Archivo de la etiqueta: Unión Europea

La guerra comercial ¡llegó! [OPINIÓN]

Estándar

“Trump aprueba los aranceles sobre China y amenaza con más gravámenes”; “México estudia un arancel sobre el maíz y soja de EU si Trump insiste en el proteccionismo”; “EU endurece los aranceles para la importación de aceituna negra española”; “China contraataca a Trump con aranceles a productos de EU valorados en 50.000 millones”; “La UE lanza una última oferta a EU para evitar la guerra comercial”; “El secretario del Tesoro de EU trata de reducir la tensión por la amenaza de una guerra comercial”; estos son solo algunos titulares que la prensa internacional ha destacado en los últimos meses.

La guerra comercial continúa, China, Europa, México, Canadá y Estados Unidos han oficializado subidas de aranceles a mercancías, o bien están en vías de realizarlo.

Donald Trump está “empecinado” en imponer aranceles punitivos a las importaciones de acero y, posiblemente, de otros productos, a pesar de la oposición de la mayoría de sus asesores, e incluso de los miembros de su propio gabinete. Finalmente, las afirmaciones de que “otros países se están aprovechando de EU” fueron uno de los principales temas de su campaña presidencial. Este discurso, sin duda, recibe buena aceptación entre las bases electorales de Trump, a la que le gusta la idea de una guerra comercial. Pero hacer política con el impacto en los bolsillos del electorado, no es nada sencillo.

Primeramente, hay que entender que una gran parte del comercio moderno se hace con bienes intermedios, cosas que se usan para fabricar otras cosas. Un arancel sobre el acero ayuda a los productores de acero, pero perjudica a los consumidores de acero en las fases posteriores del proceso productivo como el sector automovilístico. Por tanto, ni siquiera está claro el efecto directo del llamado proteccionismo de Trump sobre el empleo.

Luego de esto, le siguen los efectos indirectos, lo que significa que cualquier aumento del empleo en un sector protegido por aranceles debe compararse con la pérdida de empleo en otros sectores. Normalmente, el comercio y la política comercial tienen pocos efectos (o ninguno), sobre el empleo total. Este tipo de política comercial afecta al tipo de empleos; pero no tanto al número total. Los especialistas en el tema indican que, hay razones para creer que estos efectos indirectos impedirían cualquier creación de empleos netos, debido a la respuesta arancelaria de otros países.

El comercio internacional se rige por normas, normas que Estados Unidos contribuyó a crear. Si empezamos a incumplir esas normas, los demás también lo harán, tanto en represalia como por simple imitación. A eso es a lo que se refiere la gente cuando habla de una guerra comercial.

Y sería una insensatez pensar que Estados Unidos ganaría dicha guerra, ya que enfrente no tiene únicamente a China, que ya de por sí es un mercado preponderante como el americano, sino que además hay que sumar a la Unión Europea, un actor igual de importante y capaz de adoptar represalias eficaces (como pudo comprobar el Gobierno de George W. Bush cuando impuso aranceles sobre el acero en 2002).

En cualquier caso, el comercio no es cuestión de ganar o de perder: en general, el comercio permite que las partes involucradas en un acuerdo sean más ricas, pero una guerra comercial sí suele perjudicar a todos los países involucrados. Donald Trump esgrime que los aranceles defienden el empleo frente a prácticas anticompetitivas, pero la realidad de las cosas es que, sus medidas pueden empeorar la economía mundial, enrareciendo el ecosistema económico.

Cuando nos detenemos a observar el mundo de la industria y el comercio nos encontramos, sin lugar a duda, ante un desarrollo tan espectacular que despierta admiración y asombro. Redes complejas son las que dan vida al comercio, y los Estados Unidos representan a la nación con la que cualquier otro país del mundo desea realizar negocios e intercambios comerciales con ella.

Si observamos más detenidamente nos damos cuenta de que, el comercio hoy en día, en cualquier parte del mundo, está basado en la competencia y la codicia, en prácticas deshonestas que buscan el beneficio ventajoso sobre el otro. Las naciones más poderosas buscan con la publicidad y el mercadeo de sus productos apelar con frecuencia a la vanidad y la lascivia; se valen del fraude, la tergiversación, el engaño y los negocios injustos. El incentivo que los impulsa es dar menos y cobrar más.

Los aranceles proteccionistas, no buscan la justicia, el bien común, sino imponer impuestos para evitar la competencia y la entrada al mercado de productos extranjeros beneficiando en lo inmediato a unos cuantos empresarios, aunque en el fondo y a mediano y largo plazo, los mercados financieros sufrirán una contracción y desestabilización económica, propiciando desempleo y menor poder adquisitivo, carestía de la canasta básica, y aumento de la deuda pública, debido a que vivimos inmerso en una economía global, impulsada originalmente por los Estados Unidos.

Anuncios

El candidato Puigdemont [Opinión]

Estándar

TEXTO PUBLICADO EL 3 DE NOVIEMBRE DE 2017

“Estoy dispuesto a ser candidato… Puedo hacer campaña en cualquier parte del mundo porque estamos en un mundo globalizado… Habrá elecciones el 21 de diciembre y queremos que esos comicios se desarrollen en las condiciones lo más normales posibles. No será con un gobierno en prisión que esas elecciones sean neutrales, independientes y normales. La justicia española no garantiza nada. Nosotros nos consideramos un Gobierno legítimo”, ha señalado Carles Puigdemont durante una entrevista para la cadena pública francófona RTBF otorgada apenas el 3 de noviembre.

Es así como el expresidente, huido a Bélgica desde el lunes pasado, concedió una entrevista para la televisión belga mostrado su disposición a ser parte de la contienda en las próximas elecciones autonómicas del 21-D.

Todo es un misterio sobre el accionar y futuro de Carles Puigdemont en Bruselas, no se conoce su agenda o posibles encuentros en Bruselas, aunque ha reconocido que no ha solicitado ninguna entrevista con autoridades comunitarias, las mismas que le negaron una reunión durante su visita del pasado año a la capital belga y Flandes. El expresidente ha acudido a los estudios de la cadena acompañado de un grupo de siete personas, según han explicado testigos a medios de comunicación, y ha pedido a sus responsables discreción y evitar que le tomaran fotografías, sin embargo, ha trascendido que dicha entrevista se difundirá ampliamente.

Después de su comparecencia ante los medios del martes, Puigdemont ha preferido evitar las convocatorias abiertas. Esta entrevista será la segunda que se emite en televisión en menos de 24 horas, luego de la que brindó para la televisión autonómica TV3 justo después del encarcelamiento del exvicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras y otros siete exmiembros del Goven.

El nombre Puigdemont está ligado a Cataluña, y juega un papel clave para las próximas elecciones. El que eso sea bueno o malo, el tiempo lo dirá.

Europa, ¿unión política o muerte? [Opinión]

Estándar

Europa, ¿unión política o muerte?

Jorge Iván Garduño
@plumavertical

Desde la creación de la Unión Europea en 1957, los países miembros han presumido que buscan en todo momento –si no con hechos, sí en espíritu–, erigirse en una fuerza asombrosa de apoyo a la paz mundial, la estabilidad económica y la prosperidad para el mundo entero.

Sin embargo, no es ajeno para muchos que la crisis económica que algunos miembros de la Eurozona viven desde 2013, o desde mucho antes, ha colocado a sus 28 miembros actuales en la delgada línea –ya casi imperceptible– que la separa de la consolidación mundial o el derrumbe de lo que expertos ya prevén sería una catástrofe de dimensiones titánicas que bien podría alcanzar, en mayor o menor medida, a todas la economías del orbe.

No es un secreto que a Europa la dirige y sostiene Alemania, con el apoyo de Francia, los pilares europeos, pero históricamente el Reino Unido ha rechazado llevar la batuta de la UE, y lo demostró, primero, al rechazar el vínculo económico con Europa –al no abandonar la libra por el euro–; y segundo, al rechazar formar parte de la Eurozona, y su ideología de una integración total en los campos económico, militar y político, con el objetivo de que todos los países miembros actúen con una voluntad y una misma voz en los asuntos mundiales a favor de lo que podrían ser los Estados Unidos de Europa.

La unión política, como bien lo saben los planificadores realistas, será el factor esencial para alcanzar la estabilidad económica europea, y en esto hay un claro mensaje de los ingleses a toda Europa: por décadas han preferido estar más cerca de EU que del continente europeo, a donde geográficamente pertenecen.

Dejar la UE representa para los europeos un golpe bajo.

13495213_10153751041411270_4160231672992150990_n

Esquirlas del terrorismo [Opinión]

Estándar

Les comparto mi ‪#‎Opinión‬ “Esquirlas del terrorismo” escrita para Capital México, y aquí la pueden leer: bit.ly/1XNASsm

12417746_10153539350016270_9040605304977187903_n

Texto publicado en el periódico Capital México, el miércoles 16 de marzo de 2016. Para su reproducción total o parcial es necesario citar a Capital México  y al autor, Jorge Iván Garduño.

 

“Pan, educación, libertad”, el colapso de la economía griega

Estándar

Petros Márkaris (Estambul, Turquía, 1937) publica su más reciente novela protagonizada por el comisario Kostas Jaritos: Pan, educación, libertad (Tusquets Editores), que representa la última parte de su trilogía respecto a la crisis griega.

pan-educacion-libertad-9788483834923

Ya anteriormente se había publicado El agua al cuello y Liquidación final, dos novelas incrustadas en plena crisis griega, y con ésta, Márkaris nos engulle en la peor catástrofe para Grecia e incluso lo que podría representar un fracaso para Europa: es 2014 y Grecia se ha declarado en quiebra y dejará la zona Euro para regresar al Dracma.

La economía europea está hecha un polvorín y a la desgracia griega la seguirán España, y el protagonista Jaritos deberá apretarse el cinturón y afrontar el aumento de la violencia neonazi –en clara referencia al partido Aurora Dorada– en la capital Atenas e investigar el asesinato de un rico contrabandista de obras.

Junto al cadáver de éste aparece un móvil que emite el lema ‘Pan, educación y libertad’ –lema de los ‘Hechos de la Politécnica’ de 1973, cuando los estudiantes se rebelaron contra la dictadura militar–, y empieza así una investigación que le llevará a hurgar entre la clase empresarial, universitaria y sindical que ha dirigido el país en los últimos 40 años.

Kostas Jaritos deberá enfrentarse de frente a la crisis y sobrevivir en medio de una desastre nacional y conflictos sociales, sin embargo su mujer le ayudará en esta ocasión a enfrentarse a la coyuntura económica, realzando así el papel de las amas de casa fungen como administradoras quienes bien deben sortear las crisis en cualquier sociedad.

Al respecto de la crisis griega y europea, Petros Márkaris ha explicado que la situación en Grecia –respecto a Europa– es como un laberinto, porque nadie forzó al país helénico a entrar, pero una vez dentro no se puede decir ‘me largo’ solo porque uno no encuentra la salida, eso lo ha dicho sobre los posicionamientos partidarios de abandonar la Unión Europea, y ha añadido que la cuestión no es si volver a la peseta o al dracma en una Europa que se está despedazando.

Pan, educación, libertad no será la última novela protagonizada por Jaritos, ya que Márkaris ha revelado que ya prepara un epílogo de la trilogía de la crisis griega, por lo que acabará siendo una tetralogía, este nuevo título bien podría titularse: Roll up credits, como los créditos que aparecen al final de las películas, y en la que además de hablar de las culpas de la ‘generación politécnica’ en la crisis y de sus errores, tratará de las responsabilidades de todos los ciudadanos, según ha mencionado.

Pan, educación, libertad, una obra que es un fino análisis de la realidad convulsa griega hecha por un escritor lúcido y vibrante.

Jorge Iván Garduño
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en:
 
http://efektonoticias.com/cultura/pan-educacion-libertad-el-colapso-de-la-economia-griega-literatura
 

Gran Bretaña: más cerca de EEUU que de Europa

Estándar

En diversas ocasiones hemos escuchado la frase “divide y vencerás”, un dicho que es atribuido al dictador romano Julio César, y bien, es ésta la motivación que está imperando en la política de nuestros días en todas las sociedades, ya que finalmente cuando un grupo, colectivo o conjunto de naciones es dividido, es más fácil vencerlo; y la historia, aquí, nos da la razón.

No obstante, en el panorama de la Europa del siglo XXI vemos hasta el momento a 27 líderes nacionales que han estado buscando una “unión”, donde por lo menos 17 de ellos –si no es que en buena medida pudieran ser 26– pretenden ir en contra del famoso divide et impera a fin de erigirse en una fuerza asombrosa de apoyo a la paz mundial, a la estabilidad económica y la prosperidad, o al menos eso es lo que proclaman en su discurso desde 1957; se conoce como Unión Europea.

Empero, para muchos es bien sabido que la crisis económica que azota a la Comunidad Europea la ha colocado en la delgada línea –ya casi imperceptible para algunos– que la separan de la consolidación mundial o el derrumbe de lo que expertos ya prevén sería una catástrofe de dimensiones titánicas que bien pudieran alcanzar, en mayor o menor medida, a todas la economías del orbe.

Es por ello que los más de 2 mil 600 personajes provenientes de todo el mundo, entre representantes de naciones, empresarios, economistas y delegados que se dieron cita la pasada semana en Davos, Suiza, en el marco del Foro Económico Mundial, resaltaron la importancia, ahora más que nunca, de la unión, ya no sólo económica, sino también política, de los miembros de la eurozona, a fin de consolidar el euro e impulsar la Unión Europea.

Sin embargo, uno de los países que juega un papel preponderante en este momento es Gran Bretaña, ¡sí!, esa nación que mantuvo un imperio durante los siglos XVI al XX, y del que también se decía con orgullo y optimismo “el sol nunca se pone sobre el Imperio Británico”, y ahora se encuentra en un dilema, ya que además de no aceptar el euro como moneda oficial, el primer ministro inglés, David Cameron, anunció previo a Davos 2013, que si es reelegido en 2015, pondrá a consideración de los ingleses mediante un referéndum si el Reino Unido sigue o no dentro de la Unión Europea.

Y pese a que ya varias voces se han alzado desde Escocia hasta el Canal de la Mancha a favor y en contra de la declaración “políticamente innecesaria” de Cameron, pienso que vuelve a poner el dedo en la llaga del orgullo europeo, porque a pesar de su relevancia nacional, el Reino Unido ha rechazado llevar la batuta de la UE, como sí la tienen Francia y Alemania. A esto se suma la no aceptación del vínculo económico con Europa –por decirlo de un modo– que está representado en el euro, y si bien la unidad económica constituye apenas el primer paso hacia una región de vínculos más firmes, la meta es lograr la integración total en los campos económico, militar y político, con el objetivo de que todos los países miembros actúen con una voluntad y una misma voz en los asuntos mundiales a favor de lo que podrían ser los Estados Unidos de Europa.

Hay que añadir que hace apenas dos días en París, Francia, doce pensadores e intelectuales reconocidos (Umberto Eco, Fernando Savater, Salman Rushdie, Antonio Lobo Antunes, Claudio Magris, Vassilis Alexakis, Hans Christoph Buch, Juan Luis Cebrián, György Konrád, Julia Kristeva, Bernard-Henri Lévy y Peter Schneider) lanzaban una advertencia a los líderes y habitantes miembros de la Unión Europea: unión política o muerte.

La unión política, como bien lo saben los planificadores realistas, es factor esencial para alcanzar la estabilidad económica, y en esto hay un claro mensaje a los ingleses que por décadas han preferido estar más cerca de Estados Unidos que de la propia Europa, a la que geográficamente pertenecen.

Gran Bretaña deberá tomar una decisión, y ¡pronto!, tal vez mucho antes de la fecha anunciada por su primer ministro David Cameron –2017–, ya que una tercera negativa a Europa no sería nada aconsejable para el Reino Unido… sin embargo, su cercanía histórica y cultural con los EEUU bien hace prever un escenario nada alentador.

Recordemos que la unión política sería ineficaz sin un respaldo militar, y los dirigentes europeos declaran que será preciso contar también con una fuerza militar que haga viable la fuerza política de una probable Europa unida.

En este 2013 en todo el orbe se vislumbran meses donde los conflictos mundiales, los problemas humanitarios, el precipicio fiscal de la Unión Americana apenas sorteado y la crisis de la eurozona exigirán a los líderes, y en especial al Reino Unido, la toma de decisiones riesgosas, peligrosas como la de qué economía seguir: ¿la inestabilidad de la eurozona o el precipicio fiscal de EEUU del que cada año es más complicado salir?

Difícil la encrucijada a la que muy pronto se enfrentará Gran Bretaña.

Jorge Iván Garduño

@plumavertical

Texto publicado en:

http://efektonoticias.com/opinion/gran-bretana-mas-cerca-de-eeuu-que-de-europa