Archivo de la etiqueta: Narcotráfico

Cada muerte es el fin del mundo, y si no lo asumimos así, vamos a estar perdidos: Daniela Rea [AUDIO]

Estándar

Las crónicas que integran este volumen, “Nadie les pidió perdón”, muestran a un México en el que el Estado traiciona su razón de ser para convertise en el principal agresor de la sociedad. Aquí hay soldados que asesinan y desaparecen inocentes, policías que simulan ejecuciones, enfermeras que curan víctimas para entregarlas a nuevos ciclos de tortura.
Te comparto la entrevista que le realicé a la periodista Daniela Rea.
Puedes seguirme y conocer más sobre mi trabajo en mi twitter @plumavertical

Anuncios

La violencia es ya un problema estructural que atraviesa a la sociedad mexicana: Edgar Morín [AUDIO]

Estándar

“La maña” (Debate) es una visión inédita que abarca de manera integral el nudo social conformado por las drogas, la violencia y el poder. Es una investigación hecha con herramientas provenientes de la antropología, la economía, la historia, la sociología y el periodismo, que aborda el fenómeno del narcotráfico y sus imaginarios en los llamados tiempos de la globalización.
Les comparto la entrevista que le realicé para plumavertical a Edgar Morín, autor de “La Maña”.
También pueden seguirme a través de Twitter en @plumavertical

El mayor problema de los drogadictos no son las sustancias, sino sus circunstancias: Zara Snapp [AUDIO]

Estándar

La activista Zara Snapp indica que el Gobierno debe asumir el control de las drogas, y no dejar este asunto en manos de grupos criminales, y añade que “el mayor problema de los adictos a las drogas no son las sustancias, sino sus circunstancias”.

Escucha la entrevista completa que le realicé a Zara Snapp.

El nepotismo de El Chapo [Opinión]

Estándar

TEXTO PUBLICADO EL 13 DE MAYO DE 2017

Este martes pasado fue capturado en la Ciudad de México Dámaso López, quien es considerado uno de los sucesores de Joaquín “El Chapo” Guzmán. La captura de López, alias “El Licenciado”, se da en plena contienda entre las distintas facciones del cartel de Sinaloa: Dámaso López, por un lado, los hijos de Guzmán, por otro, y la sombra de Beltrán Leyva amenazante por otra…

La batalla en el territorio de El Chapo ha derivado que la violencia estalle en nuevos umbrales. Ya existen reportes de cuerpos aventados desde las alturas en avionetas, como exhibición y amenaza a grupos o facciones contrarios a uno u otro bando, por lo que es significante que en los dos primeros meses se registraron 230 homicidios, aunque especialistas aseguran que estás cifras podrían ser superiores.

Por otra parte, y tras la extradición de Joaquín El Chapo Guzmán, autoridades norteamericanas aseguran que capturar y encerrar al capo de Sinaloa ha sido parecido a lo que en su día fue el encierro de John Gotti, quien llegó a ser el jefe de los Gambino, una de las grandes familias mafiosas de Nueva York.

Y aquí es donde volteamos a ver a los hijos de El Chapo, porque una vez que veamos qué lugar ocupan en la estructura del grupo delictivo, existirán muchas personas resentidas por el hecho de que estén los hijos del narcotraficante donde están sin haber competido por una plaza como ellos sí lo han tenido que hacer, lo que algunos podrían llamar o acusar de nepotismo pero en versión narcotraficante.

En el mundo del narco, muerto el perro, no acaba la rabia. Más bien, muerto el perro, se propaga la rabia, y ese hueco ha generado un terremoto al interior de la organización y la sociedad pagará las consecuencias.

Con el agua al cuello [Opinión]

Estándar

Mi columna publicada en el periódico Capital Mexico “CON EL AGUA AL CUELLO“. Puedes leerla en este link: http://ow.ly/L5Tjo

11649242_10153003986751270_1107050005_o

Texto publicado en el periódico Capital México, el miércoles 24 de junio de 2015. Para su reproducción total o parcial es necesario citar a Capital México y al autor.

“El extraditado”

Estándar

El extraditado (Grijalbo) constituye el retrato implacable sobre Benjamín Arellano Félix, jefe máximo del Cártel de Tijuana, una de las organizaciones criminales más poderosas durante la década de los noventa.

Desde una perspectiva cercana, la historia muestra el testimonio directo del protagonista, siendo la primera vez que un capo mexicano ofrece su versión de los hechos desde la extradición en Estados Unidos.

Con un estilo vertiginoso, siempre exento de juicios morales, Juan Carlos Reyna despliega una impactante crónica donde la voz del personaje principal confluye con información inédita de diversos expedientes judiciales. Así, el lector va descubriendo los entresijos de varios hitos en la historia del narcotráfico, como la balacera de la discoteca Christine, el asesinato del cardenal Posadas Ocampo o la detención del propio Benjamín Arellano en Puebla.

“Tuve la impresión –afirma el autor– de que la historia de los Arellano Félix, entrecruzada con la de México en general, era una sucesión brutal de ajusticiamientos.”

Situado más allá de la trinchera periodística, en ese recorrido lleno de velocidad y desconcertantes giros se ponen al desnudo las entrañas del cártel: sus nexos empresariales-políticos, sus jerarquías y modos de operar. El resultado es una compleja y profunda visión sobre la acumulación de poder a través del feroz ejercicio de la violencia.

Juan Carlos Reyna (Tijuana, 1980) es autor de Confesión de un sicario (Grijalbo) y de la columna El alfabeto ilustrado del narco mexicano publicada en http://www.vice.com. Su trabajo en televisión incluye la producción periodística de los documentales Se presume inocente y Confesiones de un sicario, nominado a los premios Emmy.

Su trabajo en artes visuales abarca el volumen de ensayos Las estéticas de la mundialización, la curaduría de Estado Alterado en la galería Massimo Audiello y una columna quincenal de crítica de arte en la revista Código.

Como músico es colaborador desde hace una década de Bostich y Fussible, fundadores del Colectivo Nortec y nominados a los premios Grammy Internacional.

Textos suyos sobre cultura y violencia han aparecido en el periódico Reforma y en las revistas Gatopardo, Esquire, La Tempestad y Letras Libres.

Por su parte Farrah Fresnedo (Los Ángeles, 1977) es criminóloga. Ha sido asesora durante cinco años para abogados federales especializados en delitos de narcotráfico en la frontera México-Estados Unidos. Además, ha sido mentora en la Unidad de Pandillas del Departamento de Educación del condado de San Diego, donde ha tenido a su cargo a adolescentes en la fase de iniciación en el crimen organizado.

Es miembro de la mesa directiva de Dasein, una asociación civil que ofrece asistencia psicológica y legal para niños de escasos recursos ligada con el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) en Tijuana.

el-extraditado2545xc

Este texto ha sido publicado en:

http://efektonoticias.com/cultura/%E2%80%9Cel-extraditado%E2%80%9D

“Zetas”, la franquicia criminal

Estándar

En los últimos años del siglo XX y lo que va de este siglo XXI, hemos sido testigos del incremento de violencia en diversos estados de nuestro país, especialmente en Tamaulipas, Chihuahua, Michoacán, Morelos, Guerrero, Nuevo León, primordialmente y sólo por citar a los más representativos.

zetas

Los enfrentamientos entre grupos criminales y elementos de seguridad pública ha sido una constante, así como la lucha por las plazas y zonas de paso para contrabandear estupefacientes han dejado a la población en la completa desolación, ya que las acciones del gobierno han sido prácticamente nulas.

Pero de donde han surgido tantos grupos criminales y ¿por qué?

El periodista Ricardo Ravelo, quien se inicio como reportero en la revista Proceso hasta hacerse de un nombre dentro del tema del narcotráfico por sus intensas investigaciones, publica un libro trascendental para entender la escalada de violencia que vivimos durante los gobiernos federales panistas y el surgimiento de nuevos y cada vez más poderosos y sanguinarios grupos criminales.

Zetas, la franquicia criminal (Ediciones B) es uno de los más recientes trabajos periodísticos que Ravelo publica, en el que devela nombres, acuerdos y la maraña intrincada en la que involucra al gobierno Federal y los carteles de la droga.

El grupo de ‘Los Zetas’, enfrento a militares contra militares, lo que ha encarnizado y elevado el nivel para erradicar la violencia, o bien, ya de menos apaciguar las aguas de tantas regiones convulsas, ya que al escuchar voces de la ciudadanía michoacana que se aventuran a citar que en Michoacán es imposible gobernar y se ha convertido en “Estado fallido” debido a que las acciones de las autoridades locales se ven limitadas por el miedo o por la colusión y contubernio con criminales donde hay ausencia de la ley y la justicia que provoca inseguridad, miedo, tristeza, ira, desconfianza, rivalidad, indiferencia, muerte y opresión, no me queda más que reconocer dichas palabras como una verdad al apreciar un paisaje de acontecimientos trágicos en aquella entidad… y en muchas otras donde operan distintos grupos como ‘Los Zetas’.

Jorge Iván Garduño
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en:
 
http://efektonoticias.com/cultura/zetas-la-franquicia-criminal-literatura
 

“La historia del narcotráfico en México”, y la defensa de la narcoguerra

Estándar

Tras el aumento del índice delictivo, pero sobre todo de muertes por enfrentamientos y la llamada “Guerra del narcotráfico” emprendida por el gobierno del entonces presidente Felipe Calderón (2006-2012), se evidenció la gravedad que México enfrenta en materia de delincuencia organizada se refiere.

portada-historia-narcotrafico-mexico

A este respecto, también es muy recordado el llamado Acuerdo para la Cobertura Informativa de la Violencia que en su momento suscribieron 175 medios de comunicación, entre televisoras, radiodifusoras, periódicos, revistas, casas editoriales y portales electrónicos de información en el que se comprometieron todos ellos para adoptar estrategias que ayudaran a tomar posturas en contra del crimen organizado a fin de evitar convertirse en voceros involuntarios de grupos de terror.

Bien es cierto que el manejo de cualquier información debe ser abordado de manera objetiva como lo demanda el ejercicio periodístico, pero sobre el crimen organizado la objetividad –y aquí el periodismo es permisivo– no es posible plasmarla cuando de lo que se habla es un hecho que lacera a la sociedad misma, que por falta de capacidad o de sobrada incapacidad de las autoridades competentes, según quieran verlo, hiere, lastima y lesiona la libertad de expresión… que cabe recordar es uno de los derechos fundamentales en cualquier sociedad sana que se jacte de serlo, a fin de estar informado para tomar mejores decisiones.

121 mil muertos fue el saldo que el INEGI dio a conocer como el número oficial por la narcoguerra calderonista, sin embargo muchas voces dicen que esa lucha tenía que realizarse a favor de la sociedad mexicana, y uno de los argumentos más firmes al respecto se encuentra en La historia del narcotráfico en México (Editorial Aguilar).

En esta obra, Guillermo Valdés Castellanos, quien fungió como director del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) entre los años 2006 y 2011, hace una recapitulación sobre la situación que vivía México al llegar al cargo el ex presidente Felipe Calderón Hinojosa, para aterrizar en la defensa de la lucha emprendida por el pasado sexenio contra la delincuencia organizada.

En sus casi 500 páginas, Valdés Castellanos hace gala de sus conocimientos y muestra una gran investigación, por la que a más de uno les resultará una obra de consulta y acerbo bibliográfico, aunque no para quienes busquen o supongan que es un recorrido por los diversos cárteles mexicanos y sus principales cabecillas, ya que al centrarse en el pasado sexenio, no es posible alcanzar la objetividad en esta materia.

La historia del narcotráfico en México, una obra que por desgracia es necesaria para entender el México contemporáneo, ya que la escalada de la violencia en la delincuencia organizada amenaza la integridad de más y más ciudadanos de a pie quienes somos agredidos en nuestras libertades más básicas.

Una obra que hay que leer para entender u obtener las herramientas necesarias que nos permitirán cuestionar o defender la guerra contra el narcotráfico que caracterizó el sexenio de Felipe Calderón.

Jorge Iván Garduño
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en:
 
http://efektonoticias.com/cultura/la-historia-del-narcotrafico-en-mexico-y-la-defensa-de-la-narcoguerra

“La literatura tiene el papel de contar historias verosímiles que enganchen al lector”

Estándar

El escritor colombiano Óscar Collazos me ofreció una entrevista a propósito de su nueva novela La modelo asesinada (Editorial Océano), un libro estremecedor en el que el protagonista, Raúl Blasco, se empeña en desvelar un misterioso crimen que desencadena una inquietante trama bien lograda y extremadamente  agitada.

Collazos nos habla de su quehacer literario, de su patria, la violencia y de cómo vislumbra el futuro colombiano, una interesante charla que a continuación reproduzco.

la-modelo-asesinada-ebook-9786078303427

Jorge Iván Garduño [JIG]: ¿Cómo se vivieron los años de violencia y corrupción creciente en Colombia, desde la perspectiva de tu generación?

Óscar Collazos [OC]: Como la continuación de episodios sucesivos de violencia en nuestra historia. Fuimos niños y crecimos con la violencia política de liberales y conservadores, hasta la aparición de guerrillas, paramilitares y narcotráfico.

JIG: ¿Desde siempre supiste que escribirías libros o cómo fue que iniciaste en esta empresa?

OC: Desde muy joven, hacia los 15 o 16 años, sentí que quería ser escritor. Hacia los 20, sabía que ya no podía ser otra cosa que escritor: publiqué mis primeros cuentos y artículos y decidí que, sobre todas las demás cosas (una carrera universitaria, una profesión exitosa) ser escritor era lo que le daba sentido a mi vida dentro de la más absoluta confusión.

JIG: ¿Cómo definirías tu literatura?

OC: He pasado por distintas etapas, de difícil definición: de la autobiografía y la experimentación formal de los primeros años a una visión del mundo más amplia, sirviéndome del aprendizaje de esos primeros años. Hay, seguramente, temas que definen mi literatura: la violencia, por ejemplo, pero es la misma violencia que recorren otros escritores de mi generación. En mi caso, esa violencia empieza con el principio de autoridad en la familia, con la imposición de dogmas religiosos y morales y el propósito de enfrentarlos desde la escritura. La sexualidad, que fue tema de muchos de mis cuentos y novelas, dio un paso hacia el erotismo y la trasgresión moral. De todas maneras, me resulta muy difícil definirme.

JIG: ¿Consideras a Raúl Blasco un paladín de la justicia y la honorabilidad; como un hombre que se niega a enfrentar su presente o una víctima de las circunstancias? ¿Y por qué?

OC: Raúl Blasco es un hombre que vive en las fronteras de la trasgresión y lo establecido. Es políticamente un escéptico, pero ha aprendido a vivir con los placeres que elige. Es un bon vivant, pero vive obsesionado con la justicia. Creo que vive irónicamente y por eso su condición de voyeur, es decir, de testigo. Ha tratado de ser un hombre justo y ha sido víctima de la injusticia. Más que un seductor, es un hombre que gusta, por ser libre.

JIC: ¿Piensas que en las sociedad son más los “Raules Blasco” que gente empeñada en la violencia?

OC: Los Raules Blasco de Colombia, los que prefieren la justicia al crimen, la ética a la corrupción, han impedido que mi país no se hunda en el abismo. Son figuras de la resistencia política y ética, pero están condenados, muchas veces, a perder, pues el sistema es mucho más poderoso que ellos.

JIG: ¿Cuál consideras es el verdadero papel de la literatura dentro de una sociedad a la sombra del narco y los paramilitares?

OC: La literatura, en este caso la novela, no tiene más papel que el de contar historias verosímiles que arrastren al lector del principio hasta el final. Frente al poder monstruoso de narcos y paramilitares, cualquier función de la literatura puede parecer irrisoria, pero más allá de las historias que cuenta, esa literatura contiene principios morales, actitudes ejemplares, formas de ver el mundo que los lectores reconocen detrás de historias y personajes.

JIG: Tras largos años de estar sólo como espectador, ¿cuál fue la Colombia que encontraste a tu regreso?

OC: Una Colombia que, de 1972 a 1989, se había convertido en uno de los países más violentos de América Latina, con una clase política capaz de servir a las industrias del crimen, con una sociedad secuestrada por las organizaciones criminales. Regresar a Colombia me exigía recuperar el habla cotidiana, las tensiones de la vida diaria, el instinto de supervivencia que había perdido en muchos años de ausencia. El país visto de lejos durante años debía ser visto de cerca. Eso le dio una nueva vida a mi literatura.

JIG: ¿Cómo vislumbras Colombia a corto, mediano y largo plazo?

OC: Un país que, finalmente, vislumbra la posibilidad de encontrar fórmulas de paz a mediano plazo, pero, al mismo tiempo, un país de fuerzas enfrentadas a favor o en contra de la guerra. No soy demasiado optimista: mientras subsista el narcotráfico y sus organizaciones al margen de la ley, van a subsistir otras formas de violencia organizada, no tanto de orden político (como las guerrillas) sino de orden estrictamente criminal, como lo que es llamado “bandas criminales”, que no son sino paramilitarismo sin proyecto político antisubversivo. Tendrán aliados entre las fuerzas del Estado, sin duda, pero una fase de la violencia histórica de Colombia parece encontrar por ahora una salida política.

La modelo asesinada una novela trepidante y que a cada momento impone un ritmo vertiginoso que desencadena en un final vibrante, que de principio a fin arrastran al lector en una historia tan verosímil como bien contada.

Jorge Iván Garduño
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en:
 
http://efektonoticias.com/cultura/la-literatura-tiene-el-papel-de-contar-historias-verosimiles-que-enganchen-al-lector