Archivo de la etiqueta: Trumpismo

La anomalía Trump [OPINIÓN]

Estándar

Desde su irrupción en la Casa Blanca, Donald Trump, que cumple un año de tomar posesión como presidente de los Estados Unidos de América, mantiene las posturas que lo caracterizaron desde el inicio de su campaña para la nominación republicana, enfatizando sus políticas contra la migración, seguidas por su empecinamiento de construir un muro fronterizo con México, además de prohibirle la entrada a su país a musulmanes (por mencionar un par de ejemplos), lo que lo ha colocado en una posición riesgosa al no entender el costo político y económico para los norteamericanos, tanto al interior como al exterior.

Las políticas emprendidas por Donald Trump ya han dado frutos, pero muy rancios: desavenencias con líderes mundiales, diálogo de sordos con mandatarios respecto de acuerdos comerciales, y encontronazos con la prensa; por lo que las agresiones del magnate en contra de México, con otros más llamándolos “países de mierda”, con los musulmanes sólo por ser “musulmanes” y todo lo que no sea “America” están conformando una causa en común más amplia liderada por cabezas de la sociedad civil, empresarios, líderes religiosos, intelectuales e iconos culturales, dentro y fuera del sector público e instituciones de todos los sectores nacionales e internacionales.

Mucho se habló respecto de lo que supondría su mandato y su manera de gobernar, sobre todo en lo referente a su postura radical, dictatorial, xenófoba y extremadamente nacionalista, pero ya instalado en la Casa Blanca, en lugar de moderar su discurso e implementar políticas alineadas al “establishment” norteamericano, sigue empecinado a seguir una política proteccionista.

Políticos norteamericanos preveían que Trump sería un “gobernante” controlable, que su equipo lo alinearía a intereses en común con otras naciones “hermanas”, pero muchos de sus “más cercanos colaboradores” ya han abandonado el proyecto “Trump Presidente” o simplemente no se han podido sostener, y es que el magnate inmobiliario y exestrella de reality shows muestra como logros las acciones que intenta llevar a cabo, magnifica la importancia de lo que ha hecho, exagera los problemas que heredó de la administración de Obama, impone metas económicas fantasiosas, se aferra en gobernar a tuitazos y no aprende de sus errores… es más, los repite alegremente.

No cabe duda de que la política en todas las latitudes cambió con la llegada del inquilino número 45 a la Casa Blanca; el mérito de Donald Trump fue entender que millones de estadounidenses se sentían despreciados e ignorados por la clase política norteamericana: fuesen republicanos o demócratas.

Lo que en un primer momento se consideró como una broma de mal gusto, es ya una firme amenaza con tintes conservadores, xenófobos y dictatoriales.

Emperatrump [Opinión]

Estándar

TEXTO PUBLICADO EL 11 DE NOVIEMBRE DE 2017

Un año ya del triunfo del trumpismo, el triunfo de un personaje salido del reality show, una figura que nunca antes había sido elegido para cargo público alguno, un magnate inmobiliario que, con casi 10 meses al frente de la nación más poderosa del mundo, se mantiene soberbio, en un intento por devolverle a EU un orgullo que nunca le ha hecho bien.

Donald Trump sigue decidido a rechazar acuerdos de comercio e instituciones multilaterales, adoptando una línea dura respecto de la migración ilegal, y a modificar el esquema de alianzas de seguridad y defensa de su país, y como bien dijo en tanto y tantos discursos antes de ganarse un lugar en la Casa Blanca, “quiero que EU sea predeciblemente impredecible”, y lo está logrando, pero no precisamente es favorable para sus conciudadanos, ni para el resto del mundo.

Los miembros de la UE y la OTAN se están preparando para algo similar en asuntos de comercio y seguridad, lo que podría acelerar una Constitución política para la Eurozona que dé pie a algo llamado “Estados Unidos de Europa”, lo que abriría la puerta para crear su propio ejército, y Alemania ya ha comenzado a dar indicios de una ultraderecha que no se ha ida de sus filas políticas.

Durante los próximos meses o años, se espera que se desaten guerras comerciales y de divisas, y se supone que históricas alianzas defensivas se abandonen o estén en riesgo, ya que la solidaridad regional estará por encima de viejas enemistades.

Es lamentable que el ahora político Trump, centre sus declaraciones de odio contra los migrantes, como lo son los mexicanos, que según las cifras oficiales rondan los 34 millones de connacionales radicados en aquel país, declaraciones que no son objetivas, pues dejan a un lado el discurso que debería hablar de la fuerza productiva que representan nuestros paisanos, quienes generan 485 mmdd anuales, o lo que es lo mismo 3.7 por ciento del PIB norteamericano.

Está claro que las elecciones del 8 de noviembre de 2016 fueron trascendentales para EEUU y todo el entorno internacional. Nunca antes los aspirantes Demócrata y Republicano a la Casa Blanca habían representado dos posturas tan dispares…y nunca antes las alarmas en Europa, Asia, Oriente Medio, Latinoamérica y México se habían encendido con tanta sincronía al ver despertar de un nada amigable Estados Unidos que convulsiona la geopolítica mundial.

La relación de vecindad entre México y Estados Unidos es tan relevante y fundamental para ambas naciones, que decenas de expertos e internacionalistas se han abocado en hacer énfasis en el trabajo binacional, como un intento de revertir las declaraciones y tuitazos del presidente Donald Trump.

Ni un año ha cumplido en el cargo, y Donald Trump ya se ve a sí mismo con el “Emperatrump” del orbe mundial.