un éxodo que Latinoamérica sufre, y México es el escenario donde el dolor, la tragedia, y la muerte se dan cita.

La migración es una realidad en todas latitudes, pero la que se vive en la frontera sur de México es insufrible, insoportable, incesante, avasallante, fracturando a millones de familias, ya sea con la muerte o bien, con el “sueño americano”.

De esta realidad da constancia el escritor alemán Dirk Reinhardt (1963), quien se dio a la tarea de sumergirse en el gris mundo que viven los migrantes en la frontera de Chiapas, y a lo largo de su trayecto por México, hasta su intento por cruzar la frontera de Estados Unidos vía Nuevo Laredo.

Su trabajo lo llevó a escribir la novela Los niños del tren (Ediciones B),  obra que abre el espacio para el debate entre los políticos y la opinión pública, al cuestionar indirectamente y de forma legítima las políticas migratorias rígidas de México y Estados Unidos, quienes deberían reconocer la dimensión que la emigración representa e implementar soluciones nuevas y ambiciosas ya que la crudeza del drama les debe obligar a considerar a los inmigrantes no como una amenaza de guerra, sino como una oportunidad para América del Norte.

Esta tragedia se acentúa con la llegada de Trump a la Casa Blanca y su discurso antiinmigrante, por lo que el debate está más vivo que nunca: ¿cuál es el compromiso que los países desarrollados deben asumir ante el resto del mundo para ayudar a los inmigrantes quienes huyen de la pobreza, corrupción y la falta de oportunidades para sus familias?

Una pregunta válida, pero que tiene demasiadas aristas.

Los niños del tren, una novela que busca situarse en la frontera de dos mundos, dos realidades: la norteamericana y la latinoamericana, lo que significa un paradigma de indagación cultural innovador que se suscribe al fenómeno de la globalización, los flujos migratorios y la hibridación de las lenguas.

Asimismo, las implicaciones emocionales y referenciales de los protagonistas de Los niños del tren, son fundamentales para entender esta práctica de arraigo o desarraigo y sus bifurcaciones al efectuar el desplazamiento físico en detrimento con la vida misma.

Una novela brutal.

15181439_10154149049631270_6225384344955923696_n

TEXTO PUBLICADO EN:

http://lasillarota.com/la-bestia-y-el-sueno-imposible#.WDc9z_nhDIU

México, EEUU y el “Gran Satán” [Opinión]

Estándar

Desde que lanzó su campaña en junio de 2015 por la presidencia de EU, el magnate inmobiliario Donald Trump ha mantenido día a día una extremada preocupación entre organizaciones civiles, políticos y líderes de opinión, quienes ven en el neoyorquino y en su discurso de segregación racial un verdadero peligro para los intereses de la Norteamérica.

Por supuesto que es un temor bien fundado, porque Trump ha mantenido una postura radical, dictatorial y xenófoba, con la que por desgracia se ha identificado un porcentaje significativo de la población norteamericana; dicha postura podría echar por tierra las relaciones bilaterales que EU ha fortalecido por años con importantes países como son China o México, por citar ejemplos.

Es lamentable que el ahora político Trump, centre sus declaraciones de odio contra los migrantes mexicanos, que según las cifras oficiales rondan los 34 millones de connacionales radicados en aquel país, aunque dichas declaraciones no son objetivas, pues dejan a un lado el discurso que debería hablar de la fuerza productiva que representan nuestros paisanos, quienes generan 485 mmdd anuales, o lo que es lo mismo 3.7 por ciento del PIB norteamericano.

En este marco, Editorial Urano publica dentro de su colección de Tendencias Crónicas el libro Trump ¿Un capo de la mafia?, y es que este sujeto se ha auto proclamado como un candidato independiente y sin ataduras a intereses creados. Pero ¿Qué se puede decir de su historia de más de 40 años de conexiones con la mafia? ¿Por qué las ha escondido tan cuidadosamente? ¿Será porque comparte tantos secretos con el crimen organizado que si se revelan se convertirían en una seria amenaza de seguridad nacional desde el día uno si llega a pisar la Casa Blanca?

¿Será este el hombre indicado para ocupar la presidencia de los Estados Unidos de Norteamérica?

La preocupación crece. Donald Trump avanza. Grupos de expertos y organizaciones buscan detener al magnate exhibiéndolo como un liberal, charlatán y un evasor de la conscripción militar.

Con el lema “Estados Unidos primero”, Trump está decidido a rechazar acuerdos de comercio e instituciones multilaterales, adoptando una línea mucho más dura respecto de la migración ilegal, y a modificar el esquema de alianzas de seguridad y defensa de su país.

El magnate declaró el pasado 27 de abril durante un evento de campaña que quiere que EU sea “predeciblemente impredecible”, pero también aclaró que no abandonará su posición básica. Los aliados tendrán que pagar más a cambio de su defensa. Y pueden esperar duras medidas de su Gobierno si mantuvieran por mucho tiempo un gran superávit comercial bilateral con Estados Unidos.

Está claro, las elecciones del 8 de noviembre en EEUU serán cruciales en el entorno internacional. Nunca antes los aspirantes Demócrata y Republicano a la Casa Blanca habían representado dos posturas tan dispares…

Mientras las alarmas en Europa, Asia, Oriente Medio, Latinoamérica y México están encendidas en espera del anochecer del 8 de noviembre, y el probable despertar de un nada amigable Estados Unidos que convulsione la geopolítica mundial.

La relación de vecindad entre México y Estados Unidos es tan relevante y fundamental para ambas naciones, que decenas de expertos e internacionalistas se han abocado en hacer énfasis en el trabajo binacional, como un intento de revertir las declaraciones del candidato Republicano Donald Trump.

Es por ello, que resulta esencial la lectura de la Doctora en Historia por el Colegio de México, Erika Pani, Historia mínima de Estados Unidos de América (Colmex), porque para entender el presente y futuro de una gran nación, siempre será indispensable revisar e indagar en el pasado.

“Estados Unidos ha sido descrito como la ‘mejor esperanza del mundo’ y el ‘Gran Satán’. Se ha erigido en ejemplo del más craso materialismo y en modelo de alucinante progreso; en encarnación del imperialismo explotador y en tierra prometida. Este libro pretende hacer una crónica mínima del pasado de esta nación, de la que tenemos una imagen tan contradictoria. ¿Cómo es que trece colonias marginales, plantadas en la costa atlántica del Nuevo Mundo, se convirtieron en una de las principales potencias económicas, políticas y culturales del siglo xx? En estas páginas se exponen los factores y procesos que constituyeron la experiencia estadounidense, desde la época anterior a la llegada de los europeos hasta los primeros años del siglo xxi: su expansión territorial, el dinamismo de su economía, el establecimiento de un sistema político republicano y estable, su tránsito, en el ámbito de las relaciones internacionales, del aislacionismo a la hegemonía. Queremos dar cuenta de la enorme diversidad que caracteriza a la geografía y a la sociedad estadounidenses, así como de la capacidad que ha tenido ésta de aglutinarse en torno a ciertos objetivos, sin caer en el discurso excepcionalista que ha caracterizado a la historia de un país que los libros de texto siguen llamando “la Gran República”, ‘la Promesa Americana’, la ‘Nación de Naciones’, para presentar lo que sin duda es una historia fundamental y extraordinaria.

Sin duda, de aquí y en los siguientes diez días y tal vez más, los ojos del mundo entero están sobre Estados Unidos, y estas dos obras son fundamentales para entender la historia y el contexto de la aún nación más poderosa del orbe.

TEXTO PUBLICADO EN: http://lasillarota.com/mexico-eeuu-y-el-gran-satan/Jorge-Ivan-Garduno

Adiós a las armas [Opinión]

Estándar

“… no hay nada más doloroso que ver a tu pueblo desgarrándose por dentro.” Aquí pueden leer mi texto completo —>> http://bit.ly/2dFKWnO

14425455_10153994618821270_4995410036481182699_o

Texto publicado en el periódico Capital México, el viernes 30 de septiembre de 2016. Para su reproducción total o parcial es necesario citar a Capital México y al autor, Jorge Iván Garduño.

“Huracanes, deslaves y cosas peores”

Estándar

Les comparto mi texto “Huracanes, deslaves y cosas peores”, aquí la pueden leer —>>bit.ly/2aZ3akN

13920837_10153867660776270_7914354738612835550_n

Texto publicado en el periódico Capital México, el viernes 12 de agosto de 2016. Para su reproducción total o parcial es necesario citar a Capital México y al autor, Jorge Iván Garduño.

Que tu nombre sea perpetuo

Estándar

… la luz se filtra por la ventana, es blanca, intensa… hipnótica.

Observo tu rostro, tan hermoso como el paisaje primaveral en los campos de jazmín.

Deseo que mis plegarias destellen hasta alcanzar la eternidad.

La profundidad del dolor se acentúa al hablar sobre esta supuesta fatalidad…

Tu belleza carnal derrumba el pecado original.

Somos polvo de cometa cruzando el firmamento astral sembrando amor.

Jorge Iván Garduño
@plumavertical
 
[ http://ow.ly/mj3v7 ]