Archivo de la etiqueta: Premio Pulitzer

La violación y desigualdad racial abordada en “Matar un ruiseñor”

Estándar

Matar un ruiseñor (Ediciones B) muestra una comunidad dominada por los prejuicios raciales, la desconfianza hacia lo diferente, la rigidez de los vínculos los familiares y vecinales, y un sistema judicial con limitadas o nulas garantías para la población de color.

libro-matar-un-ruisenor-de-harper-lee-en-pblanda-21380-MLM20209761474_122014-F1455

Jean Louise Finch evoca una época de su infancia en Alabama, EEUU, cuando su padre, Atticus, decidió defender ante los tribunales a un hombre negro acusado de violar a una mujer blanca.

Esta novela fue escrita por la estadounidense Harper Lee quien al publicarla en 1960, tuvo un éxito instantáneo, ganando el premio Pulitzer, y pasando a convertirse en un clásico de la literatura moderna estadounidense. La novela está inspirada en las observaciones de la autora sobre su familia y sus vecinos, así como en un incidente ocurrido cerca de su ciudad en 1936, cuando tenía 10 años de edad.

Y aunque Matar un ruiseñor trata sobre temas polémicos como la violación y desigualdad racial, también es alabada por su calidez y humor. El padre de la narradora, Atticus Finch, ha servido como ejemplo de moral para muchos lectores y como modelo de integridad para los abogados.

Cabe señalar que a principios de febrero se anunció que publicarán en julio de este año la secuela de esta novela clásica, que hasta el momento continúa siendo la única de la autora Harper Lee, que no había vuelto a publicar una obra después de su éxito inicial que le mereció el Premio Pulitzer de novela.

Esta secuela se titulará Go Set a Watchman (Ve a poner un velador).

En un comunicado, Harper Lee explicó que terminó la novela a mediados de la década de 1950, antes de escribir Matar un ruiseñor, y que la obra también incluye al personaje llamado Scout, aunque ahora como una mujer adulta.

La autora dijo que creía que el manuscrito se había perdido.

De hecho, Matar un ruiseñor fue escrita a petición del editor quien leyó la primera novela de Lee y que la persuadió de escribir una nueva obra desde el punto de vista del personaje Scout cuando aún era una niña.

“Luego de mucho pensarlo y titubear, compartí el manuscrito con un puñado de personas en que confío y me sentí complacida de que lo consideraron digno de ser publicado. Estoy maravillada y agradecida de que esto sea publicado luego de tantos años”, dijo Lee a principios de mes.

Jorge Iván Garduño

@plumavertical

Este texto ha sido publicado en:

“El jilguero”, el primer clásico del Siglo XXI

Estándar

El jilguero (Lumen), es la tercera novela de la alabada escritora norteamericana Donna Tartt, y que obtuvo el afamado Premio Pulitzer, además que ha estado en la lista de los libros más vendidos del New York Times, desde que se publicó a finales del 2013.

El jilguero - Donna Tartt

Esta obra está cargada de filosofía, poesía, arte, asimismo aborda las relaciones y el desafecto familiar; así como las drogas como remedio fácil contra el dolor, o las falsificaciones en el mundo del arte.

En sus más de 1,200 páginas, se nos habla de cómo el protagonista, Theo, aprende desde huérfano a los 13 años cuando su madre fue víctima de un atentado perpetrado por un extremista de derecha norteamericano en el Metropolitan Museum, a deslizarse una y otra vez, entre realidades muy distintas, las del privilegio y la pobreza, la de los ‘pijos’ y la de los chicos de la calle, la del dinero y la de la falta de él.

La obra de Tartt se acerca, de una forma sublime, a la búsqueda de la belleza porque su autora cree que hay una intensidad y una belleza en la vida que solo se puede alcanzar a través del arte, y que la escritura es una fiel representante de las expresiones artística.

Una novela ambientada en Nueva York, Las Vegas y Amsterdam, y que cuenta un enigma como trasfondo: El jilguero, un cuadro del artista holandés Carel Fabritius, discípulo de Rembrandt y maestro de Vermeer.

Al acercarnos a El jilguero, vamos enfocando una habitación de hotel en Amsterdam. Theo Decker lleva más de una semana encerrado entre esas cuatro paredes, fumando sin parar, bebiendo vodka y masticando miedo. Es un hombre joven, pero su historia es larga y ni él sabe bien por qué ha llegado hasta aquí.

¿Cómo empezó todo? Con una explosión en el Metropolitan Museum hace unos diez años y la imagen de un jilguero de plumas doradas, un cuadro espléndido del siglo XVIII que desapareció entre el polvo y los cascotes.

Quien se lo llevó es el mismo Theo, un chiquillo entonces, que de pronto se quedó huérfano de madre y se dedicó a desgastar su vida: las drogas lo arañaron, la indiferencia del padre lo cegó y su amistad con el joven Boris lo llevó a la delincuencia sin más trámites.

 Todo parecía a punto de acabar, y de la peor de las maneras, en el desierto de Nevada, pero no. Al cabo de un tiempo, otra vez las calles de Manhattan, una pequeña tienda de anticuario y un bulto sospechoso que ahora va pasando de mano en mano hasta llegar a Holanda.

¿Cómo acabará todo? Esto está en manos del talento de Donna Tartt, que ha puesto al día las reglas de los grandes maestros del XIX, siguiendo a Dickens pero también a los personajes de Breaking Bad, para escribir El jilguero, probablemente el primer clásico del siglo XXI.

Donna Tartt, que nació en Greenwood, Mississippi, en 1963, empezó a escribir poemas y a ganar certámenes literarios desde los 13 años, pero fue en 1992 cuando se dio a conocer mundialmente con El secreto, que tras ser traducida a 24 idiomas, la situó en la primera fila como escritora revelación.

Y tras 11 años de silencio, circunstancia que hizo pensar a muchos que Tartt había abandonado la literatura, volvió con Un juego de niños, novela por la que recibió también muy buenas críticas. Y de nuevo, tras otro paréntesis de 11 años, la escritora reaparece ahora por la puerta grande con este gran novelón, El jilguero.

Jorge Iván Garduño
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en: 
 
http://efektonoticias.com/cultura/el-jilguero-el-primer-clasico-del-siglo-xxi-literatura
 

Norman Mailer, novelista delirante, frágil y excesivamente sadomasoquista

Estándar

Pocos, muy pocos escritores construyen su literatura sobre lo vil y despreciado, y de esos pocos, casi ninguno lo hace con la maestría, soltura y capacidad literaria como el ya considerado analista de la <<neurosis social de América>>, Norman Mailer, un genio desadaptado de la sociedad, que bien puede escribir novelas sadomasoquistas o igual ensayos cargados de mucha lucidez.

Hijo de una familia judía de clase media, Norman Kingsley Mailer nació en 1923 en Long Branch, Nueva Jersey. Se crió en el distrito de Brooklyn en Long Island, Nueva York, y es a los 18 años de edad cuando publica su primer relato, mientras aún cursaba sus estudios de ingeniería aeronáutica enla Universidadde Harvard.

Es en ese periodo de su vida y en plena consciencia de su interés por la escritura, cuando es reclutado por el ejército de los Estados Unidos para servir durante la SegundaGuerraMundial para ser utilizado por su país en el sur del Océano Pacífico, de esta experiencia nace su primera novela, de corte naturalista y la que lo colocaría en el plano internacional literario: Los desnudos y los muertos (1948), con la que consiguió dar una visión grotesca de la guerra y marcó su crítica ácida contra el autoritarismo antidemocrático de cierto sector oficial del ejercito norteamericano.

Luego de haber publicado ya su primera novela, Mailer pasó algún tiempo enla Sorbonade París, lo que le permitió contemplar de manera lúcida el totalitarismo inherente en las estructuras de poder en los Estados Unidos, y ya de regreso en su país, se mostró sumamente crítico tanto en sus ensayos, relatos y textos de ficción a estos totalitarismos; examinando de manera magistral la violencia, la histeria, el delito y la confusión en la sociedad estadounidense durante el siglo XX, lo que lo catalogó como un escritor anti-sistema.

El periodismo fue parte esencial de su vida, desde su juventud estuvo vinculado a éste, y a finales de la década de los 50 es uno de los miembros fundadores del semanario neoyorquino Village Voice y además miembro del consejo editorial de la revista Dissent, lo que lo aproximo a su consolidación como periodista político, muestra de ello es que gran parte de su obra es de esa misma naturaleza.

En 1967 fue arrestado por su participación en las manifestaciones anti-Vietnam de ese año, estuvo encerrado poco tiempo, no era fácil mantenerlo callado y como consecuencia un año más tarde publica la novela Los ejércitos de la noche, que mereció el Premio Nacional del Libro, el premio dela Universidad de Long Island y por primera vez (recibiría otros más tarde), el prestigiado Pulitzer.

Escribió además sobre temas trascendentes en la historia, registrándolos como fiel testigo: la llegada del hombre a la luna, con Un fuego en la luna; el creciente feminismo de la década de  los 70, con El prisionero del sexo; la muerte del asesino Gary Gilmore, con La canción del verdugo; la CIA, con El fantasma de Harlot; obras que lo han catalogado, junto con Truman Capote, en el gran innovador del periodismo literario, pero con la característica impresa de Mailer: su amargura ante la sociedad con la que plasma su filosofía liberal.

Su talento no solamente quedó plasmado en la literatura, también abarcó el cine como guionista, director y actor en varias películas, además de alcanzar una excelente reputación como biógrafo de personalidades diversas tales como: Marilyn Monroe, Pablo Picasso y Lee Harvey Oswald, las cuales tuvieron buena acogida por parte del público conocedor.

En todo momento Mailer fue un excelente analista de la sociedad norteamericana, un fiero crítico de los sistemas de poder prevalecientes en su país, un inquebrantable machista dispuesto al masoquismo, un hombre vulgar que utilizó el lenguaje de manera burlesca pero atinada y muy apropiada, un filósofo ruin pero efectivo, un loco que le gritó a su patria que era una desadaptada y puta social, un artista fuera de serie que probó todo lo que plasmó en su obra literaria.

Un escritor inteligente, basto, magistral, ácido, pelado, crítico, picante, trastornado, frenético, sadomasoquista, violento, pornográfico… la literatura de Norman Mailer es todo esto y muchísimo más, pero sobre todo, es una constante advertencia a nosotros mismos, de lo mal que hemos actuado en busca de una supuesta libertad.

Y es que hasta el último día de su vida, a Norman no dejaba de inquietarle la dirección que los Estados Unidos mantenía en el ámbito político según sus propias apreciaciones; le preocupaba que en su país no estaba muy lejos de instaurarse algo parecido al fascismo, pero que jamás llevaría ese nombre.

Sumergirnos en la literatura de Norman Mailer, nos llevará al punto crítico de la reflexión, ahí donde el raciocinio toma lugar para encausarnos a un diálogo continuo que parte de nosotros para con los demás, con el objetivo de construir puentes sólidos, firmes, y dejar a un lado la podredumbre en la que descansa buena parte de la sociedad y que literatura tan desafiante y mordaz, como la de este estadounidense, deja al descubierto.

Sus libros son un recordatorio de lo bueno y malo que puede llegar a ser el individuo en situaciones tan diversas como la vida misma, su lectura nunca nos dejará indiferentes, muy por el contrario, nos proveerá de una mente mucho más lúcida y llena de vida.

Jorge Iván Garduño
Fotógrafo, escritor y periodista mexicano.
jorgeivangg@hotmail.com
@plumavertical