Archivo de la etiqueta: Mitos

“La maldición del Nahual”

Estándar

Uno de los personajes míticos más reconocidos de nuestro país vuelve a formar parte del argumento de una obra con la que de manera magistral el escritor Ramón Obón busca sentar un importante precedente en nuestra literatura.

La maldición del Nahual (Ediciones B) es un historia atractiva que tiene como piedra angular una maldición que ubica su origen en la Sierra Norte de México, que habla de un ser mítico que amenaza a todo aquel que se atreve a mancillar o deshonrar la cultura indígena y sus tradiciones.

A pesar de esto hay personas, como el gran empresario Arsenio Martínez de la Barrera –escapando de la realidad para adentrar en la fantasía de Obón–, para quienes la tradición y sus leyendas no significan nada: lo único en lo que piensan es en el poder social y económico que pueden obtener a través del fraude, la mentira y el sacrilegio (nada diferente a la realidad que vivimos día con día en nuestra sociedad).

El afamado investigador RR ha sido asignado para resolver este singular y brutal caso, mucho antes de enfrentarse con el Príncipe Maldito, lo que le infunde al relato elementos de misterio, novela negra, y detectivesca, enmarcadas en sucesos sobrenaturales, pero entretejidos con un fino análisis de las motivaciones del ser humano que vive en las comunidades originarias de México.

La maldición del Nahual, una obra que te mantendrá expectante del desarrollo de las investigaciones del admirado RR, dentro de un trama apasionante y vertiginosa, donde el crimen y el misterio están a la vuelta de cada página, como lo ha demostrado en su trilogía El príncipe Maldito y en su anterior entrega Ángel de las Tinieblas.

Ramón Obón, es un prestigiado abogado y cinematografista, de larga experiencia narrativa que con La Maldición del Nahual, nos sitúa en lugares umbríos, colmados de niebla y llenos de secretos y maldiciones que enfrentará a su ya conocido investigador RR.

Jorge Iván Garduño

@plumavertical

sdgdfgfggffgfgfgok

Este texto ha sido publicado en:

http://efektonoticias.com/cultura/%E2%80%9Cla-maldicion-del-nahual%E2%80%9D-literatura

Mitos y magia ancestral: el legado literario de Amos Tutuola

Estándar

El continente africano se caracteriza por ser depositario de extraordinarios paisajes, tener una variada riqueza natural con climas extremos y exuberantes, y ser contenedor de etnias, pueblos y razas milenarias que han acuñado mitos y leyendas para transmitir su legado de las generaciones primigenias a las generaciones futuras.

En este marco surgió a mitad del siglo pasado un brillante escritor nigeriano, quien gracias a su estilo aparentemente descuidado, nos interna en un universo fuera de toda lógica humana, en el que en ocasiones seres irreales y personajes fantásticos en algunas otras, brotan de la inventiva de Amos Tutuola, quien creó una verdadera saga africana utilizando la tradición de su familia de origen yoruba.

De manera brillante, Tutuola fue quien abrió el camino de la actual narrativa africana con su novela El bebedor de vino de palma, primera novela publicada por el autor, que despertó un gran interés en todo el mundo literario, por lo que muy pronto fue traducida a varios idiomas obteniendo un éxito inusual con respecto de otros autores africanos hasta ese momento.

El bebedor de vino de palma es una obra literaria que nos va revelando la poesía del pensamiento primitivo y su lógica interna, convirtiéndola en un símbolo universal que transita la frontera de la rica tradición oral yoruba con ideas y alusiones adaptadas al folclore moderno, lo que la convierte en algo único e impresionante.

Encuentros con seres sobrenaturales, magos, dioses, demiurgos nocturnos, aldeas encantadas pobladas por fantasmas, montes habitados por seres míticos, bosques donde los árboles caminan solos, es a lo que se enfrenta el protagonista que nos cuenta su inusual historia y que tiene lugar en el corazón de África.

El narrador es un desenfrenado bebedor de un característico vino extraído de la palma, que se destaca por ser una bebida fuerte, recia y muy común en países del Caribe, Asia y por supuesto África; desde la primera frase el narrador nos dice: “He sido un bebedor de vino de palma desde que tenía diez años”.

Amos nos deja abierta la posibilidad para discernir sobre el narrador-héroe y la historia que nos presenta: un hombre abatido por el alcohol que en estado inconsciente vive una aventura mezclada con los mitos y leyendas del pueblo yoruba, que sobriamente sería imposible recrear.

En el estado en el que está, ese hombre  tiene un periplo cuasi diabólico, efecto de la bebida embriagante que ha ingerido sobre manera, ligando el atractivo viaje con su interior y las fuerzas dominantes que rigen la cosmogonía del África, recreando una vía de desarrollo espiritual para la adquisición de sabiduría.

Diversos niveles de humanidad, espiritualidad y consciencia deberá de sortear el bebedor de vino de palma para alcanzar su objetivo: recobrar al sirviente que logra saciar la sed del bebedor, y con esto continuar bebiendo descomunalmente vino de palma.

El bebedor de vino de palma, una novela que desde el inicio logra captar la atención del lector gracias a la capacidad imaginativa que posee Tutuola para entrelazar la mitología yoruba y las leyendas africanas con la literatura moderna, alcanzando niveles poéticos haciendo un intento por liberar el alma humana.

Amos Tutuola, un escritor mágico, que en vida cultivó la imaginación y las tradiciones ancestrales para recrear un universo propio, lúcido y alegre, en el que otros autores se internaron para continuar la tradición iniciada por este novelista.

En definitiva, un extraño escritor nigeriano que tuvo la visión y la fuerza suficientes para escribir de forma fantástica en un mundo donde la tradición oral es más fuerte que la escritura.

Jorge Iván Garduño
Fotógrafo, escritor y periodista mexicano.
jorgeivangg@hotmail.com
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en:
 
http://apiavirtual.net/2010/12/20/mitos-y-magia-ancestral-el-legado-literario-de-amos-tutuola/
 
Revista “Bicaa’lu”, edición Enero 2012.