Archivo de la etiqueta: talento

La fluidez intelectual de Ignacio Padilla

Estándar

¿Qué haría si alguien le propusiera intercambiar su vida por la de otra persona?, ¿aceptaría vivir la vida sobre la base e historia de la de otro individuo?, estos elementos son precisamente los que el escritor mexicano Ignacio Padilla (Ciudad de México, 1968) utiliza para construir una novela sobre los suplantadores y la incertidumbre de la verdad.

Todo inicia con una simple partida de ajedrez entre dos extraños que se desarrolla en un vagón de un tren en cierto lugar de Europa, los dos personajes involucrados en tan peculiar enfrentamiento son un soldado dela PrimeraGuerraMundial y un guardagujas que responden a los nombres de Tadeus y Víctor, respectivamente.

Dejará de ser una simple partida de ajedrez al ponerse en juego la identidad de cada uno de ellos, quienes de manera aprobada intercambian sus vidas por la del adversario, situación que los lleva a transformar de forma radical el rumbo  de cada uno de ellos, y de quienes les rodean.

El hijo de uno de estos excepcionales personajes se encargará de buscar la historia verdadera de su padre, a quien él creía soldado y héroe nazi, pero que por azares de la vida se verá enfrentado a la fábula en que se han convertido los acontecimientos de la que imaginaba era la tradición de su familia.

Ignacio Padilla recrea en Amphitryon (la novela de la que hablo), la ficción en la que se ha convertido la historia del siglo XX, iniciando con el acontecimiento traumático de la guerra y posguerra, y que influenciaron de muy diversas maneras a los sucesos que le siguieron.

Amphitryon es un libro incrustado en el género de la novela negra, con elementos de la intriga, rasgos de thriller y una carga fuerte de intelectualidad, que hacen de esta obra una novela muy interesante y con muy pocos antecedentes dentro de la literatura mexicana, lo que la convierte en una  aventura encomiable para cualquier lector serio.

Las primeras referencias literarias que se tienen de Ignacio Padilla datan de sus andaduras de preparatoria junto a sus amigos y ahora también colegas, Jorge Volpi y Eloy Urroz, con quienes formaría en 1996 la cofradía del crack en compañía también de Pedro Ángel Palou, Ricardo Chávez y Vicente Herrasti, todos ellos en la actualidad incorporados a las voces más influyentes de la literatura mexicana.

Ya para ese año de 1996, Padilla se había convertido, gracias a su talento narrativo, en una de las nuevas voces de las letras de nuestro país, ya que dos años antes obtuvo el Premio Nacional de Literatura en tres categorías distintas: Cuento Infantil “Juan dela Cabada”, “Juan Rulfo” para Primera Novela y el Premio de Ensayo Literario “Malcolm Lowry”; suceso que vaticinaba una excelente y muy prolífica carrera intelectual.

Esto quedó reafirmado para finales de 1999, año en que junto con Volpi, Ignacio Padilla ratificaba que sus reconocimientos no eran obra de la casualidad y sí de su talento y creatividad, al alcanzar en España el Premio Primavera de Novela 2000 precisamente por su libro Amphitryon, el cual ha sido traducido a más de quince idiomas, lo que permitió catapultar a Padilla, pero sobre todo a las letras mexicanas, a un plano internacional para comienzos del siglo XXI, logro trascendente para un escritor no mayor de cuarenta años.

Poseedor de equilibrio dentro de la métrica literaria que maneja, Ignacio Padilla asume un rol narrativo desafiante, esto por las diversas e inteligentes formas de abordar la utilización del lenguaje, lo que a la vez le significa una renovación continua para el público que lo lee.

Durante los casi 20 años que tiene como escritor desde que comenzó a publicar, Padilla nos ha regalado inquietantes novelas que nos relatan historias sobre hombres que habitan islas desiertas o viven en la antigua Unión Soviética; artículos que recogen su experiencia de vida durante dos años en Swazilandia, África; cuentos situados en entornos urbanos ubicados en diversos escenarios cerrados, en desiertos, selvas o bien en playas; o simplemente ejercicios literarios donde el lenguaje y la estructura formal cobran mayor importancia que la narración misma.

Toda la tesura que plasma en sus ficciones y ensayos, le han valido para ser apreciado en el universo literario como un escritor depositario de una fluidez intelectual deslumbrante, maduro y capaz de envolver en sus letras desde un niño hasta un erudito.

Ignacio Padilla, licenciado en Comunicación por la UniversidadIberoamericana, doctor en Literatura Inglesa por la Universidadde Edimburgo y doctor de Literatura Española e Hispanoamericana por la Universidadde Salamanca, ha sido agregado cultural de la Embajadade México en la Gran Bretaña(2001-2003), columnista y posteriormente Director Editorial de la revista Playboy-México, becario dela John Simon Guggenheim Foundation y miembro del Sistema Nacional de Creadores.

Su creatividad, su agudeza y su fuerza literaria, lo han situado en uno de los lugares más privilegiados como escritor, en el que sin duda continuará brindándonos de mayores retos narrativos y ensayísticos.

Jorge Iván Garduño
Fotógrafo, escritor y periodista mexicano.
jorgeivangg@hotmail.com
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en:
 
http://apiavirtual.net/2010/09/11/la-fluidez-intelectual-de-ignacio-padilla/
 
Anuncios

El inquietante mundo de Mario Bellatin

Estándar

Hace ya algunos años, llegó a mis manos una novela corta de inquietante lectura, Flores (Premio Xavier Villaurrutia 2001), mi sorpresa sería mayor al pronto percatarme de la prosa tan fluida de la que está cargada, la estética tan perturbadora que se observa en ella es de llamar la atención.

Existe un fármaco que ha provocado malformaciones genéticas en la mayoría de los personajes. Al irse adentrando en la insólita historia, uno siente el entrecruzamiento de la vida de los actores, en la que ellos ejercen una fuerza psicológica en el lector.

Al concluir la lectura de Flores (que no me llevó más de un par de horas), me quedó un sabor de ansiedad, el relato había concluido y a la vez no. Qué extraña sensación. Mi único deseo en ese momento era saber más acerca del escritor de apellido Bellatin y adquirir a la brevedad posible otra novela de él. No pasaron muchos días, pronto me topé con otro de sus libros que tiene por título Poeta ciego.

En esta novela corta, el personaje central vive en el infierno mismo (desde su nacimiento fue rechazado por sus padres biológicos, por tener una incapacidad física; a pesar de contar con todas las comodidades su mundo es oscuro, esto lo ha llevado a crear una serie de rituales esotéricos), y pronto se da a la tarea de fundar una secta cuyas reglas se basan en una sexualidad degenerada. Nos volvemos a encontrar con una narrativa de impresionante lectura, cargada de una imaginación y una fuerza que sorprende a propios y extraños por tener, el escritor en sí, el talento de lograr sostener su tesis durante toda la trama.

Para muchos, Mario Bellatin (1960) es <<un narrador del mal>> sin precedentes dentro de la literatura mexicana; para otros tantos, es <<un descodificador de las pesadillas>> del ser humano; pero para mí, su trabajo muy bien lo puedo comparar a las pinceladas y trazos realizados por el genial pintor español y máximo representante del surrealismo: Salvador Dalí.

La obra del escritor mexicano que en un primer momento se dio a conocer en el Perú, es de una prosa cuasi surrealista, con ello expreso que va más allá de toda ficción, ya que descompone extraordinariamente los cuerpos humanos, transmuta las mentes y altera el mundo de sus personajes con una energía de maestro, en todas y en cada una de sus novelas. Sus libros rechazan la categorización, incluso rondan siempre otras artes y él mismo se interesa por explorar nuevos lenguajes.

Hasta la fecha no me canso de leer y releer su trabajo narrativo, sus obsesiones de siempre, sus demonios que son como los de cualquier otro mortal. Trabajo tras trabajo, el autor hace lo que sólo está al alcance de un gran escritor: no repetir las fórmulas del éxito. Escribir por el simple gusto de hacerlo y si ello lleva al reconocimiento, bienvenido sea éste.

Bellatin desdibuja la frontera entre lo anormal y lo normal, entre la moral y la sexualidad, entre la hipocresía y la religiosidad, entre el amor y el olvido. Personajes oscuros salidos del mismo infierno que lo encumbran al mismo cielo.

El mundo narrativo que el autor nos presenta, es un mundo castigado por nuestro afán de querer ser superiores a los demás, sin darnos cuenta que con el mismo afán disgregamos el paisaje de nuestro entorno. Un inescrutable crimen se ha cometido en el universo de Mario Bellatin y ahora sus personajes deberán sufrir las consecuencias de la transgresión. En sus obras, él está en cada una y en ninguna al mismo tiempo, ese mecanismo mágico e incomprensible del afuera, de ser y no ser, involucrarse y al mismo tiempo mantener la distancia.

Quien también dirige la Escuela Dinámica de Escritores en el Distrito Federal, se ha convertido en un escritor de culto, su amplia narrativa se ha traducido a varios idiomas y es estudiada en diversas universidades de Estados Unidos e Iberoamérica.

Leer un libro de Bellatin entre nuestras manos, es comparable a querer detener el agua entre ellas: se filtra por los pliegues de la piel ante tus propios ojos.

Déjate seducir por uno de los escritores contemporáneos más turbulentos y deslumbrantes. Merecedor de un lugar dentro de toda buena biblioteca.

Jorge Iván Garduño
Fotógrafo, escritor y periodista mexicano.
jorgeivangg@hotmail.com