Archivo de la etiqueta: Nueva York

Las hijas del capitán es un relato de emigrantes en un país construido por emigrantes: María Dueñas [AUDIO]

Estándar
Anuncios

17 años del 11S [OPINIÓN]

Estándar

TEXTO PUBLICADO EL 20 DE SEPTIEMBRE DE 2018 EN EL PERIÓDICO EL NACIONAL

En punto de las 8 de la mañana tiempo del este de los Estados Unidos del 11 de septiembre de 2001, dio inicio uno de los capítulos que transformarían la historia y el rumbo de las políticas internacionales de seguridad aérea en todo el mundo, a esa hora despegó del Aeropuerto Internacional Logan de Boston el vuelo 11 de American Airlines, en el que viajaban 5 terroristas que secuestraron el Boeing 767 que transportaba a 92 pasajeros y que 46 minutos después se incrustaría en la Torre Norte del Word Trade Center (WTC) de Nueva York.

Ese día el mundo se enteraría que existía un hombre llamado Osama Bin Laden y que en otro tiempo fue aliado de los EEUU, quien lideraba la organización terrorista Al-Qaeda, y que países que tal vez nunca habían escuchado nombrar antes en su vida eran refugio para él, sus allegados y simpatizantes… los ojos del que es considerado el ejército más poderoso de la Tierra estaban puestos en Medio Oriente y los países árabes.

Entre las 8 y las 11 horas de aquella mañana del 11 de septiembre se vivieron momentos tensos y de gran conmoción, a las 9:03 un segundo avión, pero ahora de United Airlines embiste la Torre Sur del Word Trade Center, y si para esos instantes aún no quedaba claro qué sucedía en la Torres Gemelas, la transmisión en vivo por televisión de ese impacto dejó claro que eso no era un accidente.

34 minutos después se informó que un tercer avión se estrelló contra el Pentágono… no había duda ya, los Estados Unidos eran objeto de un ataque terrorista y toda la nación estaba envuelta en casos y pánico, tanta información propició que se publicaran supuestos ataques en edificios de gobierno y más secuestros de aeronaves comerciales.

Finalmente, un cuarto avión se estrelló en Pensilvania sin alcanzar su objetivo: el Congreso de los EEUU se informó, aún otros aseguraban que la Casa Blanca era el objetivo.

Las imágenes de terror procedentes del WTC de Nueva York fueron una constante, hombres y mujeres que prefirieron arrojarse por las ventanas a cientos de metros sobre el suelo y así adelantar su muerte, antes que morir quemados entre los fierros hirvientes y el concreto colapsado de los hasta entonces símbolos de poderío económico norteamericano.

Según la mayor base de datos sobre terrorismo a nivel global a cargo del Consorcio Nacional para el Estudio del Terrorismo y Respuestas al Terrorismo (START) de la Universidad de Maryland, el último año—2017—muestra la tercera caída anual consecutiva en cuanto a número de actos terroristas y número de muertes por esa violencia.

El año 2014, cuando ISIS se encontraba en su pico en Siria e Irak, presentó los números históricos más elevados de actividad terrorista. Esto fue cambiando conforme esa agrupación fue disminuida y el territorio que controlaba en esos dos países le fue arrebatado. Además de ésta, otra organización terrorista que acaparó los reflectores debido a las muertes producidas fue Boko Haram, tristemente famoso por sus secuestros masivos de niñas, pero enormemente letal en otros tipos de actos. El gobierno nigeriano desde entonces, auxiliado por varios países, incluido EU, ha llevado a cabo un combate relativamente eficaz contra esa organización.

El número de muertes ocurridas por terrorismo en 2017 (26,000) sigue siendo altísimo. Solo comparándolo con 2012, cinco años atrás, hay 70% más fatalidades. Y si lo contrastamos con 2001, cuando ocurrieron los atentados terroristas del 9/11, hoy tenemos aproximadamente 600% más ataques y 400% más fatalidades que en aquél año.

Al Qaeda sigue viva a pesar de todo lo que se ha invertido en su destrucción. Se trata de una compleja organización con filiales ubicadas en cantidad de países como Somalia, en donde ocurrió el ataque más mortífero del 2017. Una de esas filiales derivó en eso que hoy conocemos como ISIS; la mayor perpetradora de los últimos años, también sigue viva a pesar de haber perdido el territorio que controlaba en Siria y en Irak.

El último reporte de START revela que en 2017 hay al menos 20 grupos perpetradores adicionales a los que había en 2016, lo que refleja que los procesos de radicalización en sociedades varias siguen operando y creciendo, elevando los riesgos futuros.

Tras 17 años, se han efectuado dos grandes intervenciones militares multinacionales, decenas de otras intervenciones menores, bombardeos contra cuarteles, posiciones, bases, individuos, descabezamientos de agrupaciones, operativos secretos, aplicación extraterritorial de leyes, encarcelamiento y tortura de sospechosos, polémicas medidas de ciberseguridad y ciberespionaje a ciudadanos de decenas de países, cumbres, foros y conferencias, medidas estrictas de revisión a pasajeros de vuelos comerciales en todo el mundo, cientos de medidas para detectar y prevenir el financiamiento de organizaciones ilícitas… a la fecha en septiembre del 2018, el mundo padece no menos, sino más, mucha más, actividad terrorista que en 2001.

Tiempo al tiempo.

Jamaica Kincaid, la gran escritora que emergió de una pequeña isla del Caribe

Estándar

Dejar la comodidad de casa por ir en busca de nuevas y mejores oportunidades de vida nunca será una decisión fácil, el mundo no es lo mismo, y mucho menos cuando quien debe abandonar su terruño es una joven de tan sólo 17 años de vida.

Así fueron los primeros años de vida de Jamaica Kincaid (Elaine Potter Richardson), una escritora enigmática originaria de la diminuta isla caribeña de Antigua, y quien a esa edad viajo a Nueva York para iniciarse como niñera, pero el arrojo de su espíritu la impulsó para estudiar fotografía, lo que le permitió observar el mundo a su alrededor de manera artística.

Posteriormente comenzó su carrera literaria en un inicio como entrevistadora para algunas revistas, además de crítica musical del Village Voice y columnista en The New Yorker.

Lucy (Editorial Era), es una novela ampliamente celebrada en el mundo de las letras, en la que la autora narra de forma avasallante y hasta un tanto temeraria, la el viaje que Lucy, la protagonista realiza en la gran urbe extranjera, donde cada objeto, color, paisaje, diálogo y persona es novedad para ella.

Su experiencia íntima, narrada con la violencia serena de sus ojos asombrados, escandalizados, conmovidos, regocijados, es la experiencia de un viaje iniciático más allá de las propias fronteras. Es éste un libro de un ritmo veloz y apasionante que el lector no podrá dejar y lamentará terminar.

Una historia verídica, contada por una voz omnisciente, que en ocasiones nos hace pensar que es Jamaica recordando sus memorias y que lo hiciera frente al mar mientras la brisa rosa su rostro o cobijada por el paisaje de St. John’s y sus habitantes.

Quizás Lucy es eso y más: una escritora punzante que no olvida su origen en el corazón del bello Mar Caribe, pero que la desigualdad y falta de oportunidades la obligaron a dejar tan bella y hermosa tierra.

Jamaica Kincaid nos descubre una literatura caribeña de hermosas frases, del mismo modo como lo hiciera el descubridor Cristóbal Colón en el siglo XV. Lucy, una novela que nos transmite la emoción, deseo y alegría por lo que aún no conocemos pero que ansiamos conocer. Una novela que se convierte en un poema a la libertad humana.

Jorge Iván Garduño

@plumavertical

914D26MioOL45df

Este texto ha sido publicado en:

http://efektonoticias.com/cultura/jamaica-kincaid-la-gran-escritora-que-emergio-de-una-pequena-isla-del-caribe

“El jilguero”, el primer clásico del Siglo XXI

Estándar

El jilguero (Lumen), es la tercera novela de la alabada escritora norteamericana Donna Tartt, y que obtuvo el afamado Premio Pulitzer, además que ha estado en la lista de los libros más vendidos del New York Times, desde que se publicó a finales del 2013.

El jilguero - Donna Tartt

Esta obra está cargada de filosofía, poesía, arte, asimismo aborda las relaciones y el desafecto familiar; así como las drogas como remedio fácil contra el dolor, o las falsificaciones en el mundo del arte.

En sus más de 1,200 páginas, se nos habla de cómo el protagonista, Theo, aprende desde huérfano a los 13 años cuando su madre fue víctima de un atentado perpetrado por un extremista de derecha norteamericano en el Metropolitan Museum, a deslizarse una y otra vez, entre realidades muy distintas, las del privilegio y la pobreza, la de los ‘pijos’ y la de los chicos de la calle, la del dinero y la de la falta de él.

La obra de Tartt se acerca, de una forma sublime, a la búsqueda de la belleza porque su autora cree que hay una intensidad y una belleza en la vida que solo se puede alcanzar a través del arte, y que la escritura es una fiel representante de las expresiones artística.

Una novela ambientada en Nueva York, Las Vegas y Amsterdam, y que cuenta un enigma como trasfondo: El jilguero, un cuadro del artista holandés Carel Fabritius, discípulo de Rembrandt y maestro de Vermeer.

Al acercarnos a El jilguero, vamos enfocando una habitación de hotel en Amsterdam. Theo Decker lleva más de una semana encerrado entre esas cuatro paredes, fumando sin parar, bebiendo vodka y masticando miedo. Es un hombre joven, pero su historia es larga y ni él sabe bien por qué ha llegado hasta aquí.

¿Cómo empezó todo? Con una explosión en el Metropolitan Museum hace unos diez años y la imagen de un jilguero de plumas doradas, un cuadro espléndido del siglo XVIII que desapareció entre el polvo y los cascotes.

Quien se lo llevó es el mismo Theo, un chiquillo entonces, que de pronto se quedó huérfano de madre y se dedicó a desgastar su vida: las drogas lo arañaron, la indiferencia del padre lo cegó y su amistad con el joven Boris lo llevó a la delincuencia sin más trámites.

 Todo parecía a punto de acabar, y de la peor de las maneras, en el desierto de Nevada, pero no. Al cabo de un tiempo, otra vez las calles de Manhattan, una pequeña tienda de anticuario y un bulto sospechoso que ahora va pasando de mano en mano hasta llegar a Holanda.

¿Cómo acabará todo? Esto está en manos del talento de Donna Tartt, que ha puesto al día las reglas de los grandes maestros del XIX, siguiendo a Dickens pero también a los personajes de Breaking Bad, para escribir El jilguero, probablemente el primer clásico del siglo XXI.

Donna Tartt, que nació en Greenwood, Mississippi, en 1963, empezó a escribir poemas y a ganar certámenes literarios desde los 13 años, pero fue en 1992 cuando se dio a conocer mundialmente con El secreto, que tras ser traducida a 24 idiomas, la situó en la primera fila como escritora revelación.

Y tras 11 años de silencio, circunstancia que hizo pensar a muchos que Tartt había abandonado la literatura, volvió con Un juego de niños, novela por la que recibió también muy buenas críticas. Y de nuevo, tras otro paréntesis de 11 años, la escritora reaparece ahora por la puerta grande con este gran novelón, El jilguero.

Jorge Iván Garduño
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en: 
 
http://efektonoticias.com/cultura/el-jilguero-el-primer-clasico-del-siglo-xxi-literatura
 

Terrorismo, Nueva York y el WTC: una historia detrás del 11-S

Estándar

En punto de las 8 de la mañana tiempo del este de los Estados Unidos del 11 de septiembre de 2001, dio inicio uno de los capítulos que transformarían la historia y el rumbo de las políticas internacionales de seguridad aérea en todo el mundo, a esa hora despegó del Aeropuerto Internacional Logan de Boston el vuelo 11 de American Airlines, en el que viajaban 5 terroristas que secuestraron el Boeing 767 que transportaba a 92 pasajeros y que 46 minutos después se incrustaría en la Torre Norte del Word Trade Center (WTC) de Nueva York.

Luisgé-Martín-La-misma-ciudad

Ese día el mundo se enteraría que existía un hombre llamado Osama Bin Laden y que en otro tiempo fue aliado de los EEUU, quien lideraba la organización terrorista Al-Qaeda, y que países que tal vez nunca habían escuchado nombrar antes en su vida eran refugio para él, sus allegados y simpatizantes… los ojos del que es considerado el ejército más poderoso de la Tierra estaban puestos en Medio Oriente y los países árabes.

Entre las 8 y las 11 horas de aquella mañana del 11 de septiembre se vivieron momentos tensos y de gran conmoción, a las 9:03 un segundo avión pero ahora de United Airlines embiste la Torre Sur del Word Trade Center, y si para esos instantes aún no quedaba claro qué sucedía en la Torres Gemelas, la transmisión en vivo por televisión de ese impacto dejó claro que eso no era un accidente.

34 minutos después se informa que un tercer avión se estrella contra el Pentágono… no había duda ya, los Estados Unidos eran objeto de un ataque terrorista y toda la nación estaba envuelta en casos y pánico, tanta información propició que se publicaran supuestos ataques en edificios de gobierno y más secuestros de aeronaves comerciales.

Finalmente un cuarto avión se estrelló en Pensilvania sin alcanzar su objetivo: el Congreso de los EEUU.

Las imágenes de terror procedentes del WTC de Nueva York fueron una constante, hombres y mujeres que prefirieron arrojarse por las ventanas a cientos de metros sobre el suelo y así adelantar su muerte, antes que morir quemados entre los fierros hirvientes y el concreto colapsado de los hasta entonces símbolos de poderío económico norteamericano.

Insertada en estos trágicos acontecimientos, Luisgé Martín (Madrid, 1962) novela la historia de un hombre que considera los sucesos del 11-S –numerónimo con el que comúnmente se le denomina en España y Latinoamérica a los sucesos del 11 de septiembre de 2011, y 9/11 en el mundo anglosajón–, como una vuelta de tuerca para reiniciar su vida, comenzar otra actividad atreviéndose a realizar lo que nunca se ha animado a efectuar.

Y es precisamente a raíz de una plática que sostiene con un viejo amigo al que no veía desde hace años y en plena crisis de los 40, en que una noche antes, el 10 de septiembre de 2011, en la que desea que su monótona vida cambie por completo y tome un giro inesperado para poder tener la escusa perfecta para abandonar su empleo de oficina en el Word Trade Center de Nueva York.

La misma ciudad (Editorial Anagrama), habla de esto y más, de una ciudad que sufrió un duro golpe, cambiando su fisonomía y la de sus habitantes, quienes debieron adaptarse al nuevo panorama que la vida les ofrecía, y entender que tarde que temprano habría que levantar la mirada en busca del sol, aunque fuera entenebrecido por una nube de polvo, humo y cenizas.

Luisgé Martín crea una emoción sin igual con una prosa emocionante y vívida a través de su obra La misma ciudad, proporcionando al lector de interesantes perspectivas de un suceso del que la mayoría de la humanidad supo y se mantuvo al tanto.

Una novela que nos habla de los habitantes de una ciudad, que tras dispersarse la marejada de polvo negro producto de la sinrazón, ¿será posible encontrar la misma ciudad? La respuesta no la brinda de manera literaria Luisgé Martín.

Jorge Iván Garduño
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en:

http://efektonoticias.com/cultura/terrorismo-nueva-york-y-el-wtc-una-historia-detras-del-11-s

 

‘La guarida’, sombra inquietante del Holocausto

Estándar

La sombra inquietante del Holocausto, el suceso traumático del siglo XX por excelencia, se proyecta de manera fría y amenazante de un lugar a otro del planeta sin conmiseración de espacio, tiempo o persona; esto queda claro en el más reciente libro publicado en la colección Andanzas de Tusquets Editores, La guarida, de Norman Manea (Bucovina, Rumania, 1936).

Muchas ocasiones no es suficiente el silencio, la locura o la ignorancia, sino que debemos de persuadir al destino de que estamos del “lado bueno” para no salir heridos, o por lo menos para levantarnos de entre las cenizas y escombros en que se ha convertido nuestra vida producto del miedo y el horror.

Norman-Manea-3

Es así como los personajes de La guarida, de los que nos habla el escritor de origen rumano, se mueven a cortapisas en una sociedad recelosa de los regímenes marxistas sobrevivientes, recreando un thriller literario donde una sola chispa de resentimiento servirá para iluminar la travesía más oscura.

Es así como vemos transitar a un nostálgico profesor, Augustin Gora; al ilusionado Peter Gaspar; y a la recién aparecida Lu, ex mujer de Gora y actual pareja de Gaspar en un Nueva York –que bien puede ser sinónimo de exilio– que será escenario de las irracionalidades del ser humano que se empeña en construir sociedades que tienen como base el recelo congénito; un triángulo sobre una atmósfera prometedora.

La obra no sólo muestra la necesidad humana de sentirse reconocidos o buscar la necesidad del ser amado por simple maldad del espíritu, sino que recrea el hambre por recomenzar una existencia fallida o en ruinas, la cual toma como detonante la recepción de una misiva donde se incluye una amenaza de muerte para Peter Gaspar, por lo que todo parece indicar que los grupos extremistas de derecha y la policía secreta comunista son los autores de tan tétrica carta, así pues, la vida de todos será puesta en peligro.

En La guarida se anuncia de forma erudita el gran trauma del siglo, que además de ser una explicación de una realidad, anuncia el fin de una época de ideologías y por consiguiente, el vacio que generó en todo un continente. Norman Manea sabe que no puede dar marcha atrás y plantea la posibilidad de una sociedad que haya sido fecundada por las experiencias horripilantes padecidas en la primera mitad del siglo XX, sobre la base de que son aproximaciones en busca de un progreso real que sólo se construye con “el otro” y con “los otros” a fin de derribar el último “muro”: el de las limitantes político-culturales.

Manea vuelve a brindar al lector una escritura elocuente, que se convierte en un real viaje en la historia reciente y recrea un prodigio de claridad que no resta complejidad a las realidades a las que se enfrentan los protagonistas, quienes podrán refugiarse en una guarida de la que sólo saldrán vivos o muertos, pero, cualquiera que sea el desenlace develarán secretos que ya en ningún lugar son admitidos.

La guarida, una avasallante realidad de la que no podremos huir o escondernos, pues tarde o temprano deberemos enfrentar con la sangre fría e inteligencia al monstruo del recuerdo que de reojo vemos a nuestras espaldas; una obra que más que elocuente es imprescindible.

Jorge Iván Garduño
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en:
 
http://efektonoticias.com/cultura/la-guarida-sombra-inquietante-del-holocausto