Archivo de la etiqueta: Petróleo

Ciudad del Cabo y el Día Mundial del Agua [OPINIÓN]

Estándar

TEXTO PUBLICADO EL 22 DE MARZO DE 2018 EN EL PERIÓDICO EL NACIONAL

En pleno siglo XXI nos preocupan los suministros de petróleo, pero hay otro recurso, que es vital que, a diferencia de los hidrocarburos, es imposible subsistir sin él, cuyo valor no se ha tomado en serio o no hasta hace algunos años: el agua potable. Por tanto, el valor real del petróleo es cuestionable. El mundo vivió sin él durante miles de años, y si nos viéramos forzados a hacerlo, es probable que nosotros también pudiéramos prescindir de él. Podríamos hallar otras fuentes de energía, podríamos desarrollar combustibles sintéticos, podríamos sustituir y modificar… ¡vaya! podríamos sobrevivir sin el petróleo. Pero con el agua potable, ¡no ocurre lo mismo!

La vida depende de ella. Nuestros cuerpos están compuestos principalmente de agua. Necesitamos agua potable para seguir con vida: agua para beber, para bañarnos, para cultivar alimentos. No existe el agua artificial ni el agua sintética. Tiene que ser real y auténtica. Si no, pregúntenle a los habitantes de Ciudad del Cabo, Sudáfrica, quienes, a partir del 1 de febrero, se les redujo el suministro de agua a tan sólo 50 litros del vital líquido al día, una de las medidas para intentar evitar lo que se conoce como el ‘Día cero’: el momento en que por primera vez los grifos de una gran ciudad del mundo podrían quedarse sin agua ante la falta de reservas.

Si los niveles en las presas no mejoran, las autoridades pronostican que a partir del 12 de abril la población tendrá que acudir a uno de los 200 puntos de distribución de agua que se abrirán en la ciudad para recoger un máximo de 25 litros diarios.

Ciudad del Cabo es la primera gran ciudad que se enfrenta a esta dificultad, y si bien es cierto que esta sequía es producto de una mala administración de políticas públicas frente a la peor sequía del siglo en la región, también es cierto que es una realidad que enfrentan miles de grandes urbes alrededor del mundo, porque aunque hay suficiente agua en la Tierra —75 por ciento de la superficie de nuestro planeta está cubierto de agua y contamos con grandes cantidades en el subsuelo— el problema es que no toda el agua es “pura”; el agua limpia y potable es cada vez más escasa y se vuelve complicado llevarla a las grandes ciudades, y abastecer la necesidad de toda la humanidad.

Según estimaciones, el agua potable disponible para uso humano de toda la contenida en el planeta Tierra es apenas como una gota en un inmenso recipiente.

Aproximadamente 97% de toda el agua de nuestro planeta es agua salada. De la que queda, un poco más de dos por ciento está congelada en las regiones polares. Esto quiere decir que ¡disponemos de menos de uno por ciento de agua dulce!, proveniente del subsuelo y la superficie, para todo el consumo humano.

Sin embargo, el problema no es la mucha o poca cantidad de agua dulce en nuestro planeta, ya que actualmente bastaría para el suministro de una población varias veces superior a la población mundial actual… el suministro global es deficiente, y no es suficiente para responder a las necesidades actuales de la humanidad ya que la población ha crecido en demasía en comparación con el suministro local del vital líquido.

No sólo hay demasiada gente para el agua disponible, sino que además tres cuartas partes de la población rural mundial y una quinta parte de los habitantes de las ciudades, no tienen un suministro adecuado de agua. Millones de mujeres alrededor del mundo gastan buena parte del día caminando 15 kilómetros o más, sólo para conseguir agua suficiente para beber y cocinar.

Las sociedades que han disfrutado de un suministro adecuado de agua potable han tenido la tendencia de no apreciarla. Se abre la llave y el agua corre. Hemos tenido agua para bañarnos, lavar el carro, regar el jardín, dar de beber a los animales, impulsar la industria, mantener la agricultura y cumplir miles de funciones adicionales, desde el llenado de colchones de agua hasta el acarreo de las aguas negras.

Los que siempre hemos tenido agua, como el aire que respiramos, tal vez nunca hemos considerado que es algo que podría llegar a faltarnos, finalmente, siempre es mejor pensar que así ocurrirá para evitar que llegue ese fatídico momento, pero las nuevas generaciones debemos estar conscientes de la importancia de cuidar el vital líquido, y no desperdiciarlo ya que nuestras acciones locales tienen implicaciones mundiales.

La abundancia de petróleo puede ser detonante de una guerra, pero podría ser más amenazante la escasez de agua. Por ejemplo, los países de África y del Medio Oriente comparten suministros de agua —cuya importancia es de vida o muerte— por medio de tenues acuerdos, compromisos y, algunas veces, franca intimidación. Si una nación opta por desviar o cortarle el suministro a otra, estará coqueteando con la guerra. La arteria vital de Egipto es el Nilo, gran parte del cual tiene su origen en Etiopía. Luego que sale de aquel país corre a lo largo del Sudán. El Nilo no tiene agua suficiente para satisfacer las necesidades cada vez mayores de estos tres países.

Arabia Saudita y los países del Golfo Pérsico no tienen una fuente de agua adecuada y segura para la demanda presente y futura. ¡La situación es muy grave!

La demanda de agua en Israel también aumenta más rápido que el suministro de la misma. Según parece, ha alcanzado el límite en cuanto a la explotación de las fuentes de agua dulce. Los ríos Jordán y Yarmuk deben ser compartidos por Líbano, Siria y Jordania, países donde nacen. Y se ha extraído tanta agua de los depósitos subterráneos, que el agua salada está empezando a llenar el vacío.

Sin lugar a dudas el agua potable desempeña un papel importantísimo en los acontecimientos del orden internacional, es por ello y debido a su vital importancia para la existencia humana, que en 1993 la Organización de las Naciones Unidas (ONU) adoptó el 22 de marzo como el Día Mundial del Agua para concientizar a la población sobre la conservación y desarrollo de los recursos hídricos.

El mundo, las organizaciones y todo el resto de la humanidad debemos cuidar de este vital líquido, porque vendrá un futuro, lo queramos o no, donde las dificultades que enfrenta ahora mismo Ciudad del Cabo serán la constante en todo el mundo.

La crisis que viene [Opinión]

Estándar

TEXTO PUBLICADO EL 18 DE NOVIEMBRE DE 2017

En menos de quince días, los precios de la gasolina en México se liberalizarán completamente, y es que la Comisión Reguladora de la Energía (CRE) ha anunciado este pasado jueves que extenderá la flexibilización de los mercados de carburantes a todo el país este 30 de noviembre, un mes antes de lo originalmente previsto.

Dicen los de la CRE que, con este cambio, se busca “acelerar los efectos positivos de la apertura”, como la participación de nuevos actores y la llegada de nuevas inversiones al mercado. La liberalización supone que los precios pasan a estar determinados en función de su cotización en los mercados internacionales y el coste de transporte al punto de venta. Sobre ese precio, tanto Pemex como las diversas empresas que buscan un pedazo de pastel del mercado mexicano de en lo que se refiere a estaciones de servicio, pueden aplicar descuentos.

Tras la apertura del mercado a la competencia, empresas del sector como las estadounidenses Exxon Mobil y Chevron; la británica BP y la anglo-holandesa Shell, han abierto sus primeras estaciones de servicio en México o lo harán en los próximos meses. Por su parte, la española Repsol, buscará un lugar en el mercado mexicano con más de mil puntos de suministro.

A ellos, hay que agregar las empresas mexicanas que también tienen participación en este mercado, como son: Grupo G500, que en compañía de la suiza Glencore, podría ser la competidora número uno de Pemex; sin descargar a Oxxo y 7Eleven.

Lo preocupantes es que, aunque se niegue, habrá desconcierto durante diciembre respecto a los precios de la gasolina, y con estas medidas, es probable que se busque aprovechar las fiestas decembrinas para minimizar el golpe a los bolsillos.

Faltan menos de quince días, y con las definiciones de candidatos presidenciales a la vuelta de la esquina, junto al reemplazo en el Banxico, el desconcierto económico podría producirse.

Todo está dado.

Pemex “extracción” [Opinión]

Estándar

15825739_10154271808166270_247494287998512881_n

Desde el comienzo del actual sexenio, la situación de insolvencia económica y escasa generación de recursos en Petróleos Mexicanos se agudizó, por lo que la estratégica empresa petrolera mexicana Pemex, enfrenta grandes desafíos que se vislumbran difíciles de superar: reducir y controlar sus gastos; aumentar la eficiencia; y detonar la inversión.

Pero el desplome constante en la producción, la reducción en equipos para perforación y un pasivo laboral que supera los 1.5 billones de pesos, a lo que hay que sumarle un sindicato que siempre amenaza iniciar una huelga generalizada si se plantea algún tipo de recorte a su gasto laboral o se eleva la jubilación, tienen a la paraestatal sumida en una crisis que parece ser infinita.

El desabasto de gasolina que padecimos en días pasados en diversos estados del país –y que en otros aún persiste–, es un ejemplo de cómo un país productor de petróleo es incapaz de abastecer de gasolina a su población, muy al estilo de Venezuela, o la nostálgica Cuba.

Durante años, Pemex fue saqueado por la clase política gracias a los enormes márgenes de utilidad que ofreció el petróleo.

Hoy en día, esos márgenes se han reducido, pero el saqueo continuará con cargo directo al consumidor, incrementando más de 20 por ciento los precios de las gasolinas, usando como excusa que se deben alcanzar los niveles del mercado, de acuerdo con la evolución de los precios internacionales, lo que podría encarecerla mucho más, ya que el precio variaría diariamente igual que sucede con el dólar.

Todo este asunto es, dicen, para sanear las finanzas de Pemex y evitar que se subsidie al consumidor con cargo a su enorme deuda… pero, mientras el gobierno continúe aplicando impuestos cercanos al 50% del precio de la gasolina, cualquier intención de sanear la empresa paraestatal será sólo eso: una buena intención, y la inflación impactará directo en nuestros bolsillos.

@plumavertical

Texto publicado en diario La Jornada Guerrero el sábado 31 de diciembre de 2016 http://bit.ly/2hFRZSz

‘Mover’ no es sinónimo de ‘Avanzar’ [Opinión]

Estándar

10988730_10152713434951270_642788525_o

Bajo la bandera del “Cambio” y dominando el arte discursivo para adecuarse a cualquier tipo de público, Vicente Fox irrumpió en la escena política como alguien que no se catalogaba como “político”, sino simple y llanamente como “un campesino”… claro que un campesino sui generis, que advertía –en 1997 y en abierta precampaña presidencial–, que el PAN no resolvería los problemas de México, sino que una democracia floreciente lo haría en el umbral del siglo XXI,  “porque no se trata de sustituir al PRI por el PAN”, afirmaba.

Actualmente, es recordado por un amplio sector de la población como el presidente que “sacó al PRI de Los Pinos”… y nada más.

Entre las frases de campaña utilizadas por Felipe Calderón para las elecciones de 2006 está: “El presidente del empleo”. Lamentablemente para los mexicanos, lejos estuvo de serlo.

Datos publicados por el INEGI en 2012 señalan que durante el sexenio calderonista la tasa de desempleo aumentó 32.7%, y el empleo informal alcanzó el 54.5%… y Felipe Calderón es recordado más por la violencia generada en México, que por generar empleos.

Dos años han transcurrido del gobierno de Peña Nieto, le restan 4 años y su Programa Nacional de Infraestructura ya sufrió su primer revés, nuestra dependencia económica petrolera y a EEUU obligó que Hacienda anunciara un recorte “preventivo” de 124 mil 300 mdp del gasto público, por lo que se canceló definitivamente el Tren Transpeninsular Quintana Roo-Yucatán y se suspendió indefinidamente el tren México-Querétaro.

Agustín Carstens admite que es previsible que el precio del petróleo se mantenga abaratado “durante un tiempo prolongado”, por lo que la administración federal se prepara para cuatro años gélidos.

Con las “reformas estructurales” buscan “Mover a México”, pero cuando la economía está supeditada primordialmente al petróleo, el escenario que vislumbramos no es nada alentador.

Texto publicado en el periódico Capital de México, el pasado lunes 9 de febrero de 2015. Para su reproducción total o parcial es necesario citar a Capital de México y al autor :

http://capitalmexico.com.mx/index.php/contrapesos-detalle/72991-qmover-no-es-sinonimo-de-avanzar

Círculo vicioso [Columna]

Estándar

La propuesta de reforma energética presentada por el Ejecutivo Federal representa un reto para el actual gobierno, y no por lo propuesto en materia de modificación a los artículos 27 y 28 de la Constitución o la posibilidad de que particulares tengan parte en las ganancias de la paraestatal, tampoco por lo no propuesto para erradicar la corrupción en Petróleos Mexicanos (Pemex) y el futuro del sindicalismo petrolero.

Lo anterior es parte de otro análisis y ofrece mucho hilo para confeccionar debates y tela para cortar discusiones encontradas que llevarán a unos cuantos “patriotas” a apostarse frente a diversos edificios exigiendo la no concreción de lo que llaman “la venta de la patria”; y a otros ofrecer interminables discursos explicando, defendiendo y justificando lo que llaman será “el impulso que México necesita” para ubicarse en la palestra energética mundial.

Pero más allá de todo esto, sólo en nuestro país es posible que en tan sólo 13 años se hayan enviado 125 iniciativas en materia de reforma energética, algunas de ellas más relevantes que otras, claro está, y que hasta la fecha 83 de éstas hayan sido rechazadas, 26 aprobadas y tan sólo 14 se encuentran pendientes en la actualidad.

Por más de 70 años el partido gobernante estuvo en el poder y muchos de los actuales actores mantienen una trayectoria desde hace más de 13 años, sin embargo,  hoy en día sustentan las propuestas ligándolas con las emitidas en su momento por el general Lázaro Cárdenas, aunque mientras formaron parte de la oposición no permitieron grandes cambios para fortalecer el sector energético.

Ahora se propone una “reforma energética” -y no faltan las voces que la acallan y agreden- que en la letra no dista en gran forma de las presentadas en años anteriores… el fondo es el mismo.

La izquierda ya ha amenazado, en voz del milpaltense Alejandro Sánchez Camacho, con movilizaciones y apertrechamiento como lo hicieron en 2008 cuando Felipe Calderón presentó su propuesta de reforma energética en la que Pemex era el centro de la discusión.

Como lo veo, ni ésta ni las múltiples reformas o propuestas en materia energética le brindarán a la población mexicana un impacto significativo directo en sus bolsillos, ya que lamentablemente los intereses políticos son mayores a lo verdaderamente racional para el pueblo.

Desde hace muchos años somos testigos de la vorágine de la que es presa Pemex, todos dicen que el petróleo es de los mexicanos, pero ¿qué tan cierto es eso?

Por lo pronto, preparémonos para ser testigos de las movilizaciones de la izquierda, de los discursos retóricos del blanquiazul y para escuchar las veleidades de la propuesta de reforma energética.

Al fin y al cabo, el pueblo es el dueño del petróleo ¿o no?

Jorge Iván Garduño
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en:
 
http://efektonoticias.com/opinion/circulo-vicioso