Archivo de la etiqueta: Movilizaciones

¿Pies cansados? [Opinión]

Estándar

Como yo lo había comentado en este mismo espacio meses atrás, no es posible solucionar el rezago educativo de nuestro país con plantones, marchas, bloqueos, agresión, amenazas, exigencias como las mostradas por la sección 22 de Oaxaca del SNTE, o qué me dicen de los disturbios suscitados en la Cámara de Diputados por integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).

Lamentablemente más de un millón 500 mil alumnos no pudieron regresar a clases debido a los conflictos existentes en Oaxaca y Tabasco, a los que se suman algunas zonas de Guerrero, ya que gran parte de los profesores se encuentran en la Ciudad de México peleando por intereses de unos cuantos olvidando a los que verdaderamente necesitan de su presencia, atención y sobre todo conocimientos.

Por desgracia, los estados del sur de nuestro país como Chiapas, Oaxaca, Guerrero, Tabasco, por ejemplo, son los que presentan los mayores rezagos y mucho tiene que ver el atraso educativo; no digo que los profesores tengan toda la culpa, pero sí tienen gran responsabilidad.

El problema es complejo, el gobierno de Peña Nieto tiene que reforzar y actualizar planes de estudio, actualizar al magisterio, mejorar condiciones de trabajo, concientizar a padres de familia, ajustar sueldos, crear fuentes de trabajo para estudiantes recién egresados, invertir en tecnología en planteles de primaria y secundaria, contratar profesores y orientadores especializados, y mientras el conflicto se cierna en una sin razón… esto no será posible.

Es entendible que requieran mejores condiciones de trabajo, pero la violencia genera más violencia, y la ignorancia muchísima más ignorancia. Señores, yo los he visto caminar, marchar y apostarse en las inmediaciones de Gobernación, el Zócalo y San Lázaro, y aunque entiendo sus ideales y peticiones, dudo mucho de sus intereses al observarlos tumbados descansando en las banquetas, escalinatas y con cara de: “¡yo qué fregados hago aquí!”, y en esos momentos pienso en el daño que nos han hecho el presidencialismo y el sindicalismo en México.

Para alcanzar verdaderos logros en materia de educación, no me voy a cansar de repetir que hay que avanzar en temas neurálgicos como la calidad educativa implementando planes eficaces y que brinden competitividad a nuestros hijos e hijas a nivel mundial; instalaciones educativas en óptimas condiciones; sueldos bien remunerados y ajustados al tope en todo el país y con todas las prestaciones; asignación de plazas por capacidad y conocimiento, no por compadrazgo, venta ni herencia; mayores espacios para estudiantes de todos los niveles; programas para acceder fácilmente a plazas para recién egresados con los más altos promedios, en México o el extranjero; y apostar por una Reforma Educativa que no beneficie únicamente a escuelas particulares y a la clase alta, sólo por mencionar algunos puntos, pero todo esto debe ser cubierto por el gobierno, ya que si no es posible una política pública que permita acceder a estos beneficios… sería un gobierno infructuoso.

Hay que estar atentos en el desarrollo del conflicto magisterial, porque desgraciadamente podría transcurrir el actual sexenio y no llegar a nada, y la tan esperada Reforma Educativa, de no tener avances significativos, sería un duro golpe a la gobernabilidad y al sistema educativo mismo.

Si en realidad sus pies están cansados… vayamos poniendo los puntos sobre las íes.

Jorge Iván Garduño
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en:
 
http://efektonoticias.com/opinion/pies-cansados

Círculo vicioso [Columna]

Estándar

La propuesta de reforma energética presentada por el Ejecutivo Federal representa un reto para el actual gobierno, y no por lo propuesto en materia de modificación a los artículos 27 y 28 de la Constitución o la posibilidad de que particulares tengan parte en las ganancias de la paraestatal, tampoco por lo no propuesto para erradicar la corrupción en Petróleos Mexicanos (Pemex) y el futuro del sindicalismo petrolero.

Lo anterior es parte de otro análisis y ofrece mucho hilo para confeccionar debates y tela para cortar discusiones encontradas que llevarán a unos cuantos “patriotas” a apostarse frente a diversos edificios exigiendo la no concreción de lo que llaman “la venta de la patria”; y a otros ofrecer interminables discursos explicando, defendiendo y justificando lo que llaman será “el impulso que México necesita” para ubicarse en la palestra energética mundial.

Pero más allá de todo esto, sólo en nuestro país es posible que en tan sólo 13 años se hayan enviado 125 iniciativas en materia de reforma energética, algunas de ellas más relevantes que otras, claro está, y que hasta la fecha 83 de éstas hayan sido rechazadas, 26 aprobadas y tan sólo 14 se encuentran pendientes en la actualidad.

Por más de 70 años el partido gobernante estuvo en el poder y muchos de los actuales actores mantienen una trayectoria desde hace más de 13 años, sin embargo,  hoy en día sustentan las propuestas ligándolas con las emitidas en su momento por el general Lázaro Cárdenas, aunque mientras formaron parte de la oposición no permitieron grandes cambios para fortalecer el sector energético.

Ahora se propone una “reforma energética” -y no faltan las voces que la acallan y agreden- que en la letra no dista en gran forma de las presentadas en años anteriores… el fondo es el mismo.

La izquierda ya ha amenazado, en voz del milpaltense Alejandro Sánchez Camacho, con movilizaciones y apertrechamiento como lo hicieron en 2008 cuando Felipe Calderón presentó su propuesta de reforma energética en la que Pemex era el centro de la discusión.

Como lo veo, ni ésta ni las múltiples reformas o propuestas en materia energética le brindarán a la población mexicana un impacto significativo directo en sus bolsillos, ya que lamentablemente los intereses políticos son mayores a lo verdaderamente racional para el pueblo.

Desde hace muchos años somos testigos de la vorágine de la que es presa Pemex, todos dicen que el petróleo es de los mexicanos, pero ¿qué tan cierto es eso?

Por lo pronto, preparémonos para ser testigos de las movilizaciones de la izquierda, de los discursos retóricos del blanquiazul y para escuchar las veleidades de la propuesta de reforma energética.

Al fin y al cabo, el pueblo es el dueño del petróleo ¿o no?

Jorge Iván Garduño
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en:
 
http://efektonoticias.com/opinion/circulo-vicioso