Archivo de la etiqueta: Sexualidad

“Siempre ha existido la infidelidad… y es una delicia serlo”: Alejandra Gómez Macchia

Estándar
Anuncios

“Ruborízate de nuevo”

Estándar

Con un lenguaje, directo, sensual, un tanto impúdico, pero siempre bajo el deseo, Ruborízate de nuevo (Ediciones B) es un obra que aglutina diversos relatos eróticos en los que la fantasía y los deseos de sus protagonistas están estrechamente relacionados con el mundo de la sexualidad y sin inhibiciones.

Marie Gray es una exitosa mujer canadiense, quien se ha destacado por un programa en diversos medios de comunicación sobre sexualidad, además de que ya había incursionado con anterioridad en el mundo de la literatura con un primer libro sobre este tema, y ahora vuelve con Ruborízate de nuevo.

En este libro, el lenguaje se abraza con la sensorialidad, la sensualidad y el disfrute de los placeres en todo su esplendor, lo que permiten que la obra sea un relato apetecible y lleno de las esencias más poderosas que el lector podrá percatar.

La obra de Gray siempre será una ardiente lectura que está caracterizada por las relaciones y la fuerte personalidad de sus protagonistas. El tipo de sexualidad que se expone viene determinado por la inclinación que siente la pareja hacia el mundo de la dominación-sumisión, con la correspondiente lucha del que intenta ejercer el control y del que necesita cederlo, por lo que está pensada para todo tipo de lector que desea nuevas rutas para experimentar múltiples fantasías sexuales.

En un estilo ligero y sin enfado, Marie Gray nos presenta mágicas historias eróticamente recatadas, apegadas al sin sentido de la vida contemporánea, en la que explora la vida de seres que se encuentran deambulando en una sociedad donde la sexualidad es factor para una doble moral.

Ruborízate de nuevo, de Marie Gray, nos acerca a una obra con voz clara y que pretende no tener tapujos, a fin de que el lector se abandone a cualquier certeza sobre la vida, el sexo y el “amor” adentrándose a una selva oscura con tal de vivir más allá de sus propios miedos.

Marie Gray nació en Quebec en 1963, estudió Ciencias Humanas en Montreal. De 2002 a 2003, Gray condujo una crónica mensual de literatura erótica en el programa de televisión Sexo y Confidencias. Además grabó el disco Canciones para ruborizarse, para acompañar su quinta recopilación de cuentos: Rougir un peu, beaucoup, passionnément. Historias para ruborizarse es el primer título que Ediciones B publicó.

Jorge Iván Garduño

@plumavertical

dsffghhggffgds

Este texto ha sido publicado en:

http://efektonoticias.com/cultura/ruborizate-de-nuevo-literatura

“Una noche con ella”

Estándar

Una vida marcada por la desgracia, que han conducido a Helena a un mundo caótico, lúgubre y solitario, donde el intercambio de su cuerpo por dinero es el único modo de subsistir que conoce, por lo que desde hace mucho reconoce que ella no tiene un espacio para el amor, por lo que su vida no tiene porqué ser diferente.

una-noche-con-ella-anabella-franco-7458-MLA5213596933_102013-F

Mariano, el otro protagonista de Una noche con ella (Vergara, Ediciones B), es un hombre solitario, exitoso profesionalmente, gerente de una cadena de hoteles, y aparentemente dueño de una vida que le ofrece todo con las manos abiertas, sin embargo, en el fondo, desearía que las cosas fueran diferentes.

Y es así como estos dos seres vivirán un encuentro colosal, Helena, el deseo de muchos, y pese a que el pasado ensombrece su alma, sólo un ser con oscuro con ella podrá adentrarse en su conciencia y despertar en ella sus fantasías más ocultas y sensuales.

Una noche con ella nos da la oportunidad de asomarnos a la vida de dos protagonistas convulsos, que las circunstancias de la vida los han obligado a reprimir el afecto por la seducción, la atracción y el amor.

Mariano, el otro protagonista de esta historia, es un hombre solitario y sin afectos, encuentra en Helena a su reflejo. Y lo que comenzó como un juego de seducción y negocios, les planteará un desafío: ¿podrán dominar los sentimientos o terminarán por quebrar las reglas? ¿Aprenderá Helena que existe el placer y Mariano, que no es tarde para amar?

Una novela de fácil lectura, bien escrita y que gira en torno a una pasión que corre el riesgo de convertirse en amor.

Jorge Iván Garduño
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en:
 
http://efektonoticias.com/cultura/una-noche-con-ella-literatura
 

“Dorada”, una obra que ahonda los fríos abismos de la coexistencia humana

Estándar

La sensualidad es inherente al ser humano, sin embargo, el lado femenino es el más poderoso y subyugante, y muestra de esto es la obra Dorada (Editorial Tusquets), en el que su autor, David Miklos (Texas, Estados Unidos, 1970), aborde de manera inteligente el tema del erotismo en una magnífica obra que nos invita a la ensoñación.

lib_9786074215625

Miklos nos presenta un relato en el que nos presenta una valoración sobre lo propiamente femenino, imbuyéndonos en un escenario trágico, violento, que permite la reconciliación con la intimidad.

Examina acertadamente la percepción femenina en cuanto al sexo y sus deseos, lo que abre el abanico enigmático del placer y el horror, a través de un lenguaje que no pretende ser encasillado en ninguno de los discursos dominantes de cualquiera de nuestras sociedades, ratificando la calidad de su prosa.

David Miklos es un escritor consumado que por medio de su escritura nos permite acceder al mundo íntimo de la feminidad desde el punto de vista masculino, que muestra de manera artística el apetito contenido de un hombre que busca liberarse, en busca del canto de sirenas, aunque ello signifique dejar atrás sus propias libertades.

Dorada, una obra que trasciende en la vida de los lectores, alcanzando la esencia del ser humano, en la que el protagonista intenta escapar del limbo existencial, y en su afán por encontrar su lugar en este mundo, ahonda en los fríos abismos de la moderna coexistencia humana.

David Miklos, un escritor que con humor y desfachatez ha encontrado su voz literaria para comunicar un mundo convulso y fascinante.

Jorge Iván Garduño
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en:
 
http://efektonoticias.com/cultura/dorada-una-obra-que-ahonda-los-frios-abismos-de-la-coexistencia-humana
 

“Después del fin del mundo”, un crudo testimonio que hay que tomar en serio

Estándar

Un grupo de jóvenes, encabezados por Santiago, realizan un viaje a la capital de Jalisco, Guadalajara, y en medio de la música y la violencia, pronto se ven inmersos en un ambiente sórdido que asecha con engullirlos, lo que cambiaría radicalmente sus vidas.

9786073117098

Esto es lo que nos cuenta Después del fin del mundo (Editorial Montena) un magistral libro escrito por Eduardo Robles, también conocido como el Tío Patota, quien es autor de más de 60 libros de cuentos para niños, distinguido a nivel internacional en la lista de honor del Premio Hans Christian Andersen por su extensa obra literaria, asimismo fue fundador de la Asociación Nacional de Narradores de Cuentos, prolífico conferencista orientado en las relaciones entre padres e hijos y la incomunicación.

Después del fin del mundo es un relato lúcido que habla sobre las tentaciones de los bares o antros, la circulación y agravamiento del problema de la droga, la sexualidad libertina y los cómos este grupo de jóvenes son atraídos y encerrados en las garras de la violencia e incomprensión empujándolos al abismo entre la vida y la muerte.

Basada en hechos reales, Después del fin del mundo se alimenta de la vida misma y sirve de luz para padres e hijos que habitan en la vorágine social que sucede en todas direcciones.

Un crudo testimonio dirigido a todas aquellas personas que dicen: “eso a mí, ni a mi casa, jamás va a ocurrir”.

Un testimonio que debemos tomar muy en serio y compartirlo con nuestros seres amados.

Jorge Iván Garduño
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en:
 
http://efektonoticias.com/cultura/despues-del-fin-del-mundo-un-crudo-testimonio-que-hay-que-tomar-en-serio
 

Con “Casa de muñecas” los hombres no las creerán nada “bobas”

Estándar

Casa de muñecas (Editorial Páginas de espuma) es un libro definitivamente enfocado para mujeres desde su concepción, porque ellas desde pequeñas entienden el concepto de muñecas como algo muy personal, no viéndolas como “juguetes”, sino como que ellas mismas son las muñecas, y por ende al conflicto al que se enfrentan es sólo encontrar la figura masculina que sea parte de ese mundo de fantasía.

Casa-de-munecas-Patricia-Esteban-Erles

Desde pequeñas, el tener o no tener una casa de muñecas genera grandes fantasías, al ser un objeto idílico en el que aún sin poseerlo puede generar historias interminables dignas de la vida real, y que mejor cuando la protagonista es la dueña del objeto mismo.

Es así como surgidos de la mente y los recuerdos de Patricia Esteban Erlés (Zaragoza, España, 1972) tenemos la posibilidad de recorrer una a una las habitaciones que conforman Casa de muñecas en 100 relatos mágicos con los que esta autora nos lleva de la mano y con los ojos avispados por un mundo fantástico.

Miedos, sueños, femineidad y las rebeldías que giran en torno a la vida –y que de niñas no era posible hacer llegar más allá de aquel idílico cuarto de juegos–, es la propuesta que Esteban Erlés hace con este conjunto de micro relatos que a su vez se pueden leer como una sola historia que encierra diversidad de anécdotas con multitud de significados.

La comprensión del juego y la desmitificación del mismo se hacen aparentes en Casa de muñecas, que además cuenta con las atinadas y siempre divertidas imágenes de Sara Morante que ilustran el periplo del lector en las diez habitaciones.

Al final de día Casa de muñecas pone en marcha lo que las mujeres crean desde su niñez: historias, fantasías, y es que lo más relevante de este libro es que nos revela que una mujer no mira el mundo como los hombres, porque ellas desmadejan la realidad en múltiples facetas, universos de posibilidades que en su naturaleza está implícita.

Una casa de muñecas tiene la posibilidad de encerrar la vida real dentro de sus paredes, sólo que en esas habitaciones sí es posible depositar las fantasías que pueden ser muy rosas, tiernas o bien malévolas, e incluso hilarantes, caracterizándose por tres hojas de ruta que Esteban Erlés propone para recorrer la Casa de muñecas con la lectura de esta obra y la imagen de toda la mansión.

10 habitaciones conforman esta Casa de muñecas: Cuarto de juguetes; Dormitorio infantil; Dormitorio principal; Cuarto de baño; Salón Comedor; Cocina; Biblioteca; Desván de los monstruos; Cripta; y Exteriores; que de forma singular podremos conocer un mundo de posibilidades.

Lo verdaderamente apreciable de este libro es que la autora nos invite a pasear por una casa de muñecas, ya que el hecho de que tengamos desde un inicio rutas o más de una posibilidad para recorrerla, es un intento por rescatar la mirada infantil que con la madurez de la edad vamos perdiendo.

Patricia Esteban Erlés ha creado con Casa de muñecas un libro que busca rememorar la visión de la infancia femenina con rigor, imaginación y argumento literario.

Una obra que cuando los hombres recorran las habitaciones, bien se darán cuenta que ellas no son tan bobas como algunos bobos han llegado a creer.

Una obra que encierra misterio, sexualidad, miedos, y sueños.

Jorge Iván Garduño
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en:
 
http://efektonoticias.com/cultura/con-casa-de-munecas-los-hombres-no-las-creeran-nada-bobas
 

Bajo el mismo cielo

Estándar

La pequeña cierra los ojos como consecuencia de la falta de oxígeno que se le está impidiendo llegue hacia sus pulmones. Los pupitres de madera que llenan la habitación de paredes blancas adornadas con gráficas del cuerpo humano y mapas territoriales se difuminan ante sus ojos, y sólo alcanza a echarle un final vistazo de reojo al calzado negro de quienes son testigos inertes, mas no silenciosos, de la agresión de la que es objeto.

Casi inconsciente, el último aliento lo utiliza para indicarle a su brazo derecho que tome la mano de su joven agresor y, en lo que sería un intento desesperado, zafarse del bravucón de un tirón… por las risas de sus demás compañeros sabe que su empresa ya es imposible e inútil. Pierde la lucidez no sin antes preguntarse: “¿por qué a mí?”

Por desgracia, este relato que describí en una breve escena es verídico, sucedió en la escuela primaria José María Morelos de Hermosillo, en el norteño estado mexicano de Sonora, pero casos como éste se suceden cada día con mayor frecuencia, ya sea en la Ciudad de México, Yucatán, Jalisco, Tamaulipas, Baja California Sur o Sonora, acontecen dejando de ser ficciones producto de la imaginación de un bucólico escritor, quedando expuestas a la opinión pública al mostrarse en las redes sociales luego de ser grabadas mediante un dispositivo móvil.

Lo alarmante es que este ejemplo puede ser un caso de muchos otros que nunca conoceremos, ni mucho menos deberían de sucederse; en la actualidad lo llaman bullying, una palabra cada vez más habitual en nuestra sociedad, efecto de la intolerancia… y la intolerancia es discriminación, el origen de los grandes males de nuestro mundo, desde Anchorage hasta Tierra del Fuego; de Reikiavik, Islandia, hasta Ciudad del Cabo, Sudáfrica; de Turquía a Japón o Sydney, pasando por Ciudad de México, las noticias en la prensa se ocupan más de estos casos nada alentadores para una sociedad en plena decadencia.

Los seres humanos podemos llegar a ser intolerantes con nuestros semejantes, además de que como adultos somos el ejemplo de los más pequeños del hogar, quienes replicarán lo que ven, oyen y sienten en casa primordialmente, por tal motivo es indiscutible que para inhibir la discriminación se deben implementar políticas públicas enfocadas a cada familia en todos los estratos sociales… lo que significaría sólo el inicio de concientizar a la comunidad.

La discriminación puede iniciarse por nimiedades tales como no aceptar que nuestro prójimo sea del sexo opuesto; por vestir ropa diferente a la nuestra; tener un pensamiento distinto al que consideramos debe ser el adecuado únicamente por ser “el mío”; expresarse con algún acento distinto al de la región donde se vive; no hablar nuestra misma lengua; o que su color de piel no nos agrade; sea migrante; o sencillamente porque comparte creencias religiosas diferentes a las nuestras. Tristemente la discriminación la “practicamos” todos en mayor o menor medida.

La discriminación no es en absoluto el asunto privado de unos cuantos ciudadanos esparcidos por el territorio, sino el acontecimiento definitorio para alcanzar una sana sociedad, por lo que debemos reflexionar a fin de actuar por nuestro propio bien, ya que no hace falta ser una jovencita de sexto año de primaria de Hermosillo, Sonora estrangulada por un compañero de clase, ni ser un adulto de las comunidades indígenas desplazado de su tierra simplemente por no tener dinero ni títulos de propiedad o una mujer embarazada despedida de su trabajo para que el grito de irritación de la humanidad alcance el alma de la persona, a fin de que reconozcamos en ellos nuestra propia voz de dolor e indignación.

Hace unos días se cumplieron 10 años de la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación en nuestro país, promovida tras la alternancia en el poder al principio del siglo XXI, con lo cual se han ganado importantes luchas a favor de grupos vulnerables. Sin embargo, vemos que la cuestión más compleja de erradicar son los estereotipos adquiridos, situación de la que nos damos cuenta cuando hay una expresión inadecuada hacia una persona –como ha sido el caso de esta menor de edad originaria de Jalisco, que por su acento y condición social fue molestada por sus compañeros–, hecho (justificado) por lo que la sociedad se agita, las redes sociales se prenden… pero la situación de las comunidades indígenas que están siendo marginadas y excluidas en la actualidad no parece ser un tema de alarma para esta nación en su conjunto. Es ahí donde hace falta poner los puntos sobre las íes.

Debemos seguir trabajando para eliminar la discriminación en nuestro país, que es la trinchera en la que estamos, pero no olvidemos que las primeras acciones comienzan con nosotros y en nuestros hogares, enseñando la buena convivencia hacia los demás a fin de propiciar la tolerancia y el respeto mutuo, necesarios hoy más que nunca.

Al final de cuentas no debemos olvidar que todos, sin excepción, vivimos bajo el mismo cielo.

Jorge Iván Garduño
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en:
 
http://ow.ly/mbzm3
 

“Las poseídas”, una mirada lúcida de nuestro tiempo

Estándar

La escritora argentina Betina González (Buenos Aires, Argentina, 1972) vuelve a sorprender al mundo literario con una obra con elevados índices de ironía, saciedad, sensualidad y complicidad que le proporcionan a Las poseídas (Tusquets Editores) una carga emocional que impactaran al lector desde las primeras líneas de lectura de esta liberadora historia.

Novedad_editorial_las-poseidas

Todo comienza cuando Felisa Wilmer –procedente de Londres– llega a un colegio religioso de señoritas, mismo que González lo enclava al norte de un Buenos Aires bucólico, en el que se puede percibir que sus habitantes buscan la estabilidad económica, así que están abiertos a las sociedades esplendorosas y nacientes siglo XXI sin que los adultos piensen en la herencia a las subsecuentes generaciones, donde además la exhausta clase laboral no muestra gran interés por la familia, por lo que será en este marco en el que se desarrollarán las apremiantes escenas que dominan en sus casi 200 páginas a esta obra que combina géneros y elementos diversos que le permitieron a su autora merecer el VIII Premio Tusquets Editores de Novela.

Desgraciadamente los eternos problemas de una sociedad que se jacta de ser moderna permean a Las poseídas, donde se describe a una Felisa Wilmer que muestra una actitud desenfadada, y es que al conducirse y actuar arrebatadamente dará siempre material de qué hablar, o simplemente para que al final del día, o al inicio del mismo, se santigüen las llamadas señoras de “buena” conciencia… y otros tantos apuntarían que es demasiado liberal para su edad.

Es por esto y más, que sus compañeros de colegio se muestran, ya sea oscos, y un tanto cautelosos hacia Felisa Wilmer, quien además tiene un halo de misterio y fatalidad que se adereza con una actitud rebelde, su mal comportamiento, su perfecto dominio del idioma inglés e independencia, que la convierten en el centro de atención inmediatamente, pero con pericia y suma maestría, Betina González nos abre un cuadro que nos cautiva y es sumamente arrebatador al estilo de Nothomb.

Pero el actuar de Felisa Wilmer podría tener un origen no menos perturbador ni siniestro, y la encargada para revelarnos ese misterio será una de las amigas y cómplices de la protagonista: López, quien con precisión y voz fluida nos lleva de la mano, ya que es la encargada de relatarnos esta historia con la finalidad de dejar constancia y descubrir el intrincado laberinto en que se ha convertido la vida de su compañera y compinche.

Al adentrarnos en esta inquietante historia, Betina González nos hace la cordial invitación para convertirnos en sus cómplices u ofensores de las “poseídas”, porque nos enteraremos de las leyendas –para algunos más que otros– escabrosas que se cuentan en voz baja las chicas en pasillos, habitaciones, jardines y detrás de los muros sobre el pasado del colegio, al mismo tiempo que descubren otros peligros más tangibles y cercanos de los que podrían ser presa y tendrán que cuidarse.

El despertar a la sexualidad será un tema recurrente al que Felisa Wilmer deberá sobrellevar, al tiempo que iremos descubriendo las razones de su inusual comportamiento excéntrico y suicida, que bien hacen suponer a todo el mundo, que estuviera “poseída” por personas de su entorno y que nos remontan a la pérdida de su madre en un accidente, lo que la llevó a estar y vivir bajo el cuidado de su abuela.

Las poseídas, una novela que nos hace la invitación para conocer la historia de Felisa Wilmer, una jovencita que sin lugar a dudas está representando las vivencias de muchas mujeres que necesitan un grito de libertad para ser escuchadas y comprendidas por quienes las rodean debido a su pasado o presente alucinante… por lo que podríamos sin lugar a dudas ser nosotros esa voz que las guíe en medio de la oscuridad.

Jorge Iván Garduño
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en:
 
http://efektonoticias.com/cultura/las-poseidas-una-mirada-lucida-de-nuestro-tiempo