Archivo de la etiqueta: Novela negra

Raymond Chandler, el maestro indiscutible de la novela negra

Estándar

Raymond Chandler (1888- 1959), fue un escritor norteamericano en la que su escritura irónica y cínica elevó la novela negra logrando que fuera revalorada, por lo que se considera el maestro indiscutible de este género.

Tras el divorcio de sus padres, Chandler recibió una sólida formación literaria en el Dulwich College de Londres, Inglaterra, y luego de estudiar a autores clásicos y modernos viajó a Francia y Alemania, y posteriormente se nacionalizó británico.

el-sueno-eterno-raymond-chandler-de-bolsillo-12687-MLA20062730194_032014-Fdfdf

Trabajó como reportero para el London Daily Express y para la Bristol Western Gazette, y fue en esas fechas cuando publicó 27 poemas y su primer relato: The Rose Leaf Romance para luego regresar a los Estados Unidos e instalarse en California.

Tras participar en la Primera Guerra Mundial, se enroló como empleado de la banca, para después trabajar en la industria petrolífera, y en 1932, Chandler fue nombrado vicepresidente del Dabney Oil Syndicate en Signal Hill, sin embargo, fue despedido a causa de su alcoholismo, múltiples aventuras con las secretarias de la empresa y ausentismo.

Este duro golpe en medio de la Gran Depresión, es en 1933 cuando Raymond Chandler decide dedicarse por completo a la escritura, y es así como comienza a enviar manuscritos a pulps populares de revistas de ficción criminal impresas en papel barato, siendo Blackmailers Don’t Shoot uno de sus primeros cuentos, y que publicó en la revista Black Mask.

Cabe señalar que Debolsillo estrena la biblioteca de Raymond Chandler, y su personaje más famoso, Philip Marlowe, es un detective de pocas palabras y profundas reflexiones que envejece a través de las novelas que protagoniza. Marlowe es solitario, cínico, escéptico, fuerte, duro, seguro de sí mismo, un antihéroe romántico y un referente de la literatura y el cine del siglo xx.

00106520676591____1__1000x1000ddf4

Lo obra de Chandler reflejan una sociedad empobrecida, violenta y deshonesta que todavía vive las consecuencias de la Gran Depresión. El escenario: Los Ángeles, una ciudad joven, aislada, con una ley moral dudosa y un departamento de policía corrupto; las calles que pisa Marlowe van desde su despacho cerca del decadente Sunset Boulevard hasta las grandes mansiones de la zona alta, desde los bajos fondos de una Santa Mónica casi inexistente hasta los cañones de los desiertos que rodean la ciudad.

En El sueño eterno (1939), la primera novela de Chandler, Philip Marlowe acepta un caso que promete ser sencillo. El General Sternwood, viejo, paralítico y extremadamente rico, ha recibido una nota de chantaje que concierne a su hija menor, la salvaje Carmen. Sternwood sospecha de Arthur Geiger, un librero de la ciudad, y pide a Marlowe que le investigue a fondo.

Sin embargo, Vivian Sternwood, la hija mayor del General, sospecha que el detective ha sido contratado para que encuentre a su marido, Rusty Regan, desaparecido recientemente. Marlowe pronto descubrirá que lo que parecía un trabajo rutinario es, en realidad, una laberíntica trama de pornografía y asesinatos en la que las hermanas Sternwood jugarán un diabólico papel.

Esta novela es el resultado de un proceso de expansión y recreación de dos relatos del autor “canibalizados”, que fueron publicados antes en la revista pulp Blac.

Adiós, muñeca (Debolsillo) publicada por primera ocasión en 1940, es la segunda novela protagonizada por Philip Marlowe, es una muestra exquisita del más puro Chandler: una trama brillante, personajes ambiguos, una femme fatale desalmada y una crítica social cruda y mordaz.

Marlowe está trabajando en un caso tedioso y rutinario cuando se fija en un tipo bastante sospechoso y le sigue hasta un club. Es Moose Malloy, y está decidido a recuperar a su ex novia, Velma Valento, que ha desaparecido. Su desesperación le lleva a matar al propietario del local, un hombre afroamericano.

La policía de Los Ángeles todavía se rige por prejuicios racistas y se desentiende de la investigación. Marlowe se encargará del caso sin ser consciente del peligro que corre. No tardará en darse cuenta de que está inmerso en una complicada trama de asesinatos y corrupción donde nada es lo que parece.

Adiós, muñeca también se inspira en tres relatos que Chandler “canibalizó” y que serán incluidos como novedad en la edición de este título de Debolsillo: “El hombre que amaba a los perros”, “Prueba con la chica” y “El jade del mandarín”.

Cabe señalar que Raymond Chandler reflexionó sobre el arte de la novela policiaca en su ensayo El simple arte de matar (1950).

Jorge Iván Garduño
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en: 
 
http://efektonoticias.com/cultura/raymond-chandler-el-maestro-indiscutible-de-la-novela-negra
 
Anuncios

‘Cuervos’ de John Connolly, una novela de alto calibre

Estándar

Desde que en 1999 John Connolly publicó su primera novela (Todo lo que muere, Tusquets Editores) protagonizada por el detective Charlie Parker, enfrentó una serie de críticas desmesuradas por desvirtuar –según consideraron algunas voces– el género policiaco y la novela negra, al incluir elementos considerados como sobrenaturales; asimismo, al retorcer el ambiente en su prosa agregando una pareja homosexual, que se podría decir busca redención con sus actos.

Sin embargo, la obra de Connolly ha alcanzado por méritos propios un lugar imprescindible dentro de cualquier buena biblioteca, ya que la carga emocional de sus personajes provoca sin cortapisas al lector al reclamar venganza por el pasado tempestuoso del que son presas… acometiendo el aliento.

Cuervos (Tusquets Editores), la onceaba novela de este escritor irlandés en la que mantiene al atormentado Charlie Parker como eje motor de la trama, recrea la localidad de Pastor’s Bay del norteño estado norteamericano de Maine, donde el extravío y más tarde presunto asesinato de una joven de nombre Anna será el interruptor que ponga en marcha el terrible resurgimiento de secretos del pasado.

Charlie Parker tendrá que sortear sus demonios para salir avante en la tarea que le ha sido encomendada por un funesto personaje que está siendo angustiado por acusaciones anónimas de alguien que aparentemente conoce sucesos lejanos que lo involucran a él.

La prosa de Connolly no ha perdido su frescura con el paso del tiempo, muy por el contrario, se han madurado ganando profundidad en los detalles que recrean la esencia de la condición humana que nos provoca preguntarnos: ¿qué agonías de frustración yacen detrás de Cuervos?

El libro nos seduce desde la entrada misma, nos transporta a los límites del dolor, añoranza y ternura, que nos permiten tomar impulso para agarrar fuerzas y continuar siendo cómplices de Parker, quien busca tranquilizar los demonios que despertaron al momento mismo del brutal crimen de su esposa e hija asesinadas.

Es así como la novela transcurre entre una suerte de periplo detectivesco con evanescencias enigmáticas del pasado, en la que Charlie Parker deberá resolver un enigma que pondrá a prueba sus más agudos conocimientos para encontrar la verdad.

Cuervos, una obra erigida en una zaga que llega hasta la médula de los huesos, escrita por un autor que nos vuelve cada vez más exigentes; por tener la capacidad artística de construir palabras, frases y párrafos que se introducen en la sangre como un virus cargado de los temores más ocultos provenientes de un pasado que hay que enfrentar si buscamos cerrar el círculo.

En definitiva, John Connolly es un escritor al que se debe aproximar, pues leerlo se convierte en un ejercicio de vida que se resuelve en placer interior: irresistible y muy saludable.

Jorge Iván Garduño
@plumavertical
 
connollyjohn02-c2a9-ivan-gimenez
 
 
Este texto ha sido publicado en:
 
http://efektonoticias.com/cultura/cuervos-de-john-connolly-una-novela-de-alto-calibre

Norman Mailer, novelista delirante, frágil y excesivamente sadomasoquista

Estándar

Pocos, muy pocos escritores construyen su literatura sobre lo vil y despreciado, y de esos pocos, casi ninguno lo hace con la maestría, soltura y capacidad literaria como el ya considerado analista de la <<neurosis social de América>>, Norman Mailer, un genio desadaptado de la sociedad, que bien puede escribir novelas sadomasoquistas o igual ensayos cargados de mucha lucidez.

Hijo de una familia judía de clase media, Norman Kingsley Mailer nació en 1923 en Long Branch, Nueva Jersey. Se crió en el distrito de Brooklyn en Long Island, Nueva York, y es a los 18 años de edad cuando publica su primer relato, mientras aún cursaba sus estudios de ingeniería aeronáutica enla Universidadde Harvard.

Es en ese periodo de su vida y en plena consciencia de su interés por la escritura, cuando es reclutado por el ejército de los Estados Unidos para servir durante la SegundaGuerraMundial para ser utilizado por su país en el sur del Océano Pacífico, de esta experiencia nace su primera novela, de corte naturalista y la que lo colocaría en el plano internacional literario: Los desnudos y los muertos (1948), con la que consiguió dar una visión grotesca de la guerra y marcó su crítica ácida contra el autoritarismo antidemocrático de cierto sector oficial del ejercito norteamericano.

Luego de haber publicado ya su primera novela, Mailer pasó algún tiempo enla Sorbonade París, lo que le permitió contemplar de manera lúcida el totalitarismo inherente en las estructuras de poder en los Estados Unidos, y ya de regreso en su país, se mostró sumamente crítico tanto en sus ensayos, relatos y textos de ficción a estos totalitarismos; examinando de manera magistral la violencia, la histeria, el delito y la confusión en la sociedad estadounidense durante el siglo XX, lo que lo catalogó como un escritor anti-sistema.

El periodismo fue parte esencial de su vida, desde su juventud estuvo vinculado a éste, y a finales de la década de los 50 es uno de los miembros fundadores del semanario neoyorquino Village Voice y además miembro del consejo editorial de la revista Dissent, lo que lo aproximo a su consolidación como periodista político, muestra de ello es que gran parte de su obra es de esa misma naturaleza.

En 1967 fue arrestado por su participación en las manifestaciones anti-Vietnam de ese año, estuvo encerrado poco tiempo, no era fácil mantenerlo callado y como consecuencia un año más tarde publica la novela Los ejércitos de la noche, que mereció el Premio Nacional del Libro, el premio dela Universidad de Long Island y por primera vez (recibiría otros más tarde), el prestigiado Pulitzer.

Escribió además sobre temas trascendentes en la historia, registrándolos como fiel testigo: la llegada del hombre a la luna, con Un fuego en la luna; el creciente feminismo de la década de  los 70, con El prisionero del sexo; la muerte del asesino Gary Gilmore, con La canción del verdugo; la CIA, con El fantasma de Harlot; obras que lo han catalogado, junto con Truman Capote, en el gran innovador del periodismo literario, pero con la característica impresa de Mailer: su amargura ante la sociedad con la que plasma su filosofía liberal.

Su talento no solamente quedó plasmado en la literatura, también abarcó el cine como guionista, director y actor en varias películas, además de alcanzar una excelente reputación como biógrafo de personalidades diversas tales como: Marilyn Monroe, Pablo Picasso y Lee Harvey Oswald, las cuales tuvieron buena acogida por parte del público conocedor.

En todo momento Mailer fue un excelente analista de la sociedad norteamericana, un fiero crítico de los sistemas de poder prevalecientes en su país, un inquebrantable machista dispuesto al masoquismo, un hombre vulgar que utilizó el lenguaje de manera burlesca pero atinada y muy apropiada, un filósofo ruin pero efectivo, un loco que le gritó a su patria que era una desadaptada y puta social, un artista fuera de serie que probó todo lo que plasmó en su obra literaria.

Un escritor inteligente, basto, magistral, ácido, pelado, crítico, picante, trastornado, frenético, sadomasoquista, violento, pornográfico… la literatura de Norman Mailer es todo esto y muchísimo más, pero sobre todo, es una constante advertencia a nosotros mismos, de lo mal que hemos actuado en busca de una supuesta libertad.

Y es que hasta el último día de su vida, a Norman no dejaba de inquietarle la dirección que los Estados Unidos mantenía en el ámbito político según sus propias apreciaciones; le preocupaba que en su país no estaba muy lejos de instaurarse algo parecido al fascismo, pero que jamás llevaría ese nombre.

Sumergirnos en la literatura de Norman Mailer, nos llevará al punto crítico de la reflexión, ahí donde el raciocinio toma lugar para encausarnos a un diálogo continuo que parte de nosotros para con los demás, con el objetivo de construir puentes sólidos, firmes, y dejar a un lado la podredumbre en la que descansa buena parte de la sociedad y que literatura tan desafiante y mordaz, como la de este estadounidense, deja al descubierto.

Sus libros son un recordatorio de lo bueno y malo que puede llegar a ser el individuo en situaciones tan diversas como la vida misma, su lectura nunca nos dejará indiferentes, muy por el contrario, nos proveerá de una mente mucho más lúcida y llena de vida.

Jorge Iván Garduño
Fotógrafo, escritor y periodista mexicano.
jorgeivangg@hotmail.com
@plumavertical

Henry Miller, precursor de la novela negra y la generación “Beat”

Estándar

Henry Valentine Miller nació el 26 de diciembre de 1891 en Nueva York, dentro de una familia humilde de origen alemán, y falleció en California el 7 de junio de 1980 acausa de problemas circulatorios. Sus actividades fueron las de telegrafista, peón de rancho, recadero, vendedor de enciclopedias a domicilio, jefe de personal de la WesternUnion, boxeador y además de haber contraído cinco veces matrimonio, pasó por el París de la GeneraciónPerdida(1930-1980).[i]

Toda la obra de Miller, en una primera lectura, parece estar repleta de odio a los judíos, los alemanes, a las mujeres, a los Estados Unidos, a Dios… una lectura reflexiva y objetiva te lleva a pensar que su prosa –por encima de consideraciones morales– no deja de ser un canto extremado pero admirable a las libertades tradicionales americanas, una travesía despiadada por su país y su inconsciente; el narrador de la urbe, de las prostitutas, de los locos, de los reventados por la vida, de todo ese delirante modus vivendi americano.

Henry Miller es considerado un anarquista literario, un fiero opositor de los convencionalismos existentes en las décadas de entre 1930 y 1980, ya que sus textos vitalistas, eróticos, anarcoides y de una franqueza sexual despiadada, desencadenaron grandes polémicas y censuras en la Unión Americana generadas a partir de su novela Trópico de Cáncer; publicada en París en 1934 y en América hasta 1961 junto a Trópico de Capricornio.

En la década del cincuenta intentar la lectura de Miller era poco más que una aventura pecaminosa, ilícita y clandestina, su aproximación desprejuiciada hacia las relaciones pasionales, fueron la causa de su desaparición de los corredores literarios; a partir de él, la literatura se revolucionó y comenzó un cambio generacional dentro de las letras norteamericanas que influyeron universalmente: la generación del “Beat”.[ii]

La Beat Generation, fue un grupo de escritores estadounidenses de los años ’50, que mostraban su rechazo a la corriente social mayoritaria a través de su literatura ajena a todo convencionalismo y a un estilo de vida alternativo que proclamaba la revolución sexual, la utilización de la píldora anticonceptiva, la vida comunal, los muchachos florales, la insurrección de los jóvenes, los narcóticos, la apertura conceptual y social; pero Miller ya lo había hecho por su cuenta, mucho antes. Fue uno de los precursores de un estilo que marcó una época.

Henry Miller combina desvergonzadamente amor, sexo, odio, sueños, pasiones, realidad, frustraciones y muchos etcéteras en una obra única y feroz, en la que convergen los sentimientos y contradicciones de un hombre que se enfrenta al hecho de vivir y que podría ser tachado hoy día de sexista, misógino o abominable machista que se encuentra siempre al borde del abismo.

Sus escritos, están ausentes de estructuras convencionales y carentes del uso de una narración lineal, los cuales se vinculan a la exposición introspectiva de un universo esencialmente masculino, con tendencia a la práctica erótica y el proceder nihilista, modelado con un cierto sentido lírico de la prosa, esencia libertaria y vitalista, y de una plasmación autobiográfica con base en el flujo de conciencia.

Miller piensa que su patria está enferma, por eso practica el canibalismo con ella. <<Por fuera parece un panal de miel, por dentro es un matadero. Norteamérica es una casa de putas dirigida por mujeres. He recorrido las calles de muchos países del mundo pero en ninguna parte me he sentido tan degradado y humillado como en América>>.[iii]

Entre las novelas más destacadas por este norteamericano menciono Trópico de Cáncer y Trópico de Capricornio, sus obras cumbres y que descifran su mundo literario, consideradas incluso como las precursoras del género de la novela negra por su temática y lenguaje.

Henry Miller inició la revolución moral del siglo XX; continuada por Kerouac y Burroughs con la generación “Beat”; seguida por el último escritor <<maldito>> de la literatura norteamericana, Charles Bukowski; abordada con humor por el analista de la <<neurosis social de América>>, Norman Mailer; y culminada por la figura legendaria del Nuevo Periodismo e inventor del llamado Periodismo Gonzo,[iv] Hunter S. Thompson.

Concluyo que está lejos de mí la idea de recomendar al lector violencia, odio y demencia; pero debo confesar que, a pesar de que Henry Miller maneja ingredientes de sabores fuertes, consigue una obra de arte, una novela que saca fuera lo malo que hay en el ser humano y que lo perturba, lo atrae y quizá palie algo el escozor de las heridas íntimas. <<Y es que revolcarse en el barro (de vez en cuando) dicen que es bueno para la piel>>.


[i] Artistas y escritores que a partir de su sentimiento de angustia y desengaño, crearon obras de modo tácito y, algunos de ellos muy lejos de sus ciudades natales.

[ii] Sus integrantes: Allen Ginsberg, Jack Kerouac, Neal Cassady y William S. Burroughs.

[iii] Henry Miller, Trópico de Cáncer.

[iv] Una manera de escribir, en el que el autor –alimentado con mucha química– se convierte en protagonista y catalizador de la acción.

Jorge Iván Garduño
Fotógrafo, escritor y periodista mexicano. Cursó estudios de Comunicación y Periodismo (UNAM). Colabora para revistas culturales, literarias, páginas web y periódicos de circulación nacional.
jorgeivangg@hotmail.com
 
Este texto fue publicado en:
 
http://www.lajornadaguerrero.com.mx/2011/07/17/index.php?section=opinion&article=004a1soc
 
Revista “Molino de Letras” marzo-abril 2008.
 
Revista “Desde el Sótano” de librerías El Sótano julio-agosto 2009. 
 
Revista “Nosotros” diciembre 2007