Archivo de la etiqueta: Poeta

“En la invisibilidad de su presencia…”

Estándar

Hace ya 47 meses, 175 medios de comunicación, entre televisoras, radiodifusoras, periódicos, revistas, casas editoriales y portales electrónicos de información signaron el Acuerdo para la Cobertura Informativa de la Violencia en el que se comprometieron todos ellos a adoptar estrategias que ayudaran a tomar posturas en contra del crimen organizado a fin de evitar convertirse en voceros involuntarios de grupos de terror.

vestigios

Cabe mencionar que la iniciativa tuvo como objetivo garantizar la libertad de expresión –en el entorno de criminalidad y violencia que enfrenta México desde hace ya varios años–, para que periodistas pudieran dar cuenta de los hechos asumiendo criterios editoriales ante las formas tan cruentas que adopta la delincuencia, misma que ha puesto a prueba la fuerza del Estado para refrenar a grupos delincuenciales que hacen del pánico su modo de subsistir.

Las buenas intenciones no siempre son suficientes, y tanta violencia ha dejado sangre y plomo derramado por el territorio nacional… y una que otra víctima colateral.

Una de estas víctimas fue el poeta, escritor y ahora también activista social Javier Sicilia, quien el 28 de marzo de 2011 –cuatro días después de la firma del Acuerdo para la Cobertura Informativa de la Violencia–, fue enterado que su hijo Juan Francisco Sicilia fue encontrado muerto en el interior de un vehículo en Temixco, Morelos, junto a seis cuerpos más.

Amordazado con cinta canela, el cuerpo de Juanelo –como le dice de cariño su padre– fue identificado por su padre, y fue el inicio de un grito de dolor para superar mordazas, sangre y plomo generando una sensibilidad social que apuntaló a Sicilia para que el Movimiento por la Paz, la Justicia y la Dignidad llamara a los mexicanos a manifestarse en contra de la violencia, tanto la que producen los grupos criminales como contra la de los cuerpos de seguridad del Estado mexicano.

Con este hecho, Javier Sicilia puso punto final a su poesía, para dedicarse al activismo social, por lo que publicaría un libro que reunía poemas de varias épocas, y aunque originalmente se había pensado en un título para esta obra, a raíz de la muerte de Juanelo, Sicilia escribió un último poema dedicado a su hijo… y con él cerró el libro y se despidió de la poesía.

Vestigios (Editorial Era) es ese libro poético inconmensurable, lleno de amor, dolor, y un grito desgarrador que resonará por la eternidad gracias al talento rítmico que Javier Sicilia imprime en cada frase, en cada línea, en cada poema.

Ver cómo más y más ciudadanos de a pie guardan silencio al ser amenazada su integridad, o mueren víctimas de la violencia es terrible, pero más terrible es ver que las libertades de más ciudadanos de a pie son vulneradas en un escenario donde la búsqueda de libertades honradas nunca debería ser coartada.

Vestigios de Javier Sicilia lucha a favor de la Paz, la Justicia y la Dignidad.

Jorge Iván Garduño

@plumavertical

Este texto ha sido publicado en:

http://efektonoticias.com/noticias/mexico/en-la-invisibilidad-de-su-presencia

Anuncios

“Tiempo en vuelo”, poemario de Francisco Alcaraz

Estándar

Tocando el corazón de manera suave, Francisco Alcaraz (Culiacán, Sinaloa, 1979) llega con Tiempo en vuelo una serie de 34 poemas nostálgicos publicados por la editorial Buró Blanco bajo el sello Posdata Editores en la colección Lágrima de Batavia, en una edición en que cabe destacar su cuidado y elaboración.

01-Presentacion-tiempo-en-vuelo-1

Alcaraz transporta al lector con el alma de sus letras a la remembranza por un mundo dejado en el pasado pero que la nostalgia y la memoria traen a un presente solitario, ya que en el silencio y la meditación es preferible leer en voz alta estos poemas.

Tiempo en vuelo nos ofrece el trabajo de un poeta que está consolidándose en una de los géneros más difíciles que es la poesía, porque si bien algunos erróneamente la consideran excluida de la literatura, esta labor brinda equilibrio y dedicación al trabajo literario desde lo más profundo del sentimiento de su creador.

Una obra recomendable para conocer el trabajo poético de una nueva generación especializada en este género que ha sido de los más recurridos por los grandes escritores y artísticas, senderos que Francisco Alcaraz transita con excelente pericia.

 

Tengo un pasado y un futuro

para tirarlos por la borda.

Tengo edad de merecer, pero nada

merezco  todavía. Una edad de pesadilla,

como la Navidad en que despierto

y no sé distinguir si a la distancia

el sol nace o se oculta,

y me lleno de espanto

de sólo imaginar que duermo

a esa hora por nadie establecida,

pero cierta, en que mi hermano abre

los regalos en mi ausencia.

 

Fragmento de  Igual que este verano

Jorge Iván Garduño
@plumavertical

Carne trémula

Estándar

El golpe fue certero

La pequeña la mira con ojos de miedo,

Lo defino como un deliberado trancazo…

Observo cómo tiembla todo su cuerpo,

La remata con un tremendo empujón

La niña dobla sus piernitas para evitar algún probable pisotón.

Mientras la madre observa a su hija caída

Hace la titánica labor de intentar dormir a la recién nacida

Que cargando con un solo brazo está

E intenta vender además chicles, cigarros y pastillas

En unas escalinatas desgastadas y frías.

Ella es una madre joven “víctima de las circunstancias”

Que confundió hace diez años el amor con halagadoras palabras

Nunca nadie le enseñó a darse a respetar

Que a esto alguien dirá: “eso nadie se lo iba a enseñar”.

Las dos nenas poseen un rostro hermoso

Aunque por desgracia, ya se refleja en la mayor el miedo,

Qué complejo resulta todo esto,

Tan inocentes y ya están atrapadas en un círculo enfermo.

Me acerco un poco y me detengo al escuchar:

“Ya no me pegues mami,

Te amo, me lastimas.

¿Quieres dinero?

No tengo… me duele”.

La hermana menor aprenderá por repetición

Lo que su madre a golpes y humillaciones

Realiza con la mayor, y después con las dos.

Lamentablemente bien sabido sé

Que como estas opresiones

Existen otras que ejecutan señoras o señores

Quienes derecho creen tener

Sobre cuerpecitos indefensos que a maltratos están propensos.

Me acerco casi inconsciente junto a la madre,

Siento su mirada resignada descansar sobre mi rostro

Me ofrece dulces y otros caramelos que con su venta espera adormilar su hambre,

Rebusco en las bolsas de mi pantalón mugroso.

Espera, detente…

Sigue de frente,

¿Por qué no te detienes al escuchar los quejidos

Golpes y gritos,

Que como martillos resuenan junto a mi mente

Y que podrían obligar a volver la vista atrás a cualquier gente?

Un círculo de vicio muy repetitivo, constante

Al que debiéramos gritar:

“¡Ya basta!”

Nos dañamos los cuerpos,

La mente, el alma,

Unos con golpes, otros con violaciones

Tal vez con gritos

O poniendo en práctica la explotación de menores.

Vamos extirpando la infancia de nuestros corazones,

Unos ejerciendo la violencia

Otros siendo indiferentes hacia el desprecio o el olvido

Perdónenme si sueno reiterativo.

Mil gentes deambulando por las calles,

Decenas de niños pidiendo monedas y billetes,

Otros ofreciendo dulces, caramelos y pistaches

Y nosotros dando paliativos estúpidos

Embotados en nuestro mundillo

Que genera más y más niños destruidos.

17.17,00.28

@plumavertical

¡Jaque al peón!

Estándar

Ha terminado la jornada

Las calles y avenidas… de personas se saturan

Cuerpos exhaustos de aquí para allá deambulan

En un caldo heterogéneo formado de mezclilla,

Zapatos y gabardina transitan.

 

Hombres agotados toman por asalto los camiones

El sudor en sus frentes aparece

Entre la multitud un acre olor se esparce

Al fondo de un transporte una trifulca incontenible nace;

No hay sociedad que se libre de esta clase de gérmenes:

 

Primero, para intentar sentarse se avientan como animales

No piensan en los niños, ancianos o mujeres

Ni mucho menos seden los lugares

Vienen cansados ¿qué no lo entiendes?

No los mires a los ojos ¡no los molestes!

 

Reducidos por alguien a simples engranajes

Dicen estar cansados o enojados con sus jefes

Con rigurosa precisión deben seguir órdenes

Atendiendo el escalafón jerárquico de los niveles

Pero no hay razón justificable para que se agredan los hombres.

 

Al fondo del transporte los hombres no dialogan

Al interior los peones gritan

Forcejean;

Los testigos expectantes no se inquietan, no se inmutan

Repito: no hay razón justificable para que los hombres se maten o agredan.

Pantitlán, Ciudad de México

@plumavertical

Engranajes

Estándar

Cuerpos psicotónicos

Almas disonantes

Mentes solitarias

Espíritus psicodélicos

 

Buscas respuestas brillantes

A tus preguntas alucinantes

Hombre sicalíptico lleno de pasiones

Que a la luz eres uno, y otro por las noches

 

Ser belicoso

Humano codicioso

Objeto de carne vanidoso

Fragmento de polvo mentiroso

 

Odiarte, no puedo

Despreciarte, no quiero

Te aprecia mi alma

Y mi naturaleza a la tuya se asemeja

 

Lleno eres de gracia

Te fatigas en falacias

Cuerpo moribundo

Hombre dicotómico inmaduro.

@plumavertical