Archivo de la etiqueta: Política

“El futuro es nuestro. Historia de la izquierda en México”, una conversación con Carlos Illades [AUDIO]

Estándar

Hay que profundizar en las democracias, pero no en la institucionalidad: Mario Campaña [AUDIO]

Estándar

¡Una sociedad de señores!
Así lo pretende al menos el gran eco de la humanidad doliente y el progreso inexorable. Y, en efecto, el nuevo orden nos iguala: todos, desde el primer gorila hasta el último mono, somos hoy ciudadanos asimilados en derechos. Perduran, cierto, amargas injusticias y atropellos, pero en la esfera política nadie es más que nadie porque la razón legal limita el ejercicio del poder y el árbitro es poderoso. Al fin y al cabo, el príncipe y el mendigo votan en la misma urna.

No obstante, más allá del código o el voto, con frecuencia el rumor del pasado se hace presente como estruendo, y muchos próceres nuevos (y otros tantos advenedizos que aspiran a serlo) alzan la voz sin decoro para reclamar la distinción que por sus méritos y alcurnias les pertenece. Para ellos, el dinero, el mando, la fama, el éxito y el talento no son meras contingencias hijas de la fortuna, sino virtudes propias del señorío. Y si esto es así, la lógica circular conduce a una conclusión feroz: la pobreza, el fracaso, la derrota, la impotencia y la pereza, incluso la noble modestia, son vicios propios de la chusma. A nuevo señor, vasallo nuevo.

Las categorías sociales se transmutan en veredictos morales, la cultura (o el credo) legitima una vez más el privilegio y la antigua dialéctica del amo y el esclavo vuelve por donde solía. Quizá, como afirma Mario Campaña, los amos «nunca se fueron». Una sociedad de señores abre una indagación necesaria y un debate inexcusable sobre la auténtica naturaleza de nuestras democracias.
Un poderoso ensayo sobre la pervivencia de los valores aristocráticos en las democracias occidentales.

Idealizando gobiernos imperfectos [OPINIÓN]

Estándar

Las elecciones son consideradas un método pacífico usado en las democracias para resolver el dilema de quién debe gobernar una nación; cada año, decenas de países ―consideradas democracias― convocan a sus ciudadanos a elegir a un líder quien, luego de resultar ganador frente a rivales políticos, gobernará un país durante un periodo establecido (en el mejor de los casos), decidiendo las políticas públicas emprendidas por dicha nación, utilizando los recursos financiero para tal fin que la propia ciudadanía produce.

Durante 2018, más de 40 países convocarán a elecciones, en algunos casos serán presidenciales, legislativas o ambas. Países como Rusia, Italia, Irlanda, Suecia, Libia, Camerún, Zimbabue, Egipto, Colombia, México, Brasil, Venezuela, Pakistán o bien Irak, son algunos de los países que vivirán un proceso electoral este año.

Sin importar del país del que hablemos, los candidatos a puestos de elección popular siempre hacen gala de promesas idílicas, que, de llegar al poder, aseguran cumplirán, resolviendo así problemáticas de índole económico, social, de inseguridad pública, combate a grupos criminales o a la corrupción rampante en las esferas del poder político, pero que nunca cumplen, o bien, generan una nueva dificultad para la adecuada gobernanza.

Los intentos del hombre para lidiar con los problemas de gobierno han sido frustrados porque rebasan la capacidad humana para solucionarlas. Algunos, siendo líderes honrados e íntegros, a lo largo de milenios, han procurado resolver los inmensos problemas gubernamentales. Han tratado de hallar soluciones responsables. Han querido construir un mundo mejor.

Los fines primarios del gobierno son la paz y la prosperidad, dos metas frecuentemente incluidas en el concepto de “bien común”. Los gobiernos, a lo largo de la historia, han tratado de alcanzar esas metas por caminos muy diferentes. Pero ningún gobierno en la historia los ha logrado de manera plena o permanente. Ninguno ha logrado la paz y prosperidad duraderas. Todos los gobiernos, en algún punto, han fallado. Así pues, el hombre ha demostrado su incapacidad para gobernarse.

En vez de paz, la humanidad ha conocido, en casi todas sus generaciones, la guerra y la violencia. La guerra ha sido el sello característico de la historia. Los seres humanos, en su vasta mayoría, sólo conocen, en lugar de prosperidad, la desgracia, la miseria, la esclavitud. El bienestar de unos pocos, la miseria de la mayoría, esa ha sido la regla general.

¿Qué podría ser diferente en la política mundial en estas 40 naciones que convocarán a sus ciudadanos a las urnas? Para desilusión de todos, ¡nada!, sin embargo, veo a sociedades oprimidas y con la necesidad de cambios verdaderos. Ahí radica la esperanza.

Tiempo al tiempo.

[Podcast] 5 mil pesos, el promedio que cuesta al crimen organizado corromper a la policía: Edgar Morín

Estándar

Edgar Morín (Distrito Federal) es doctor en antropología por el Instituto de Investigaciones Antropológicas de la UNAM y durante más de una década ha impartido clases en instituciones de educación superior, tanto públicas como privadas. También ha participado en coloquios, diplomados y seminarios sobre diversos temas de investigación: jóvenes, música, cultura urbana, tatuajes, drogas ilícitas y violencia. Ha colaborado en medios como La Jornada Semanal, revistas académicas como las del Instituto Mexicano de la Juventud y el Instituto Nacional de Antropología e Historia, además de participar en libros colectivos como La ciudad desde sus lugares (Conaculta/Porrúa/UAM, 2001), Jóvenes, cultura e identidades urbanas (UAM/Porrúa, 2002). Editó y coordinó el libro Tinta y carne. Tatuajes y piercings en sociedades contemporáneas (Cultura contra Cultura, 2009).

Jorge Iván Garduño entrevistó a Edgar Morín con quien habló sobre La Maña (Debate), un recorrido por la cultura de las drogas, y aquí te compartimos esta charla.

11639895_10152987462781270_14032302_o

11639189_10152987472796270_536648394_o

11541548_10152988163971270_1902279212_o

Te invitamos a escuchar esta entrevista en este link: LA MAÑA

¿Sólo por ser mujer? [Opinión]

Estándar

Sin embargo, estoy convencido de que hacen falta muchas más mujeres en la política del país. Para lograrlo, envié al Congreso de la Unión, una iniciativa de reforma al Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales. De ser aprobada, los partidos políticos estarán obligados a que el 50 por ciento de sus candidaturas, a diputados federales y senadores, deberán ser para mujeres, expresó Enrique Peña Nieto, el pasado 11 de octubre durante la conmemoración del VX Aniversario del voto de las mujeres en México, a lo que siguieron aplausos y elogios para el mandatario de nuestro país. Sin embargo, y sin que se me tache de misógino o machista, el problema con esta iniciativa es que antepone el simple hecho de nacer mujer a las capacidades profesionales para ocupar puestos de elección popular.

Ya se escuchan voces que preguntan “¿y el gabinete federal cuándo?”, y cómo impedirlas, pues luego de tan “aplaudida” propuesta, diré: “El buen juez por su casa empieza”.

No debemos confundir políticas definidas que den certeza y rumbo a una nación, con reformas al Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales, por citar un ejemplo, sólo para no caer de los índices de popularidad que mantiene la figura presidencial en un aparente estado de comodidad, pese a permanecer impávido ante la inseguridad que se vive, las reformas hacendaria, educativa y energética -que lo único que propone es golpear a la clase trabajadora, creando un abismo mayor entre los pobres y los ricos.

La política mexicana no debiera ser una lucha de géneros, a eso es a lo que se está reduciendo sumándose a la lucha de interesas partidistas. La política mexicana tendría que permitir la transformación de los servicios públicos; el desarrollo del campo; el impulso energético castigando fuertemente la corrupción en el sector; la generación de empleos protegiendo al trabajador y no dando beneficios al empleador como la contratación de personal bajo esquemas de “honorarios profesionales”; impulsando la inversión nacional y extranjera reactivando el poder adquisitivo de la población, y no impulsando créditos bancarios que sólo sumarán deudores a la banca.

Me enorgullezco de que las mujeres en México tengan plenos derechos, el género no debe ser motivo de exclusión ni discriminación, por tal motivo se debe reducir la brecha en materia de acceso al trabajo propiciando una mayor justicia en materia laboral, fomentando la participación de los hombres en las labores del hogar -por ejemplo- y redoblar esfuerzos para erradicar la violencia contra las mujeres –como el dar a luz en jardines o recepciones de hospitales–; promoviendo políticas de apoyo a la base de la sociedad (familia) a fin de reducir las brechas de género.

Pero en materia de función pública, de lo que se trata es de capacidades para el buen desempeño en un puesto federal o local, independientemente del género, sea mujer u hombre.

Eso sí, si él o ella no tienen la capacidad, entonces habrá que darle oportunidad al siguiente en la lista.

Jorge Iván Garduño
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en: 
 
http://efektonoticias.com/opinion/solo-por-ser-mujer
 

El diablo anda suelto

Estándar

La llegada del ex gobernador de Tabasco, Andrés Granier Melo, a nuestro país, procedente de Miami, Estados Unidos, el día de ayer, congregó a una multitud entre medios de comunicación, gente del político tabasqueño y curiosos, en la Terminal 2 del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, alrededor de las 20:35 horas, tiempo en el que se tenía previsto aterrizara el vuelo 413 de la aerolínea AeroMéxico en la capital mexicana.

Y es que el actual gobernador de Tabasco, Arturo Núñez, ya ha dicho que desde que tomó el cargo se detectaron movimientos anómalos en la anterior administración, por lo que se decidió denunciar un presunto fraude cometido por ex funcionarios tabasqueños al erario público en perjuicio de los ciudadanos de aquella entidad, bajo las reservas de una investigación estatal y federal.

Tras lo anterior, al ex tesorero de Andrés Granier, José Manuel Sáiz, le fueron encontrados más de 88.5 millones de pesos en efectivo, aunque inexplicablemente en una primera instancia se afirmaba que eran más de 100 mdp ‒una cantidad tremenda‒ y lujos excesivos que han sido expuestos en todos los medios de comunicación de este ex servidor público, por lo que le han dictado auto de formal prisión por peculado y lavado de dinero.

El Sr. Andrés Granier deberá responder a las acusaciones de las que está siendo objeto, ya que según su última declaración patrimonial su fortuna asciende a 40.2 mdp, 13 propiedades con un valor total de 26 mdp, por si fuera poco en días anteriores se suman a estas cifras una propiedad que presuntamente sería propiedad de Granier Melo con un costo de 44 mdp, así como varias cuentas millonarias a nombre de sus hijos y familiares directos.

Por desgracia para nosotros, el caso Granier no es un hecho aislado, hace unas horas se le dictó auto de formal prisión al ex gobernador de Aguascalientes, Luis Armando Reynoso Femat, por la compra durante su administración de un tomógrafo de 13.8 mdp que nunca llegó al hospital para el que se dijo fue comprado.

Pero casos donde ex gobernadores terminan siendo dueños de empresas, propiedades y grandes sumas de dinero consignadas en cuentas bancarias nacionales y en el extranjero para luego ser acusados de peculado, desfalcos al erario público y enriquecimiento ilícito ya es recurrente, y los medios de comunicación dan cuenta de ello, aunque tras largos procesos o sólo imputaciones indirectas no se les ha demostrado “nada”.

Ejemplos de esto serían Humberto Moreira (Coahuila), Arturo Montiel (Estado de México), Tomás Yarrington (Tamaulipas), Fidel Herrera (Veracruz), Mario Marín (Puebla), Eugenio Hernández (Tamaulipas), Juan Sabines (Chiapas), Ulises Ruiz (Oaxaca), Narciso Agúndez (Baja California Sur), y la lista podría seguir aumentando.

El diablo anda suelto y está presente en todos y cada de los nichos políticos, donde se busca acumular grandes fortunas para “ellos y los suyos” en tiempos tan cortos como sea posible, utilizando influencias y los puestos de elección popular que por desgracia el pueblo les ha concedido.

Estas prácticas no son exclusivas de gobernadores o tesoreros, suceden en todos los niveles, si queremos que nuestra situación como nación cambie debemos exigir al Gobierno de la República que sin miramientos actúe en éste y todos los casos ‒sean mediáticos o no‒, para poner ejemplo a las siguientes generaciones de políticos y servidores públicos que ven en este ejercicio los beneficios propios antes que trabajar para lo que fueron designados.

Por desgracia el diablo anda suelto y muy pocos se libran de sus sicalípticas artimañas.

Jorge Iván Garduño
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en:
 
http://efektonoticias.com/opinion/el-diablo-anda-suelto

Felonía

Estándar

Un viejo de canas

veía pasar a dos jóvenes gritando y echando carcajadas,

mientras sentado estaba en el parque sobre una raída banca.

Posó su mirada en un grupo de tres o cuatro chavales,

quienes se empujaban, gritaban y decían cosas incoherentes,

sólo faltaba que se golpearan.

A pesar que había gente por las calles

éstas ni se percataban, ni se inmutaban;

sin decir nada pasan de lado con la nariz respingada.

Envueltos en ropas sencillas, o ya sea en telas de buenas marcas

¡los cuerpos no dejan de ser afines!

Esto bien lo entiende el anciano de las canas.

El muchacho más joven alarga su mano,

el eco de un grito acallado resuena en vano,

un trozo de carne inerte se ve caer al suelo.

Humo, risas y unas bragas,

arreglan así los gobernantes los problemas

cambiando la honestidad por el sonido asfixiante del metal.

El par de chicos caminando van

por las calles de cualquier lugar,

sin testigos, sin amigos.

Y un viejo de canas ¡muchas ya!,

observando está a una pareja entrando por una avenida principal,

él gritando, ella vociferando… y a contemplar la historia nuevamente va.

Enero 2007

¿Acierto o acertijo?

Estándar

Para algunos fue sorpresivo, para otros desilusionador, algunos más ya preveían o hablaban de un “as bajo la manga”, hay quienes afirman que es una vil traición a la ciudadanía –léase activismo social–, pero lo cierto, es que al hablar de política, de esa política que se ha gestado en nuestro país, se hacen cada vez más patentes las palabras ya desvirtuadas a estas alturas del siglo XXI: así como en la guerra y en el amor, ¡en la política todo se vale!

Y es que contrario a lo que cualquiera podría suponer, la apuesta de Acción Nacional en la capital del país para buscar la jefatura de gobierno ha sido por una mujer, que ante la pasividad de las autoridades del Distrito Federal por el secuestro de su hijo en 2005, comenzó con una lucha frontal a principios de 2006 a fin de esclarecer verdaderamente los hechos.

Lo anterior, la llevó a perseguir a través de espectaculares a los secuestradores de su hijo, que hoy se sabe fue asesinado, asimismo se ha señalado a cuatro personas -hasta ahora- como las responsables del secuestro, por lo que han recibido sentencia condenatoria, lo que le ha valido para convertirse en una de las activistas sociales más relevantes de nuestro país, me refiero a Isabel Miranda de Wallace.

Esta designación fue sorpresiva para algunos, ya que eran cinco los candidatos “panistas” que venían realizando un proselitismo abierto para buscar la candidatura al GDF. Al final, los cálculos de Gustavo Madero, presidente nacional del PAN, fueron que ninguno de esos actores políticos tenía posibilidad de por lo menos figurar decorosamente en la contienda.

Así que, para desilusión de ellos, la Sra. Isabel Miranda es la virtual candidata por Acción Nacional, pero pese a sus promesas de honestidad durante su presentación, y aunque ella misma asegure que no atenderá a intereses partidistas, dado que ella dijo: esa fue la condición para aceptar la candidatura, lo cierto es que ha provocado que tanto líderes sociales como políticos hablen de una manipulación del partido blanquiazul hacia De Wallace.

Pero ¿quién pierde más?, el PAN al manejar un doble discurso por imponer a una “candidata ciudadana”, que se dio a conocer por luchar en contra de algo que ha permeado el gobierno calderonista, pero que le comienza a dar dividendos mediáticos, o Isabel Miranda de Wallace, un parteaguas en medio de la corrupción e incapacidad de las autoridades, pero que podría poner en riesgo su credibilidad como activista social. ¿Acierto o acertijo?

Jorge Iván Garduño
@plumavertical